EM­PRE­SA­RIOS DE MA­NA­BÍ EN EL SI­GLO XX

Memorias Porteñas - - MP - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

La historia de los em­pre­sa­rios ma­na­bi­tas es co­mo la de los gua­ya­qui­le­ños: desafian­do el cli­ma y con fal­ta de to­do, crea­ron em­pre­sas, ge­ne­ra­ron tra­ba­jo y con­tri­bu­ye­ron al desa­rro­llo de la nación. La mayoría de los gran­des em­pre­sa­rios fue­ron “self-ma­de”, no he­re­da­ron ca­pi­ta­les, to­do lo con­tra­rio, lo ob­tu­vie­ron por sus ideas, ar­duo tra­ba­jo y ayu­da de los em­plea­dos. Pa­ra el pri­mer decenio de 1900, Ma­na­bí te­nía dos puertos: Bahía de Ca­rá­quez y Man­ta, sien­do es­te úl­ti­mo, el se­gun­do más importante del país en vo­lu­men de ex­por­ta­ción de ca­cao, des­pués de Gua­ya­quil, 9 % me­nor. En som­bre­ros de pa­ja to­qui­lla, tam­bién ocu­pa­ba el se­gun­do lu­gar. La prin­ci­pal fuen­te de di­vi­sas era el ca­cao, re­pre­sen­tan­do en­tre 5 % y 9 % de lo ex­por­ta­do por Gua­ya­quil. A 1909 en la Guía Co­mer­cial e In­dus­trial de Ecua­dor apa­re­cen las sie­te em­pre­sas ma­na­bi­tas más im­por­tan­tes (cua­dro #1), la­men­ta­ble­men­te ninguna so­bre­vi­ve. El ca­cao pro­ve­nía de Cho­ne, Cal­ce­ta, Ju­nín y To­sa­gua; el prin­ci­pal pro­duc­tor era Juan Jo­sé Pó­lit, otros im­por­tan­tes pro­duc­to­res eran las fa­mi­lias Hur­ta­do, Ál­va­rez y Se­mi­na­rio (ma­triz es­ta­ba en Gua­ya­quil). Man­ta fue el prin­ci­pal puer­to de ex­por­ta­ción de la ta­gua, apo­da­da co­mo el mar­fil ve­ge­tal, que se con­vir­tió en uno de los ru­bros ge­ne­ra­do­res de di­vi­sas más im­por­tan­tes de Ecua­dor. Al­can­zó su má­xi­mo vo­lu­men en la pri­me­ra dé­ca­da, en las pos­te­rio­res fue dis­mi­nu­yen­do. De­bi­do a la in­tro­duc­ción del plás­ti­co, la ta­gua per­dió de­man­da por­que los bo­to­nes he­chos con ella fue­ron re­em­pla­za­dos por los del nuevo ma­te­rial. En im­por­tan­cia de ex­por­ta­ción de la ta­gua des­pués de Man­ta, es­ta­ban Es­me­ral­das y Bahía.

