DO­CU­MEN­TOS RE­LA­CIO­NA­DOS CON LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE GUA­YA­QUIL

OTRO DO­CU­MEN­TO ES: NO­TA DEL GE­NE­RAL SU­CRE AL GOBIERNO DE PE­RÚ. 25-2-1822

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

En 1894, la im­pren­ta gua­ya­qui­le­ña La Na­ción pu­bli­có Re­co­pi­la­ción de do­cu­men­tos ofi­cia­les, obra es­cri­ta por el ge­ne­ral Cornelio Es­ci­pión Ver­na­za, uno de los gran­des mi­li­ta­res gua­ya­qui­le­ños de fi­nes del si­glo XIX. Tie­ne 350 pá­gi­nas, de las cua­les 155 son do­cu­men­tos so­bre la in­de­pen­den­cia. Co­mo son nu­me­ro­sos y el es­pa­cio no per­mi­te, co­men­ta­ré los más des­ta­ca­dos.

AC­TA DE LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE GUA­YA­QUIL - 9 DE OC­TU­BRE DE 1820

Se­ña­ló “…ha­bién­do­se de­cla­ra­do la in­de­pen­den­cia por el vo­to ge­ne­ral del pue­blo […] de­bía pri­me­ra­men­te re­ci­bir­se el juramento al se­ñor je­fe Po­lí­ti­co Dr. D. José Joa­quín Ol­me­do por vo­lun­tad del pue­blo y de las tro­pas…”. Después de re­ci­bir juramento de to­dos los miem­bros del ca­bil­do, se acor­dó que to­dos los em­plea­dos con­ti­nua­ran em­plea­dos, no hu­bo des­pi­dos, si pres­ta­ban “…juramento de ser in­de­pen­dien­tes y fie­les a la pa­tria, co­mo de pro­pen­der a la li­ber­tad de la Amé­ri­ca…”. Tam­bién se nom­bra­ron a per­so­nas pa­ra ocu­par los si­guien­tes car­gos: mi­nis­tro de la Hacienda Pú­bli­ca na­cio­nal, ad­mi­nis­tra­dor y con­ta­dor de la Adua­na, ad­mi­nis­tra­dor y con­ta­dor del ra­mo de Ta­ba­co y ad­mi­nis­tra­dor de Co­rreos. Fi­nal­men­te se ex­pi­die­ron dos co­mu­ni­ca­cio­nes a los ayun­ta­mien­tos de Qui­to y Cuen­ca: “…po­nien­do en su no­ti­cia la nue­va for­ma de gobierno es­ta­ble­ci­do en es­ta ciu­dad, ex­hor­tán­do­los a la uni­for­mi­dad de sen­ti­mien­tos y ope­ra­cio­nes, con­du­cen­tes a la in­de­pen­den­cia ge­ne­ral de la Amé­ri­ca…”.

La In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil fue va­len­tía po­lí­ti­ca, con­si­de­ran­do que nues­tra ciu­dad era mu­cho me­nos po­bla­da que Qui­to y otras ciu­da­des se­rra­nas; no ha­bía co­no­ci­mien­to mi­li­tar, los po­cos ofi­cia­les de al­to ran­go eran ex­tran­je­ros. Los pa­trio­tas es­ta­ban tan cons­cien­tes de la vul­ne­ra­bi­li­dad, que en el ac­ta ad­mi­tie­ron ne­ce­si­dad de bus­car apo­yo en Co­lom­bia y Pe­rú. Ol­me­do en­vió mi­sio­nes a esos paí­ses pa­ra dar la bue­na nue­va y bus­car apo­yo. To­más Gui­do a nom­bre de San Mar­tín, en car­ta a Ol­me­do del 21 de no­viem­bre, 1820, ma­ni­fes­tó su de­seo de “…res­pe­tar la vo­lun­tad del pue­blo de Gua­ya­quil, res­pec­to al or­den po­lí­ti­co que adop­ta­se…”.

