LA RE­VO­LU­CIÓN JU­LIA­NA: 1925

Memorias Porteñas - - Por­ta­da - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

En la his­to­ria po­lí­ti­ca del Ecua­dor se ha reite­ra­do en ca­li­fi­car a la de­no­mi­na­da Re­vo­lu­ción Ju­lia­na de 1925 co­mo una “Re­vo­lu­ción Pe­que­ño­bur­gue­sa”, en la que ha­bría te­ni­do una pre­sen­cia de­ter­mi­nan­te la cla­se me­dia del país. La su­pues­ta irrup­ción de es­te sec­tor de la so­cie­dad se ha­bría ex­pre­sa­do a tra­vés del rol ju­ga­do por el nú­cleo de la me­dia­na ofi­cia­li­dad, cues­tio­na­dor mi­li­tan­te del do­mi­nio po­lí­ti­co ejer­ci­do por el ca­pi­tal co­mer­cial y fi­nan­cie­ro gua­ya­qui­le­ño, es de­cir por la bur­gue­sía agro-mer­can­til. Arre­ba­tar­le a es­te sec­tor el con­trol to­tal so­bre los asun­tos del Es­ta­do y su ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, ha­bría si­do el mo­tor y la conclusión de es­te desen­la­ce.

EL MO­VI­MIEN­TO, QUE SE INI­CIÓ EN GUA­YA­QUIL, TER­MI­NÓ CON EL PO­DER OLI­GÁR­QUI­CO DEL BAN­CO IN­DUS­TRIAL Y CO­MER­CIAL DEL PUER­TO Y TEN­DIÓ PO­CO DES­PUÉS A LA MO­DER­NI­ZA­CIÓN DEL ES­TA­DO.

LA REAL DI­MEN­SIÓN DE ES­TE HE­CHO PO­LÍ­TI­CO.-

La ase­ve­ra­ción des­cri­ta re­quie­re, sin em­bar­go, una se­rie de pre­ci­sio­nes pa­ra ubi­car el acon­te­ci­mien­to en su real di­men­sión, y pa­ra in­ten­tar leer, del mo­do más ob­je­ti­vo, uno de los mo­men­tos cru­cia­les de nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca y so­cial. No se pue­de sos­la­yar, en es­te pa­sa­je cru­cial del acon­te­cer na­cio­nal, el he­cho de que esa “Re­vo­lu­ción” se dio con el in­cues­tio­na­ble apo­yo de la oli­gar­quía te­rra­te­nien­te de la Sie­rra, en una pu­ja pa­ra lo­grar el reor­de­na­mien­to del blo­que de po­der me­dian­te el de­bi­li­ta­mien­to, y has­ta la su­mi­sión, de una muy di­ná­mi­ca y agre­si­va bur­gue­sía ban­ca­ria cos­te­ña. En reali­dad, la “Re­vo­lu­ción Ju­lia­na” es un fac­tor in­mer­so en el con­ti­nuo pro­ce­so de for­ma­ción del Es­ta­do Na­cio­nal, con la con­si­guien­te trans­for­ma­ción y va­ria­ción con­ti­nua que su­fre la es­truc­tu­ra del blo­que de alian­zas; va­le de­cir, se tra­ta de una mues­tra más de las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa la pug­na de los sec­to­res he­ge­mó­ni­cos re­gio­na­les por te­ner un ma­yor ac­ce­so y con­trol so­bre la es­truc­tu­ra del po­der ins­ti­tu­cio­nal, del apa­ra­to del Es­ta­do. Así, el pa­sa­je ana­li­za­do, la trans­for­ma­ción Ju­lia­na, de­be ser en­ten­di­da (lo sos­tie­ne Fran­cis­co Dá­vi­la en su Te­sis de Maes­tría pa­ra la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Mé­xi­co “Es­ta­do, blo­ques de po­der y alian­zas de cla­se en el Ecua­dor”) co­mo “…un cam­bio de he­ge­mo­nía en el interior del mis­mo que fa­vo­re­ce al blo­que se­rrano y, en el interior de es­te, al nú­cleo in­dus­trial y fi­nan­cie­ro que ha­bía cre­ci­do con la de­ca­den­cia del co­mer­cio ex­te­rior, la ba­ja del vo­lu­men de las ex­por­ta­cio­nes cos­te­ñas y el pau­la­tino de­rrum­be de las fi­nan­zas ex­tran­je­ras…”.

¿FUE UN PRO­NUN­CIA­MIEN­TO MI­LI­TAR AU­TO­NÓ­MI­CO?

