RDADES, ADES

Memorias Porteñas - - News -

¡Bueno! Con lo di­cho por Loor, so­lo po­de­mos sa­car en cla­ro que la ban­de­ra fla­meó el 9 de Octubre y que se uti­li­zó des­de aquel en­ton­ces, pues pa­re­ce coin­ci­dir con Des­tru­ge en que to­do lo re­fe­ren­te a su di­se­ño y ela­bo­ra­ción es le­yen­da, que es lo mis­mo que no­so­tros pre­fe­ri­mos lla­mar “con­je­tu­ra”.

Pe­ro vea­mos có­mo ter­mi­na de abor­dar el te­ma es­te ilus­tre his­to­ria­dor:

“El que no exis­ta de­cre­to al­guno de la Jun­ta de Go­bierno que im­pon­ga esa ban­de­ra, no es ar­gu­men­to; nos bas­ta la pro­cla­ma que ad­jun­ta el Ayun­ta­mien­to por­te­ño a Qui­to y Cuen­ca en el que se de­jó cons­tan­cia que el 9 de Octubre, con la pro­cla­ma­ción de la in­de­pen­den­cia on­deó la pa­trió­ti­ca ban­de­ra, que se­gún afir­ma Vi­lla­mil, se la im­pu­so por or­den de la Jun- ta y por to­do Gua­ya­quil y que era de cin­co fran­jas ho­ri­zon­ta­les, tres azu­les y dos blan­cas y en el cen­tro azul tres es­tre­llas”.

To­do lo que has­ta aquí has ob­ser­va­do que­ri­do lec­tor es que na­da sa­be­mos en con­cre­to y de ma­ne­ra do­cu­men­ta­da so­bre el di­se­ño de la ban­de­ra; que hay aná­li­sis co­mo el de Es­tra­da en el que se ma­ne­ja con bri­llan­te ló­gi­ca las con­je­tu­ras y que más allá de lo di­cho no po­dre­mos ir. ¿Pe­ro…? Per­mí­te­me in­te­rro­gar­me a mí mis­mo y pre­gun­tar­me:

¿Se­rá cier­to que más allá de lo di­cho ya no hay na­da que de­cir? ¡Pues pa­re­ce que no! Dé­ja­me en­ton­ces que­ri­do lec­tor com­par­tir con­ti­go mi pro­pia con­je­tu­ra, que me sien­to con de­re­cho a ha­cer­lo, tan­to co­mo el que tu­vie­ron to­dos los que me pre­ce­die­ron en el aná­li­sis de es­tos cu­rio­sos asun­tos. Vea­mos pues: Siem­pre he pen­sa­do que Ol­me­do, lue­go de lle­gar de Es­pa­ña y an­tes de nues­tra eman­ci­pa­ción, de­bió acu­dir in­fi­ni­dad de ve­ces a las ins­ta­la­cio­nes del Ca­bil­do, pues su ofi­cio de ju­ris­ta y su fa­ma de hom­bre cul­to lo de­bie­ron man­te­ner en un si­tial de con­sul­tor de to­do asun­to vin­cu­la­do con es­tos as­pec­tos.

Y si es­to fue así (que no veo por qué no lo ha­ya si­do), el ilus­tre pa­tri­cio por­te­ño de­bió es­tar muy fa­mi­lia­ri­za­do con to­do lo que or­na­men­ta­ba las pa­re­des de es­tas ofi­ci­nas pú­bli­cas y par­ti­cu­lar­men­te con aque­llo que por su im­por­tan­cia se des­ta­ca­ra en­tre los ob­je­tos que ador­na­sen las pa­re­des de di­chas ofi­ci­nas.

¡Sin más ro­deos! Ol­me­do de­bió de ver una y mil ve­ces el es­cu­do co­lo­nial de la ciu­dad y co­mo hom­bre de cul­tu­ra que era, de­bió sa­ber el sig­ni­fi­ca­do he­rál­di­co de sus ele­men­tos. Y co­no­cien­do co­mo co­no­cía la his­to­ria de su tie­rra, de­bió es­tar fa­mi­lia­ri­za­do con la ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia de uno de los ele­men­tos re­pre­sen­ta­dos en el es­cu­do: ¡Nues­tro río!