Des­de fi­nes del si­glo XIX, pa­ra apro­ve­char el au­ge de los men­cio­na­dos pro­duc­tos y el cau­cho, se ins­ta­la­ron mu­chas em­pre­sas de na­cio­na­les y ex­tran­je­ros; de los úl­ti­mos, va­rios se ca­sa­ron con ecua­to­ria­nas y fi­ja­ron re­si­den­cia en Ma­na­bí. Ade­más de los men­cio­na­dos en el cua­dro #1, de los más im­por­tan­tes em­pre­sa­rios eran: Del­ga­do Bal­da, Ca­sa Mi­ran­da, Elio San­tos & Co., Su­ce­so­res de Ale­jan­dro San­tos y Nor­ber­to Sal­va­dor. En­tre los co­mer­cian­tes ex­tran­je­ros: Car­los Voelc­ker, Ju­lio Mah­ler, Gre­go­rio Us­co­co­vich, Juan Spe­rak, Ja­lil Her­ma­nos y Ca­sa Ta­gua, fi­lial de Ta­gua Han­dels Ge­se­lles­chaft. Es­ta úl­ti­ma de pro­pie­dad de ale­ma­nes, es­ta­ble­ci­da en 1905, cap­tó gran par­te de las ex­por­ta­cio­nes ma­na­bi­tas. Ope­ró has­ta 1945 cuan­do sa­lió del país. Jor­ge y Ce­ci­lio Ja­lil, in­mi­gran­tes li­ba­ne­ses, ini­cia­ron sus ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les en 1905 con 25.000 su­cres de ca­pi­tal; con los años sus ne­go­cios pro­li­fe­ra­ron. Ade­más de la ex­por­ta­ción, in­clu­ye­ron un al­ma­cén y el Ban­co de Ma­na­bí (BM), don­de tam­bién fue­ron ac­cio­nis­tas F. San­tos y Ho­ra­cio Gos­ta­lle. El BM pos­te­rior­men­te cam­bió de ra­zón so­cial a So­cie­dad de Co­mer­cio Anó­ni­ma La Equi­ta­ti­va, de­di­ca­do a pro­mo­ver la cé­du­la hi­po­te­ca­ria. Nu­me­ro­sos co­mer­cian­tes ma­na­bi­tas re­pre­sen­ta­ron a gran­des em­pre­sa­rios gua­ya­qui­le­ños. Ta­tia­na Hi­dro­vo en su li­bro Ma­na­bí his­tó­ri­co, co­men­ta que Flo­res­mi­lo de la To­rre Mora, co­mer­cian­te de Ca­nu­to y Cho­ne, com­pra­ba pro­duc­tos pa­ra Lo­ren­zo Tous de Gua­ya­quil. Otras gran­des em­pre­sas co­mo Du­rán & Co. y Al­fon­so Rog­gie­ro tam­bién te­nían con­tac­tos en Ma­na­bí. El ca­fé fue otra ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que ge­ne­ró gran­des ex­por­ta­cio­nes; fa­mi­lias co­mo Bal­da (MP178), Azúa y Ve­ra, tu­vie­ron em­pre­sas de ex­por­ta­ción don­de tra­ba­ja­ron dos y tres ge­ne­ra­cio­nes. Pa­ra fi­nes de si­glo des­apa­re­cie­ron las an­ti­guas em­pre­sas ex­por­ta­do­ras. El pe­rió­di­co El dia­rio de Ma­na­bí, en su edi­ción del 23-10-2012 lo re­su­mió así: “Man­ta fue el prin­ci­pal ex­por­ta­dor del grano. To­do ‘gi­ra­ba’ al­re­de­dor del ca­fé, in­clu­so el es­ta­dio Jo­cay se construyó con apor­te de ex­por­ta­do­res de es­te grano. El puer­to cap­ta­ba el 70 % de to­da la pro­duc­ción na­cio­nal, por­que en esa épo­ca Ma­na­bí cul­ti­va­ba ca­fé ará­bi­go, el me­jor. Hu­go Ve­ra, de 78 años, he­re­de­ro de Ja­cob Ve­ra, de los ma­yo­res ex­por­ta­do­res de ca­fé que tu­vo Man­ta, re­cor­dó que su pa­dre des­de 1930 se in­vo­lu­cró en es­te ne­go­cio. En­tre 1930 y 1940 Ecua­dor ex­por­ta­ba 800 mil quin­ta­les al año, […] 1970 […] las ex­por­ta­cio­nes lle­ga­ron a 1’500 mil sa­cos. Pe­ro de allí la bue­na épo­ca em­pe­zó a de­bi­li­tar­se por la so­bre­co­se­cha que ex­pe­ri­men­tó Bra­sil. La pro­duc­ción fue ma­yor que la de­man­da. Ja­cob Ve­ra ce­rró sus puer­tas en 1998. ‘Pe­ro no nos que­ja­mos de esa épo­ca de oro’, se­ña­ló Hu­go Ve­ra”. En los se­ten­ta, Luis No­boa Na­ran­jo ins­ta­ló en Mon­te­cris­ti Com­pa­ñía Ela­bo­ra­do­ra de Ca­fé, pa­ra pro­ce­sar ca­fé ins­tan­tá­neo ba­jo el sis­te­ma de pro­duc­ción ato­mi­za­do.

Des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, la pes­ca in­dus­trial se con­vir­tió en una de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes de Man­ta. Apro­ve­chan­do la ri­que­za ma­ri­na ma­na­bi­ta, los em­pren­de­do­res Mau­ri­cio Ran­king y Fran­cis­co Ro­se­ney, años cua­ren­ta, es­ta­ble­cie­ron en Man­ta, In­dus­tria Na­cio­nal Ecua­to­ria­na Pro­duc­to­ra de Ali­men­tos (Ine­pa­ca). Se ini­cia­ron con 2 bu­ques ca­ma­ro­ne­ros. Al­re­de­dor de 1947, la po­de-

