DES­CRIP­CIÓN DE LA RU­TA A GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - News -

En sus me­mo­rias (1684), que sir­vie­ron al Al­mi­ran­taz­go Bri­tá­ni­co para en­tre­gar­le el man­do del HMS Roe­buck en 1701, Dam­pier des­cri­be su en­tra­da por el río Gua­yas has­ta Gua­ya­quil, que va­le la pe­na co­men­tar:

“El 18 de no­viem­bre de 1684 lim­pia­mos el fon­do de nues­tros ba­je­les, de­ci­di­dos a ha­cer­nos a la ve­la al día si­guien­te para Gua­ya­quil, por­que es­ta­ba dis­pues­to que ata­ca­ría­mos esa ciu­dad an­tes de vol­ver a la is­la de La Pla­ta”.

Zar­pa­ron de la is­la de La Pla­ta el 19 y en­fi-

EI ga­to de mar tie­ne la ca­be­za más gran­de y acha­ta­da, el ho­ci­co es an­cho y a sus la­dos po­see unas an­te­nas se­me­jan­tes a los bi­go­tes del ga­to, de don­de le vie­ne el nom­bre de ga­to ma­rino. Tie­ne tres ale­tas, una so­bre el lo­mo y una a ca­da cos­ta­do. Ca­da ale­ta es­tá ar­ma­da con una espina pun­tia­gu­da, ex­tre­ma­da­men­te ve­ne­no­sa cuan­do la cla­va, y por eso es pe­li­gro­so su­mer­gir­se don­de hay abun­dan­cia de es­te pez.

Mu­chos es­pa­ño­les se han atre­vi­do a bus­car ri­que­zas de­vo­ra­das por el gol­fo de Gua­ya­quil y tienen una tris­te ex­pe­rien­cia: unos han per­di­do la vi­da, y los otros el uso de sus miem­bros. De ahí vie­ne que cuan­do se lo atra­pa con an­zue­lo, hay que su­je­tar­lo con el pie has­ta qui­tar­le el an­zue­lo del ho­ci­co; de otro mo­do, al sa­cu­dir­se co­mo lo ha­ce to­do pez re­cién pes­ca­do, po­dría por ac­ci­den­te he­rir las ma­nos del que lo quie­ra co­ger.

Hay ga­tos de mar que pe­san sie­te u ocho li­bras. En al­gu­nos lu­ga­res los hay tam­bién que no son más grue­sos que el de­do pul­gar, pe­ro sus ale­tas no son menos ve­ne­no­sas. De or­di­na­rio se en­cuen­tran en las desem­bo­ca­du­ras de los ríos o en si­tios don­de hay mu­cho fan­go. De am­bas cla­ses se en­cuen­tran en las cos­tas de la Amé­ri­ca, tan­to en la Mar del Nor­te co­mo en la Mar del Sur y en paí­ses ca­lien­tes co­mo las In­dias Orien­ta­les.

De la is­la de San­ta Cla­ra has­ta Pun­ta Are­nas en Pu­ná, hay sie­te le­guas ti­ran­do ha­cia el es­te no­res­te. Pun­ta Are­nas es la par­te más oc­ci­den­tal de la is­la y to­dos los ba­je­les que vie­nen a re­mon­tar el río de Gua­ya­quil an­clan ahí y tienen que es­pe­rar un prác­ti­co, ya que la en­tra­da es muy pe­li­gro­sa para los ex­tran­je­ros.

La is­la de Pu­ná es bas­tan­te gran­de, pe­ro ba­ja y li­sa. De es­te a oes­te tie­ne unas 12 o 14 le­guas de lar­go y 4 o 5 de an­cho. EI flu­jo y el re­flu­jo de las mareas son vio­len­tos en torno de es­ta is­la; avan­zan por tan di­fe­ren­tes si­tios a cau­sa de los bra­zos de mar, es­te­ros y ríos que desem­bo­can en el mar cer­ca de es­ta is­la que dejan en mu­chos lu­ga­res y por to­dos la­dos ba-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.