MA­NUEL REN­DÓN

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CASTRO Y VELÁZQUEZ

Cer­ca de los cua­ren­ta años de la muer­te del pin­tor Ma­nuel Ren­dón Se­mi­na­rio (1894-1980) apa­re­cen obras im­por­tan­tes de es­te ac­ti­vo en dos con­ti­nen­tes, que re­sul­tan sor­pren­den­tes.

Ma­nuel Ren­dón después de ve­nir a Ecua­dor en 1937, ter­mi­na­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, re­gre­só a Fran­cia en 1949, don­de se ha­bía man­te­ni­do su nom­bre co­mo an­ti­guo ar­tis­ta de la ga­le­ría de l´Ef­fort Mo­der­ne, y ex­hi­bió ese año en la Ga­le­rie d´Art du Fau­bourg.

Eu­ro­pa ha­bía cam­bia­do des­de 1937. En Es­pa­ña, la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de (1892-1975) ha­bía pro­vo­ca­do la mi­gra­ción de nu­me­ro­sos e im­por­tan­tes in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas, y ha­bía mo­ti­va­do des­en­cuen­tros, co­mo el que se dio en Gua­ya­quil, en­tre Ale­re Flam­mam y la So­cie­dad de Ar­tis­tas y Es­cri­to­res In­de­pen­dien­tes, en 1939, co­mo rup­tu­ra ideo­ló­gi­ca con la pri­me­ra, y a la que ple­ga­ron Ma­nuel y Pau­let­te Ren­dón.

Es­tos an­te­ce­den­tes re­sul­tan im­por­tan­tes pa­ra los años de re­torno de Ren­dón a Eu­ro­pa, pues par­ti­ci­pó con tres obras: Sa­cer­do­ti­sa, De pro­fun­dis y Triun­fo de la inocen­cia, en la Pri­me­ra Bie­nal His­pa­noa­me­ri­ca­na (1951). Allí tam­bién fi­gu­ran Eduardo King­man, Luis Mos­co­so, Al­ber­to Co­lo­ma y José En­ri­que Gue­rre­ro.

Hay fo­to­gra­fías de la III Bie­nal (1955), con el Ge­ne­ra­lí­si­mo Fran­co en la inau­gu­ra­ción, en la que por cier­to el Gran Premio fue con­ce­di­do al pin­tor qui­te­ño Oswaldo Gua­ya­sa­mín (1919-1999), hom­bre de iz­quier­da que no du­dó, co­mo Ren­dón y otros, en ser par­te de lo que Jorge Luis Mar­zo de­no­mi­nó en la Bie­nal de Ve­ne­cia (2011): La tra­di­ción ar­tís­ti­ca co­mo fac­tor de co­la­bo­ra­ción con el ré­gi­men fran­quis­ta de 1940 a 1960.

Aho­ra el ha­llaz­go: en Gui­púz­coa, en el País Vas­co, se en­cuen­tra el fa­mo­so San­tua­rio de Aran­za­zú, cons­trui­do en el si­tio don­de se­gún una le­yen­da se apa­re­ció la Vir­gen so­bre un es­pino, y es­te le pre­gun­tó: “Aran­tzan zu?” (¿Tú en un es­pino?). Du­ran­te los si­guien­tes si­glos los frai­les fran­cis­ca­nos, sus cus­to­dios, hi­cie­ron de Aran­za­zú un lu­gar de de­vo­ción y pe­re­gri­na­ción, y un ex­po­nen­te

PIN­TU­RA DE NÉS­TOR BASTERRETX­EA SAN­TUA­RIO DE ARAN­ZA­ZÚ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.