VI­VIÓ ADORADA, MU­RIÓ SO­ÑAN­DO

Memorias Porteñas - - News - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

En el ve­rano de 1924 el es­cul­tor En­ri­co Pac­cia­ni For­na­ri co­no­ció en su es­tu­dio artístico de San Re­mo, en la cos­ta nor­te de Ita­lia, al pro­pie­ta­rio del dia­rio El Te­lé­gra­fo de Gua­ya­quil, Jo­sé Abel Cas­ti­llo, quien desea­ba la es­ta­tua fu­ne­ra­ria de su hi­ja, Ce­les­te Gra­cie­la Cas­ti­llo, fa­lle­ci­da en Gua­ya­quil en 1921 a cau­sa de una do­len­cia car­dia­ca, que hoy se hu­bie­ra po­di­do tra­tar.

Pac­cia­ni acep­tó el pe­di­do y em­pe­zó el bo­ce­to que de­bía ser al­go ex­cep­cio­nal, digno de su pro­duc­ción y que poé­ti­ca­men­te de­no­mi­nó co­mo El be­so del án­gel, pues se com­po­ne de un án­gel de fac­cio­nes pu­rí­si­mas y con las alas des­ple­ga­das que, in­cli­na­do, sos­tie­ne con su­ma de­li­ca­de­za el cuer­po grá­cil y ya­cen­te de una her­mo­sa ra­gaz­za dor­mi­da, en cu­ya ba­se de­bía leer­se: “Vi­vió adorada, mu­rió so­ñan­do”.

Con­si­de­ra­do uno de los más im­por­tan­tes es­cul­to­res de Ita­lia, no le fal­ta­ban pe­di­dos y man­te­nía va­rias obras ter­mi­na­das e iné­di­tas: II bac­cio – el be­so-, La ver­gog­na – la ver­güen­za-, ad­mi­ra­ble es­tu­dio de una mu­jer. Tra­ba­jos de ex­pre­sión co­mo: La lá­gri­ma, El gri­to, El pen­sie­ro­so, El odio -cu­ya co­pia te­nía en su ca­sa el gran poe­ta del amo­re Ga­brie­le D’ Anun­zio y otra ha­bía si­do ad­qui­ri­da por un mu­seo pri­va­do de París-, Bus­to del Dan­te, etc.

En ma­te­ria po­lí­ti­ca ad­mi­ra­ba la fi­gu­ra del Du­ce Mus­so­li­ni, sin en­trar en ma­yo­res de­ta­lles ni prac­ti­car el fas­cis­mo. Co­mo to­dos los ita­lia­nos de su tiem­po co­no­cía de me­mo­ria la le­tra y mú­si­ca del himno de la Gio­vi­nez­za: ( frag­men­to) // Gio­vi­nez­za / Pri­ma­ve­ra di be­lle­za / nel fas­cis­mo è la sal­vez­za / de la nos­tra li­ber­tá…//.

En mar­zo del 25 se em­bar­có con su es­po­sa e hi­ja en el va­por Na­po­le y tras vein­tio­cho días de tra­ve­sía arri­ba­ron a Gua­ya­quil. Ve­nía a di­ri­gir per­so­nal­men­te los tra­ba­jos de erec­ción del mo­nu­men­to. Una crónica pe­rio­dís­ti­ca de esos tiem­pos lo des­cri­be: “Mo­des­to. Su am­bi­ción in­col­ma­da de bohe­mio an­da­rie­go. Usa cham­ber­go, lle­va cor­ba­ta de la­zo, fu­ma en pi­pa y ha­bla muy ba­ji­to, co­mo si te­mie­ra he­rir­nos con la voz. Es ba­jo de es­ta­tu­ra pe­ro un po­qui­to más al­to que Luis Mi­de­ros. Tie­ne ca­be­lle­ra on­du­la­da y fos­ca, aun­que ha­cién­do­se gris a pe­sar de que re­cién aca­ba de pa­sar los trein­ta y cin­co años (te­nía trein­ta y nue­ve y ya es­ta­ba for­ma­do co­mo es­cul­tor y go­za­ba de nom­bra­día en su pa­tria, al pun­to que ha­bía si­do nom­bra­do ca­ba­lie­ri del Regno d’Ita­lia). Ha tra­ba­ja­do mu- cho en mo­nu­men­tos fu­ne­ra­rios. Con­si­de­ra su ar­te co­mo un apos­to­la­do, ini­cia­ción al mis­te­rio de la pu­ra be­lle­za, ca­si co­mo una au­gus­ta re­ve­la­ción de la na­tu­ra­le­za, a la cual en­tre­ga su al­ma asae­ta­da de gran­des idea­les”.

