Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez:

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UNo hay du­da de que la cri­sis de 1929, de al­can­ce mun­dial, afec­tó de mo­do es­pe­cial al sec­tor ex­por­ta­dor ecua­to­riano, y de ma­ne­ra fron­tal al nú­cleo eco­nó­mi­co ca­cao­te­ro. Una eco­no­mía co­mo la nues­tra, de­pen­dien­te en for­ma to­tal del mer­ca­do ex­terno, es­ta­ba su­je­ta, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, al fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta in­ter­na­cio­nal, de mo­do que cuan­do es­te re­que­ría ajus­tar las di­fi­cul­ta­des de sus fi­nan­zas, des­car­ga­ba la ins­tru­men­ta­ción que le per­mi­tía re­cu­pe­rar­se y ate­nuar sus cri­sis en las es­pal­das de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos. Co­mo bien ano­ta en re­la­ción con las re­per­cu­sio­nes de la de­ba­cle es­ta­dou­ni­den­se en las eco­no­mías de­pen­dien­tes, el his­to­ria­dor En­ri­que Aya­la Mo­ra en su Ma­nual de His­to­ria del Ecua­dor, “la cri­sis de ini­cios de los vein­te no fue pa­sa­je­ra. Fue el co­mien­zo de una lar­ga re­ce­sión que se ex­ten­dió por más de dos dé­ca­das. El mo­de­lo agroex­por­ta­dor no po­día ser sus­ti­tui­do, pe­ro no se da­ban con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do. Has­ta los años cua­ren­ta se man­tu­vo el es­tan­ca­mien­to. Ape­nas las ex­por­ta­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­ron cier­ta me­jo­ría a fi­nes de los vein­te, la cri­sis in­ter­na­cio­nal vol­vió a de­pri­mir los mer­ca­dos de los pro­duc­tos de co­mer­cio ex­te­rior y pro­vo­có el co­lap­so de va­rias ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y nu­me­ro­sos ne­go­cios…”.

Los efec­tos del fe­nó­meno, co­mo se co­li­ge, se hi­cie­ron sen­tir tam­bién en la ban­ca cos­te­ña, en el co­mer­cio de es­ta re­gión del país y en las em­pre­sas in­dus­tria­les que ha­bían sur­gi­do al am­pa­ro de la ac­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra y del di­ná­mi­co cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal del puer­to prin­ci­pal y su zo­na de in­fluen­cia. En esas cir­cuns­tan­cias, es­tos va­cíos pro­du­ci­dos por el fe­nó­meno ori­gi­na­do en Wall Street fue­ron apro­ve­cha­dos por los seg­men­tos del po­der eco­nó­mi­co se­rrano, cu­yo ele­men­to ma­yor­men­te di­ná­mi­co era sin du­da el sis­te­ma ban­ca­rio, que se ha­bía for­ta­le­ci­do a par­tir de su li­de­raz­go y ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer prag­má­ti­cas re­la­cio­nes con los te­rra­te­nien­tes e in­dus­tria­les de la re­gión, a cu­ya ca­be­za se en­con­tra­ba uno de los per­so­na­jes de ma­yor in­fluen­cia y ca­pa­ci­dad, el ge­ren­te de la fá­bri­ca de tex­ti­les La In­ter­na­cio­nal, de la ciu­dad de Qui­to.

El pa­no­ra­ma se de­fi­nía, en con­se­cuen­cia, me­dian­te el con­trol que los ban­que­ros se­rra­nos ejer­cie­ron so­bre el flu­jo monetario na­cio­nal, con la uti­li­za­ción del Ban­co Cen­tral y el in­con­di­cio­nal so­por­te que sig­ni­fi­ca­ron los te­rra­te­nien­tes, los in- dus­tria­les y una bu­ro­cra­cia ci­vil y mi­li­tar a la que se su­ma­ron agru­pa­cio­nes po­pu­la­res que con­fia­ban en que un re­mo­za­do y mo­der­ni­zan­te go­bierno po­dría lo­grar cam­bios y me­jo­res con­di­cio­nes de con­su­mo y de vi­da.

Es­ta si­tua­ción, sin em­bar­go, nun­ca ad­qui­rió el su­fi­cien­te pe­so co­mo para con­se­guir una efec­ti­va al­te­ra­ción del has­ta en­ton­ces “ador­mi­la­do” po­der po­lí­ti­co de los sec­to­res he­ge­mó­ni­cos de la cos­ta. En efec­to, y co­mo con­se­cuen­cia del pa­sa­je co­no­ci­do co­mo La gue­rra de los 4 días, ese la­ten­te po­der po­lí­ti­co cos­te­ño re- cu­pe­ra­rá su rol en el es­ce­na­rio na­cio­nal.

