GEOR­GE AN­SON es es­pe­ra­do en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Ha­bién­do­se de­cla­ra­do, por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, la gue­rra en­tre In­gla­te­rra y Es­pa­ña el 23 de oc­tu­bre de 1739, los in­gle­ses en­tra­ron en la con­tien­da de­ci­di­dos a gol­pear al po­der ma­rí­ti­mo de Es­pa­ña en sus co­lo­nias de Amé­ri­ca. Por un la­do en­vió al mar Ca­ri­be una po­de­ro­sa ar­ma­da, que pu­so ba­jo el man­do del vi­ceal­mi­ran­te Ed­ward Ver­non.

Ver­non al­can­zó triun­fos ini­cia­les en Por­to­be­lo en 1741, pe­ro se­ría re­cha­za­do de Car­ta­ge­na por el al­mi­ran­te es­pa­ñol don Blas de Les­so. Las ac­tua­cio­nes del al­mi­ran­te in­glés en el Ca­ri­be no afec­ta­ron ma­yor­men­te al Vi­rrei­na­to pe­ruano, a no ser por la dis­per­sión de los cau­da­les que ha­bía­se en­via­do para la ce­le­bra­ción de la Fe­ria de Por­to­be­lo, pues bue­na par­te de ellos fue­ron des­via­dos a Gua­ya­quil y has­ta a Qui­to, para evi­tar que ca­ye­ra en po­der de los bri­tá­ni­cos.

Por otro la­do, el fren­te bé­li­co en la Mar del Sur le fue con­fia­do al co­mo­do­ro Geor­ge An­son. La flo­ti­lla na­val a sus ór­de­nes zar­pó de Por­ts­mouth el 18 de sep­tiem­bre de 1740 y es­ta­ba con­for­ma­da por el Cen­tu­rión, de 60 ca­ño­nes y 400 hom­bres, co­mo bu­que in­sig­nia, se­gui­do de una po­de­ro­sa flo­ta.

La Co­ro­na es­pa­ño­la apres­tó, por su la­do, una fuer­za na­val de cin­co na­víos al man­do de D. Jo­sé Alon­so Pizarro, quien zar­pó de Santander en oc­tu­bre de 1740, con la mi­sión de pro­te­ger la Mar del Sur de la ex­pe­di­ción del co­mo­do­ro An­son. Su es­cua­dra se dis­per­só en el Ca­bo de Hor­nos, per­dién­do­se dos de sus na­ves.

An­son con su Ar­ma­da arri­bó a la is­la San­ta Ca­ta­li­na, don­de per­ma­ne­ció en es­pe­ra de buen tiem­po para do­blar al Ca­bo de Hor­nos. En vez del buen tiem­po, para el cual se de­mo­ra­ron, so­por­ta­ron un mes de tor­men­tas que hi­cie­ron per­der con­tac­to a las di­ver­sas uni­da­des de la es­cua­dra. Cuan­do hi­zo su arri­bo a las is­las de Juan Fer­nán­dez, el 9 de ju­nio, el Cen­tu­rión es­ta­ba so­lo. Al­go des­pués lle­ga­ron el Trial, el Glou­ces­ter y los trans­por­tes. Uno de es­tos, el An­ne, es­ta­ba tan ave­ria­do que pre­fi­rió­se des­man­te­lar­lo. En cuan­to a la tri­pu­la­ción y tro­pas, de 1.961 hom­bres que dis­po­nía al en­trar al es­tre­cho, ape­nas le que­da­ban a An­son 335.

El vi­rrey del Pe­rú, don Jo­sé An­to­nio de Mendoza Caa­ma­ño y So­to­ma­yor, mar­qués de Vi­lla­gar­cía, ha­bía re­ci­bi­do la aler­ta res­pec­ti­va, pues des­de Bue­nos Aires fue co­mu­ni­ca­do de la pre­sen­cia de An­son en el océano Atlán­ti­co, es de­cir, an­tes de que pro­ce­da a do­blar el Ca­bo de Hor­nos. Se apre­su­ró, por tan­to, a alis­tar en El Ca­llao la es­cua­dra vi­rrei­nal con los si­guien­tes bu­ques: Con­cep­ción, con 50 ca­ño­nes; el Sa­cra­men­to, con 40; el San Fer­mín, mon­tan­do otras 40 pie­zas y el So­co­rro, con 24 ca­ño­nes. El co­man­do de es­ta es­cua­dra fue con­fia­do a don Ja­cin­to de Segurola, alis­tán­do­se ade­más en tie­rra dos re­gi­mien­tos de ca­ba­lle­ría con 500 hom­bres ca­da uno y uno de in­fan­te­ría con 1.000 pla­zas.