EN 2015 LA FA­BRIL SE UBI­CÓ EN PUES­TO 25 EN­TRE LAS MÁS GRAN­DES DE ECUA­DOR

ro­sa em­pre­sa pes­que­ra ca­li­for­nia­na Van Camp Sea Food ad­qui­rió Ine­pa­ca pa­ra pro­veer la ma­te­ria pri­ma a sus plan­tas en Ca­li­for­nia y Puer­to Rico; du­ran­te los pri­me­ros años hi­zo cuan­tio­sas in­ver­sio­nes. A par­tir de 1956 ins­ta­ló una plan­ta en­va­sa­do­ra de atún con la mar­ca Mon­te­cris­ti, pa­ra el mer­ca­do na­cio­nal y pos­te­rior­men­te el de ex­por­ta­ción. Des­de los cin­cuen­ta se cons­ti­tu­ye­ron más pes­que­ras en Man­ta, Po­sor­ja y otros puertos de la pro­vin­cia del Gua­yas: La Por­tu­gue­sa, Pes­que­ra Jam­be­lí, Em­pa­ca­do­ra Na­cio­nal, Ne­go­cios In­dus­tria­les Real, etc. Du­ran­te de­ce­nios el sec­tor pes­que­ro cre­ció len­ta­men­te, pe­ro a par­tir de los no­ven­ta su vo­lu­men de ex­por­ta­ción pa­só a re­pre­sen­tar par­ti­ci­pa­ción importante en el to­tal de las ex­por­ta­cio­nes ecua­to­ria­nas. Hoy em­pre­sas atu­ne­ras co­mo Mar­be­li­ze, Con­ser­vas Isa­bel, Te­co­pes­ca y otras, dan tra­ba­jo a mi­les de ma­na­bi­tas.

A 1943, los her­ma­nos An­to­nio, Os­val­do y César Ál­va­rez Barba y Jo­sé María Es­pi­no­za Ace­ve­do com­pra­ron al Go­bierno la Fá­bri­ca Be­co que fun­cio­na­ba en Man­ta; era vie­ja, an­ti­cua­da, la ma­yor par­te de sus má­qui­nas no fun­cio­na­ban y los tra­ba­ja­do­res ca­re­cían de for­ma­ción. En sus pla­nes es­ta­ba mo­der­ni­zar­la. Cons­ti­tu­ye­ron en Qui­to In­dus­trias Ales (IA), nom­bre re­sul­tan­te de la unión de las sí­la­bas AL de Ál­va­rez y ES de Es­pi­no­sa, con un ca­pi­tal ini­cial de 400.000 su­cres. Cuan­do los her­ma­nos Ál­va­rez Barba arri­ba­ron a Man­ta, a prin­ci­pios de 1944, de­bie­ron en­fren­tar múl­ti­ples obs­tácu­los. La ciudad ca­re­cía de in­fra­es­truc­tu­ra y ele­men­tos pa­ra ope­rar. No ha­bía mano de obra ca­li­fi­ca­da, co­mo elec­tri­cis­tas o me­cá­ni­cos. A ello se su­ma­ba la fal­ta de un buen ser­vi­cio de luz eléc­tri­ca y te­lé­fono. Un pe­que­ño mo­tor ge­ne­ra­ba la elec­tri­ci­dad pa­ra la fá­bri­ca y el agua de­bía trans­por­tar­se en ba­rri­les de ma­de­ra a lo­mo de asno. Pa­re­cía el peor lu­gar pa­ra ins­ta­lar una in­dus­tria, pe­ro era con­ve­nien­te por la fa­ci­li­dad de im­por­tar in­su­mos y es­tar en la pro­vin­cia al­go­do­ne­ra.

En 1948, Ales lan­zó al mer­ca­do el acei­te co­mes­ti­ble Dos Co­ro­nas, jun­to con los pri­me­ros en­va­ses de man­te­ca. De­bi­do a un mer­ca­do in­ci­pien­te, do­mi­na­do por la re­sis­ten­cia a con­su­mir el pro­duc­to na­cio­nal, no hu­bo el éxi­to es­pe­ra­do. Los im­por­ta­do­res de man­te­cas y acei­te ha­bían inun­da­do el mer­ca­do con sus pro­duc­tos, no que­rían que Ales sa­lie­ra ade­lan­te, les re­pre­sen­ta­ba ame­na­za. A pe­sar de los obs­tácu­los, la em­pre­sa triun­fó. La idea de cons­truir un com­ple­jo agroin­dus­trial que ase­gu­ra­ra el abas­te­ci­mien­to per­ma­nen­te de ma­te­ria pri­ma fue to­man­do for­ma. Los ac­cio­nis­tas con­si­de­ra­ron la po­si­bi­li­dad de crear una so­cie­dad con par­ti­ci­pa­ción de otras com­pa­ñías del sec­tor. El ob­je­ti­vo fue el desa­rro­llo agrí­co­la de gran en­ver­ga­du­ra, cul­ti­van­do al ini­cio de 3.000 a 4.000 hec­tá­reas de olea­gi­no­sas. Ales ma­te­ria­li­zó su an­he­la­do pro­yec­to a me­dia­dos de 1978. Se es­ta­ble­ció la So­cie­dad Pal­me­ras del Ecua­dor en San­to Do­min­go de los Colorados, de­di­ca­da a la siem­bra y ex­trac­ción de acei­te de pal­ma afri­ca­na. Con el cre­ci­mien­to de las ven­tas, Ales op­tó por in­te­grar a su ope­ra­ción: fá­bri­ca de bo­te­llas y bal­des plás­ti­cos, plan­ta desa­li­ni­za­do­ra de agua, des­mo­ta­do­ra de al­go­dón. Tam­bién am­plió la pro­duc­ción de ja­bo­nes. Hoy el Gru­po Ál­va­rez, en el que ya tra­ba­jan miem­bros de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, co­mo Pa­tri­cio Ál­va­rez Pla­za, es­tá con­for­ma­do por 37 em­pre­sas, que in­clu­yen Ales, No­vo­pan de Ecua­dor, Aco­pio de Gra­sas y Ál­va­rez Barba. Ales tie­ne 16 pro­duc­tos pro­pios en­tre gra­sas co­mes­ti­bles y lim­pie­za, ade­más de ser dis­tri­bui­dor ex­clu­si­vo pa­ra Ecua­dor de Proc­ter & Gam­ble, una de las mul­ti­na­cio­na­les más gran­des del mun­do en su ra­ma; ex­por­ta a 11 paí­ses.

