EL PRI­MER IN­GE­NIE­RO je­fe de a bor­do

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Era el año 1971 cuan­do la mo­to­na­ve ‘Re­pú­bli­ca del Ecua­dor’ de la Flo­ta Mer­can­te Gran­co­lom­bia­na zar­pó de San Francisco y pu­so rum­bo a Van­cou­ver. In­tem­pes­ti­va­men­te se pro­du­jo una to­rren­cial ne­va­da con caí­das de hie­lo que pro­du­cían fuer­tes rui­dos al contacto con la cu­bier­ta y cas­co del bu­que. El ca­pi­tán or­de­nó ba­jar la ve­lo­ci­dad, lo que fue res­pon­di­do en for­ma in­me­dia­ta por el de­par­ta­men­to de má­qui­nas, a la or­den del in­ge­nie­ro je­fe.

La si­tua­ción se com­pli­có al que­dar el bu­que cu­bier­to con una es­pe­sa ca­pa de nie­ve que di­fi­cul­ta­ba las ope­ra­cio­nes de a bor­do. El in­ge­nie­ro je­fe ac­tuó con pron­ti­tud dis­po­nien­do a su gen­te la uti­li­za­ción de va­por pa­ra di­sol­ver la nie­ve lo cual dio re­sul­ta­do lue­go de una lar­ga y ar­dua la­bor, lo que per­mi­tió que el bu­que pue­da con­ti­nuar con su iti­ne­ra­rio pro­gra­ma­do.

La pro­fe­sión del ma­rino mer­can­te es de enor­me sa­cri­fi­cio, pues es­te hom­bre de mar na­ve­ga por los tem­pes­tuo­sos océa­nos arries­gan­do su vi­da en ca­da ins­tan­te, y en oca­sio­nes el úni­co ali­cien­te que lo re­con­for­ta es la sa­tis­fac­ción que sien­te por el cum­pli­mien­to de es­for­za­das y lar­gas jor­na­das. No es una vi­da có­mo­da, co­mo la po­dría­mos te­ner en otras cir­cuns­tan­cias. En­tre esos ma­ri­nos es­tán los ma­qui­nis­tas y motoristas de a bor­do que com­par­ten con el res­to de la tri­pu­la­ción los ries­gos de la na­ve­ga­ción, aque­llos es­tán li­de­ra­dos por un hom­bre que tie­ne al­ta res­pon­sa­bi­li­dad de to­do lo que su­ce­da en el de­par­ta­men­to de má­qui­nas y con su gen­te, aquel es el in­ge­nie­ro je­fe.

En el ca­so que nos ata­ñe el in­ge­nie­ro je­fe era José Ro­ber­to Ála­va Mos­que­ra, ofi­cial de Ma­ri­na Mer­can­te de ex­ce­len­tes cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les, que des­ta­có por sus mé­ri­tos y es­for­za­da la­bor en las má­qui­nas de los bu­ques de di­fe­ren­tes em­pre­sas na­vie­ras. Su in­ge­nio y ta­len­to en el desem­pe­ño de su ta­rea coad­yu­vó jun­to a otros al desa­rro­llo co­mer­cial de nues­tra na­ción.

Nació en Gua­ya­quil el 7 de ju­nio de 1935, y una vez que cul­mi­nó sus es­tu­dios se­cun­da­rios de­ci­dió se­guir la ca­rre­ra na­val, pues co­no­cía de nues­tra Ar­ma­da por in­fluen­cia de su tío, el an­ti­guo hom­bre de mar ca­pi­tán de cor­be­ta, Ar­te­mio Ála­va Brio­nes. Su in­gre­so a la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar, en ca­li­dad de guar­dia­ma­ri­na, se pro­du­jo el 31 de agos­to de 1955, per­ma­ne­cien­do en la mis­ma has­ta di­ciem­bre de 1959, lap­so en que se fue en­ca­ri­ñan­do con la dis­ci­pli­na del mar, ha­bien­do si­do es­co­gi­do pa­ra con­cur­sar en dos oca­sio­nes a be­cas de es­tu­dio en el ex­te­rior, es­to es a An­na­po­lis y a la Es­cue­la Na­val Ar­tu­ro Prat de Chi­le.

En esa úl­ti­ma fe­cha de­ci­dió con­ti­nuar los es­tu­dios en la Ma­ri­na Mer­can­te y el 8 de enero de 1960 se em­bar­có en la M/N ‘Río Gua­yas’ de la Flo­ta Mer­can­te Gran­co­lom­bia­na, en ca­li­dad de ca­de­te de má­qui­nas, cuan­do se desem­pe­ña­ba co­mo ca­pi­tán don Ce­sar En­da­ra Pe­ñahe­rre­ra y co­mo je­fe de in­ge­nie­ros don Al­fre­do Ro­drí­guez Ho­yos.

El 14 de fe­bre­ro de 1961 cul­mi­nó su pe­rio­do de ins­truc­ción a bor­do de di­cha mo­to­na­ve, con muy bue­nas cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les, co­mo lo cer­ti­fi­có el ca­pi­tán de la na­ve, quien di­ce ade­más “que ha de­mos­tra­do siem­pre in­te­li­gen­cia en la ma­ne­ra de so­lu­cio­nar cual­quier pro­ble­ma del de­par­ta­men­to de má­qui­nas. Es­tu­dio­so con sus ma­te­rias, de­mos­tran­do siem­pre in­te­rés de su­pe­ra­ción”. En ese pe­rio­do na­ve­gó 51.503,8 mi­llas y efec­tuó 316 guar­dias de mar, 56 guar­dias de puer­to, 42 ma­nio­bras de atra­que a mue­lle, fon­deo, re­ca­la­das, etc. y pa­só el Ca­nal de Pa­na­má por dos oca­sio­nes en los con­tro­les de cam­bio de mar­cha, sin re­gis­trar no­ve­da­des.

Con fe­cha 13 de abril de 1961, pre­vios exá­me­nes en la Di­rec­ción de la Ma­ri­na Mer­can­te y del Li­to­ral, se le con­ce­dió el título de in­ge­nie­ro de ter­ce­ra, con­ti­nuan­do em­bar­ca­do en la mo­to­na­ve ‘Río Gua­yas’. Pos­te­rior­men­te sir­vió en las mo­to­na­ves ‘Ciu­dad de Qui­to’, ‘Ciu­dad de Gua­ya­quil’ y ‘Re­pú­bli­ca del Ecua­dor’ de la Flo­ta Mer­can­te Gran­co­lom­bia­na, sec­cio­nal del Ecua­dor.

El 4 de marzo de 1964 as­cen­dió a in­ge­nie­ro de se­gun­da cla­se, y el 10 de ma­yo de 1967 a ofi­cial de má­qui­nas de pri­me­ra, por lo tan­to a bor­do se en­car­gó tam­bién, del sis­te­ma de car­ga re­fri­ge­ra­da pa­ra el trans­por­te de pes­ca­do, ca­ma­rón, car­ne, fru­tas chi­le­nas y ba­nano ecua­to­riano, co­mo co­rres­pon­día al ofi­cial de di­cha je­rar­quía.

Fue trans­bor­da­do a la M/N

JOSÉ ALA­VA MOS­QUE­RA FUE EL PRI­MER OFI­CIAL MER­CAN­TE ECUA­TO­RIANO QUE OB­TU­VO EL TÍTULO DE IN­GE­NIE­RO JE­FE EN NUES­TRA HIS­TO­RIA, NA­VE­GAN­DO POR TO­DOS LOS MARES DEL MUN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.