UTO­PÍA PO­LÍ­TI­CA

UN SE­CUES­TRO QUE MAR­CÓ EL FIN DE UNA

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

LVa­rios de quie­nes for­ma­ron par­te del gru­po AVC to­ma­ron a la Re­vo­lu­ción San­di­nis­ta co­mo un im­por­tan­te re­fe­ren­te pa­ra jus­ti­fi­car la apre­cia­ción de que los cam­bios fun­da­men­ta­les en la so­cie­dad so­lo po­dían ocu­rrir me­dian­te la in­sur­gen­cia ar­ma­da. Ello, a más de in­cor­po­rar­se co­mo un fac­tor pa­ra con­so­li­dar esa con­vic­ción, de­mos­tra­ba que se ubi­ca­ba en el ta­pe­te de la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na la in­ci­den­cia de una orien­ta­ción que re­ba­sa­ba los in­tere­ses geo­po­lí­ti­cos del de­no­mi­na­do so­cia­lis­mo real y se asen­ta­ba co­mo ex­pre­sión de las as­pi­ra­cio­nes de los Paí­ses No Ali­nea­dos. Esa apre­cia­ción se apo­ya­ba en el cri­te­rio de que la pre­sen­cia de Cu­ba en el pro­ce­so del en­fren­ta­mien­to san­di­nis­ta con­tra la dic­ta­du­ra so­mo­cis­ta no fue, de nin­gu­na ma­ne­ra, frontal co­mo ha­bía ocu­rri­do en las eta­pas an­te­rio­res de la lu­cha gue­rri­lle­ra en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. La re­la­ción de es­ta agru­pa­ción -AVC- que se em­pe­za­ba a for­mar con la cau­sa san­di­nis­ta fue, en efec­to, con­cre­ta y se ex­pre­só en lo que sus in­te­gran­tes de­no­mi­na­ron “una so­li­da­ri­dad com­ba­ti­va”. Va­rios jó­ve­nes via­ja­ron a in­ter­ve­nir en la re­vo­lu­ción ni­ca­ra­güen­se, y mu­chos de ellos de­bie­ron acu­dir a ac­ti­vi­da­des ile­ga­les pa­ra con­se­guir los me­dios que per­mi­tie­ran su des­pla­za­mien­to. Al ca­lor de esas ac­cio­nes pri­me­ras se ha­bría ido afir­man­do un ne­xo de so­li­da­ri­dad y com­pa­ñe­ris­mo que ser­vi­ría de sus­ten­to pa­ra que los pa­sos pos­te­rio­res, en lo or­ga­ni­za­ti­vo, con­ta­ran con el sus­ten­to de la con­fian­za pa­ra asu­mir re­tos de ma­yor en­ver­ga­du­ra. No ca­be du­da de que la di­ná­mi­ca aso­cia­ti­va de jó­ve­nes es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria y uni­ver­si­dad sir­vió de nú­cleo de ad­he­sión pa­ra lo que se­ría lue­go una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­co-re­vo­lu­cio­na­ria. Un acon­te­ci­mien­to a re­sal­tar es la vi­si­ta que el re­cién elec­to pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, Jai­me Rol­dós Agui­le­ra, hi­cie­ra a Ni­ca­ra­gua lue­go del triun­fo san­di­nis­ta y la caí­da de la dic­ta­du­ra de los So­mo­za. Rol­dós fue re­ci­bi­do por el nue­vo go­bierno (Jun­ta de Re­cons­truc­ción) y pro­nun­ció en su dis­cur­so una fra­se que aso­ma­ría co­mo ma­ni­fes­ta­ción de la so­li­da­ri­dad ecua­to­ria­na a la ges­ta san­di­nis­ta y co­mo mues­tra de una po­si­ción in­ter­na­cio­nal ins­cri­ta en un pro­yec­to de cor­te na­cio­na­lis­ta y li­be­ra­dor. Jai­me Rol­dós di­jo: “La lu­cha de Ni­ca­ra­gua es un ejem­plo pa­ra Amé­ri­ca…”. los fun­da­men­tos y re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos en los que se asen­ta­ron las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res de es­te ti­po de lu­chas en Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.