EL LISTEROL DE AYA­LA Y SU IN­VEN­TOR

Memorias Porteñas - - News - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

An­tes de fi­na­li­zar el si­glo XIX un ofi­cial na­val es­tu­dio­so y au­to­di­dac­ta in­ven­tó un an­ti­sép­ti­co que sal­vó mu­chas vi­das du­ran­te las gue­rras de la épo­ca. Era aquel el ca­pi­tán de fra­ga­ta Ar­ca­dio Aya­la y Cam­pu­sano, quien na­ció el 9 de fe­bre­ro de 1848 en la cé­le­bre ca­sa de la ha­cien­da La El­vi­ra, pro­pie­dad del ge­ne­ral Juan Jo­sé Flo­res, en las go­te­ras de Ba­baho­yo. Fue­ron sus pa­dres el se­ñor Car­los de Aya­la y Or­tiz, y do­ña Car­men de He­rre­ra Cam­pu­sano y Ba­ra­da­co. So­bre es­te re­la­to tra­té en el li­bro de mi au­to­ría For­ja­do­res na­va­les del Ecua­dor, allá por 1986, des­pués de al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes que pa­so a re­me­mo­rar.

El año de 1862 fa­lle­ció su pa­dre, que­dan­do de je­fe de fa­mi­lia su her­mano ma­yor, don Car­los Ma­teo. Im­pul­sa­do por su es­pí­ri­tu in­quie­to pro­pio de su ju­ven­tud, re­sol­vió ale­jar­se de su ho­gar em­bar­cán­do­se en un bu­que a va­por, lle­van­do co­mo úni­co equi­pa­je una mu­da de ro­pa, sus li­bros de me­cá­ni­ca y un dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la, ya que des­de muy tem­pra­na edad de­mos­tró una gran in­cli­na­ción al es­tu­dio, y so­bre to­do cu­rio­si­dad por las ma­qui­na­rias.

Por ca­sua­li­dad del des­tino se em­bar­có en ese bu­que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Ga­briel Gar­cía Mo­reno, y a la al­tu­ra de Sam­bo­ron­dón se pro­du­jo la ro­tu­ra de un tu­bo de la má­qui­na a va­por, cau­san­do una ex­plo­sión que pro­vo­có un prin­ci­pio de in­cen­dio, mo­ti­vo por el cual cun­dió el des­con­trol en­tre pa­sa­je­ros y lo que es más, en­tre la tri­pu­la­ción, que no ati­na­ba a so­fo­car las lla­mas. El jo­ven Ar­ca­dio Aya­la to­mó el man­do de la des­or­ga­ni­za­da do­ta­ción en­car­ga­da de com­ba­tir el in­cen­dio y ex­po­nién­do­se al pe­li­gro dio ór­de­nes a los ma­ri­nos con sin­gu­lar se­re­ni­dad, lle­gan­do al ex­tre­mo de ex­po­ner su vi­da, has­ta que se lo­gró do­mi­nar el fue­go.

La na­ve­ga­ción con­ti­nuó. Gar­cía Mo­reno, que ha­bía ob­ser­va­do sor­pren­di­do la ac­ti­tud de es­te jo­ven de es­ca­sa edad, preguntó de quién se tra­ta­ba y al en­te­rar­se de que era un hi­jo de don Car­los de Aya­la lo man­dó a lla­mar y con­ver­só con él, fe­li­ci­tán­do­lo por su ac­ción me­ri­to­ria. En­tre otras co­sas le ha­bría di­cho: “Yo fui muy ami­go de su pa­dre, lo ten­dré muy en cuen­ta, por­que yo soy ami­go de los va­lien­tes”.

Dos años des­pués, en 1872, el Gobierno del Dr. Gar­cía Mo­reno im­por­tó dos dra­gas de Es­co­cia, con el fin de dra­gar el río Gua­yas y fa­ci­li­tar de es­ta ma­ne­ra la na­ve­ga­ción de to­da cla­se de em­bar­ca­cio­nes. El pre­si­den­te man­dó una co­mu­ni­ca­ción al jo­ven Aya­la, de­sig­nán­do­lo pa­ra que ayu­da­ra a ar­mar es­tas dra­gas. Ani­ma­do por la con­fian­za que se ha­bía de­po­si­ta­do en él, Ar­ca­dio Aya­la em­pe­zó a rea­li­zar la par­te de su tra­ba­jo. Una vez ar­ma­das y bau­ti­za­das las dra­gas, una de las cua­les se lla­mó La Em­pren­de­do­ra y la otra In­de­fa­ti­ga­ble, se dragó la bo­ca del río Ya­gua­chi y la desem­bo­ca­du­ra del río Gua­yas, lo que per­mi­tió a los bu­ques de gran ca­la­do arri­bar sin di­fi­cul­ta­des al puer­to de Gua­ya­quil. Se­gui­da­men­te se hi­cie­ron tra­ba­jos de dra­ga­dos en otros ríos, has­ta que las dra­gas se per­die­ron en el río Gua­yas, fren­te a la ciu­dad; la úl­ti­ma de ellas, la In­de­fa­ti­ga­ble, se hun­dió du­ran­te un to­rren­cial agua­ce­ro el 27 de mar­zo de 1888.

Don Ar­ca­dio Aya­la par­ti­ci­pó en el com­ba­te de Gua­ya­quil de 1883, al la­do de los res­tau­ra­do­res con­tra las tro­pas del ge­ne­ral Vein­ti­mi­lla. No va­ci­ló en ex­po­ner su vi­da y en com­pa­ñía de otros bra­vos gua­ya­qui­le­ños, en­tre los que se en­con­tra­ba don Juan Jo­sé Ave­llán, se apo­de­ró del va­por Bo­lí­var, el cual es­ta­ba fon­dea­do en el río Gua­yas, fren­te a Gua­ya­quil, y apre­só de in­me­dia­to al ague­rri­do co­ro­nel Mar­tí­nez y a 25 ar­ti­lle­ros que cus­to­dia­ban di­cho va­por por or­den de Vein­ti­mi­lla, quie­nes tra­ta­ban de im­pe­dir el pa­so de los res­tau­ra­do­res.

Ac­to se­gui­do al apre­sa­mien­to del va­por Bo­lí­var, zar­pó en es­te a Ba­baho­yo, en don­de cap­tu­ra­ron otros bu­ques que per­ma­ne­cían an­cla­dos allí, en­gro­san­do así una flo­ti­lla que fue de­no­mi­na­da “flo­ti­lla res­tau­ra­do­ra”, la que fi­nal­men­te es­tu­vo in­te­gra­da por las si­guien­tes uni­da­des: Bo­lí­var, Qui­to, Huás­car y Vic­to­ria. El 3

EL LISTEROL DE AYA­LA SAL­VÓ VI­DAS DU­RAN­TE LA GUE­RRA RU­SO JA­PO­NE­SA, Y AL IN­VEN­TOR LE OTOR­GA­RON EN FRAN­CIA UN DI­PLO­MA Y ME­DA­LLA DE PLA­TA, RE­CI­BIEN­DO TAM­BIÉN OTROS GA­LAR­DO­NES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.