EJER­CI­CIOS DE AGUA

Memorias Porteñas - - MP - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PIMENTEL

En­tre las cos­tum­bres tí­pi­cas de nues­tra ur­be, que hoy se han per­di­do ca­si por com­ple­to, es­tán los fa­mo­sos ejer­ci­cios de agua del Cuer­po de Bom­be­ros, tam­bién lla­ma­dos des­pe­jes, que se rea­li­za­ban a lo lar­go del Ma­le­cón, pre­fe­ren­te­men­te, aun­que a ve­ces se ha­cían en el bu­le­var o en un si­tio abier­to cual­quie­ra.

Es­tos ejer­ci­cios cons­ti­tuían la de­li­cia de la mu­cha­cha­da; nos po­nía­mos tra­jes es­pe­cia­les -que en­ton­ces no se es­ti­la­ban los pan­ta­lo­nes de ba­ño ni las pan­ta­lo­ne­tas de­por­ti­vas de ho­ga­ño- y sa­lía­mos de nues­tras ca­sas dis­pues­tos a to­do.

Se sa­bía que iba a rea­li­zar­se el ejer­ci­cio por­que pu­bli­ca­ban la no­ti­cia por los pe­rió­di­cos con va­rios días de an­ti­ci­pa­ción, pa­ra de es­te mo­do co­se­char ma­yor con­cu­rren­cia. Y así las co­sas, un do­min­go cual­quie­ra del año, las mo­to­bom­bas del Cuer­po de Bom­be­ros, con sus es­ca­le­ras, man­gue­ras y pi­to­nes se es­ta­cio­na­ban cer­ca de los hi­dran­tes y co­men­za­ba el es­pec­tácu­lo a las diez de la ma­ña­na, con un for­mar de las bri­ga­das en per­fec­to or­den mi­li­tar y el des­fi­le de co­ro­ne­les je­fes con sus ca­sa­cas ro­jas de com­ba­te, pues las azu­les de fantasía se re­ser­va­ban pa­ra los des­fi­les y ce­re­mo­nias de gran so­lem­ni­dad.

Ca­da Bom­be­ro ves­tía su pan­ta­lón de dril blan­co con ra­ya a los la­dos, cas­co me­tá­li­co y ale­ro y al­to, don­de cons­ta­ban el glo­rio­so nom­bre de su bomba y el nú­me­ro que te­nía asig­na­do, cin­tu­rón ne­gro y an­cho de cue­ro y bo­tas de hu­le.

Al fon­do se ali­nea­ba el pú­bli­co y en me­dio los mu­cha­chos, que nos pres­tá­ba­mos pa­ra ayu­dar, es de­cir, pa­ra im­por­tu­nar con ne­ce­da­des; pe­ro ellos, los bom­be­ros, nos per­mi­tían to­do. En­ton­ces el Cuer­po te­nía va­rios bom­be­ros con fa­ma de lo­cos por su arro­jo en el ata­que al fue­go, el des­pren­di­mien­to que ha­cían de sus vi­das, por su he­roís­mo de­mos­tra­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes y en fin, por­que eran lí­de­res de sus com­pa­ñías.

Re­cuer­do a un ne­gro ve­ne­ra­ble y gi­gan­tes­co que mu­rió de dia­be­tes a con­se­cuen­cia de una he­ri­da li­ge­ra pro­vo­ca­da en un in­cen­dio, el co­ro­nel Ála­va. Cuan­do des­fi­la­ba por 9 de Oc­tu­bre no ha­bía na­die más aplau­di­do ni más con­de­co­ra­do, ca­da una de sus me­da­llas ha­bía si­do ga­na­da en du­ra lid con­tra el enemi­go co­mún. Otro je­fe fa­mo­so era Aurelio Ca­rre­ra, igualmente al­to y for­ni­do, ami­go de las chan­zas y por en­de muy po­pu­lar en­tre los bom­be­ros, a quie­nes co­no­cía por sus nom­bres y ape­lli­dos, amén de sus res­pec­ti­vos apo­dos.

