Com­pa­ñía de Dan­zas Fol­cló­ri­cas Ecua­dor

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

El tiem­po pa­sa corriendo; pa­re­ce len­to pe­ro es ve­loz, en­tre tra­ji­nes va­mos vi­vien­do, nues­tra que­ren­cia e in­dó­mi­ta pa­sión. Al­gu­nos me han de­no­mi­na­do ‘El Pa­triar­ca del fol­clor’, ‘El irre­fu­ta­ble con­ti­nua­dor’, sim­ple­men­te yo he si­do, su cons­tan­te has­ta hoy e in­que­bran­ta­ble pro­pul­sor, de es­ta her­mo­sa cultura que de­ten­ta mi Ecua­dor. Soy dau­le­ño de na­ci­mien­to, di­cién­do­lo a vi­va voz, por­que en mi an­cho pe­cho lo sien­to y or­gu­llo­sa­men­te ca­mi­nan­do voy. En la pi­la bau­tis­mal Fran­cis­co Cai­ce­do Cruz me pu­sie­ron, des­de mu­cha­cho siem­pre tu­ve la in­quie­tud de ser ar­tis­ta com­ple­to: el can­to, la ac­tua­ción, la de­cla­ma­ción y la dan­za me se­du­je­ron; pa­ra desa­rro­llar esas in­tere­san­tes dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas, tu­ve que emi­nen­te­men­te aban­do­nar mi cam­pi­rano sue­lo. En 1958 el Dr. Ca­mi­lo Pon­ce En­rí­quez, cum­plía dos años de go­bierno, mien­tras tan­to mi fa­mi­lia se ins­ta­la­ba en un ba­rrio gua­ya­qui­le­ño. En el Gru­po de Tea­tro Huan­ca­vil­ca ama­ble­men­te me aco­gie­ron, par­ti­ci­pan­do en di­fe­ren­tes obras, por mi for­ma his­trió­ni­ca de ac­tuar, el cul­to pú­bli­co me fue que­rien­do, por de­di­ca­ción al ar­tís­ti­co tra­ba­jo de esos años re­cuer­do, lle­gué a ser el di­rec­tor tea­tral, por en­car­go de Fe­li­pe Na­va­rro, pro­fe­sio­nal de las ta­blas ve­ni­do del ex­tran­je­ro. Por 1960 con Rodrigo Chá­vez Gon­zá­lez (Rodrigo de Tria­na) hi­ce muy bue­na amis­tad, emi­nen­te in­ves­ti­ga­dor y pro­pul­sor del fol­clor cos­te­ño, co­mo en es­tas tie­rras ya no los hay, sa­lien­do de su pro­di­gio­sa plu­ma mi­lla­res de cos­tum­bris­tas ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos, que en di­fe­ren­tes dia­rios y re­vis­tas, él los su­po pu­bli­car. Es­ta­ba mon­tan­do en esos tiem­pos una obra, un sai­ne­te muy pe­cu­liar: El bru­jo de la huer­ta, en el cual me hi­zo par­ti­ci­par; es­te cua­dro cos­tum­bris­ta fue un éxi­to to­tal, con más de cien­to cin­cuen­ta re­pre­sen­ta­cio­nes de con­ti­nuo por dos años so­bre los es­ce­na­rios sin pa­rar, sien­do pa­ra mí la más gra­ta ex­pe­rien­cia e im­po­si­ble de ol­vi­dar. Se apro­xi­ma­ba la inau­gu­ra­ción en es­ta gua­ya­qui­le­ña ciu­dad, de los V Jue­gos De­por­ti­vos Bo­li­va­ria­nos, pa­ra no­viem­bre de 1965, es cuan­do Rodrigo Chá­vez nue­va­men­te me di­jo, ha­cién­do­me so­lí­ci­ta in­vi­ta­ción a que con­for­ma­ra el Pri­mer Cua­dro Fol­cló­ri­co Mon­tu­bio, sien­do él su ideó­lo­go crea­dor, nom­bran­do a don Gui­do Ga­ray Var­gas-Ma­chu­ca, can­tan­te lí­ri­co, ba­rí­tono de ope­re­tas y zar­zue­las, que a su vez era buen ac­tor, co­mo di­rec­tor res­pon­sa­ble de la nue­va agru­pa­ción. Des­pués de dos fruc­tí­fe­ros años de acom­pa­ñar a Rodrigo de Tria­na en su ti­tá­ni­ca la­bor, re­co­rrien­do paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y ca­si to­do el Ecua­dor, re­pre­sen­tan­do