En 1968 Car­los Gon­zá­lez-Ar­ti­gas Díaz comenzó La Fa­bril C. A. (LF) pa­ra co­mer­cia­li­zar al­go­dón en ra­ma, pos­te­rior­men­te ins­ta­ló una des­mo­ta­do­ra de al­go­dón y pro­ce­sa­do­ra de se­mi­lla de al­go­dón. A 1978 se am­plió a re­fi­na­mien­to de acei­tes y gra­sas ve­ge­ta­les. Pa­ra 1980, LF em­pe­zó a ex­por­tar lle­gan­do has­ta 40 % del to­tal de las ven­tas, sien­do Chi­le y Es­ta­dos Uni­dos los prin­ci­pa­les mer­ca­dos. En 1981 se dio cuen­ta de que era con­ve­nien­te el manejo au­tó­no­mo del su­mi­nis­tro de ma­te­rias pri­mas y creó dos em­pre­sas pa­ra la pro­duc­ción y ex­trac­ción de acei­te de pal­ma. A par­tir de 1983 in­cor­po­ró la lí­nea de pro­duc­ción de ja­bo­nes de la­var. LF se de­di­ca a la pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción y ex­por­ta­ción de pro­duc­tos olea­gi­no­sos, de­ri­va­dos y pro­duc­tos de lim­pie­za en for­ma de ar­tícu­los de con­su­mo ma­si­vo e in­gre­dien­tes pa­ra uso in­dus­trial de acei­tes co­mes­ti­bles y ja­bo­nes pa­ra la­var ro­pa, con más del 50 % del mer­ca­do na­cio­nal en es­tos seg­men­tos. Tam­bién es fuer­te en gra­sas de pa­na­de­ría don­de al 2012 te­nía 48.5 % del mer­ca­do de man­te­cas y 75.5 % de mar­ga­ri­nas. Pa­ra in­te­grar las ope­ra­cio­nes, re­du­cir cos­tos y me­jo­rar ca­li­dad, a tra­vés de Energy Pal­ma, Gon­zá­lez-Ar­ti­gas tie­ne más de 4.200 hec­tá­reas de pal­ma y es­pe­ran lle­gar a 10.000 en cor­to tiem­po. Cuan­do hay ex­ce­den­tes de pro­duc­ción lo uti­li­zan pa­ra pro­du­cir bio­die­sel pa­ra ex­por­ta­ción a Pe­rú y otros mer­ca­dos. El pro­duc­to es­tre­lla de LF es La Fa­vo­ri­ta, mar­ca ad­qui­ri­da en 2002, cuan­do com­pró la plan­ta La Fa­vo­ri­ta a Uni­le­ver, mul­ti­na­cio­nal que a su vez la ha­bía ad­qui­ri­do a la fa­mi­lia Va­lla­rino. Otras mar­cas lí­de­res de LF son Ome­ga, Duet, Ci­clón, Mar­va, Sa­bro­pan, etc. Uno de los lo­gros de LF es pro­du­cir acei­tes li­bres de áci­dos gra­sos trans, cau­san­tes de va­rias en­fer­me­da­des.

Juan Jo­sé Pó­lit jun­to a un ár­bol de ca­cao en una de sus ha­cien­das.

In­dus­trias Ales (pro­duc­tos). Lo­gos de las em­pre­sas La Fa­bril e Ine­pa­ca. Ta­gua Han­dels Ge­se­lles­chaft.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.