LA LLE­GA­DA DE LOS HER­MA­NOS CRIS­TIA­NOS DE LA SA­LLE A GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - News - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

En oc­tu­bre de 1908 y lue­go de al­gu­nas vi­si­tas he­chas por el her­mano Imo­nis (vi­si­ta­dor de la con­gre­ga­ción la­sa­lla­na) al pre­si­den­te Al­fa­ro, con el fin de no­ti­fi­car­le los avan­ces ex­pe­ri­men­ta­dos por su obra edu­ca­ti­va, es­te, ca­si en tono de or­den, le di­ría:

“Her­mano Imo­nis, quie­ro que lo más pron­to po­si­ble mi pue­blo de Gua­ya­quil go­ce de la educación da­da por los her­ma­nos. Con fre­cuen­cia he oí­do a al­gu­nos ofi­cia­les que han si­do alum­nos del cé­le­bre her­mano Car­los, el pe­sar que guar­dan por ha­ber des­apa­re­ci­do de Gua­ya­quil la es­cue­la re­gen­ta­da por us­te­des. Us­ted, mi ami­go, de­be res­ta­ble­cer es­te co­le­gio, y si hay di­fi­cul­ta­des, es­toy pa­ra ayu­dar­le”.

Real­men­te era in­creí­ble có­mo se fue­ron dan­do las co­sas. Los an­ta­go­nis­mos del pa­sa­do iban que­dan­do a un la­do pa­ra abrir pa­so a una obra cu­yo ni­vel de ex­ce­len­cia ha­bía alla­na­do el ca­mino, per­mi­tien­do a los her­ma­nos de La Sa­lle vol­ver al Puer­to Prin­ci­pal con el fin de reanu­dar – lue­go de ca­tor­ce años de au­sen­cia­la obra edu­ca­ti­va que tan­ta hue­lla ha­bía de­ja­do en la ju­ven­tud gua­ya­qui­le­ña.

Pa­ra el efec­to el her­mano Imo­nis en­co­men­dó al her­mano Jus­tino via­jar a Gua­ya­quil con el fin de en­con­trar an­ti­guos ami­gos de la con­gre­ga­ción que sir­vie­sen co­mo do­nan­tes pa­ra ini­ciar la obra en la ciu­dad.

No de­mo­ra­ría en for­mar­se el pri­mer gru­po de aus­pi­cian­tes, en­ca­be­za­dos por la se­ño­ra Ade­li­na Par­duc­ci de Mor­la y el se­ñor Eduar­do Ga­me, y se­cun­da­dos por los se­ño­res Eduar­do Arosemena, En­ri­que Ga- llar­do, En­ri­que Hig­gins, Ro­ge­lio Be­ni­tez, Ju­lio Bur­bano, Car­los de Mu­rrie­ta, Pedro Ro­bles, Vir­gi­lio Drouet, Jor­ge Cham­bers, Leo­pol­do Iz­quie­ta y Jor­ge Sal­ce­do.

El 15 de enero de 1909 el her­mano Jus­tino via­ja­ría a Qui­to a dar par­te de sus ges­tio­nes, las cua­les hu­bie­ran per­mi­ti­do el es­ta­ble­ci­mien­to in­me­dia­to de la con­gre­ga­ción en Gua­ya­quil de no ha­ber me­dia­do la no­ti­cia de que el Ecua­dor en­tra­ría en gue­rra con Pe­rú.

Ven­ta­jo­sa­men­te, el asun­to no pa­só a ma­yo­res por lo que un año des­pués, es­pe­cí­fi­ca­men­te el 12 de mar­zo de 1910, el her­mano Jus­tino pro­ce­día a es­ta­ble­cer­se en Gua­ya­quil, sien­do alo­ja­do en el con­ven­to de los pa­dres de San Fran­cis­co ( jun­to a la igle­sia de San Fran­cis­co), has­ta que pu­die­se rea­li­zar las ges­tio­nes pa­ra al­qui­lar el lo­cal en el que los la­sa­lla­nos ini­cia­rían su obra.

