Can­to­ni­za­ción de SAM­BO­RON­DÓN

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

El eco­no­mis­ta Be­li­sa­rio To­rres Las­cano, hom­bre in­dus­trio­so, co­no­ce­dor de la cam­pi­ña sam­bo­ron­de­ña, sen­ta­do có­mo­da­men­te en su pe­re­zo­sa, cla­ra­men­te, pau­sa­da­men­te, nos con­ta­ba al­go de la his­to­ria de nues­tra tie­rra. El nom­bre de Sam­bo­ron­dón tie­ne va­rias le­yen­das. Unos di­cen que vie­ne del zam­bo Ren­dón, per­so­na­je des­cen­dien­te de ne­gro e in­dia, y que por lo tan­to na­ció zam­bo, quien te­nía un fun­do por es­tos la­res. Las per­so­nas al pa­sar por aquel lu­gar de­cían: “allá por on­de el Sam­bo­ron­dón”; ha­blan­do rá­pi­do unían es­tas dos pa­la­bras, pro­nun­cián­do­las de esa ma­ne­ra. Otros creen que el nom­bre les vie­ne del san­to ir­lan­dés san Bren­dón. Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes del pe­rio­dis­ta Ri­car­do Des­cal­zi, era san­to na­ve­gan­te de los ma­res tor­men­to­sos…

Lo real es que Sam­bo­ron­dón fue fun­da­da el 24 de ma­yo de 1776, per­te­ne­cien­do a la ju­ris­dic­ción de Gua­ya­quil, has­ta que en 1777 se es­ta­ble­ció co­mo pa­rro­quia. No hay que ol­vi­dar un da­to muy im­por­tan­te: Sam­bo­ron­dón se in­de­pen­di­zó el 10 de oc­tu­bre de 1820. Du­ran­te las gue­rras de in­de­pen­den­cia, el ma­ris­cal An­to­nio Jo­sé de Su­cre asen­tó su cuar­tel ge­ne­ral en es­ta po­bla­ción, sien­do en 1822 de­sig­na­do can­tón, pe­ro en la di­so­lu­ción de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia en 1830, pa­só a ser par­te del can­tón Gua­ya­quil, nue­va­men­te co­mo pa­rro­quia. Mas, la ver­da­de­ra can­to­ni­za­ción de Sam­bo­ron­dón se ini­ció allá por en el año 1953: un ilus­tre ciu­da­dano, sin­tien­do gran afec­to por su pue­blo na­tal, al que siem­pre ha­bía ser­vi­do con en­tu­sias­mo, ho­nes­ti­dad y no­ta­ble pa­trio­tis­mo, po­see­dor de es­tas y otras vir­tu­des -es­ta­mos ha­blan­do del co­ro­nel Jo­sé Lino Ló­pez Ro­me­ro, quien pa­ra ese en­ton­ces desem­pe­ña­ba el car­go de je­fe de bom­be­ros de la lo­ca­li­dad, to­mó nue­va­men­te la ol­vi­da­da ini­cia­ti­va que ha­bía que­da­do trun­ca­da ocho años atrás, emu­lan­do al se­ñor Juan Jo­sé Avi­lés Mor­la, ciu­da­dano que em­pren­dió sin éxi­tos los pri­me­ros es­fuer­zos pa­ra lo­grar la tan an­sia­da can­to­ni­za­ción en 1924, 1943 y 1945 . El co­ro­nel Jo­sé Lino for­ma­ba par­te de la con­fra­ter­ni­dad de sam­bo­ron­de­ños re­si­den­tes en Gua­ya­quil, ha­bién­do­se or­ga­ni­za­do en esa ciu­dad un club so­cial de­no­mi­na­do Cul­to­res de la Amis­tad. Es­ta co­fra­día rea­li­za­ba sus reunio­nes en la re­si­den­cia del Sr. León Oc­ta­vio Ro­sa­les. Un buen día el co­ro­nel Ló­pez Ro­me­ro pro­pu­so con­for­mar con la co­la­bo­ra­ción de los miem­bros de es­te club, una jun­ta que pro­mo­vie­ra la can­to­ni­za­ción de Sam­bo­ron­dón. De in­me­dia­to la idea fue aco­gi­da uná­ni­me­men­te por los asis­ten­tes, quie­nes se com­pro­me­tie­ron a apo­yar­la de­ci­di­da­men­te, ven­cien­do to­da cla­se de obs­tácu­los has­ta al­can­zar la me­ta. En es­ta his­tó­ri­ca reunión es­tu­vie­ron pre­sen­tes las si­guien­tes per­so­nas: la se­ño­ri­ta Ro­sa Se­mi­na­rio In­fan­te, los sam­bo­ron­de­ños Ale­jan­dro Quin­te­ros Mon­tal­vo y el co­ro­nel Jo­sé Lino Ló­pez Ro­me­ro, el gua­ya­qui­le­ño Eze- quiel Gue­rre­ro Ra­mí­rez y el rio­sen­se Car­los Sal­tos Ar­bo­le­da. Pro­ce­die­ron en­ton­ces a rea­li­zar lo que se­ría la pri­me­ra Jun­ta Pro­can­to­ni­za­ción, en­ti­dad que se en­car­ga­ría de ges­tio­nar an­te el Con­gre­so Na­cio­nal lo re­la­cio­na­do a es­te pe­di­do, de­sig­nán­do­se co­mo pre­si­den­te al co­ro­nel Lino y de se­cre­ta­rio al se­ñor Eze­quiel Gue­rre­ro Mar­tí­nez, quie­nes acu­di­rían al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, es­tan­do pró­xi­mo a re­unir­se el pleno . La pri­me­ra ac­ción in­me­dia­ta que to­mó la jun­ta fue re­dac­tar la so­li­ci­tud, acom­pa­ña­da de mi­les de fir­man­tes ciu­da­da­nos sam­bo­ron­de­ños que res­pal­da­ban y ava­la­ban aquel sen­tir po­pu­lar de ser can­tón. En­tre­gán­do­se el es­cri­to en la Se­cre­ta­ría del Con­gre­so Na­cio­nal el vier­nes 3 de abril de 1953, y des­pués de es­pe­rar por lar­go tiem­po los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos, por fin vie­ron cris­ta­li­za­da su pro­pues­ta, el 24 de oc­tu­bre de 1955, me­dian­te la fir­ma del De­cre­to de Can­to­ni­za­ción eje­cu­ta­do por el Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, el cual fue pu­bli­ca­do en el Re­gis­tro Ofi­cial el lu­nes 31 de oc­tu­bre del año en cur­so, sien­do es­ta fe­cha el pun­to de par­ti­da pa­ra rea­li­za­ción de fes­te­jos, te­nien­do ca­da 16 de ju­lio sus fies­tas pa­tro­na­les en ho­nor a san Joa­quín y san­ta Ana.

