Os Aman­tes del Pro­gre­so

Memorias Porteñas - - Mp -

Es­ta ini­cia­ti­va fue apo­ya­da por per­so­na­li­da­des ta­les co­mo Homero Mor­la, Au­re­lio No­boa, Adol­fo Hi­dal­go, Luis Aba­díe, ban­que­ros y co­mer­cian­tes del Puer­to, que des­de un prin­ci­pio vie­ron con agra­do la for­ma­ción de la sociedad, apo­yán­do­la in­clu­so eco­nó­mi­ca­men­te cuan­do las cir­cuns­tan­cias así lo exi­gie­ron. Gra­cias a la Ca­ja de Aho­rros, los ar­te­sa­nos pu­die­ron am­pliar sus ta­lle­res, me­jo­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas su ma­qui­na­ria y equi­po, así co­mo am­pliar los co­no­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con su es­pe­cia­li­dad gra­cias a cur­sos o ta­lle­res que si­guie­ron. El apor­te de la ca­ja fue tan cru­cial en el cre­ci­mien­to de sus de­po­si­tan­tes que pa­ra 1886 se vio la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer una se­gun­da ca­ja de aho­rros re­gen­ta­da por el Ban­co Te­rri­to­rial, que ayu­da­ría aún más al de­sen­vol­vi­mien­to de los agre­mia­dos, al pun­to que pa­ra 1893 ini­cia­rían la cons­truc­ción de su se­de y es­cue­la en el te­rreno ubi­ca­do en la es­qui­na no­res­te de Gar­cía Avi­lés y Diez de Agos­to.

Y aquí va­le ha­cer un pa­rén­te­sis pa­ra con­tar­te có­mo las des­gra­cias que más afli­gie­ron a la ciu­dad fue­ron sin em­bar­go una ben­di­ción pa­ra la sociedad.

Me re­fie­ro a los des­co­mu­na­les in­cen­dios sus­ci­ta­dos en­tre 1896 y 1902.

¿¡Te ima­gi­nas tú, que­ri­do lec­tor la can­ti­dad de mano de obra que se re­que­ri­ría pa­ra re­cons­truir Guayaquil con los in­cen­dios de fe­bre­ro y oc­tu­bre de 1896 y con el de­no­mi­na­do “del Car­men”, de ju­nio de 1902…!?

Fue real­men­te una la­bor ti­tá­ni­ca, tan ti­tá­ni­ca y gran­de co­mo fue la ne­ce­si­dad de ar­te­sa­nos re­que­ri­dos.

No es de ex­tra­ñar­se en­ton­ces que la Ca­ja de Aho­rros de la Sociedad de Ar­te­sa­nos Aman­tes del Pro­gre­so tu­vie­se de­po­si­ta­do pa­ra el mes de no­viem­bre de 1896 un ca­pi­tal de 50.000 su­cres, que cre­ce­ría de ma­ne­ra ex­po­nen­cial pa­ra 1903. El 22 de mar­zo de 1904 el edi­fi­cio de la sociedad

fue con­su- mi­do to­tal­men­te por las lla­mas, ra­zón por la cual tu­vie­ron que tras­la­dar la es­cue­la a las ins­ta­la­cio­nes del Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te (que que­da­ba en don­de hoy es­tá el edi­fi­cio del Co­rreo), mien­tras rea­li­za­ban las ges­tio­nes pa­ra le­van­tar una nue­va y me­jor edi­fi­ca­ción.

La obra se­ría en­car­ga­da al ex­tra­or­di­na­rio maes­tro Juan Bau­tis­ta So­lís, quien pa­ra el 22 de enero de 1905 te­nía lis­ta to­da la es­truc­tu­ra, pro­ce­dien­do la di­rec­ti­va de la aso­cia­ción a pe­dir a la cu­ria que se ben­di­ga aquel día la obra que es­ta­ba en rea­li­za­ción.

El 11 de di­ciem­bre de 1905 el edi­fi­cio fue inau­gu­ra­do ofi­cial­men­te; sa­lo­nes, ofi­ci­nas y es­cue­la ha­bían que­da­do per­fec­ta­men­te ter­mi­na­dos y ha­bi­li­ta­dos.

Tre­ce años pa­sa­rían pa­ra que los miem­bros de la sociedad vie­ran la ne­ce­si­dad de más es­pa­cio. Se con­tra­ta­ría en­ton­ces con el mis­mo maes­tro So­lís la erec­ción de un nue­vo pi­so, el cual em­pe­za­ría a cons­truir­se en sep­tiem­bre de 1919, pa­ra ser en­tre­ga­do con to­das las ade­cua­cio­nes dos años des­pués.

Por mu­chos años y mien­tras es­te edi­fi­cio es­tu­vo en fun­cio­na­mien­to, la sociedad tu­vo un im­por­tan­te in­gre­so con el al­qui­ler pa­ra co­mer­cio de los lo­ca­les de la plan­ta ba­ja.

La Sociedad de Ar­te­sa­nos Aman­tes del Pro­gre­so hoy, a 138 años de su fun­da­ción, ocu­pa un am­plio edi­fi­cio ubi­ca­do en el cru­ce de las ca­lles Diez de Agos­to y Es­me­ral­das, man­te­nien­do intactos los postulados por los que fue creada y sir­vien­do a la co­mu­ni­dad con las nu­me­ro­sas es­cue­las que es­ta regenta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.