GUA­YA­QUIL SE DE­CLA­RA BA­JO LA PRO­TEC­CIÓN DEL GE­NE­RAL SAN MAR­TÍN - 30 DE DI­CIEM­BRE DE 1820

Es­ta de­cla­ra­ción no fue im­pues­ta a Ol­me­do. Tu­vo 11 ar­tícu­los, sien­do el pri­me­ro el más im­por­tan­te: “La pro­vin­cia de Gua­ya­quil, por su si­tua­ción li­mí­tro­fe en­tre los Es­ta­dos del Pe­rú y de Co­lom­bia, con­ser­va­rá su Gobierno in­de­pen­dien­te ba­jo la Cons­ti­tu­ción Pro­vi­sio­nal san­cio­na­da por la vo­lun­tad ge­ne­ral de los pue­blos de la pro­vin­cia, has­ta que los Es­ta­dos del Pe­rú y Co­lom­bia sean li­ber­ta­dos del Gobierno es­pa­ñol. En cu­yo ca­so que­da en entera li­ber­tad pa­ra agre­gar­se al Es­ta­do que más le con­vi­nie­se”. En los ar­tícu­los se­gun­do y ter­ce­ro, la pro­vin­cia de Gua­ya­quil pa­só a la pro­tec­ción de José de San Mar­tín y se lo re­co­no­ció co­mo “ge­ne­ral en je­fe de las tro­pas de lí­nea de mar y tie­rra de la Pro­vin­cia”. Se acep­tó que San Mar­tín nom­bra­ra al co­man­dan­te ge­ne­ral de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil; Ol­me­do se com­pro­me­tió a in­cor­po­rar en­tre 300 y 400 sol­da­dos al ejér­ci­to de San Mar­tín.

CON­VE­NIO EN­TRE LOS GO­BIER­NOS DE CO­LOM­BIA Y DE GUA­YA­QUIL - 12 DE ABRIL DE 1821

Si­món Bo­lí­var que es­ta­ba in­for­ma­do de la de­cla­ra­ción de pro­tec­ción del Pe­rú y te­mien­do per­der Gua­ya­quil, de­ci­dió to­mar los pri­me­ros pa­sos pa­ra ane­xar Gua­ya­quil a Co­lom­bia. Es­te con­ve­nio de sie­te ar­tícu­los hi­zo ver al Li­ber­ta­dor que de­bía con­tro­lar la pro­vin­cia más ri­ca de lo que se­ría Ecua­dor. Tu­vo sie­te ar­tícu­los, en el pri­me­ro se es­ta­ble­ció el ob­je­to: “…un tra­ta­do par­ti­cu­lar de coope­ra­ción y au­xi­lios re­cí­pro­cos en las ope­ra­cio­nes que se em­pren­dan pa­ra de­fen­der el te­rri­to­rio y la li­ber­tad del país y pro­mo­ver la de los pue­blos sub­yu­ga­dos más acá”. Se tra­ta­ba de “…apre­su­rar la li­ber­tad de las pro­vin­cias de Qui­to y Cuen­ca, y ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia del pue­blo de Gua­ya­quil…”. En el se­gun­do se afir­mó que el Li­ber­ta­dor res­pe­ta­ba y haría “…res­pe­tar los de­re­chos y li­ber­ta­des de es­te no­ble pue­blo”. En la prác­ti­ca no hu­bo co­la­bo­ra­ción ni re­ci­pro­ci­dad. Bo­lí­var usó su fuer­za mi­li­tar pa­ra ma­ne­jar Gua­ya­quil a su ma­ne­ra, co­mo or­de­nar dón­de usar los in­gre­sos de adua­nas y otras fuen­tes de in­gre­so de la pro­vin­cia de Gua­ya­quil. En es­te con­ve­nio Gua­ya­quil de­bía pro­por­cio­nar to­dos los me­dios eco­nó­mi­cos que Bo­lí­var ne­ce­si­ta­ra pa­ra li­be­rar el res­to de Ecua­dor: ar­mas, ali­men­tos pa­ra las tro­pas, uni­for­mes, mu­ni­cio­nes, trans­por­te, etc. Ade­más te­nía que con­tri­buir con sol­da­dos.

GUA­YA­QUIL SE DE­CLA­RA BA­JO LOS AUS­PI­CIOS DE PRO­TEC­CIÓN DE CO­LOM­BIA - 15 DE MA­YO DE 1821

Es­te con­ve­nio de 10 ar­tícu­los fue com­ple­men­ta­rio al del mes an­te­rior, don­de se ob­ser­va­ba la ya ti­ran­te re­la­ción en­tre Ol- me­do y Bo­lí­var. En el ar­tícu­lo pri­me­ro se lee: “La Jun­ta Su­pe­rior de Gua­ya­quil, no es­tan­do fa­cul­ta­da por su Cons­ti­tu­ción pro­vi­so­ria pa­ra de­cla­rar la in­cor­po­ra­ción de la pro­vin­cia a la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, se­gún la ley fun­da­men­tal, pro­tes­ta…”. En el ca­pí­tu­lo dos, la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil pa­só a es­tar ba­jo los aus­pi­cios y pro­tec­ción de Co­lom­bia y en el ter­ce­ro se con­fi­rie­ron to­dos los po­de­res a Bo­lí­var pa­ra de­fen­der y sos­te­ner la In­de­pen­den­cia.

