EL SE­CRE­TO DEL PRO­TO­CO­LO DE RÍO

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Acon­se­cuen­cia de la in­va­sión pe­rua­na en ju­lio de 1941 y con par­te del te­rri­to­rio ocu­pa­do por el enemi­go, la de­le­ga­ción ecua­to­ria­na pre­si­di­da por el can­ci­ller Ju­lio To­bar Do­no­so via­jó en enero del 42 a Río de Ja­nei­ro, a en­con­trar una so­lu­ción pa­cí­fi­ca al di­fe­ren­do li­mí­tro­fe, que per­mi­ta al Ecua­dor con­ti­nuar su vi­da co­mo na­ción in­de­pen­dien­te. En la ca­pi­tal pe­rua­na les sus­tra­je­ron el equi­pa­je con los pla­nos, ma­pas, in­for­mes, prue­bas, etc.

Las con­ver­sa­cio­nes di­plo­má­ti­cas se ini­cia­ron al pre­sen­tar el can­ci­ller bra­si­le­ño Sr. Aran­ha, co­mo fór­mu­la de arre­glo, unos es­tu­dios de po­si­bi­li­da­des re­cha­za­dos por la de­le­ga­ción pe­rua­na, que en­tre­gó una lí­nea de­mar­ca­to­ria pues­ta en un ma­pa re­cien­te en que fi­gu­ra­ban ya co­mo pe­rua­nos los te­rri­to­rios in­va­di­dos me­ses an­tes.

To­bar Do­no­so pi­dió en­ton­ces que se sus­cri­ba un pro­to­co­lo for­mu­la­do de con­for­mi­dad con la pro­pues­ta del can­ci­ller Aran­ha y que di­cho pro­to­co­lo so­lo tu­vie­ra el ca­rác­ter de ins­tru­men­to pre­li­mi­nar de arre­glo, pa­ra pro­ce­der a es­ta­ble­cer no una lí­nea fron­te­ri­za sino dos, la de Pe­rú y la de Ecua­dor, co­mo ba­se de dis­cu­sión pa­ra fu­tu­ras ne­go­cia­cio­nes. Es­to lo hi­zo a fin de ga­nar tiem­po, pues las con­ver­sa­cio­nes se ha­brían ex­ten­di­do a la si­guien­te con­fe­ren­cia a rea­li­zar­se en Bue­nos Ai­res.

Los pe­rua­nos re­cha­za­ron es­ta se­gun­da fór­mu­la a pe­sar de que los de­le­ga­dos de los paí­ses me­dia­do­res la aco­gie­ron con sa­tis­fac­ción, de ma­ne­ra que pa­ra re­sol­ver la di­fi­cul­tad To­bar Do­no­so lan­zó una ter­ce­ra pro­pues­ta, que la lí­nea de fron­te­ras se de­fi­na en di­ver­sas sec­cio­nes del orien­te y de­je la de­ter­mi­na­ción del res­to pa­ra la si­guien­te con­fe­ren­cia. Lo cual tam­po­co fue acep­ta­do. Así ter­mi­nó el pri­mer día de con­ver­sa­cio­nes.

El se­gun­do día To­bar Do­no­so pre­sen­tó una cuar­ta pro­pues­ta, re­nun­cian­do a la na­ve­ga­ción por el Ma­ra­ñón a tra­vés de los ríos Con­san­ga (que ape­nas es na­ve­ga­ble en la es­ta­ción in­ver­nal y eso so­la­men­te por ca­noas, y San­tia­go que ve in­te­rrum­pi­do su cur­so por va­rias ca­ta­ra­tas pe­li­gro­sí­si­mas lla­ma­das des­de el si­glo XVI con el nom­bre de pon­go de Man­se­ri­che) pe­ro es­to no lo di­jo -era su se­cre­to- y a cam­bio de es­ta re­nun­cia pi­dió una com­pen­sa­ción te­rri­to­rial en el nor­te, es de­cir, en los te­rri­to­rios que ha­bía­mos en­tre­ga­do en 1916 a Co­lom­bia por el Tra­ta­do Pon­ceCas­tro Oyan­gu­ren y es­ta na­ción -a su vez- ce­di­do al Pe­rú por el Tra­ta­do Sa­lo­món -Lo­zano en 1922, a fin de lo­grar a tra­vés del río Pu­tu­ma­yo, una fá­cil sa­li­da al Ama­zo­nas.

