UN CÉ­LE­BRE DIS­CUR­SO (Gua­ya­quil-1877)

Memorias Porteñas - - News - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

La no­che del 19 de abril de 1877 tu­vo lu­gar en el tea­tro (Ol­me­do) un “mee­ting” pa­ra hon­rar la me­mo­ria de los fa­lle­ci­dos en la cam­pa­ña mi­li­tar con­tra el gobierno an­te­rior del Dr. An­to­nio Bo­rre­ro.

Por allí al­gún ora­dor hi­zo alu­sión a la te­naz opo­si­ción del vi­ca­rio ca­pi­tu­lar y obis­po de Rio­bam­ba, Ar­se­nio An­dra­de Lan­dá­zu­ri, y del cle­ro ca­pi­ta­lino, a la Je­fa­tu­ra Su­pre­ma del ge­ne­ral Ig­na­cio de Vein­te­mi­lla, re­cién ini­cia­da en sep­tiem­bre del año an­te­rior, y a su mi­nis­tro el li­be­ra­lo­te don Pe­dro Car­bo. Y ya la reunión to­ca­ba a su fin cuan­do el ciu­da­dano es­pa­ñol Jo­sé Paúl y An­gu­lo se le­van­tó de im­pro­vi­so y pro­nun­ció una sor­pre­si­va e in­só­li­ta con­fe­ren­cia con­tra al­gu­nos dog­mas del ca­to­li­cis­mo (la di­vi­ni­dad de Je­sús, el ca­rác­ter de los evan­ge­lios y la san­ti­dad de los sa­cra­men­tos). La reunión con­clu­yó a ca­pa­zos y ca­da cual se mar­chó ha­cien­do los co­men­ta­rios a que se pres­ta­ba la apa­ri­ción re­pen­ti­na de es­te exal­ta­do ora­dor del que na­die co­no­cía, re­cién lle­ga­do a la ciu­dad, sin que se su­pie­ra de­ta­lle al­guno so­bre su vi­da, a no ser que era un acé­rri­mo enemi­go de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

El go­ber­na­dor Ig­na­cio de Yca­za Pa­re­des, me­jor co­no­ci­do con el re­mo­que­te de Lo­yo­la, or­de­nó al in­ten­den­te el ini­cio de un su­ma­rio por desaca­to a la re­li­gión. Paúl y An­gu­lo fue apre­sa­do en la im­pren­ta don­de se edi­ta­ba el pe­rió­di­co El Co­mer­cio, en el que apa­re­cían sus es­cri­tos, y al ser con­du­ci­do por las ca­lles al cuar­tel de Ar­ti­lle­ría se ar­mó un tu­mul­to de con­si­de­ra­bles pro­por­cio­nes. “No va. No va”, gri­tó el po­pu­la­cho.

En­jui­cia­do por “aten­tar con­tra las creen­cias re­li­gio­sas, con es­cán­da­lo de la mo­ral y men­gua de la ma­jes­tad de las le­yes”, me­nu­dea­ron las pu­bli­ca­cio­nes en pro y con­tra del dis­cur­so, la igle­sia, el li­be­ra­lis­mo, la li­ber­tad de pren­sa, etc., y se al­bo­ro­tó la ciu­dad. Los li­be­ra­les sos­te­nían la de­fen­sa de las li­ber­ta­des pú­bli­cas y ga­ran­tías in­di­vi­dua­les (ca­da quien pue­de ha­blar y pen­sar co­mo quie­ra); los con­ser­va­do­res opi­na­ban que la in­mo­ra­li­dad, la li­cen­cia y el cri­men se cas­ti­gan con la rec­ti­tud de la jus­ti­cia, has­ta que fi­nal­men­te el pre­so fue con­de­na­do a sa­lir del país pues no era pru­den­te su pre­sen­cia en Gua­ya­quil.

Paúl y An­gu­lo na­ció en Je­rez de la Fron­te­ra en 1838, en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, pro­pie­ta­ria de vi­ñe­dos. Es­tu­dió en In­gla­te­rra co­mo se­ño­ri­to ri­co, lue­go tra­ba­jó en el ne­go­cio de ex­por­ta­ción de vinos y li­co­res de su fa­mi­lia; des­ta­ca­ba co­mo “sport­man” y due­lis­ta por su pun­te­ría, agi­li­dad y va­lor a to­da prue­ba. En 1866 asis­tió a la Fe­ria Mun­dial de Pa­rís, tra­bó amis­tad con re­vo­lu­cio­na­rios de ideas li­be­ra­les exi­lia­dos tras el mo­tín de los sar­gen­tos, en­tre los cua­les fi­gu­ra­ba el ge­ne­ral Juan Prim y Prat, con quien sim­pa­ti­zó tan­to que de­ci­die­ron via­jar a Lon­dres a se­guir cons­pi­ran­do.

