Tra­ge­dia fe­rro­via­ria na­vi­de­ña en 1950

EL CON­VOY FE­RRO­VIA­RIO, CON ABUN­DAN­TE CAR­GA Y UN CO­CHE DE PA­SA­JE­ROS, SE DESACARRIL­Ó POR FA­LLAS DEL MO­TOR DE LA LO­CO­MO­TO­RA, CA­YEN­DO A UN PRE­CI­PI­CIO, EN DI­CIEM­BRE DE 1950

Memorias Porteñas - - Portada - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Sa­lía el vier­nes 22 de di­ciem­bre de 1950, des­de la es­ta­ción fe­rro­via­ria de Rio­bam­ba, la má­qui­na núm. 49, con­vo­yan­do tre­ce ca­rros de car­ga lle­nos de ví­ve­res, productos agrí­co­las del in­te­rior de la sie­rra, para abas­te­cer los mer­ca­dos de Mi­la­gro, Du­rán y Gua­ya­quil, ciu­da­des que es­pe­ra­ban es­tas mer­ca­de­rías de pri­me­ra ne­ce­si­dad, de­bi­do a la cer­ca­nía de la celebració­n de la Na­vi­dad. Tam­bién ve­nía arras­tran­do un va­gón de pa­sa­je­ros, cu­yos ocu­pan­tes an­he­la­ban lle­gar pron­to a sus res­pec­ti­vos ho­ga­res, don­de los es­pe­ra­ban sus fa­mi­lia­res. Narciso Fran­cis­co Con­cha Qui­roz, con asien­to en la ciu­dad de Mi­la­gro, era uno de ellos. El ma­qui­nis­ta de 55 años de edad y con más de 38 al servicio en la com­pa­ñía fe­rro­ca­rri­le­ra, se­ñor Ri­car­do Sal­va­dor Ro­me­ro, natural de Rio­bam­ba, te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de con­du­cir el car­ga­do tren has­ta su des­tino, es­tan­do a su la­do el ayu­dan­te Octavio Can­ti, ofi­cian­do de fo­go­ne­ro Raúl Garcés y co­mo re­cién in­cor­po­ra­dos bre­que­ros, Jor­ge de la Cruz y Cé­sar Ra­mos. El via­je ha­bía tras­cu­rri­do sin no­ve­dad has­ta lle­gar a una gra­dien­te en el ki­ló­me­tro 109, cer­ca de la pa­rro­quia Gral. An­to­nio Eli­zal­de (Bu­cay), po­bla­ción que nació sien­do un cam­pa­men­to fe­rro­via­rio, cuan­do se tra­za­ba la lí­nea fé­rrea que uni­ría la cos­ta con la sie­rra, des­de Ya­gua­chi has­ta el re­cin­to El Car­men, des­pués de­no­mi­na­do La Vic­to­ria. El 19 de agos­to de 1907 el ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro, por de­cre­to eje­cu­ti­vo la ele­vó a pa­rro­quia ru­ral per­te­ne­cien­te a la ju­ris­dic­ción de Mi­la­gro, lla­mán­do­la Gral. An­to­nio Eli­zal­de La­mar, en ho­nor al pa­trio­ta y pró­cer de la in­de­pen­den­cia gua­ya­qui­le­ña; es­te si­tio co­men­zó a pro­gre­sar de­bi­do a que en él fun­cio­na­ba la ter­mi­nal fe­rro­via­ria, don­de con­fluían los tre­nes del nor­te y del sur, lo que per­mi­tía un abun­dan­te mo­vi­mien­to co­mer­cial que atra­jo per­so­nas de to­das las re­gio­nes, asen­tán­do­se en es­tos pa­ra­jes y au­men­tan­do el ve­cin­da­rio. Fue así co­mo las pro­vin­cias de Gua­yas y Chim­bo­ra­zo se unieron a tra­vés de la cons­truc­ción del puen­te so­bre el Río Chim­bo. Al lle­gar a la pen­dien­te, don Ri­car­do Sal­va­dor se dio cuen­ta de que fa­lla­ban los fre­nos; en­tran­do en de­ses­pe­ra­ción tra­tó de dar ór­de­nes ten­dien­tes a en­fren­tar la emer­gen­cia, pe­ro por la fal­ta de pe­ri­cia de los apren­di­ces de bre­que­ros, ellos no su­pie­ron con­tro­lar el