LA RE­BE­LIÓN ES­TU­DIAN­TIL DE NO­VIEM­BRE DE 1961

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁNCHEZ VA­RAS

Eran tiem­pos di­fí­ci­les en la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal. En las elec­cio­nes de 1960, el Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra ha­bía si­do ele­gi­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca con una ma­yo­ría ab­so­lu­ta so­bre las can­di­da­tu­ras del ex­pre­si­den­te Ga­lo Pla­za Las­so, del Dr. Gon­za­lo Cor­de­ro Cres­po y del Dr. An­to­nio Pa­rra Ve­las­co, to­dos fi­gu­ras de gran tra­yec­to­ria en la vi­da po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na. El pue­blo una vez más lle­va­ba a la pre­si­den­cia al con­tro­ver­ti­do lí­der po­pu­lis­ta, fren­te a las op­cio­nes de hom­bres muy va­lio­sos de las co­rrien­tes li­be­ra­les, con­ser­va­do­ras y de iz­quier­da que, con su con­tun­den­te de­rro­ta elec­to­ral, que­da­ron des­de en­ton­ces fue­ra de op­ción a ejer­cer al­gún li­de­raz­go en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Un año y me­ses más tar­de, ese triun­fo se es­fu­mó, tras po­co más de una se­ma­na en que los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­die­ron con ra­pi­dez inusi­ta­da. Y cul­mi­na­rían con la sa­li­da del pre­si­den­te Ve­las­co y su re­em­pla­zo por el que has­ta en­ton­ces era su vi­ce­pre­si­den­te, el Dr. Car­los Ju­lio Arosemena. Es­ta his­to­ria la va­mos a re­la­tar en dos artículos: el pri­me­ro con los an­te­ce­den­tes de la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca y la pró­xi­ma se­ma­na con el iné­di­to he­cho de có­mo una per­so­na que es­ta­ba de­te­ni­da en el pan­óp­ti­co, pa­só des­de allí di­rec­to al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo a po­se­sio­nar­se co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Des­de los pri­me­ros me­ses del go­bierno del Dr. Ve­las­co Iba­rra, exis­tió un cli­ma de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. La­ti­noa­mé­ri­ca vi­vía el im­pac­to de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, que era idea­li­za­da por la ju­ven­tud y que no to­dos los po­lí­ti­cos com­pren­dían. Se po­la­ri­za­ron las sim­pa­tías y/o an­ti­pa­tías al­re­de­dor de los re­vo­lu­cio­na­rios que ha­bían lle­ga­do al po­der en Cuba, tras de­rro­car la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta y que re­pre­sen­ta­ban una nue­va ola po­lí­ti­ca en el con­ti­nen­te. Al in­te­rior del mo­vi­mien­to ve­las­quis­ta (nun­ca lle­gó a ser for­mal­men­te un par­ti­do en el real sen­ti­do de la pa­la­bra), ha­bían pos­tu­ras an­ta­gó­ni­cas so­bre el ca­so cu­bano y, has­ta cier­to pun­to su lí­der, el Dr. Ve­las­co, ha­bía mos­tra­do una cier­ta sim­pa­tía pe­ro con re­ce­los ha­cia los re­vo­lu­cio­na­rios del Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio, la ca­ra vi­si­ble de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, que por en­ton­ces no ha­bía de­cla­ra­do su in­con­di­cio­nal ad­he­sión a la doc­tri­na mar­xis­ta y apa­re­cía co­mo na­cio­na­lis­ta.

El pre­si­den­te Ve­las­co vio con preo­cu­pa­ción el gi­ro que to­ma­ba esa re­vo­lu­ción y de­ci­dió al in­te­rior de su Go­bierno, se­pa­rar a quie­nes te­nían ma­ni- fies­ta iden­ti­fi­ca­ción con ella, co­mo fue el ca­so del Dr. Ma­nuel Araujo Hi­dal­go. Es­ta fue la pri­me­ra di­vi­sión en el na­cien­te Go­bierno. En me­ses pos­te­rio­res de­ter­mi­na­das me­di­das eco­nó­mi­cas del ré­gi­men pro­du­je­ron des­con­ten­to po­pu­lar y el en­can­to de los jó­ve­nes de iz­quier­da des­apa­re­ció. Pe­ro más allá de de­cla­ra­cio­nes y al­gu­nas ais­la­das mar­chas de pro­tes­ta, el asun­to no te­nía ma­yor in­ci­den­cia en la vi­da po­lí­ti­ca del país. La opo­si­ción po­lí­ti­ca se fue re­agru­pan­do, no apa­re­cie­ron más los can­di­da­tos per­de­do­res de las elec­cio­nes de 1960, pe­ro sí al­gu­nas fi­gu­ras im­por­tan­tes que cri­ti­ca­ba al pre­si­den­te, aun­que más con mi­ras a aglu­ti­nar fuer­zas pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 1962 que con otro ob­je­ti­vo, pues bien o mal, des­de 1947 el país ha­bía te­ni­do años de con­ti­nui­dad po­lí­ti­ca sin cam­bios for­za­dos de go­bierno.