En 1868 vol­vió a Es­pa­ña a or­ga­ni­zar el gol­pe an­ti­mo­nár­qui­co, pe­leó en las ba­rri­ca­das de esa re­vo­lu­ción glo­rio­sa en An­da­lu­cía, que ter­mi­nó con el rei­na­do de Isa­bel II. Co­mi­sio­na­do pa­ra traer al ge­ne­ral Juan Prim de su exi- lio en Lon­dres, pron­to se le dis­tan­ció por dis­cor­dar con sus ideas con­ti­nuis­tas y mo­de­ra­das que con­si­de­ra­ba una trai­ción con los idea­les re­pu­bli­ca­nos de la re­vo­lu­ción de sep­tiem­bre, pa­ra unir­se al fren­te de lu­cha en las sie­rras de Cá­diz y en Huel­va. Apre­sa­do e in­dul­ta­do, vol­vió con­ver­ti­do en uno de sus ma­yo­res enemi­gos (Prim ya era pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros y mi­nis­tro de Gue­rra) a quien ata­có des­de las pá­gi­nas del pe­rió­di­co. El com­ba­te hi­zo épo­ca por su caus­ti­ci­dad y vio­len­cia, que fun­dó y di­ri­gió, y co­mo dipu­tado re­pu­bli­cano a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te en 1869, exal­tán­do­se aún más cuan­do los dipu­tados apro­ba­ron la nue­va Car­ta Mag­na de ca­rác­ter mo­nár­qui­co. El 70 pu­bli­có La far­sa de la re­vo­lu­ción de sep­tiem­bre.

Era un es­pí­ri­tu que no tran­si­gía con na­da ni con na­die y al sa- ber que Prim ha­bía ofre­ci­do la Co­ro­na de Es­pa­ña al prín­ci­pe Ama­deo, hi­jo del rey de Ita­lia, es­cri­bió:”Hay que de­rro­car a Prim”, “hay que ma­tar­lo co­mo a un pe­rro sar­no­so”. Por es­te ti­po de opo­si­ción se le con­si­de­ra­ba un sím­bo­lo de fa­na­tis­mo po­lí­ti­co y de va­lor per­so­nal a to­da prue­ba.

El mar­tes 27 de di­ciem­bre de 1870 al ba­jar Prim las gra­das del pa­la­cio de Cor­tes, se to­pó con Paúl y An­gu­lo y a pe­sar de que lo re­co­no­cía co­mo su ad­ver­sa­rio, acor­dán­do­se de los tiem­pos en que ha­bían si­do ami­gos en Lon­dres, lo in­vi­tó cor­tés­men­te a su­bir al ca­rrua­je que iba a to­mar, sien­do res­pon­di­do: “A to­do ma­rrano le lle­ga su San Mar­tín”, an­te lo cual el ge­ne­ral con­ti­nuó ba­jan­do las gra­das y en­tró al ca­rrua­je, que to­mó por la ca­lle del Tur­co- es­tre­cha y mal ilu­mi­na­da- don­de se pro­du­jo el aten­ta­do que oca­sio­nó su de­ce­so tres días más tar­de.

Paúl y An­gu­lo fue se­ña­la­do y tu­vo que sa­lir del país. En Bue­nos Ai­res es­cri­bió y es­tre­nó una obra de tea­tro ti­tu­la­da Lo ab­sur­do se eli­mi­na; fun­dó el pe­rió­di­co La Es­pa­ña Mo­der­na y cau­só gra­ve es­cán­da­lo al ma­tar en un due­lo a pis­to­la a su com­pa­trio­ta, el di­rec­tor de El Co­rreo Es­pa­ñol, En­ri­que Ro­me­ro Ji­mé­nez, co­no­ci­do co­mo El Cu­ra Ro­me­ro, por ha­ber ahor­ca­do los há­bi­tos pa­ra ha­cer­se re­vo­lu­cio­na­rio y li­bre­pen­sa­dor.

En fe­bre­ro del 73 se pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la y en­vió una car­ta a Fran­cis­co Pi y Mar­gall, mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción, pre­gun­tán­do­le si po­día vol­ver a Es­pa­ña, pe­ro re­ci­bió una res­pues­ta im­pre­ci­sa y pre­fi­rió no ha­cer­lo, con­ti­nuan­do su vi­da iti­ne­ran­te por Chi­le y Pe­rú, has­ta que arri­bó a Gua­ya­quil, co­mo ya que­dó di­cho.

Pos­te­rior­men­te vi­si­tó Pa­na­má y los Es­ta­dos Uni­dos. De vuel­ta a Eu­ro­pa se de­di­có a pro­pa­gar las ideas re­pu­bli­ca­nas y fa­lle­ció el 23 de abril de 1892 de con­ges­tión pul­mo­nar, en un de­par­ta­men­to de la “rue” de Saint Ho­no­ré de Pa­rís, sol­te­ro, de 54 años de edad.

En los úl­ti­mos tiem­pos se ha­bía da­do a la mor­fi­na.

EL PO­LÍ­TI­CO ES­PA­ÑOL JO­SÉ PAÚL Y AN­GU­LO ES­TU­VO EN GUA­YA­QUIL, DON­DE PRO­NUN­CIÓ UNA CON­FE­REN­CIA CON­TRA LOS DOG­MAS DE LA IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA, POR LO QUE FUE EX­PUL­SA­DO DEL PAÍS

Aten­ta­do con­tra el ge­ne­ral Prim en la ca­lle del Tur­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.