La sa­ga que ha al­can- za­do re­fe­ren­cias he­roi­cas y has­ta poé­ti­cas, y que co­pa gran par­te de la li­te­ra­tu­ra po­lí­ti­ca re­la­cio­na­da con ese pa­sa­je de nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca, lle­va­da a la frial­dad de los he­chos de­ri­va, co­mo es ob­vio, en una ver­dad in­con­tro­ver­ti­ble: los jó­ve­nes mi­li­ta­res “re­vo­lu­cio­na­rios”, por más que ha­yan si­do los por­ta­do­res de un dis­cur­so y sen­ti­mien­to pa­trió­ti­cos y tras­cen­den­tes, por más que ha­yan te­ni­do jus­ti­fi­ca­ción de so­bra pa­ra re­cla­mar por las obs­truc­cio­nes su­fri­das de par­te de ofi­cia­les de ma­yor gra­dua­ción que no acep­ta­ban un sis­te­ma de as­cen­sos por­que ello los des­ban­ca­ba, pa­sa­ron a ser vehícu­los, prag­má­ti­cos y efec­ti­vos, de los nú­cleos do­mi­nan­tes se­rra­nos, ur­gi­dos por la ne­ce­si­dad de in­fluir en la to­ma de de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra un nue­vo ti­po de con­duc­ción de la eco­no­mía y pa­ra la ob­ten­ción de fa­vo­res y ofi­cia­les pre­ben­das. No es ca­sual en con­se­cuen­cia que, a po­cos días de ocu­rri­da la “trans­for­ma­ción”, y me­dian­te una muy cla­ra mues­tra de una mo­vi­da po­lí­ti­ca di­ri­gi­da a tras­pa­sar del nú­cleo mi­li­tar al ci­vil, re­cién cons­ti­tui­do, la pre­rro­ga­ti­va en la to­ma de de­ci­sio­nes y me­di­das rá­pi­das, sea asu­mi­da por la “Jun­ta Ci­vil” (es­ta­men­to or­gá­ni­co uti­li­ta­rio sur­gi­do al ca­lor del ac­ci­den­ta­do mo­men­to). Es­ta pro­ce­dió, en con­se­cuen­cia, a em­pren­der re­for­mas di­ri­gi­das a con­so­li­dar la im­po­si­ción y el pro­ta­go­nis­mo del gru­po de in­dus­tria­les y ban­que­ros se­rra­nos, con la in­ten­ción de “que­brar” el po­der fi­nan­cie­ro-co­mer­cial-ex­por­ta­dor cos­te­ño, en un ejer­ci­cio que, de to­das ma­ne­ras, nun­ca se con­vir­tió en un pro­ce­so de fá­cil y efec­ti­vo ma­ne­jo. Pe­se al ím­pe­tu y a la de­ci­sión de los pri­me­ros -in­dus­tria­les y ban­que­ros se­rra­nos- los in­ten­tos por de­bi­li­tar la lar­ga tra­yec­to­ria de sus ad­ver­sa­rios, en el cam­po de la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca, cho­ca­ron con se­rios obs­tácu­los y de­bie­ron con­for­mar­se con ex­pe­ri­men­tar, más bien, una lar­ga y con­tro­ver­ti­da eta­pa de ne­go­cia­cio­nes y com­par­ti­men­ta­ción de pa­si­vos, ven­ta­jas y be­ne­fi­cios.

VI­SOS DE MO­DER­NI­ZA­CIÓN INS­TI­TU­CIO­NAL.-

El pro­ce­so des­cri­to ge­ne­ró, des­de lue­go, cam­bios y trans­for­ma­cio­nes en al­gu­nos ám­bi­tos. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Es­ta­do su­frió al­te­ra­cio­nes, se am­plia­ron las fun­cio­nes del apa­ra­to es­ta­tal, y ello, de al­gu­na for­ma, se re­vir­tió en be­ne­fi­cio pa­ra el nú­cleo he­ge­mó­ni­co se­rrano. Jun­to a es­to se abrie­ron al­gu­nos cau­ces en la di­ná­mi­ca or­gá­ni­ca de la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do que per­mi­tie­ron una ma­yor pre­sen­cia de los sec­to­res me­dios y una re­la­ti­va aper­tu­ra pa­ra la aten­ción de las ne­ce­si­da­des de los nú­cleos más des­fa­vo­re­ci­dos de la so­cie­dad na­cio­nal. Sur­gie­ron va­rias ins­ti­tu­cio­nes, ins­cri­tas en lo que po­dría­mos lla­mar “mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do”. En­tre ellas la Ca­ja de Pen­sio­nes, el Ban­co Hi­po­te-