A ini­cios del mes de ju­lio (el día cin­co) to­do es­ta­ba lis­to; se ha­bía al­qui­la­do un cha­let per­te­ne­cien­te a la se­ño­ra Ma­ría Ga­ma­rra de Hi­dal­go, ubi­ca­do en la ca­lle de la In­dus­tria (hoy Eloy Al­fa­ro), al que se le fue­ron acon­di­cio­na­do las ha­bi­ta­cio­nes con la ayu­da de las se­ño­ras Ade­li­na Par­duc­ci de Mor­la y Eli­sa Ro­ca, quie­nes jun­to a don Ma­nuel Mat­heus, fa­ci­li­ta­rían los re­cur­sos pa­ra ad­qui­rir ban­cas, es­cri­to­rios y pi­za­rras, con lo que com­ple­ta­rían el equi­pa­mien­to mo­bi­lia­rio del es­ta­ble­ci­mien­to.

El ex­plo­si­vo in­cre­men­to del alum­na­do em­pu­ja­ría a los her­ma­nos a rea­li­zar dos cam­bios de do­mi­ci­lio; el pri­me­ro se­ría a Clemente Ba­llén y Bo­ya­cá, lu­gar en el que se man­ten­drían por muy po­co tiem­po, y el se­gun­do se­ría a Bo­ya­cá, en­tre Clemente Ba­llén y Diez de Agos­to, en don­de se man­ten­drían has­ta 1945, fe­cha en la que se tras­la­da­rían a su edificio pro­pio.

El 17 de no­viem­bre de 1911, el her­mano Imo­nis, a nom­bre de la con­gre­ga­ción, fir­mó un con­tra­to con la cu­ria, re­pre­sen­ta­da por mon­se­ñor Jo­sé Ma­ría de San­tis­te­van, a fin de arren­dar por trein­ta años un es­ta­ble­ci­mien­to cu­ya cons­truc­ción es­ta­ba sin con­cluir y que se ha­lla­ba ane­xa a la par­te la­te­ral iz­quier­da del áb­si­de de la ca­te­dral.

El edificio ha­bía­se des­ti­na­do co­mo do­mi­ci­lio (una vez ter­mi­na­do) de las ins­ta­la­cio­nes del co­le­gio San Luis Gon­za­ga, pe­ro los acon­te­ci­mien­tos acae­ci­dos en el país des­de ini­cios del nue­vo si­glo no ha­bían per­mi­ti­do la fi­na­li­za­ción de la obra.

Los her­ma­nos ten­drían en­ton­ces la du­ra ta­rea de ter­mi­nar la cons­truc­ción, mien­tras ocu­pa­ban el edi­fi­co de Clemente Ba­llén y Bo­ya­cá.

Ven­ta­jo­sa­men­te con­ta­ban con la ayu­da per­ma­nen­te de don Eduar­do Ga­me, quien pa­ga­ba pun­tual­men­te el arrien­do del edificio de la es­cue­la y de do­ña Ade­li­na, quien es­ta­ba pen­dien­te de las ne­ce­si­da­des mo­bi­lia­rias.

To­do se pro­gra­ma­ría pa­ra que con el tiem­po el edificio del co­le­gio fue­ra cre­cien­do de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des, pues los de­más te­rre­nos anexos a la ca­te­dral tam­bién se in­cluían en el con­tra­to de arren­da­mien­to que ha­bían fir­ma­do los her­ma­nos, corriendo, co­mo efec­ti­vo el con­te­ni­do de di­cho do­cu­men­to al mo­men­to en que fi­na­li­za­ran los con­tra­tos de arren­da­mien­to que se ha­bían sus­cri­to con los an­te­rio­res arren­da­ta­rios.

Sur­gía así la es­cue­la San Jo­sé La Sa­lle, lla­ma­da a ha-

La ges­tión del her­mano Imo­nis se­ría de­ci­si­va pa­ra el re­gre­so de la con­gre­ga­ción ha­cia Gua­ya­quil. Ade­li­na Par­duc­ci de Mor­la y Eduar­do Ga­me, be­ne­fac­to­res de la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.