ME­DAR­DO ÁN­GEL SIL­VA

CAU­SAS DEL SUI­CI­DIO DE

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Se ha es­cri­to tan­to de Sil­va y se ha di­cho tan po­co de él, que aún ca­be agre­gar al­go nue­vo so­bre su vi­da y su trá­gi­co fin. Los de­ta­lles de su úl­ti­mo día se co­no­cen bien, sin em­bar­go se ig­no­ran las mo­ti­va­cio­nes que lo lle­va­ron a co­me­ter sui­ci­dio a los vein­te y un años de edad.

El 10 de ju­nio de 1919 se le­van­tó agri­pa­do, sa­lió a la ca­lle y en­con­tró a su ami­go el poe­ta Jo­sé Ma­ría Egas, con quien fue a una botica y com­pró me­di­ci­nas pa­ra una semana, pi­dién­do­le un re­tra­to de Os­car Wil­de pa­ra ilus­trar un ar­tícu­lo que te­nía es­cri­to y que pen­sa­ba pu­bli­car la semana si­guien­te. Por la tar­de es­tu­vo en su cha­let, ubi­ca­do en Juan Pa­blo Are­nas, ca­si en los ex­tra­mu­ros de la ciu­dad. Se pu­so un tra­je ne­gro, za­pa­tos de cha­rol y cor­ba­ta de se­da ne­gra con ra­yas blan­cas; to­mó un re­vól­ver Smith & Wes­son y fue sor­pren­di­do por su ma­dre que en­tra­ba al cuar­to, quien al ver­le el ar­ma le pre­gun­tó: -¿Qué vas a ha­cer con eso? -Se lo de­vol­ve­ré a su due­ño, Jo­sé Luis Am­pue­ro Aba­dié, quien me lo pres­tó ha­ce días, en un pa­seo que hi­ci­mos a Vin­ces– fue la res­pues­ta, y dán­do­le un beso en la fren­te se en­ca­mi­nó a la ca­sa de su enamo­ra­da, una jo­ven­ci­ta de no más de diez y seis años, ca­si ve­ci­na su­ya, a la que vi­si­ta­ba con fre­cuen­cia.

Fue bien re­ci­bi­do por ella y por su ma­dre, de­par­tie­ron un ra­to, se re­ti­ra­ron a una sa­li­ta in­te­rior pa­ra esta a so­las y co­men­zó a ha­blar­le en cla­ve, con fra­ses sin sen­ti­do. Ella desea­ba re­tor­nar a la sa­la prin­ci­pal, don­de ha­bía que­da­do su ma­dre, y lo in­vi­ta­ba a ca­mi­nar ha­cia allí, mo­men­to que apro­ve­chó el poe­ta pa­ra sa­car el ar­ma; se dis­pa­ró de­trás de la ore­ja de­re­cha, ca­yen­do al pi­so. Ella gri­tó: “Me­dar­do” y él ago­ni­zó con es­ter­to­res va­rios mi­nu­tos.

Sil­va era un ob­se­so-de­pre­si­vo, que so­ña­ba dor­mi­do y des­pier­to con la muer­te, a la que ha­bía bau­ti­za­do con el nom­bre de Her­ma­na Tor­ne­ra. Pe­ro Adol­fo Sim­monds, que vi­vía en Qui­to desem­pe­ñan­do un pues­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, con­tó en cier­ta oca­sión que Sil­va le ha­bía es­cri­to pi­dién­do­le em­pleo, por­que ne­ce­si­ta­ba cam­biar de am­bien­te pues su­fría de tu­bercu­losis. Aquí te­ne- mos una se­gun­da cau­sa apa­ren­te del sui­ci­dio, pe­ro hay más, so­bre las que na­die ha pro­fun­di­za­do.

Los doc­to­res Mau­ro Ma­de­ro Mo­rei­ra y Agus­tín Cue­va Ta­ma­riz han es­cri­to, ca­da cual por su cuen­ta, que Sil­va era un raro ca­so de ge­nia­li­dad, por­que co­men­zó a es­cri­bir de diez y seis años, en 1914, sin pro­fe­so­res ni lec­tu­ras, sim­ple­men­te por in­tui­ción. En otras pa­la­bras, nació for­ma­do, no re­que­ría apren­der las re­glas de la per­cep­ti­va li­te­ra­ria, re­des­cru­brien­do los pa­tro­nes poé­ti­cos de nues­tra len­gua, que ne­ce­si­ta­ron de va­rios si­glos pa­ra for­mar­se en Es­pa­ña. Así pues, en es­te ti­po de ge­nia­li­da­des, don­de na­da es for­mal, es fá­cil ha­llar ten­den­cias a la lo­cu­ra, co­mo en los ca­sos de Nietzs­che o van Gogh -es­te úl­ti­mo tam­bién se sui­ci­dó-, o cier­tos ti­pos de pa­ra­noias, co­mo en Na­po­león o Hitler; se­guir ahon­dan­do se­ría per­der el tiem­po.

Tam­po­co de­be desechar­se la te­sis de la sí­fi­lis, re­cuér­de­se el ca­so de los fa­mo­sos Ca­ba­lle­ros cru­za­dos, que con­tó Mi­guel Val­ver­de en Anéc­do­tas de mi vi­da. Aun­que Sil­va no era se­xual­men­te pro­mis­cuo, so­lo se le co­no­ce su úl­ti­mo amor, que fue un es­car­ceo ro­mán­ti­co con una ado­les­cen­te sim­plo­na y el que tu­vo con Án­ge­la Ca­rrión Vallejo, aven­tu­ras na­da ex­tra­or­di­na­rias.

Así pues, que­da la de­pre­sión na­tu­ral y per­ma­nen­te, que se le pre­sen­tó des­de su ni­ñez, cuan­do veía pa­sar por de­lan­te de su cha­let los cor­te­jos fú­ne­bres que iban al ce­men­te­rio, agu­di­za­da con el tiem­po. A es­to se su­ma­ría la te­sis de la tu­bercu­losis, sos­te­ni­da por Sim­monds, o la de­men­cia, tí­mi­da­men­te pre­sen­ta­da por Ma­de­ro y por Cue­va; y lo que ca­si na­die ha di­cho has­ta aho­ra, el vi­cio de los pla­ce­res prohi­bi­dos (el ve­ro­nal o mor­fi­na) co­mo lo ex­pre­só el co­mi­sa­rio Sa­vi­no­vich, cuan­do con­cu­rrió a rea­li­zar el re­co­no­ci­mien­to del ca­dá­ver. ¿Por qué es­te si­len­cio cóm­pli­ce?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.