CAR­TA DEL LI­BER­TA­DOR AL GE­NE­RAL SU­CRE, TRASMITIÉN­DOLE AL­GU­NAS ÓR­DE­NES- 2 DE ENERO DE 1822.

Es­ta car­ta cla­ra­men­te de­ter­mi­na la po­si­ción de Bo­lí­var so­bre Gua­ya­quil; hay nu-

me­ro­sas ór­de­nes, en­tre ellas: “me en­via­rá a Bue­na­ven­tu­ra, en to­do el mes de fe­bre­ro, bu­ques que pue­dan lle­var 2.500 hom­bres de la Guar­dia con ví­ve­res su­fi­cien­tes […] Us­ted pre­pa­ra­rá ví­ve­res […] de­bien­do con­tar­se que son 6.000 hom­bres’ […] Us­ted ha­rá pre­pa­rar pa­ra el mes de abril 1.000 ca­ba­llos he­rra­dos y 1.000 mu­las”. Bo­lí­var da­ba las ór­de­nes di­rec­ta­men­te, sin ne­ce­si­dad de con­sul­tar­le a Ol­me­do. Ter­mi­nó or­de­nán­do­le vi­si­tar a Ol­me­do pa­ra que le co­mu­ni­ca­ra lo si­guien­te: “…mis in­ten­cio­nes son lle­var a ca­bo la li­ber­tad de Co­lom­bia, des­de Tum­bes has­ta la bo­ca del Ori­no­co: que los sa­cri­fi­cios que ha he­cho Co­lom­bia, por re­co­brar su ín­te­gra in­de­pen­den­cia, no se­rán frus­tra­dos por nin­gún po­der hu­mano de Amé­ri­ca; y, fi­nal­men­te, que yo es­pe­ro que pa­ra cuan­do yo en­tre en esa ciu­dad, ya el Gobierno de Co­lom­bia ha­brá si­do re­co­no­ci­do por ella, no pu­dien­do yo ha­llar­me, sin fal­tar a mi deber y a mi de­co­ro, fue­ra del te­rri­to­rio de la Re­pú­bli­ca”. He pues­to pa­la­bras en ne­gri­llas pa­ra re­sal­tar que las ór­de­nes de Bo­lí­var eran a las bue­nas o las ma­las. Se sor­pren­dió de que cuan­do lle­gó a Gua­ya­quil, to­da­vía no se ha­bía cum­pli­do la or­den; tu­vo que es­pe­rar me­dio mes.

CAR­TA DEL PRO­TEC­TOR DEL PE­RÚ AL LI­BER­TA­DOR DE CO­LOM­BIA, RE­LA­TI­VA A LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE GUA­YA­QUIL - 3 DE MAR­ZO DE 1822.

San Mar­tín es­cri­bió a Bo­lí­var en du­ros tér­mi­nos, re­cla­mán­do­le la for­ma co­mo que­ría ane­xar a Gua­ya­quil: “… ten­go el sen­ti­mien­to de ver la se­ria in­ti­mi­da­ción que le ha he­cho vues­tra ex­ce­len­cia, pa­ra que aque­lla pro­vin­cia se agre­gue al te­rri­to­rio de Co­lom­bia. Siem­pre he creí­do que en tan de­li­ca­do ne­go­cio el vo­to es­pon­tá­neo de Gua­ya­quil se­ría el prin­ci­pio que fi­ja­se la con­duc­ta de los Es­ta­dos li­mí­tro­fes, a nin­guno de los cua­les com­pe­te pre­ve­nir por la fuer­za la de­li­be­ra­ción de los pue­blos. Tan sa­gra­do ha si­do pa­ra mí es­te deber, que des­de la pri­me­ra vez que en­vié a mis dipu­tados cer­ca de aquel Gobierno, me abs­tu­ve de in­fluir […] no es nues­tro des­tino usar la es­pa­da que no sea el de con­fir­mar el de­re­cho que he­mos ad­qui­ri­do en los com­ba­tes pa­ra ser acla­ma­dos por li­ber­ta­do­res de nues­tra pa­tria. De­je­mos que Gua­ya­quil con­sul­te su des­tino y me­di­te sus in­tere­ses pa­ra agre­gar­se li­bre­men­te a la sec­ción que le con­ven­ga…”. Los re­pre­sen­tan­tes de San Mar­tín en Gua­ya­quil obra­ron de di­fe­ren­te ma­ne­ra que los de Bo­lí­var. La per­so­na­li­dad y el fí­si­co de es­tos dos ti­ta­nes eran dia­me­tral­men­te opues­tos. San Mar­tín era al­to y for­ni­do, Bo­lí­var ba­jo y del­ga­do.

