UTO­PÍA PO­LÍ­TI­CA

UN SE­CUES­TRO QUE MAR­CÓ EL FIN DE UNA

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UEl M-19 sur­gió en Co­lom­bia a ini­cios de 1974 e irrum­pió en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co de ese país me­dian­te una muy pu­bli­ci­ta­da ac­ción: el res­ca­te de la es­pa­da de Si­món Bo­lí­var del mu­seo don­de es­ta se ex­hi­bía. La fra­se em­ble­má­ti­ca de la de­cla­ra­ción de es­te gru­po in­sur­gen­te fue: “Bo­lí­var, tu es­pa­da vuel­ve a la lu­cha”. Con ello, la na­cien­te organizaci­ón pre­ten­dió de­mos­trar que su iden­ti­dad arran­ca­ba de la ges­ta in­de­pen­den­tis­ta li­de­ra­da por el Li­ber­ta­dor y que no es­ta­ba vin­cu­la­da, co­mo en el ca­so de las or­ga­ni­za­cio­nes que la pre­ce­die­ron, a nin­gún in­te­rés fo­rá­neo. Ade­más, el ca­rác­ter bo­li­va­riano de la ini­cia­ti­va sig­ni­fi­ca­ba la inexis­ten­cia de re­la­ción al­gu­na con Cu­ba, de don­de pro­ce­dió to­do el apo­yo a los mo­vi­mien­tos gue­rri­lle­ros en Amé­ri­ca La­ti­na en la dé­ca­da de los 60. Se tra­ta­ba, en con­se­cuen­cia, de una rup­tu­ra tan­to ideo­ló­gi­ca co­mo tác­ti­ca con el ses­go mar­xis­ta de esa Re­vo­lu­ción, y se ha­cía én­fa­sis en la ver­tien­te la­ti­noa­me­ri­ca­na y na­cio­nal de una ne­ce­sa­ria reivin­di­ca­ción so­cial. Pe­se a ello, los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses ubi­ca­ron al M-19 co­mo un re­mo­za­do so­cio y un in­con­di­cio­nal agen­te del “pe­li­gro” cu­bano. alu­den in­clu­so al ta­lan­te fies­te­ro de los di­ri­gen­tes e in­te­gran­tes del M-19. Car­los Pi­za­rro Leon­gó­mez, mo­te­ja­do ‘Pa­pi­to’, por el tre­men­do atrac­ti­vo que te­nía en­tre las mu­je­res, ves­tía ca­si siem­pre de blan­co, lle­va­ba un ji­pi­ja­pa del mis­mo color y de cin­ti­llo ne­gro, y lu­cía un bi­go­te co­mo el de Clark Ga­ble en sus tiem­pos mo­zos. Jai­me Ba­te­man, por su par­te, por don­de pa­sa­ba de­cía que a la re­vo­lu­ción co­lom­bia­na ha­bía que dar­le sa­bor a pa­chan­ga y ha­cer­la con bam­bu­cos, va­lle­na­tos y cum­bia. Un dis­cur­so po­pu­lis­ta y na­cio­nal, ale­ja­do de la fría re­tó­ri­ca de la mi­li­tan­cia co­mu­nis­ta, al­can­zó a te­ner una im­por­tan­te lle­ga­da, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes, pa­ra quie­nes aque­llo del “mar­xis­mo-le­ni­nis­mo” o “la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do”, les so­na­ba co­mo al­go ex­tra­ño y ale­ja­do de una reali­dad que, pe­se a los su­fri­mien­tos de la co­ti­dia­na vio­len­cia co­lom­bia­na, se la fes­te­ja­ba o se la llo­ra­ba con can­tos, “me­neí­tos” y sa­bor.

El M-19 su­frió du­ros em­ba­tes en sus in­ten­tos de po­si­cio­nar­se co­mo fuer­za ame­na­zan­te del “sta­tu quo”. Sus prin­ci­pa­les lí­de­res y fun­da­do­res, co­mo Jai­me Ba­te­man, Iván Ma­rino Os­pi­na, Ál­va­ro Fa­yad y Car­los Pi­za­rro Leon­gó­mez, mu­rie­ron en com­ba­te en­tre los años 1983 y 1989. Fue un mo­men­to de des­con­cier­to pa­ra esa iz­quier­da que em­pe­za­ba a plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir ba­jo otras con­di­cio­nes en la lu­cha po­lí­ti­ca co­lom­bia­na. Esas muer­tes y la de los in­te­gran­tes de la Unión Pa­trió­ti­ca (que in­ten­tó un pri­mer acuer­do de paz en­tre el Go­bierno y las FARC), en­tre los cua­les ca­yó su can­di­da­to pre­si­den­cial Ber­nar­do Ja­ra­mi­llo, cons­ti­tu­ye­ron los pa­sa­jes más ál­gi­dos en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co co­lom­biano. El pe­rio­dis­ta León Va­len­cia, en la re­vis­ta Se­ma­na del 25 de sep­tiem­bre de 2016 nos di­ce: “Des­pués -se re­fie­re a esas pér­di­das- vino el acuer­do de paz con el M-19, al que le ase­si­na­ron a Car­los Pi­za­rro, su má­xi­mo di­ri­gen­te, jus­to al em­pe­zar el pro­ce­so de paz. A pe­sar de eso es­ta organizaci­ón tu­vo un pun­to de par­ti­da mu­cho más po­ten­te y es­pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.