No par­la­ba el es­pa­ño­lo, tu­vo que apren­der­lo y por eso no per­dió ja­más un fuer­te acen­to ita­liano, dis­tin­ti­vo prin­ci­pal de su per­so­na­li­dad.

Se hos­pe­dó en ca­sa de sus pai­sa­nos, los Se­ga­le, con­due­ños de la fá­bri­ca La Uni­ver­sal, que lo aco­gie­ron con en­tu­sias­mo por­que lo co­no­cían des­de San Re­mo.

Su ami­go Cas­ti­llo le con­si­guió una cá­te­dra en el Co­le­gio Na­cio­nal Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y allí co­no­ció al pin­tor ca­ta­lán Jo­sé Ma­ría Rou­ra Oxan­da­be­rro, con quien hi­zo una pro­fun­da amis­tad. Des­de en­ton­ces pro­mo­vie­ron el ar­te en to­das sus acep­cio­nes.

Ni bien lle­ga­do, la So­cie­dad de Fun­da­do­res de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil le dio un tra­ba­jo: rea­li­zar el bus­to del ex­rec­tor Ale­jo Las­cano Baha­mon­de, que Pac­cia­ni ter­mi­nó en un tiem­po que po­día ser to­ma­do co­mo ré­cord. El 9 de oc­tu­bre de 1926 inau­gu­ró con Rou­ra la ex­po­si­ción de tra­ba­jos de pin­tu­ra y es­cul­tu­ra del Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, en pre­sen­cia del rec­tor Jo­sé Vi­cen­te Tru­ji­llo. A los po­cos días asis­tió con su se­ño­ra a la ex­po­si­ción del pin­tor qui­te­ño Ca­mi­lo Egas, de pa­so por Gua­ya­quil. El 5 de noviembre con­cu­rrió a la fies­ta que en ho­nor a los vencedores del Ha­ve ce­le­bró la co­mu­ni­dad de pa­dres Sa­le­sia­nos, ca­si to­dos de na­cio­na­li­dad ita­lia­na. El 27 ad­qui­rió nu­me­ro­sos im­ple­men­tos pa­ra la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes del Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y edi­tó II Gior­na­le di Ita­lia, en la Im­pren­ta Leal­tad. La So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia Ga­ri­bal­di lo hi­zo su miem­bro y cons­tru­yó en el ce­men­te­rio el mau­so­leo de la fa­mi­lia de Clau­dio Cam­po­sano, en es­ti­lo “art dé­co” y sua­ve ma­tiz ce­ro­so am­ba­rino.

En ma­yo de 1928 do­nó una pre­cio­sa es­cul­tu­ra de­no­mi­na­da ¿Por qué se vi­ve? pa­ra la fies­ta de la Ga­ri­bal­di y fun­dió en bron­ce un bus­to del Li­ber­ta­dor Bo­lí­var, se­rio, re­co­gi­do en sus pen­sa­mien­tos y al mis­mo tiem­po lleno de una se­re­na gran­de­za.

“Y aun­que lle­gó con el pro­pó­si­to de eje­cu­tar al­gu­nos mo­nu­men­tos pa­ra nues­tro cam­po­san­to, co­mo a tan­tos otros ha­bi­tan­tes del vie­jo mun­do lo sub­yu­gó el en­can­to del tró­pi­co, la li­ber­tad que se dis­fru­ta­ba, la cor­dia­li­dad de las gen­tes y se que­dó pa­ra siem­pre en Gua­ya­quil, que­ri­do por to­dos y ad­mi­ra­do por la for­mi­da­ble la­bor ar­tís­ti­ca que es­ta­ba cum­plien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.