Pe­ro apa­re­ció un fren­te in­terno en el ré­gi­men. El vi­ce­pre­si­den­te Car­los Ju­lio Arosemena Monroy ha­bía si­do mar­gi­na­do de al­gu­nas de­ci­sio­nes im­por­tan­tes y se pro­du­jo un ais­la­mien­to que a la pos­tre se­ría fa­tal pa­ra la es­ta­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal.

La chis­pa se en­cen­de­ría en Cuen­ca. Una pro­tes­ta es­tu­dian­til el 31 de oc­tu­bre cul­mi­nó con un sal­do de va­rios he­ri­dos por la re­pre­sión po­li­cial, en­tre ellos el pre­si­den­te de la FEUE de Cuen­ca. La ma­ni­fes­ta­ción que al prin­ci­pio so­lo fue de es­tu­dian­tes, con­tó lue­go con la ad­he­sión de obre­ros y pú­bli­co en ge­ne­ral, res­ta­ble­cién­do­se la cal­ma cuan­do sa­lió el ejér­ci­to a las ca­lles. Al día si­guien­te se reanu­da­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes y el caos se ge­ne­ra­li­zó en la ciu­dad. Dos es­tu­dian­tes fa­lle­cie­ron, re­nun­ció el go­ber­na­dor del Azuay y se nom­bró un je­fe ci­vil y mi­li­tar pa­ra la pla­za. Co­mo se acer­ca­ban las tra­di­cio­na­les fes­ti­vi­da­des del 3 de No­viem­bre, va­rios sec­to­res ciu­da­da­nos so­li­ci­ta­ron al pre­si­den­te Ve­las­co que no con­cu­rra a ellas por­que el am­bien­te no era pro­pi­cio, pe­ro desoyó los pe­di­dos. Las fuer­zas mi­li­ta­res y po­li­cia­les ocu­pa­ron las ca­lles por las que des­fi­ló prác­ti­ca­men­te ro­dea­do por las tro­pas. Nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes con sal­dos de víc­ti­mas mor­ta­les crea­ron la zo­zo­bra en el país, que vi­vía días de fe­ria­do por la re­cor­da­ción de los di­fun­tos y la in­de­pen­den­cia de Cuen­ca. Pe­ro el lu­nes 6, al reanu­dar­se las ac­ti­vi­da­des, Gua­ya­quil vi­vó mo­men­tos de gran ten­sión y zo­zo­bra. Los es­tu­dian­tes de va­rios co­le­gios, en es­pe­cial los del Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, sa­lie­ron a las ca­lles y se pro­du­je­ron he­chos vio­len­tos, so­bre to­do al pie de la Al­cal­día de la ciu­dad, cu­yo ti­tu­lar Pe­dro Me­nén­dez era muy cer­cano al pre­si­den­te. Un sal­do de cin­co es­tu­dian­tes muer­tos au­men­tó la ola de des­con­ten­to. El Par­la­men­to se so­li­da­ri­zó con los caí­dos y se es­cu­cha­ron pe­di­dos de re­nun­cia al pri­mer man­da­ta­rio. Al ter­mi­nar la se­sión, en la no­che, fue­ron apre­sa­dos el pre­si­den­te del Con­gre­so y el vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Car­los Ju­lio Arosemena y otros le­gis­la­do­res, en­tre ellos As­sad Bu­ca­ram, Ju­lio Es­tu­pi­ñán Te­llo, Ot­to Arosemena Gó­mez, Cé­sar Ál­va­rez Bar­ba y Tel­mo Hi­dal­go, quie­nes fue­ron lle­va­dos al pan­óp­ti­co.

La con­clu­sión de es­te epi­so­dio de nues­tra his­to­ria, la re­la­ta­re­mos la pró­xi­ma se­ma­na.

FUE EL PREÁM­BU­LO DE LA CAÍ­DA DEL CUAR­TO MAN­DA­TO DEL DR. VE­LAS­CO IBA­RRA. EL VI­CE­PRE­SI­DEN­TE AROSEMENA FUE EN­CAR­CE­LA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.