Ex­pli­qué­mo­nos: Ecua­dor atra­ve­sa­ba en­ton­ces por una gran cri­sis eco­nó­mi­ca y eran in­cues­tio­na­bles las ma­ni­fes­ta­cio­nes de fe­nó­me­nos crí­ti­cos en el ám­bi­to po­lí­ti­co. El Con­gre­so Na­cio­nal, pre­si­di­do por el gua­ya­qui­le­ño Al­ber­to Gue­rre­ro, des­ca­li­fi­có al pre­si­den­te elec­to Nep­ta­lí Bo­ni­faz, con el jus­ti­fi­ca­ti­vo de que es­te ha­bía na­ci­do en el Pe­rú y la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor dis­po­nía que para ser pre­si­den­te, la per­so­na de­sig­na­da de­bía ser ecua­to­riano de na­ci­mien­to. Se desató un con­flic­to ar­ma­do en las ca­lles de Qui­to, prin­ci­pal­men­te en las in­me­dia­cio­nes de la pla­za de San­to Do­min­go y en la ave­ni­da 24 de Ma­yo. Es­te en­fren­ta­mien­to fue de incontenib­le ra­bia en­tre los dos ban­dos, los par­ti­da­rios de Bo­ni­faz acu­san­do a la “ma­so­ne­ría” de opo­ner­se a que su lí­der di­ri­ja los des­ti­nos del país, y los opo­si­to­res (“cons­ti­tu­cio­na­lis­tas”), ca­li­fi­can­do a las fuer­zas bo­ni­fa­cis­tas co­mo enemi­gos del Ecua­dor y “pro­pe­rua­nos”. El desen­la­ce de es­te san­grien­to con­flic­to ter­mi­nó con el triun­fo de los “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas”, y el po­der pa­só a ma­nos del pre­si­den­te del Le­gis­la­ti­vo, Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez, el mo­men­to en que los pri­me­ros, di­ri­gi­dos por el ge­ne­ral Án­gel Isaac Chi­ri­bo­ga, lo­gra­ron ocu­par los si­tios em­ble­má­ti­cos del po­der es­ta­tal.

LA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA DEL AÑO 1929 QUE EMPEZÒ EN EE.UU. Y SE EX­TEN­DIÓ AL MUN­DO, AFEC­TÓ EN NUES­TRO PAÍS A LA CO­MER­CIA­LI­ZA­CIÓN DEL CA­CAO, QUE ERA NUES­TRA “PE­PA DE ORO”

Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez, ju­ris­ta gua­ya­qui­le­ño, se ini­ció en la po­lí­ti­ca lue­go de 1912, co­mo dipu­tado y pos­te­rior­men­te co­mo se­na­dor. Fue fun­cio­na­rio de la Cor­te Pro­vin­cial de Jus­ti­cia, pre­si­den­te del Con­gre­so en­tre 1923 y 1925, en­car­ga­do del po­der en los go­bier­nos de Jo­sé Luis Ta­ma­yo y Gon­za­lo Cór­do­va. En su go­bierno, Gue­rre­ro Mar­tí­nez na­cio­na­li­zó el Fe­rro­ca­rril del Sur a tra­vés de la com­pra de bo­nos y ac­cio­nes de te­ne­do­res in­gle­ses y es­ta­dou­ni­den­ses. En 1930 fue pre­si­den­te del Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil y co­mo se­na­dor y pre­si­den­te del Con­gre­so Na­cio­nal asu­mió la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. En ese car­go tu­vo un po­si­ti­vo desem­pe­ño, ac­tuó con in­te­li­gen­cia y ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca, ar­mó un ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial de pri­mer or­den. Pu­so es­pe­cial in­te­rés en la re­cons­truc­ción del país y, en ape­nas tres me­ses que du­ró su ejer­ci­cio pre­si­den­cial, reali­zó im­por­tan­tes ac­cio­nes y to­mó me­di­das orien­ta­das a la re­or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca de la Re­pú­bli­ca. Tu­vo opo­si­to­res, pe­ro gra­cias a la sa­ga­ci­dad en el ma­ne­jo de su car­go, y a su de­ci­di­da y fuer­te per­so­na­li­dad, no ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.