al mon­tu­vio, el cen­tau­ro de la sel­va tro­pi­cal, en co­me­dias mu­si­ca­les co­mo: Pedro Vin­ces, el ban­do­le­ro romántico, Ma­che­te Ga­ra­ba­to y co­ra­zón, Tor­cua­to y Ni­ca­no­ra , Pa­trón y Tor­cua­to y La dulce piña de Mi­la­gro, de­ci­dí con­for­mar en abril de 1967, la Com­pa­ñía de Dan­zas Fol­cló­ri­cas Ecua­dor, con es­tu­dian­tes del Co­le­gio Nacional Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y del Nor­mal Ri­ta Le­cum­be­rri, sien­do sus pri­me­ros in­te­gran­tes: Isa­bel Ló­pez, Fa­ra Gar­cía, Jo­se­fi­na Ló­pez, Nancy Ba­ja­ña, Ol­ga Ma­no­sal­va, Car­lo­ta Lu­na, Joa­quín Ra­mí­rez, Jo­sé Ché­rrez, Os­car Ló­pez, Luis Gon­zá­lez, Aní­bal Ul­po Mu­ñoz, Jo­sé Ca­la­sán, te­nien­do co­mo sa­lón de en­sa­yos, las ins­ta­la­cio­nes de la Com­pa­ñía del Be­ne­mé­ri­to Cuer­po de Bom­be­ros No 17, Be­li­sa­rio Gon­zá­lez, si­tua­da en la ca­lle Ma­le­cón y Co­lón. Lue­go de un tiem­po de per­ma­ne­cer allí, nos tras­la­da­mos a la Av. Qui­to y Hur­ta­do, lo­cal per­te­ne­cien­te a la Com­pa­ñía de Bom­be­ros As­pia­zu. Rea­li­zan­do va­rias ges­tio­nes, pu­di­mos con­se­guir un sa­lón gen­til­men­te ce­di­do por la Ca­sa de la Cultura Nú­cleo del Gua­yas, sin ol­vi­dar­nos que en di­fe­ren­tes oca­sio­nes es­tu­vi­mos rea­li­zan­do los en­sa­yos en pa­tios de es­cue­las, co­le­gios y uni­ver­si­da­des. El nom­bre de Com­pa­ñía de Dan­zas Fol­cló­ri­cas Ecua­dor na­ció de un con­sen­so de quie­nes con­for­má­ba­mos es­ta agru­pa­ción, te­nien­do co­mo idea­rio la pre­sen­ta­ción del fol­clor de to­do el país y no so­lo el de la cos­ta; em­pe­za­mos con bai­les montuvios (La igua­na, Alza que te han vis­to, Er ga­lo­pe, Ce­los, Chi­gua­lo ma­na­bi­ta, etc.). Lue­go in­cur­sio­na­mos con los de la re­gión in­ter­an­di­na (fies­tas car­na­va­le­ras del In­ti Ray­mi, Pa­se del Ni­ño, etc.) ase­so­ra­dos por la re­co­no­ci­da dan­za­ri­na Pa­tri­cia Au­les­tia, quien re­si­día en la ciu­dad ca­pi­tal y por úl­ti­mo in­clui­mos en nues­tro re­per­to­rio las dan­zas del orien­te: Ca­sa­mien­to a lo Shuar, Dan­za de la cu­le­bra y Sha­ma­ne­ría. In­tro­du­ji­mos en nues­tras pre­sen­ta­cio­nes “sket­ches” tea­tra­les, co­plas y con­tra­pun­tos de amor­fi­nos, po­nien­do va­rie­dad a los bai­les cos­tum­bris­tas del fol­clor nacional. Sien­do par­te del Ma­gis­te­rio de Educación, me de­di­qué por 38 años a la do­cen­cia, im­par­tien­do va­lio­sos co­no­ci­mien­tos en ma­te­ria de fol­clor, has­ta en esos mo­men­tos ig­no­ra­dos o po­co va­lo­ra­dos, pa­ra lo cual me aden­tré en la in­ves­ti­ga­ción edi­tan­do un li­bro so­bre La cos­ta y su fol­clor, que en la ac­tua­li­dad va por su ter­ce­ra edi­ción. Aquí es­toy cual cei­bo año­so, azo­ta­do por los tiem­pos, ba­ta­llan­do por nues­tro fol­clor; so­lo el pue­blo me ha brin­da­do sin­ce­ro re­co­no­ci­mien­to.

ES­TA COM­PA­ÑÍA AR­TÍS­TI­CA, QUE PRIVILEGIA­BA LOS TE­MAS MONTUVIOS, REALI­ZÓ UNA IN­TEN­SA AC­TI­VI­DAD NO SO­LO EN GUA­YA­QUIL Y LA COS­TA, SINO EN TO­DO EL ECUA­DOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.