Al dar­se la voz de ata­que, las man­gue­ras co­nec­ta­das em­pe­za­ban a lan­zar agua que da­ba mie­do, los pi­to­nes eran pe­sa­dos y los cho­rros fuer­tes; se ne­ce­si­ta­ban bra­zos her­cú­leos pa­ra di­ri­gir­los. En­ton­ces co­men­za­ban los des­pe­jes y apa­re­cían las es­ca­le­ras pa­ra su­bir a las ven­ta­nas, los me­nos las es­ca­la- ban y has­ta los ha­che­ros rom­pían uno que otro ma­de­ro co­lo­ca­do ex pro­fe­so. Las co­lum­nas de ha­che­ros eran las me­jo­res por­que allí es­ta­ban los bom­be­ros más ági­les pa­ra su­bir y más fuer­tes pa­ra de­mo­ler, y de allí sa­lían las víc­ti­mas a la ho­ra de mo­rir en de­fen­sa de la pro­pie­dad aje­na. A la me­dia ho­ra de ejer­ci­cio no que­da­ba bom­be­ro se­co ni en­tre los je­fes ni en­tre los sub­al­ter­nos, el gus­to era mo­jar­se, sa­lir em­pa­pa­do y pa­vo­near­se des­ti­lan­do.

El pú­bli­co gustaba mo­ver­se y gri­tar pa­ra evi­tar los pi­to­na­zos que de vez en cuan­do el Be­ne­mé­ri­to Cuer­po les di­ri­gía pa­ra sa­lar la reunión. Co­rrían los ven­de­do­res con sus cha­ro­les, las da­mas abrían sus pa­ra­guas -que no eran tan ton­tas co­mo pa­ra pre­sen­ciar un ejer­ci­cio al des­cu­bier­to-, los ca­ba­lle­ros cu­brían con sus cuer­pos a las se­ño­ri­tas y es­tas se aga­rra­ban y em­pe­za­ba el so­ba­jeo.

A eso de las on­ce el ejer­ci­cio de­caía en in­ten­si­dad por can­san­cio de los le­gio­na­rios o sim­ple­men­te por­que el agua em­pe­za­ba a es­ca­sear, en­ton­ces en­tra­ban los ven­de­do­res am­bu­lan­tes a ha­cer su agos­to y sa­lían las em­pa­na­das de ver­de y de mo­ro­cho, los va­sos de chi­cha de jo­ra y de arroz, los sa­bro­sos ‘co­me y be­be’ de ba­dea o las en­sa­la­das de fru­ta pre­pa­ra­das en bal­des de hie­rro en­lo­za­do. Una ban­da de mú­si­ca de al­gu­na ins­ti­tu­ción mi­li­tar -que los bom­be­ros ca­si nun­ca tu­vie­ron ban­da- ale­gra­ba la reunión y lue­go se co­men­za­ba de nuevo, pe­ro a la in­ver­sa, en­ro­llan­do las man­gue­ras, se­can­do los utensilios de tra­ba­jo, guar­dán­do­lo to­do en las mo­to­bom­bas y a eso de las on­ce y me­dia se vol­vían a for­mar, sa­lu­da­ban a la con­cu­rren­cia y mar­cha­ban mi­li­tar­men­te a sus com­pa­ñías, ra­dian­tes de jú­bi­lo y bien fres­qui­tos a pe­sar del so­la­zo y del ca­lor rei­nan­te en el am­bien­te, que se ha­bía vuel­to hú­me­do en ex­tre­mo.

LOS EJER­CI­CIOS BOMBERILES QUE SE REA­LI­ZA­BAN, CON­VO­CA­BAN A UN PÚ­BLI­CO CU­RIO­SO EN LAS CA­LLES CÉN­TRI­CAS DEL PUER­TO PRIN­CI­PAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.