Nau­fra­gio del VA­POR ECUA­DOR 1941

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Uno no se mue­re por­que sí, se­rá el día en que nos to­que mo­rir. El do­min­go 2 de fe­bre­ro de 1941, cer­ca de las tres de la tar­de, em­bar­cá­ba­mos en el va­por Ecua­dor, aco­de­ra­do en el puer­to de Na­ran­jal, lle­van­do a mi es­po­so Mo­des­to Ri­ve­ra Vega, ama­lea­do en su sa­lud, pa­ra que sea aten­di­do de sus do­la­mas en el Hos­pi­tal Ci­vil de la ciu­dad de Gua­ya­quil. Jun­to a no­so­tros un cen­te­nar de pa­sa­je­ros abor­da­ron la men­cio­na­da na­ve, es­cu­chán­do­se la se­ñal de par­ti­da. La tra­ve­sía se rea­li­za­ba sin no­ve­dad has­ta las ocho de la no­che, cuan­do co­men­zó a ame­na­zar un le­ve tem­po­ral. Pa­ra ese en­ton­ces na­ve­gá­ba­mos por el si­tio de­no­mi­na­do Tor­men­to, pe­ro el ver­da­de­ro sus­to que nos di­mos va­rias ho­ras des­pués, fue cuan­do el va­por co­men­zó a ba­lan­cear­se co­mo ha­ma­ca, de un la­do pa’ otro, ha­cien­do que en­tra­ra agua a la em­bar­ca­ción, mien­tras es­ta em­pe­za­ba a la­dear­se de a po­co ha­cia un cos­ta­do. En esos ins­tan­tes el pá­ni­co nos aga­rró a los via­jan­tes, mu­chos co­men­za­ron a gri­tar: ¡Nos hun­di­mos! ¡Nos aho­ga­mos! Au­xi­lio, so­co­rro! En esos ins­tan­tes se des­pren­dió la caseta del bar­co, ca­yen­do rui­do­sa­men­te al agua y lle­ván­do­se al to­rren­te a va­rias per­so­nas; ahí em­pe­zó el co­rre, co­rre de… ¡sál­ve­se quien pue­da! El ca­pi­tán De­me­trio Mar­ti­llo Mo­ra dio unos pi­ta­zos pi­dien­do au­xi­lio, sien­do es­cu­cha­dos por el Sr. Antonio Arau­jo, ad­mi­nis­tra­dor de la ha­cien­da San­to Do­min­go, pro­pie­dad del Sr. Si­món Ca­ñar­te B., en­vian­do las ca­noas Ma­ri­lú y Tres Her­ma­nas, las que em­pe­za­ron a rea­li­zar el sal­va­men­to de las per­so­nas. Mo­des­to me­dio mo­ri­chen­to se en­con­tra­ba agarrado a un ra­ci­mo de plá­ta­nos y yo flo­ta­ba so­bre un ta­blón de ma­de­ra, lle­va­dos sin rum­bo por la co­rrien­te. Lue­go fui­mos re­co­gi­dos y em­bar­ca­dos en una ca­noa de dos pie­zas, pe­ro a la al­tu­ra de la ha­cien­da El Ro­sa­rio, nos en­con­tra­mos con el re­mol­ca­dor Tauro, na­ve que ha­bía si­do en­via­da a dar res­ca­te a los náu­fra­gos, tras­la­dán­do­nos has­ta Gua­ya­quil y vi­nien­do tam­bién el ma­lo­gra­do ca­pi­tán De­me­trio. Al to­car tie­rra es­te se di­ri­gió a la Ca­pi­ta­nía del Puer­to, don­de ex­pu­so an­te el ca­pi­tán de na­vío Dió­ge­nes Fer­nán­dez Am­pue­ro lo si­guien­te: “Sa­li­mos del puer­to de Na­ran-