CONTESTACI­ÓN DEL LI­BER­TA­DOR AL PRO­TEC­TOR DE PE­RÚ - 22 DE JU­NIO DE 1822

Bo­lí­var le con­tes­tó con arro­gan­cia y sin co­no­ci­mien­to al­guno ata­có a Ol­me­do y de­más pa­trio­tas gua­ya­qui­le­ños : “…yo no pien­so co­mo vues­tra ex­ce­len­cia que el vo­to de una pro­vin­cia de­be ser con­sul­ta­do pa­ra cons­ti­tuir la so­be­ra­nía na­cio­nal […] Vues­tra ex­ce­len­cia ha obra­do de un mo­do digno de su nom­bre y de glo­ria no mez­clán­do­se en Gua­ya­quil, co­mo me ase­gu­ra, sino en los ne­go­cios re­la­ti­vos a la gue­rra […] La con­duc­ta del Gobierno de Co­lom­bia […] no pu­dien­do ya to­le­rar el es­pí­ri­tu de fac­ción, que ha re­tar­da­do el éxi­to de la gue­rra y que ame­na­za inun­dar en des­or­den to­do el sur de Co­lom­bia, ha to­ma­do de­fi­ni­ti­va­men­te su re­so­lu­ción de no per­mi­tir más tiem­po la exis­ten­cia an­ti­cons­ti­tu­cio­nal de una jun­ta que es el azo­te del pue­blo y no el ór­gano de su vo­lun­tad […] Qui­zá no ha­brá te­ni­do no­ti­cia bas­tan­te im­par­cial del es­ta­do de con­flic­to en que gi­me aque­lla pro­vin­cia, por­que una do­ce­na de am­bi­cio­sos pre­ten­den man­char­la…”. Na­da evi­ta­ría a Bo­lí­var apo­de­rar­se de Gua­ya­quil, no in­tere­sa­ba si men­tía cuan­do sos­te­nía que ha­bía des­or­den en la ciu­dad, que Ol­me­do y de­más pa­trio­tas obra­ban in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te y eran am­bi­cio­sos.

PRO­CLA­MA DEL LI­BER­TA­DOR AL PUE­BLO GUAYAQUILE­ÑO - 13 DE JU­LIO DE 1822.

A las po­cas ho­ras de ha­ber lle­ga­do al Puer­to, Bo­lí­var nue­va­men­te ata­có a Ol­me­do: “So­lo vo­so­tros os veíais re­du­ci­dos a la si­tua­ción más fal­sa, más am­bi­gua, más ab­sur­da, pa­ra la po­lí­ti­ca co­mo pa­ra la gue­rra. Vues­tra po­se­sión era un fe­nó­meno que es­ta­ba ame­na­za­do por la anar­quía: pe­ro yo he ve­ni­do, gua­ya­qui­le­ños, a trae­ros el ar­ca de sal­va­ción…de tiem­po in­me­mo­rial ha­béis per­te­ne­ci­do al te­rri­to­rio que hoy tie­ne la di­cha de lle­var el nom­bre del pa­dre del nue­vo mun­do…”. Nue­va­men­te Bo­lí­var dio mues­tras de me­ga­lo­ma­nía, co­mo días después lo hi­zo en el brin­dis con San Mar­tín.

PRO­CLA­MA DE BO­LÍ­VAR A LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS - 31 DE AGOS­TO DE 1822.

Con la ane­xión de Gua­ya­quil a Co­lom­bia, el 31 de ju­lio Bo­lí­var se di­ri­gió a los gua­ya­qui­le­ños pa­ra des­pe­dir­se.

Es­ta re­co­pi­la­ción no in­clu­yó el tex­to de la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción de Ecua­dor, ex­pe­di­da el 11 de no­viem­bre de 1822. En ella que­dó es­ta­ble­ci­do que los gua­ya­qui­le­ños creían en el li­bre co­mer­cio. En el ar­tícu­lo ter­ce­ro: “El co­mer­cio se­rá li­bre por mar y tie­rra con to­dos los pue­blos que no se opon­gan a la for­ma de nues­tro gobierno”. Cuan­do se cons­ti­tu­yó Ecua­dor, el li­be­ra­lis­mo ya es­ta­ba pre­sen­te en la vi­da dia­ria de los gua­ya­qui­le­ños. Pron­to ven­drían las pug­nas en­tre gua­ya­qui­le­ños que no que­rían aran­ce­les en el co­mer­cio ex­te­rior, y qui­te­ños que de­man­da­ban gra­bar las im­por­ta­cio­nes.

Ac­ta del 9 de Oc­tu­bre, fir­ma en el Ca­bil­do.

Por­ta­da de li­bro con­te­nien­do do­cu­men­tos so­bre la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.