Salinas, ba­se Gam­ma

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRAVO

Trans­cu­rría el año de 1941, la Se­gun­da Guerra Mun­dial es­ta­ba en su apo­geo y las agre­sio­nes ar­ma­das se ge­ne­ra­li­za­ban. El 7 de di­ciem­bre se pro­du­jo el ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor, en las is­las Ha­wai, por lo que Fuer­zas Ar­ma­das nor­te­ame­ri­ca­nas re­ci­bie­ron la or­den de ocu­par Salinas y Bal­tra (Ga­lá­pa­gos), con­si­de­ra­das zo­nas es­tra­té­gi­cas, en las que se dis­po­nía cons­truir ba­ses ae­ro­na­va­les, aun­que to­da­vía no ha­bían si­do otor­ga­das por las au­to­ri­da­des ecua­to­ria­nas.

Mien­tras tan­to se ne­go­cia­ba con el Go­bierno del Ecua­dor la in­me­dia­ta con­ce­sión de es­tos sec­to­res en el Ecua­dor con­ti­nen­tal y en las Ga­lá­pa­gos, pues la ocu­pa­ción de Salinas y Bal­tra per­mi­ti­ría pro­veer pun­tos cla­ves para ini­ciar un servicio de pa­tru­llas aé­reas con hi­dro­avio­nes na­va­les y con bom­bar­de­ros mi­li­ta­res para ac­tuar en la lu­cha an­ti­sub­ma­ri­na y pro­te­ger el ca­nal de Pa­na­má con­tra un po­si­ble ata­que ja­po­nés y, por se­gu­ri­dad, pre­ve­nir que el enemi­go (Ja­pón) pu­die­ra apo­de­rar­se de las is­las Ga­lá­pa­gos, co­mo ya ha­bía he­cho con las is­las Aleu­tia­nas, po­nien­do en pe­li­gro las ba­ses na­va­les, ae­ro­na­va­les y mi­li­ta­res, así co­mo el ca­nal de Pa­na­má.

El 16 de enero de 1942 las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas des­em­bar­ca­ron en la pe­nín­su­la de San­ta Ele­na y días des­pués en las is­las Ga­lá­pa­gos. De acuer­do a un ofi­cio del 10 de mar­zo del mis­mo año, Paul F. Fos­ter, co­man­dan­te de la Re­ser­va Na­val de los EE. UU. se di­ri­gió en me­mo­ran­do al con­tral­mi­ran­te F. H. Sad­ler, co­man­dan­te del Quin­cea­vo Dis­tri­to Na­val, en el que le de­cía que se­gún arre­glo fir­ma­do el 24 de enero, el Go­bierno ecua­to­riano ha­bía da­do am­plio per­mi­so para cons­truir y ope­rar ba­ses del Ejér­ci­to y de la Ma­ri­na nor­te­ame­ri­ca­na en te­rri­to­rio del Ecua­dor.

Chi­pi­pe era el área de Salinas a ocu­par para cons­truir la ba­se nor­te­ame­ri­ca­na, y es de in­di­car que en di­cho sec­tor es­ta­ban asen­ta­dos al­gu­nos po­bla­do­res. Al res­pec­to in­for­ma

DE­BI­DO AL CAM­BIO DE LOS ACON­TE­CI­MIEN­TOS DE LA GUERRA A FA­VOR DE LOS ALIA­DOS, LA BA­SE DE SALINAS FUE DES­MAN­TE­LA­DA EN PAR­TE, EN JU­NIO DE 1944, Y REDISEÑADA PARA SER­VIR HAS­TA EL FIN DEL CON­FLIC­TO.

Paul F. Fos­ter que se ha­bía lle­ga­do a un arre­glo es­pe­cí­fi­co, com­pren­dien­do los tér­mi­nos y es­ti­pu­la­cio­nes que in­cluían el pa­go de 35.000 dó­la­res para efec­tuar las ex­pro­pia­cio­nes de las pro­pie­da­des pri­va­das que se en­con­tra­ban en el lu­gar don­de se iba a ubi­car la ba­se, lo cual fue fir­ma­do en Qui­to el 20 de fe­bre­ro de 1942.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos ini­cia­ron in­me­dia­ta­men­te las cons­truc­cio­nes ne­ce­sa­rias en la ba­se de Salinas. Ori­gi­nal­men­te fue di­se­ña­da para ba­se de buques, pe­ro fue cam­bia­da a ba­se para reapro­vi­sio­nar los hi­dro­avio­nes, an­tes de que la cons­truc­ción pu­die­ra con­cluir­se. La cons­truc­ción fi­nal fue com­ple­ta­da por la uni­dad 2 de los Des­ta­ca­men­tos de Constructo­res Na­va­les (Sea­bees), los que sir­vie­ron has­ta septiembre de 1942.

La ba­se para hi­dro­avio­nes na­va­les fue cons­trui­da al la­do de la nue­va Ba­se Aé­rea del Ejér­ci­to, cer­ca de un bal­nea­rio in­ver­nal, y en la par­te más ex­ten­di­da ha­cia el mar, en la cos­ta nor­te, con una len­gua de are­na a ni­vel que ter­mi­na­ba en un pro­mon­to­rio. La bahía de Salinas es ideal para hi­dro­avio­nes por es­tar pro­te­gi­da, sien­do una playa se­mi­cir­cu­lar, res­guar­da­da por una lí­nea de ro­cas, pe­ro el agua po­co pro­fun­da es­tá mo­vi­da por una co­rrien­te de 10 pies y fuer­te olea­je. Los buques de­bían de­te­ner­se apro­xi­ma­da­men­te a una mi­lla fue­ra de la playa y trans­fe­rir los equi­pos, pro­vi­sio­nes y abas­te­ci­mien­tos a em­bar­ca­cio­nes más pe­que­ñas para po­der­los des­em­bar­car.

Jun­to a la ori­lla sur de La Pun­ti­lla de San­ta Ele­na se cons­tru­yó la Ba­se Aé­rea de USAAF. Es­ta com­pren­día dos pistas de ate­rri­za­je pa­vi­men­ta­das, una de ellas de 2.440 me­tros de largo por 30,50 de an­cho. En­tró a ope­ra­cio­nes el 3 de fe­bre­ro de 1942, día en que cua­tro bom­bar­de­ros B-17 Fl­ying For­tress del 25to. Es­cua­drón de bom­bar­deo (25th BS) lle­ga­ron des­de Pa­na­má.

Des­de mar­zo de 1942, dan­do cum­pli­mien­to a cláu­su­las in­clui­das en los con­ve­nios de coope­ra­ción fir­ma­dos en­tre Ecua­dor y EE. UU., así co­mo en el pro­gra­ma de Prés­ta­mos y Arrien­dos, en Salinas se pro­por­cio­nó ins­truc­ción de for­ma­ción para avia-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.