VÍC­TOR HU­GO ES­CA­LA

poe­ta y di­plo­má­ti­co (par­te 1)

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

En 1971 sa­lie­ron im­pre­sos en Chi­le al­gu­nos de sus poe­mas ba­jo el tí­tu­lo de Mo­ti­vos ga­lan­tes, en 172 pá­gi­nas, mer­ced al pa­tro­ci­nio de su ami­go Ri­car­do D’ Oli­vei­ra Bra­ga, con­te­nien­do Me­da­llo­nes poé­ti­cos, de­di­ca­dos a di­ver­sas da­mi­tas de la al­ta cla­se, con poe­mas ro­mán­ti­cos, es­cue­la que es­ta­ba an­qui­lo­sa­da en la men­te y su­pe­ra­da en el tiem­po, y “no in­clu­yó sus poe­mas sim­bó­li­cos por te­mor a que fue­ran juzgados in­mo­ra­les”, de suer­te que se per­dió qui­zás pa­ra siem­pre lo me­jor y más im­por­tan­te de su la­bor co­mo pre­cur­sor del mo­der­nis­mo en el Ecua­dor.

Un cri­te­rio más so­cial que li­te­ra­rio hi­zo que Es­ca­la pre­fi­rie­ra sus mo­ti­vos ga­lan­tes de sa­bor pos­ti­zo, su­per­fi­cial y has­ta ver­sa­lles­co, a las her­mo­sí­si­mas, ra­ras y exó­ti­cas poe­sías que es­pan­ta­ban a los bur­gue­ses de prin­ci­pios de si­glo y más aún si se tra­ta­ba de señoritas de al­cur­nia. Por es­to te­mió que se lle­ga­ran a ca­li­fi­car de in­mo­ra­les, gra­ví­si­mo error li­te­ra­rio que res­tó im­por­tan­cia a su nom­bre. En 1930 im­pri­mió Glo­sa­rio sen­ti­men­tal, en 239 pá­gi­nas, con ver­sos di­vi­di­dos en di­ver­sos ca­pí­tu­los ti­tu­la­dos: Ho­jas del ál­bum, Can­cio­nes de Ama­tun­te y Cro­mos, de cla­ras re­mi­nis­cen­cias mo­der­nis­tas, que re­cor­da­ban sus pri­me­ras pro­duc­cio­nes en la lí­nea sen­ti­men­tal de sus Me­da­llo­nes poé­ti­cos, con ver­sos de fac­tu­ras mo­der­nis­ta y has­ta van­guar­dis­ta.

Na­ci­do en Gua­ya­quil en 1888, fue hi­jo de Jo­sé Mai­ceno Es­ca­la Za­pa­ta, lla­ma­do ‘El Ro­jo Es­ca­la’, por pe­li­rro­jo; pe­rio­dis­ta y co­mer­cian­te gua­ya­qui­le­ño, “rec­to y ho­no­ra­ble li­be­ral que gus­ta­ba ha­blar en la so­bre­me­sa de te­mas pa­trió­ti­cos y de sus lar­gas pri­sio­nes y des­tie­rros po­lí­ti­cos cuan­do lu­cha­ba con la ar­go­lla”, y de Catalina Ca­ma­cho Mo­rei­ra, na­tu­ral de Ma­na­bí.

Al ser bau­ti­za­do en la igle­sia de La Mer­ced el sa­cer­do­te no qui­so po­ner­le por nom­bre Víc­tor Hu­go, por­que es­te es­cri­tor ha­bía si­do an­ti­cle­ri­cal en Fran­cia, pe­ro la ti­ño­sa in­ter­ven­ción del pa­drino, Juan Bau­tis­ta Eli­zal­de Pa­re­ja, so­lu­cio­nó el in­ci­den­te.

En 1906, en el bal­nea­rio de Pla­yas (del Mo­rro) ha­cía ver­sos fran­ca­men­te ru­ben­da­ria­nos, que pu­bli­ca­ba en la re­vis­ta Pa­tria. Tam­bién fue miem­bro de la cé­le­bre jor­ga de La Pa­lo­mi­lla, así co­mo de la Es­cue­la de De­re­cho, y tra­ba­ja­ba de ayu­dan­te de te­ne­dor de li­bros en la ofi­ci­na de Luis Adriano Di- llon, a las ór­de­nes del tam­bién jo­ven es­cri­tor Cé­sar Bor­ja Cor­de­ro, que lo me­tió a po­lí­ti­co, ha­cién­do­le fir­mar pro­tes­tas que se dis­tri­buían en las can­ti­nas de la ca­lle Lu­que.