ca­rio, el Ban­co Cen­tral del Ecua­dor, la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Na­ción, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos, se ope­ra­ron me­jo­ras en los sa­la­rios y suel­dos, se im­pul­sa­ron los as­cen­sos mi­li­ta­res y más pre­ben­das y be­ne­fi­cios, se tec­ni­fi­ca­ron y am­plia­ron los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les con lo que se aten­die­ron las pre­sio­nes y exi­gen­cias de una bu­ro­cra­cia muy po­co asis­ti­da, se mo­der­ni­zó la le­gis­la­ción mo­ne­ta­ria, la nor­ma­ti­vi­dad cam­bia­ria, se to­ma­ron co­rrec­ti­vos y se me­jo­ra­ron las dis­po­si­cio­nes re­la­cio­na­das con el fun­cio­na­mien­to de las adua­nas, se dieron va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes en el apa­ra­to es­ta­tal con el con­cur­so de una im­por­tan­te asis­ten­cia in­ter­na­cio­nal, se sentaron las ba­ses pa­ra una cen­tra­li­za­ción eco­nó­mi­ca co­mo so­por­te de la ga­ran­tía de in­gre­sos pa­ra el man­te­ni­mien­to del gas­to pú­bli­co, se es­ta­ble­cie­ron pa­rá­me­tros pa­ra la cen­tra­li­za­ción y ra­cio­na­li­za­ción po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va, etc., etc.

UNA RE­LA­TI­VA DI­NÁ­MI­CA PRO­DUC­TI­VA.-

El im­pac­to de es­ta se­rie de me­di­das tu­vo co­mo efec­tos po­si­ti­vos la ex­pan­sión de la ac­ti­vi­dad tex­til y del co­mer­cio de im­por­ta­ción, au­men­tó el vo­lu­men de es­te ti­po de transac­cio­nes y se ope­ró cier­ta va­ria­ción en la com­po­si­ción de aque­llas. El his­to­ria­dor Os­car Efrén Re­yes en su obra “Los últimos sie­te años”, pu­bli­ca­da en 1933 nos di­ce a pro­pó­si­to de es­to: “…Se au­men­tó el vo­lu­men de com­pras y pe­di­dos. Y los im­por­ta­do­res du­pli­ca­ron sus so­li­ci­tu­des de se­das, cris­ta­le­rías, cham­pa­ñas, au­to­mó­vi­les, vic­tro­las y mue­ble­ría de me­tal y de­más ar­te­fac­tos que con­tri­bu­yen a em­be­lle­cer la vi­da ecua­to­ria­na…”.

La adop­ción de es­te ti­po de me­di­das tu­vo, sin du­da, in­ci­den­cia en el fun­cio­na­mien­to pos­te­rior de la eco­no­mía. Se in­cre­men­tó el ni­vel de com­pra y se dio una re­cu­pe­ra­ción del co­mer­cio de ex­por­ta­ción. En el ám­bi­to pro­duc­ti­vo en­tra­ron a ope­rar una se­rie de de­ci­sio­nes di­ri­gi­das a be­ne­fi­ciar a los sec­to­res pro­duc­ti­vos, me­dian­te la emi­sión de le­yes de pro­tec­ción in­dus­trial y un con­jun­to de nor­ma­ti­vas de ses­go la­bo­ral que bien po­drían ser asi­mi­la­das a re­fe­ren­tes de lo que se­ría pos­te­rior­men­te un cuer­po le­gis­la­ti­vo re­gu­la­dor de las re­la­cio­nes ca­pi­tal-tra­ba­jo. Se creó lue­go el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, co­mo en­te en­car­ga­do de ca­na­li­zar las de­man­das de una fuer­za de tra­ba­jo que ha­bía ve­ni­do cre­cien­do a la som­bra del in­cre­men­to de uni­da­des de ser­vi­cios en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país y de la pro­li­fe­ra­ción de uni­da­des pro­duc­ti­vas de bie­nes bá­si­cos, pe­que­ñas y me­dia­nas. La crea­ción de es­ta en­ti­dad mi­nis­te­rial obe­de­ció, en­tre otras cau­sas, a la cons­tan­te pre­sión que ejer­cie­ron las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les que co­bra­ron pro­ta­go­nis­mo en mo­vi­li- za­cio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas, prin­ci­pal­men­te en Qui­to y Gua­ya­quil, y que tu­vie­ron la in­fluen­cia del anar­co­sin­di­ca­lis­mo ini­cial, y de los nú­cleos de mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes de ten­den­cia so­cia­lis­ta y co­mu­nis­ta que, de ma­ne­ra di­ná­mi­ca y ac­ti­va, tra­ba­ja­ban por dar for­ma a un mo­vi­mien­to pro­gre­si­vo de la na­cien­te cla­se obre­ra del Ecua­dor.