An­ti­gua­men­te es­ta vas­ta re­gión era emi­nen­te­men­te ga­na­de­ra, pro­duc­to­ra de le­che. Tie­rra fe­cun­da cru­za­da por los ríos Los Tin­tos, Dau­le y Ba­baho­yo, de don­de na­ce el Gua­yas, mas aho­ra pre­do­mi­nan los sem­bríos de arroz. Sus ha­bi­li­do­sos ar­te­sa­nos fa­bri­ca­ban ca­noas, mol­dea­ban ollas, ma­ce­te­ros, pla­tos, ca­zue­las de ba­rro, que tan­ta fa­ma al­can­za­ron. El puer­to era lu­gar im­por­tan­te de co­mer­cio, don­de atra­ca­ban em­bar­ca­cio­nes de to­do ca­la­do (bal­sas, ca­noas, va­po­res, lan­chas), tra­yen­do y lle­van­do car­ga y pa­sa­je­ros, has­ta que cons­tru­ye­ron el ca­rre­te­ro; en­ton­ces el río y su bu­lli­cio de a po­co se fue mu­rien­do. En­tran­do al nue­vo si­glo, La Pun­ti­lla es lo mo­derno, pe­ro al fon­do de la po­bla­ción se do­man ca­ba­llos, se rea­li­zan ro­deos y cuan­do yo ya no es­té, otro les con­ta­rá es­te cuen­to. Aquí les de­jo es­te le­ga­do a Fe­de­ri­co To­rres, mi hi­jo, y a mi nie­to.

SON AL­GU­NAS LAS VER­SIO­NES SO­BRE EL ORI­GEN DEL NOM­BRE DE ES­TE LU­GAR QUE FUE PA­RRO­QUIA RU­RAL DE GUA­YA­QUIL Y ES AHO­RA UN IM­POR­TAN­TE Y PO­DE­RO­SO CAN­TÓN JUN­TO AL PUER­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.