Sí que­ri­do lec­tor, ¡nues­tro río! Aquel que a tra­vés de los si­glo fue com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble de la ciu­dad; que co­mo ella lle­vó su nom­bre des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les y que fue­ra la vía por la cual nues­tro pue­blo vio lle­gar to­dos los even­tos des­ta­ca­dos de su más tem­pra­na his­to­ria.

Pe­ro… ¿Y por qué so­lo ci­to es­te ele­men­to e ig­no­ro los de­más que com­po­nen el es­cu­do…? ¿Por qué vincu­lo a Ol­me­do con el sím­bo­lo del río con­te­ni­do en el es­cu­do co­lo­nial de Gua­ya­quil…?

Pues por­que el al­ma sen­si­ble del poe­ta de­bió bus­car ins­pi­ra­ción en al­go gran­de, muy gran­de, al mo­men­to de pen­sar nues­tra ban­de­ra y juz­ga tú mis­mo lec­tor, si el sím­bo­lo del río en nues­tro es­cu­do co­lo­nial no lo tie­ne ¡to­do pa­ra ins­pi­rar aquel pen­dón…!

Y ahí te de­jo es­ta nue­va in­quie­tud que so­lo in­ten­ta arro­jar más luz so­bre una his­to­ria que por po­co do­cu­men­ta­da no de­ja de ser be­lla y real, am­pa­ra­da en las de­duc­cio­nes de to­dos los que bre­ga­ron por ex­pli­car de­ta­lles so­bre su gé­ne­sis. ¿La ban­de­ra del 10 de Agos­to de 1809? An­tes de que se ini­cien las fies­tas del bi­cen­te­na­rio del 10 de Agos­to, se co­rrió la voz en el país de que el pre­si­den­te de la Aca­de­mia Na­cio­nal de His­to­ria de aquel en­ton­ces, Dr. Juan Cor­de­ro Íñi­guez, ha­bía des­cu­bier­to que la ban­de­ra de los pró­ce­res qui­te­ños no era so­lo una ban­de­ra to­tal­men­te ro­ja, sin ale­go­ría al­gu­na, pues te­nía in­for­ma­ción do­cu­men­ta­da de que di­cha ban­de­ra te­nía en su pa­be­llón un as­pa (o cruz de San An­drés), que era lo que la iden­ti­fi­ca­ba.

Al oír es­to no pu­de me­nos que ex­cla­mar:

¡Dios mío! ¡¿Hu­bo guayaquile­ños en Qui­to pa­ra el 10 de Agos­to?! ¿Qué si es­toy lo­co….? ¡Pues no…! Mi­ra en­ton­ces si no, cuál es la ban­de­ra de Gua­ya­quil que in­clu­ye nues­tro muy an­ti­guo es­cu­do co­lo­nial…

¿Lo ves…? Es o no ver­dad que si es­ta ban­de­ra fla­meó en Qui­to el 10 de Agos­to de 1809, de­bió ser lle­va­da por quie­nes te­nían el de­re­cho a uti­li­zar­la… ¡Los guayaquile­ños!

Sue­na bo­ni­to pe­ro no es cier­to; lo úni­co cier­to, es que el ilus­tre his­to­ria­dor cuen­cano, Juan Cor­de­ro Íñi­guez, se equi­vo­có “de ca­bo a ra­bo” y dio por cier­to una fal­se­dad por no in­ves­ti­gar más a fon­do el te­ma.

Es­cu­do co­lo­nial de Gua­ya­quil y de­ta­lle de la ale­go­ría del río, en la que se ve cla­ra­men­te su re­pre­sen­ta­ción con tres fran­jas azu­les y dos blan­cas. La ban­de­ra ro­ja con as­pa, na­ci­da lue­go de que los cas­te­lla­nos res­ca­ta­ran en 1227 la ciu­dad de Bae­za de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.