Des­pués cre­ció su fa­ma de opo­si­tor a Al­fa­ro, com­pró un re­vól­ver Colt y Eduar­do Ri­va­de­nei­ra An­dra­de, di­rec­tor de La Dic­ta­du­ra, lo in­vi­tó a es­cri­bir con­tra el Go­bierno.

Por ese tiem­po em­pe­zó a co­la­bo­rar en El Ecua­to­riano, del co­ro­nel Ri­car­do Cor­ne­jo, don­de fi­gu­ra­ban Ma­nuel J. Ca­lle, Miguel E. Nei­ra y Al­ber­to Guerrero Mar­tí­nez, y en­ca­be­zó des­fi­les y ma­ni­fes­ta­cio­nes que di­ri­gía En­ri­que Ba­que­ri­zo Mo­reno con­tra el al­fa­ris­mo. En el es­tu­dio pro­fe­sio­nal del Dr. Fran­cis­co de Paula Avi­lés Zer­da se pla­neó la re­vo­lu­ción me­dian­te el asal­to al cuar­tel de ar­ti­lle­ría y con­si­guien­te to­ma del edificio de la Go­ber­na­ción del Gua­yas. El gol­pe que­dó fi­ja­do pa­ra el 19 de ju­lio de 1907, a las do­ce de la no­che, pe­ro ho­ras an­tes se des­cu­brió la cons­pi­ra­ción y ca­ye­ron nu­me­ro­sos pre­sos, en­tre ellos Víc­tor Hu­go y su her­mano Cris­tó­bal, que fue­ron con­du­ci­dos al cuar­tel.

A la ma­dru­ga­da se pro­du­jo la re­frie­ga con nu­me­ro­so sal­do de muer­tos y he­ri­dos. El Go­bierno fu­si­ló a va­rios com­pro­me­ti­dos y los her­ma­nos Es­ca­la fue­ron des­te­rra­dos al Ca­llao, a bor­do del va­por Vic­to­ria.

En Li­ma se les tri­bu­tó una cor­dial bien­ve­ni­da por par­te de va­rios com­pa­trio­tas tam­bién exi­lia­dos, en­tre los que se ha­lla­ba el Dr. Jo­sé Luis Ta­ma­yo. Des­pués tra­ba­jó en la re­vis­ta Va­rie­da­des, de El Ca­llao y el mi­nis­tro ecua­to­riano Au­gus­to Agui­rre Apa­ri­cio lo pre­sen­tó a Jo­sé Par­do Ba­rre­da, pre­si­den­te de esa na­ción; tam­bién tu­vo otras aten­cio­nes pa­ra el jo­ven poe­ta Es­ca­la, a quien in­vi­ta­ba a las fies­tas y sa­raos de la Le­ga­ción.

En­ton­ces, por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, los her­ma­nos Es­ca­la via­ja­ron a Val­pa­raí­so. Víc­tor Hu­go fue con­tra­ta­do de pla­ni­lle­ro de la mi­na San Jo­sé, en el de­sier­to de Iqui­que, don­de su­frió va­rios me­ses por la in­cle­men­cia de ese pa­ra­je y al fi­nal de 1908 fue des­pe­di­do por sos­te­ner un ro­mán­ti­co “flirt”, pla­tó­ni­co y en ver­sos, con la agra­cia­da jo­ven Alicia Sey­mour, hi­ja de un al­to fun­cio­na­rio de la mi­na. En­se­gui­da pa­só a re­si­dir en An­to­fa­gas­ta, tra­ba­jó en la ofi­ci­na co­mer­cial de W. G. Pa­ton y Co. y en ju­nio de 1909 re­gre­só a Gua­ya­quil, aco­gién­do­se a un ge­ne­ro­so de­cre­to de am­nis­tía del Go­bierno, dic­ta­do con mo­ti­vo de las ce­le­bra­cio­nes del cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia ecua­to­ria­na.

CO­MEN­ZÓ A ES­CRI­BIR SUS VER­SOS DES­DE LA NI­ÑEZ Y DE JO­VEN FOR­MÓ PAR­TE DE LA PA­LO­MI­LLA, CÉ­LE­BRE JOR­GA DE JÓ­VE­NES POR­TE­ÑOS, Y CUM­PLIÓ IM­POR­TAN­TES FUN­CIO­NES CON­SU­LA­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.