El 29 de enero de 1942 se fir­mó el pro­to­co­lo, con ba­se en la cuar­ta pro­pues­ta de To­bar Do­no­so, que de acuer­do al De­re­cho In­ter­na­cio­nal le dio el ca­rác­ter de ins­tru­men­to pre­vio, lo cual ja­más acep­ta­ría el Pe­rú, que le ha con­ce­di­do la ca­te­go­ría de Tra­ta­do In­ter­na­cio­nal. La di­fe­ren­cia es­tá en que los pro­to­co­los fi­jan lí­neas li­mí­tro­fes pro­vi­sio­na­les y los tra­ta­dos fron­te­ras con ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo.

El Ecua­dor re­co­no­ció la pér­di­da por ocu­pa­ción mi­li­tar de gran par­te de sus te­rri­to­rios orien­ta­les, que­da­ba di­vi­di­da la re­gión ama­zó­ni­ca ecua­to­ria­na en dos, la nor­te (pla­na) que se­guía sien­do nues­tra y lle­ga has­ta don­de los pe­rua­nos te­nían sus des­ta­ca­men­tos y la sur (mon­ta­ño­sa) que pa­só a po­der pe­ruano.

En Río de Ja­nei­ro el Ecua­dor fue pri­sio­ne­ro de las cir­cuns­tan­cias pues un fal­so sen­ti­do de pan­ame­ri­ca­nis­mo pre­sio­na­ba a fir­mar la paz a co­mo die­ra lu­gar, ya que la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal así lo exi­gía. Tam­po­co exis­tía ejér­ci­to ecua­to­riano, lo po­co que ha­bía que­da­do tras la in­va­sión es­ta­ba con­cen­tra­do en Qui­to, fiel a la po­lí­ti­ca de de­fen­der úni­ca­men­te la re­gión in­ter­an­di­na, des­de Hui­gra pa­ra arri­ba, co­mo lo ha­bía re­co­men­da­do en 1937 la Mi­sión Mi­li­tar Ita­lia­na, que sen­ten­ció a la cos­ta y al orien­te co­mo zo­nas in­de­fen­di­bles por ser tie­rras lla­nas y fá­ci­les de in­va­dir. Exis­tía otro an­te­ce­den­te per­ju­di­cial a nues­tros de­re­chos por­que en 1936 se ha­bía sus­cri­to un Ac­ta de Statu Quo con la Can­ci­lle­ría pe­rua­na, re­co­no­cien­do ex­pre­sa­men­te la exis­ten­cia de una se­rie de guar­ni­cio­nes en la cuen­ca ba­ja del río Ama­zo­nas. Hay que agre­gar la ma­la vo­lun­tad que nos te­nía el can­ci­ller nor­te­ame­ri­cano, Sr. We­lles, quien lle­gó al ex­tre­mo de rehuir la con­duc­ción di­rec­ta de la cues­tión sur­gi­da en­tre el Ecua­dor y el Pe­rú, pues pa­ra su Can­ci­lle­ría, el Ecua­dor era con­si­de­ra­da una na­ción neu­tral en el con­flic­to mun­dial, por no ha­ber fa­ci­li­ta­do las ba­ses es­tra­té­gi­cas de las Ga­lá­pa­gos y Sa­li­nas, ne­ce­sa­rias pa­ra la de­fen­sa del ca­nal de Pa­na­má, ocu­pa­ción que so­lo ocu­rrió al si­guien­te día del ata­que de la avia­ción ja­po­ne­sa a Pearl Har­bor y Es­ta­dos Uni­dos nos in­for­mó del he­cho cuan­do se ha­bía con­su­ma­do.

To­bar Do­no­so hi­zo cuan­to pu­do den­tro de sus li­mi­ta­dí­si­mas cir­cuns­tan­cias pe­ro se ga­nó la paz, pu­di­mos se­guir sien­do na­ción y so­bre to­do se lo­gró la de­vo­lu­ción de Ma­cha­la y otras po­bla­cio­nes me­no­res co­mo San­ta Ro­sa, El Pa­sa­je, El Gua­bo, etc.

Cra­so error de los pe­rua­nos fue con­ten­tar­se con una por­ción de de­sier­to ama­ri­llo al nor­te de Tum­bes, po­bla­ción ya ocu­pa­da des­de prin­ci­pios del si­glo XIX, al pun­to que Ecua­dor man­te­nía un con­su­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.