Mien­tras tan­to, en Gua­ya­quil tam­bién se agi­li­ta­ban las de­fen­sas. El 7 de fe­bre­ro de 1741 se ha­bía re­ci­bi­do no­ti­cia de la ve­ni­da del es­cua­drón del ge­ne­ral Pizarro con 5 na­víos, para la de­fen­sa de es­tos ma­res. El oi­dor de la Au­dien­cia de Qui­to, don Juan Ro­mual­do Na­va­rro, fue nom­bra­do para di­ri­gir la de­fen­sa de la ciu­dad. Una jun­ta de gue­rra que se reu­nió en ma­yo, dis­pu­so la en­tre­ga de los fon­dos pro­pios de la ciu­dad para su de­fen­sa. Los ofi­cia­les reales, tan lea­les a la Co­ro­na co­mo in­di­fe­ren­tes a la suer­te de la ciu­dad, se ne­ga­ron a su­fra­gar los gas­tos para las obras de for­ti­fi­ca­ción que los mi­li­ta­res rea­li­za­ban, ale­gan­do en­con­trar­se ex­haus­tas las ca­jas.

En vis­ta de ello el Ca­bil­do gua­ya­qui­le­ño, en sep­tiem­bre de ese mis­mo año, dis­pu­so la en­tre­ga de su di­ne­ro al sar­gen­to ma­yor don Fran­cis­co Ca­saus, so­lo con la con­di­ción de que si el vi­rrey no apro­ba­ba la in­ver­sión te­nía aquel que rem­bol­sar al Ca­bil­do de su pro­pio pe­cu­lio. Una nue­va jun­ta de gue­rra ce­le­bra­da el 3 de di­ciem­bre, a raíz del in­cen­dio de Pai­ta, pu­so de ma­ni­fies­to la ma­la fe de los ofi­cia- les reales al ne­gar los re­cur­sos a su cui­da­do para pro­te­ger la ciu­dad: mien­tras en oca­sión an­te­rior se ex­cu­sa­ron por no te­ner dis­po­ni­bi­li­da­des, aho­ra ale­ga­ron que por el pe­li­gro de una in­va­sión, ha­bían re­mi­ti­do los fon­dos reales a un si­tio ale­ja­do de la ciu­dad. El pre­si­den­te de Qui­to, con más sen­ti­do co­mún, re­mi­tía, por fe­bre­ro de 1742, tro­pa re­clu­ta­da en el dis­tri­to para la guar­ni­ción de Gua­ya­quil.

La es­cua­dra vi­rrei­nal al man­do del ge­ne­ral Segurola, des­de el Ca­llao, sa­lió al en­cuen­tro de An­son ex­plo­ran­do las cos­tas a par­tir de me­dia­dos de abril de 1741; a su vez es­col­ta­ba un con­voy de bu­ques mer­can­tes con rum­bo a puer­tos chi­le­nos, para con­ti­nuar des­pués en bus­ca de An­son, a quien se su­po­nía ha­llar en las pro­xi­mi­da­des de las cos­tas de Chi­le. En efec­to, pa­tru­lla­ron has­ta las is­las de Juan Fer­nán­dez, don­de per­ma­ne­cie­ron has­ta el 6 de ju­nio. Su­po­nien­do que da­do lo avan­za­do de la es­ta­ción no era ya ve­ro­sí­mil que el ma­rino in­glés se hu­bie­se atre­vi­do a cru­zar el Ca­bo de Hor­nos, Segurola de­ci­dió di­ri­gir­se hacia Val­pa­raí­so, don­de le aguar­da­ban los ex­pre­sa­dos na­víos mer­can­tes, para em­pren­der el tor­na­via­je al Ca­llao. Tres días des­pués, el 9 de ju­nio, cuan­do ya las na­ves pe­rua­nas es­ta­ban muy le­jos, en­tra­ba en la bahía de Cum­ber­land el in­tré­pi­do An­son, a bor­do del Cen­tu­rión, aun­que mal­tre­cho y des­ar­bo­la­do.

Re­la­ta Ju­lio Es­tra­da que “en es­te mis­mo mes An­son se apo­de­ra­ba del Nues­tra Se­ño­ra de Mon­te Car­me­lo, sa­li­do del Ca­llao con des­tino a Val­pa­raí­so, con azú­car y otras mer­ca­de­rías, ade­más de unos 23.000 pe­sos en mo­ne­das. Para cau­sar los ma­yo­res es­tra­gos al co­mer­cio co­lo­nial, el ma­rino in­glés dis­tri­bu­yó sus bar­cos: a Pai­ta en­vió al Glou­ces­ter y a Val­pa­raí­so el Trial, que­dán­do­se él con el Cen­tu­rión y el Mon­te Car­me­lo, que fue ar­ma­do con­ve­nien­te­men­te. En el tra­yec­to cap­tu­ra­ron al­gu­nos bu­ques con mer­ca­de­ría y otros va­lo­res.

“El 24 de no­viem­bre ata­có An­son a Pai­ta, to­man­do un bo­tín ava­lua­do por los in­gle­ses en

LA CO­RO­NA IN­GLE­SA CON­FIÓ AL CO­MO­DO­RO GEOR­GE AN­SON UNA PO­DE­RO­SA FLO­TA PARA ASES­TAR DU­ROS GOL­PES A LAS CO­LO­NIAS ES­PA­ÑO­LAS EN AMÉ­RI­CA. ÉS­TAS SE PRE­PA­RA­RON PARA LA DE­FEN­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.