CAR­LOS ESTARELLAS MAES­TRO, GUÍA Y S

Memorias Porteñas - - MP - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

El ma­yor le­ga­do de es­te sin­gu­lar maes­tro no fue el por mu­chas ra­zo­nes ex­tra­or­di­na­rio Li­ceo Amé­ri­ca. ¡ No! El ma­yor le­ga­do fue su di­dác­ti­ca y la ma­ne­ra en que tra­ta­ba a la ju­ven­tud pa­ra que es­ta, al in­ten­tar apren­der, die­ra lo me­jor de sí mis­ma.

Son in­nu­me­ra­bles las anéc­do­tas que exis­ten de él, en las cua­les se apre­cia lo que de­ci­mos. Por ejem­plo: en una oca­sión, un pro­fe­sor del li­ceo se acer­có a él mos­trán­do­le un ac­ta de ca­li­fi­ca­cio­nes tri­mes­tra­les de ter­cer cur­so, en la que 37 de las 52 no­tas con­sig­na­das eran to­tal­men­te de­fi­cien­tes. An­te es­ta de­nun­cia, don Car­los pre­gun­tó al pro­fe­sor que a qué atri­buía es­to, a lo que el maes­tro con­tes­tó in­di­can­do que los alum­nos eran muy ma­los y que no po­nían nin­gún em­pe­ño en apren­der.

Lue­go de un mo­men­to de silencio, Car­los Estarellas le di­jo al pro­fe­sor: “Por fa­vor, tra­te us­ted de ayu­dar a es­tos alum­nos”, a lo que es­te re­pli­có: “Yo no pue­do ha­cer na­da más”.

Al oír es­to don Car­los en tono cir­cuns­pec­to le di­jo: “Creo que los ma­los no son los mu­cha­chos. El ma­lo es us­ted. Pen­sé que al dar­se cuen­ta del pé­si­mo ren­di­mien­to de ca­si to­dos sus dis­cí­pu­los, bus­ca­ría afa­no­sa­men­te un nuevo mé­to­do de en­se­ñan­za pa­ra fa­vo­re­cer­los y po­der así ser com­pren­di­do. Pe­ro co­mo me ma­ni­fies­ta ter­mi­nan­te­men­te, que no pue­de ha­cer na­da más, sír­va­se aban­do­nar la cá­te­dra”.

Así era él; jus­to, equi­li­bra­do y ecuá­ni­me.

En otra oca­sión llegó el di­rec­tor pro­vin­cial de Es­tu­dios al li­ceo, con el fin de rea­li­zar una ins­pec­ción. Don Car­los sa­lió en­ton­ces a su en­cuen­tro y con su ca­rac­te­rís­ti­ca gentileza lo con­du­jo a un au­la, pa­ra que el di­rec­tor pu­die­ra ha­cer a los alum­nos, alea­to­ria­men­te, las pre­gun­tas que se es­ti­la­ban pa­ra es­te ti­po de ins­pec­cio­nes.

Una vez lle­ga­do al au­la se paró en la puerta y des­de ella se­ña­ló a uno de los chi­cos di­cién­do­le: “Hey, tú jo­ven­ci­to”. El chi­co ner­vio­so con la vi­si­ta de la au­to­ri­dad de edu­ca­ción asu­mió que no era a él y mi­ró ha­cia atrás, lo que en­fu­re­ció al vi­si­tan­te que en tono fuer­te le di­jo: “Es a ti cho­li­to, pá­ra­te”. El alumno se paró y lue­go de es­cu­char la pre­gun­ta la con­tes­tó de ma­ne­ra acer­ta­da. En lu­gar de que­dar sa­tis­fe­cho, el di­rec­tor se di­ri­gió a otro chi­co di­cién­do­le: “A ti, a ti zam­bi­to, pá­ra­te”, re­pi­tien­do una y otra vez la mis­ma ac­ti­tud, apo­dan­do a los alum­nos y tra­tán­do­los de ma­ne­ra du­ra y des­pec­ti­va. Uno es “gor­do”, otro es “fla­qui­to”, otro “co­lo­ri­lla”, has­ta que don Car­los, in­quie­to con la ac­ti­tud del vi­si­tan­te, lo lla­mó ha­cia afue­ra pa­ra con voz ca­te­gó­ri­ca y ter­mi­nan­te de­cir­le:

“¡ Ni a us­ted ni a ninguna otra per­so­na, por más au­to­ri­dad que es­ta sea, le per­mi­to que tra­te de esa ma­ne­ra a mis dis­cí­pu­los! Me ha­ce el fa­vor de ir­se in­me­dia­ta­men­te”.

Acom­pa­ñán­do­lo en ese mis­mo ins­tan­te a la puerta del plan­tel.

Va­lien­te y de­ci­di­do; así se com­por­ta­ba el maes­tro an­te es­te ti­po de co­yun­tu­ras.

Y es que es­ta, en­tre mu­chas otras, era una de sus cua­li­da­des más so­bre­sa­lien­tes. Los jó­ve­nes y su pre­pa­ra­ción pa­ra en­fren­tar la vi­da eran su me­ta prin­ci­pal; ahí es­ta­ba la di­fe­ren­cia en­tre el sim­ple pro­fe­sor y el maes­tro.

Car­los Estarellas Avi­lés se mul­ti­pli­có des­de que fun­dó su es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo, pues no de­jó de dar cla­ses en los de­más que lo con­ta­ban den­tro de su “staff” de maes­tros.

Así, se man­tu­vo den­tro del co­le­gio To­más Mar­tí­nez has­ta 1955 y en el co­le­gio de se­ño­ri­tas Gua­ya­quil, has­ta 1963. Acep­tó im­par­tir sus cá­te­dras de 1960 a 1972 en el Agui­rre Abad; de 1963 a 1968, en la es­cue­la Tar­qui; de 1964 a 1972 en la facultad de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, de 1965 a 1970, y en el rec­to­ra­do del Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo, anexo a la facultad de Fi­lo­so­fía, has­ta es­ta mis­ma fe­cha.

El Lc­do. Car­los Estarellas Avi­lés fue uno de los más gran­des maes­tros que Gua­ya­quil dio a la pa­tria; su re­cuer­do no se ol­vi­da­rá ja­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.