Ca­be aña­dir, co­mo as­pec­tos adi­cio­na­les de es­te pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­ca, va­rias re­for­mas mo­ne­ta­rias y cam­bia­rias con las que se pre­ten­día in­ci­dir en la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y en la di­na­mi­za­ción de los cir­cui­tos mo­ne­ta­rios del país, la am­plia­ción de los me­ca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les co­mo, por ejem­plo, el in­cre­men­to de un apa­ra­to ju­rí­di­co has­ta en­ton­ces in­su­fi­cien­te pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de una so­cie­dad que cre­cía de ma­ne­ra di­ná­mi­ca y que re­que­ría con ur­gen­cia de un mar­co re­fe­ren­cial que ra­cio­na­li­za­ra las re­la­cio­nes en­tre los ciu­da­da­nos y de es­tos con el Es­ta­do.

Es­te es­ce­na­rio, pro­duc­to de un con­jun­to de cam­bios, de nue­vas for­mas de re­la­ción en­tre los sec­to­res he­ge­mó­ni­cos re­gio­na­les, de re­la­ti­vas mues­tras de mo­der­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal y le­gal, de apo­yo ac­ti­vo -y des­de lue­go con­di­cio­na­do­del mo­vi­mien­to obre­ro, tu­vo sin em­bar­go se­rios obs­tácu­los pa­ra con­ver­tir­se en pro­ce­so con desen­la­ces fun­da­men­ta­les en tan­to vehícu­lo de trans­for­ma­cio­nes de­ter­mi­nan­tes y fun­da­men­ta­les. En efec­to, y da­da la pre­sen­cia in­flu­yen­te del sec­tor te­rra­te­nien­te se­rrano, no fue­ron to­ca­dos los gran­des la­ti­fun­dios del país, se man­tu­vo el sis­te­ma de ex­plo­ta­ción cua­si-ser­vil en esas uni­da­des pro­duc­ti­vas, y por más que ocu­rrie­ron se­rias dispu­tas en­tre los nú­cleos mo­der­ni­zan­tes de los te­rra­te­nien­tes se­rra­nos y los más re­tar­da­ta­rios, las con­di­cio­nes atra­sa­das de la eco­no­mía de esa re­gión ter­mi­nó por im­po­ner­se a los in­ten­tos de que esa frac­ción de cla­se es­ta­ba lla­ma­da a li­de­rar un nue­vo ti­po de sis­te­ma po­lí­ti­co y pro­duc­ti­vo en el país.

LA FOR­MA­CIÓN DEL ES­TA­DO NA­CIO­NAL: UN PRO­CE­SO INACA­BA­DO.-

En re­su­men, la “Re­vo­lu­ción Ju­lia­na” cons­ti­tu­yó un mo­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el pro­ce­so de for­ma­ción del Es­ta­do Na­cio­nal ecua­to­riano, con efec­tos ma­yor­men­te in­flu­yen­tes en los ám­bi­tos ins­ti­tu­cio­nal, po­lí­ti­co y ju­rí­di­co; con un cier­to en­sam­bla­je de cla­ses y frac­cio­nes he­ge­mó­ni­cas, de re­la­ti­va ar­ti­cu­la­ción de in­tere­ses, de con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas en­tre ellas me­dia­das por una re­la­ti­va ca­pa­ci­dad ar­bi­tral del apa­ra­to del Es­ta­do, pe­ro sin la su­fi­cien­te fuer­za pa­ra que­brar, de mo­do de­fi­ni­ti­vo, el pro­ta­go­nis­mo que re­cu­pe­ra­ría po­co tiem­po des­pués la bur­gue­sía co­mer­cial y fi­nan­cie­ra de la Cos­ta.

Ban­co Cen­tral del Ecua­dor.

1. Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la de Gua­ya­quil. 2. Jun­ta Pro­vi­sio­nal Dn. Jo­sé Ra­fael Bustamante, Dn. Mo­des­to La­rrea Ji­jón, Dr. Fran­cis­co Arí­za­ga Lu­que, Dr. Fran­cis­co Bo­lo­ña, Dn. Pe­dro Ga­rai­coa, Dn. Luis Na­po­león Di­llon, Gral. Fran­cis­co Gó­mez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.