jal el do­min­go 2 del pre­sen­te con des­tino a es­ta ciu­dad, con­du­cien­do 80 pa­sa­je­ros, 400 ra­ci­mos de plá­ta­nos, 40 sa­cos de ca­cao, 30 al­mu­des de cho­clos y de ca­fé; de­bi­do al fuer­te olea­je y al mo­vi­mien­to de los pa­sa­je­ros, dio lu­gar pa­ra que el va­por em­pe­za­ra a in­cli­nar­se, por es­te mo­ti­vo en­tró abun­dan­te agua. De in­me­dia­to la tri­pu­la­ción co­men­zó a ha­cer ma­nio­bra de achi­que; mien­tras tan­to in­di­qué al ti­mo­nel Lu­ciano Cas­ta­ñe­da Vi­lle­gas, se acer­ca­ra al ba­rran­co que que­da fren­te a la is­la Ma­to­rri­llos, lo más pron­to po­si­ble, con el ob­je­to de tras­bor­dar a los pa­sa­je­ros, ha­bién­do­se inun­da­do las bo­de­gas de babor. Es­to hi­zo que el va­por se in­cli­na­ra, ca­yén­do­se la caseta al agua, lle­ván­do­se a pa­sa­je­ros y tri­pu­la­ción, in­clui­do yo, los que fui­mos res­ca­ta­dos por va­rias ca­noas, sin que ha­ya nin­gu­na muer­te que la­men­tar. Arri­bó ca­si al ama­ne­cer al si­tio de la tra­ge­dia la em­bar­ca­ción Jam­be­lí, al man­do del ca­pi­tán Sa­bino León, na­ve que pres­tó au­xi­lio in­me­dia­to. El va­por ac­ci­den­ta­do fue cons­trui­do por el Sr. Pe­dro de la Cruz Rodríguez, pues­to en ser­vi­cio el 3 de ju­nio de 1905, bau­ti­za­do con el nom­bre de Me­sías, te­nien­do 73 pies de es­lo­ra, 11 pies de man­ga, 3 pies 7 pul­ga­das de pun­tal y to­ne­la­je bru­to de 31,94. El 10 de ma­yo de 1939 pa­só a ser pro­pie­dad del Sr. Vic­to­riano Molina, lla­mán­do­lo San Pe­dro. El co­mer­cian­te asiá­ti­co Emi­li­ano Nú­ñez, afin­ca­do en Na­ran­jal, lo ad­qui­rió en agos­to de 1940 y por no po­der­lo aten­der se lo ven­dió al Sr. Mi­guel Ave­lino Vás­quez, re­bau­ti­zán­do­lo co­mo Ecua­dor, ha­bien­do nau­fra­ga­do en su po­der a los 36 años de ser­vi­cio. En­tre los pa­sa­je­ros ve­nía un pi­que­te de ca­ra­bi­ne­ros al man­do del ofi­cial Luis Ri­va­de­nei­ra, quien re­por­tó la pér­di­da de cua­tro fu­si­les, un sa­ble y cin­co ya­ta­ga­nes, pro­pie­dad de la tro­pa. Asi­mis­mo, el pos­ti­llón Sr. Juan E. Pas­tor, in­di­ca­ba el ex­tra­vío de una ma­le­ta de ma­de­ra que con­te­nía la va­li­ja cer­ti­fi­ca­da a su cui­da­do. Manuel Ar­gur­to ha­bía per­di­do un sa­qui­llo que con­te­nía som­bre­ro, ma­che­te, pon­cho y va­rias pren­das de ro­pa de uso per­so­nal, don­de ha­bía guardado la can­ti­dad de dos­cien­tos su­cres, es­ti­mán­do­se que las pér­di­das as­cen­dían a ochen­ta mil su­cres, sien­do el va­lor de la na­ve de cua­ren­ta mil. El Sr. Ca­pi­tán flu­vial De­me­trio Mar­ti­llo Mo­ra que­dó de­te­ni­do ba­jo el art. 67 del Re­gla­men­to de la Po­li­cía Ma­rí­ti­ma, le­van­tán­do­se in­for­ma­ción su­ma­ria con el ob­je­to de es­ta­ble­cer las de­bi­das res­pon­sa­bi­li­da­des. En la Ca­pi­ta­nía del Puer­to se ha­bía ins­ta­la­do un pues­to de so­co­rro, en don­de a Mo­des­to lo re­vi­sa­ron; lue­go en una am­bu­lan­cia lo lle­va­ron al Hos­pi­tal Ci­vil. La­men­ta­ble­men­te a los tres días de­jó de exis­tir.

UN FUER­TE OLEA­JE HI­ZO VI­RAR A UN BAR­CO QUE HA­BÍA SA­LI­DO DE NA­RAN­JAL CON DE­CE­NAS DE PA­SA­JE­ROS, QUIE­NES FUE­RON RES­CA­TA­DOS SIN TE­NER NIN­GU­NA MUER­TE QUE LA­MEN­TAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.