ro­da­mien­to de los ca­rros. Por tal mo­ti­vo, to­dos los va­go­nes se pre­ci­pi­ta­ron so­bre la má­qui­na, ha­cién­do­la des­ca­rri­lar, vo­lan­do des­con­tro­la­da­men­te ha­cia el pre­ci­pi­cio, y ca­yen­do a las he­la­das aguas del río Chan­chán, pro­du­cién­do­se muer­tos y he­ri­dos. Co­no­ci­da es­ta in- fe­liz tra­ge­dia, el je­fe de la ter­mi­nal de Bu­cay, en la os­cu­ri­dad de la no­che des­pa­chó per­so­nal de au­xi­lio en la má­qui­na núm. 44, a fin de aten­der a los ac­ci­den­ta­dos, po­nien­do al tan­to del asun­to al te­nien­te po­lí­ti­co so­bre lo ocu­rri­do. Es­te a su vez te­le­gra­fió al go­ber­na­dor de la pro­vin­cia del Gua­yas, se­ñor don Fe­de­ri­co In­tria­go Arra­ta, co­mu­ni­cán­do­le del in­for­tu­na­do he­cho. Los par­tes te­le­grá­fi­cos en la ma­ña­na del 23 de di­ciem­bre, da­ban a co­no­cer la mag­ni­tud del ac­ci­den­te, en el que ha­bían per­di­do la vi­da el bre­que­ro Cé­sar Ra­mos y el pa­sa­je­ro Eloy Guzmán. Res­ca­ta­dos los pri­me­ros he­ri­dos, se nom­bra­ba a Se­gun­do Guzmán, quien re­sul­tó con las ex­tre­mi­da­des ro­tas; el ma­qui­nis­ta Ri­car­do Sal­va­dor, pre­sen­ta­ba frac­tu­ra en la ba­se del crá­neo y múl­ti­ples con­tu­sio­nes; el fo­go­ne­ro Raúl Garcés te­nía va­rios golpes y que­ma­du­ras en su cuer­po; mien­tras que el pa­sa­je­ro Car­los Mon­ca­yo Ayala se que­ja­ba do­lo­ro­sa­men­te por la frac­tu­ra del bra­zo iz­quier­do y to­bi­llo de­re­cho. To­dos ellos fue­ron tras­la­da­dos has­ta es­te puer­to e in­gre­sa­dos en la clí­ni­ca Gua­ya­quil por cuen­ta de la Com­pa­ñía del Fe­rro­ca­rril, don­de fue­ron aten­di­dos por el Dr. Ro­ber­to Gil­bert Eli­zal­de, quien apli­can­do sus co­no­ci­mien­tos mé­di­cos y cien­tí­fi­cos, diag­nos­ti­có que ca­da ca­so re­ves­tía su­ma gra­ve­dad. Por ejem­plo, al Sr. Guzmán era ne­ce­sa­rio ampu­tar­le am­bas pier­nas; don Ri­car­do Sal­va­dor ha­bía su­fri­do da­ños en su co­lum­na ver­te­bral; por otro la­do, de­bi­do a las que­ma­du­ras del se­ñor Garcés, es­te po­dría fa­lle­cer de un mo­men­to a otro. Don Car­los Mon­ca­yo, el me­nos afec­ta­do, co­men­ta­ba: “El ac­ci­den­te fue ca­tas­tró­fi­co. Se fue­ron al abis­mo ca­tor­ce ca­rros, por cu­yo mo­ti­vo creo que la can­ti­dad de muer­tos y he­ri­dos se­rán con­si­de­ra­bles; las cua­dri­llas de sal­va­men­to es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble por so­co­rrer a las de­más per­so­nas. Es­tos desas­tres pa­san de­bi­do a la avan­za­da ve­tus­tez del fe­rro­ca­rril Gua­ya­quil-Qui­to”. Fue des­gra­cia con fe­li­ci­dad para Narciso Fran­cis­co Con­cha Qui­roz, sa­lien­do él li­bra­do de to­do mal, pu­dien­do re­unir­se con su fa­mi­lia e ir a es­cu­char “misa de gallo” en la igle­sia San Fran­cis­co de Asís del can­tón Mi­la­gro. No así el jo­ven bre­que­ro Jor­ge de la Cruz, quien no pu­do ser res­ca­ta­do del río Chan­chán, per­dién­do­se para siem­pre en sus “co­rrien­to­sas” aguas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.