Las ban­de­ras gua­ya­qui­le­ñas: VER MEN­TI­RAS Y CURIOSIDA

Memorias Porteñas - - News - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Di­je en el ar­tícu­lo an­te­rior que al ane­xar­se Qui­to a Co­lom­bia, Ol­me­do per­dió to­tal­men­te la es­pe­ran­za de for­mar el Es­ta­do de Qui­to y que es­te ar­gu­men­to es mu­cho más útil al tra­tar de de­du­cir por qué mo­ti­vo cam­bió las ca­rac­te­rís­ti­cas del pen­dón oc­tu­brino, eli­mi­nan­do dos de sus tres es­tre­llas el 2 de ju­nio de 1822.

En es­te sen­ti­do, Ju­lio Es­tra­da am­plia­ría el aná­li­sis del te­ma in­clu­yen­do en él la crea­ción del es­cu­do y aña­dien­do el ob­je­ti­vo que Ol­me­do y la Jun­ta se fi­ja­ran al crear am­bos sím­bo­los:

“Pa­re­ce­ría que si­mul­tá­nea­men­te con el di­se­ño del es­cu­do con su so­li­ta­ria es­tre­lla, se ha­bría re­for­ma­do el pa­be­llón. Y que con­ser­ván­do­se el di­se­ño bá­si­co ori­gi­nal, se ha­brían re­em­pla­za­do las tres es­tre­llas ini­cia­les con una es­tre­lla úni­ca. Es­cu­do y mo­di­fi­ca­ción del pa­be­llón cons­ti­tu­yen una ma­ni­fes­ta­ción de que se ha­bía te­ni­do que des­car­tar el pro­pó­si­to del Es­ta­do de Qui­to, con sus tres pro­vin­cias, pa­ra acep­tar un ideal me­nos am­bi­cio­so: el de la Pro­vin­cia Li­bre de Gua­ya­quil. No que se cre­ye­se cie­ga­men­te en es­ta po­si­bi­li­dad; más bien aho­ra que sen­tían ame­na­za­da la so­be­ra­nía de su pro­vin­cia, los guayaquile­ños que­rían do­tar­la de to­dos los atri­bu­tos que sim­bo­li­za­ban su am­bi­ción de Es­ta­do In­de­pen­dien­te. Y se­ría el nue­vo pa­be­llón el que fla­mea­ría en la fra­ga­ta Ven­gan­za, el 17 de mar­zo del ’22, co­mo con­se­cuen­cia del con­ve­nio con Co­chra­ne que se fir­mó en esa fe­cha. (…) El cam­bio en el pa­be­llón no ex­pre­sa­ba in­te­gral­men­te la nue­va si­tua­ción de Gua­ya­quil. Aún con­te­nía las tres ban­das azu­les que co­rres­pon­dían a las tres pro­vin­cias qui­te­ñas. Cuan­do ya se co­no­ció el re­sul­ta­do de la Ba­ta­lla del Pi­chin­cha, ya la de­ci­sión de in­cor­po­rar Qui­to a la fuer­za si fue­se ne­ce­sa­rio, tu­vo que des­car­tar­se de­fi­ni­ti­va­men­te al “Es­ta­do de Qui­to” y la Jun­ta re­sol­vió aquel mis­mo día en el que re­ci­bió la no­ti­cia ( ju­nio 2) efec­tuar un úl­ti­mo cam­bio:

“De­bien­do re­for­mar­se de un mo­do más na­tu­ral el pa­be­llón que se adop­tó pro­vi­sio­nal­men­te, la Jun­ta de Go­bierno de­cre­ta”: El pa­be­llón de la Pro­vin­cia Li­bre de Gua­ya­quil se­rá blan­co, y en su pri­mer cuar­to su­pe­rior azul, con una es­tre­lla en el cen­tro (…). Por sí so­los, el cam­bio de ban­de­ra o el pa­pel se­lla­do con el es­cu­do y le­ma no ten­drían mu­cho va­lor. En con­jun­to po­nen en evi­den­cia la de­ses­pe­ra­da in­sis­ten­cia en de­fen­der el ideal de una pa­tria li­bre, y por so­bre es­ta, la li­bre de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, que se veía ame­na­za­da por el ‘Li­ber­ta­dor’: co­mo si ro­deán­do­la de sím­bo­los se la pu­die­se de­fen­der de un Bo­lí­var de­ci­di­do a agre­gar­la por la fuer­za a una Co­lom­bia cu­yo gi­gan­tis­mo re­sul­tó ser su per­di­ción”.

Y co­mo pa­ra fi­na­li­zar con las con­je­tu­ras, su­po­si­cio­nes y re­fe­ren­cias da­das por nues­tros más cons­pi­cuos his­to­ria­do­res, vea­mos qué nos di­ce so­bre el te­ma el in­sig­ne his­to­ria­dor ma­na­bi­ta Wil­fri­do Loor Mo­rei­ra, en su muy do­cu­men­ta­da obra La Pro­vin­cia de Gua­ya­quil en lu­cha:

“Don Camilo Des­tru­ge tie­ne to­do lo di­cho so­bre la ban­de­ra de Octubre co­mo le­yen­da sin fun­da­men­to (His­to­ria de la Re­vo­lu­ción de Octubre, pág. 364). A ve­ces en las leyendas se ha­yan con­sig­na­das las me­jo­res glo­rias de un pue­blo; pe­ro no creemos que to­do lo re­fe­ren­te a la ban­de­ra sea le­yen­da. El re­la­to de Vi­lla­mil y la pro­cla­ma del 9 de Octubre tes­ti­fi­can que la ban­de­ra de Gua­ya­quil on­deó en la ciu­dad el día de la pro­cla­ma­ción de su in­de­pen­den­cia…”.

La ban­de­ra del 2 de ju­nio de 1822.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.