ODORO BROWN UIL (

Memorias Porteñas - - Mp -

Se­gún Pino Ro­ca el en­fren­ta­mien­to en­tre sus hom­bres y los gua­ya­qui­le­ños apos­ta­dos en el fuer­te de Pun­ta de Pie­dra (que que­da­ba al sur, a la al­tu­ra de las an­ti­guas instalacio­nes de Eme­lec, al pie del río), le fue fa­vo­ra­ble de­bi­do a la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca de sus efec­ti­vos y gra­cias a que po­seía una artillería su­pe­rior en can­ti­dad y ca­li­dad.

Pe­ro es­to no quie­re de­cir que los in­va­so­res la tu­vie­ron sua­ve. ¡No! Los ar­ti­lle­ros de Pun­ta de Pie­dra eran los me­jo­res de la ciu­dad y aun­que ter­mi­na­ron rin­dien­do el fuer­te, pre­sen­ta­ron una du­ra ba­ta­lla con tres de sus ca­tor­ce ca­ño­nes ha­bi­li­ta­dos pa­ra la con­tien­da. Los quin­ce va­lien­tes que cu­brie­ron la fu­ga de Villamil a Gua­ya­quil se­rían, co­mo ya di­ji­mos, fi­nal­men­te re­du­ci­dos, pe­ro ha­bían cum­pli­do con su co­me­ti­do; gra­cias a ellos la ciu­dad co­no­ce­ría del pe­li­gro que se cer­nía so­bre ella y es­ta­ría pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar­lo.

Eran las seis de la tar­de del 8 de fe­bre­ro de 1816 cuan­do la po­bla­ción de Gua­ya­quil se vio so­bre­sal­ta­da por el so­ni­do de la artillería que re­tum­ba­ba des­de Pun­ta de Pie­dra, al sur de la ciu­dad.

Gua­ya­quil es­ta­ba sien­do ata­ca­da y des­de el sur se la de­fen­día con to­dos los me­dios a su al­can­ce.

En la ciu­dad, el go­ber­na­dor Juan Vas­co y Pas­qual sal­dría al bal­cón del edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción pa­ra di­ri­gir­se al pue­blo, que preo­cu­pa­do se ha­bía da­do ci­ta en el ma­le­cón, di­cién­do­le que la na­ve del ca­pi­tán Villamil ha­bía si­do per­se­gui­da por pi­ra­tas que ha­bían lle­ga­do al gol­fo con la in­ten­ción de in­va­dir la ciu­dad. Ac­to se­gui­do, Vas­co y Pas­qual lla­ma­ría a que la po­bla­ción se or­ga­ni­ce pa­ra ha­cer fren­te a la ame­na­za.

Pino Ro­ca nos cuen­ta que los gua­ya­qui­le­ños se or­ga­ni­za­ron te­nien­do co­mo je­fes a Ma­tías Tirapeguí, al man­do de cua­ren­ta sol­da­dos del Real de Li­ma; Ja­cin­to Be­ja­rano, al man­do de 1.000 hom­bres que con­for­ma­ron las mi­li­cias ur­ba­nas, y Jo­sé de Villamil, co­man­dan­do un gru­po de 120 bra­vos gua­ya­qui­le­ños, en­tre los que se ha­lla­ban Vi­cen­te Ra­món Ro­ca y Fran­cis­co de Pau­la La­va­yen. Ellos ya de­mos­tra­ban el va­lor que los dis­tin­gui­ría cua­tro años des­pués en la re­vo­lu­ción que ini­cia­ría el pro­ce­so de li­be­ra­ción de la pa­tria.

Fue ad­mi­ra­ble la de­ter­mi­na­ción po­pu­lar y el arro­jo de­mos­tra­do en la de­fen­sa de la ciu­dad.

Al otro día y cuan­do Brown se acer­ca- ba al sec­tor sur de Gua­ya­quil, el ma­le­cón de la ciu­dad ya es­ta­ba per­fec­ta­men­te ar­ti­lla­do y pre­pa­ra­do a dar ba­ta­lla.

A par­tir de es­te mo­men­to las ver­sio­nes ar­gen­ti­na y gua­ya­qui­le­ña de los he­chos em­pie­zan a di­fe­rir.

La pri­me­ra, ba­sa­da en un con­jun­to de do­cu­men­tos ad­qui­ri­dos por el Mu­seo Na­val de Ar­gen­ti­na co­no­ci­do con el nom­bre de Ex­pe­dien­te de Gua­ya­quil, de­fien­de que el res­pon­sa­ble de los acon­te­ci­mien­tos no fue Brown sino el ofi­cial que to­mó el for­tín de Pun­ta de Pie­dra, pues se­ría él quien per­mi­tió que su gen­te se de­di­ca­se al sa­queo y al pi­lla­je, pro­vo­can­do una jus­ta reac­ción en los po­bla­do­res del sur de la ciu­dad.

El co­ro­nel Ro­lón, de­fen­sor de Brown an­te el Con­ce­jo de Ge­ne­ra­les en Ar­gen­ti­na, aña­di­ría que los gua­ya­qui­le­ños es­ta­ban per­di­dos y la ciu­dad ven­ci­da, y que lo úni­co que per­mi­tió que se dé un gi­ro al cur­so de los acon­te­ci­mien­tos fue la fal­ta de pe­ri­cia del pi­lo­to de la na­ve in­sig­nia, que no su­po ma­nio­brar en ba­ja­mar en un río que se ca­rac­te­ri­za­ba por po­seer un fon­do ca­pri­cho­so, con ban­cos de are­na que cam­bia­ban cons­tan­te­men­te de ta­ma­ño y de lu­gar.

Pe­ro Pino Ro­ca, que es quien más en­te­ra­do es­tá del acon­te­ci­mien­to, no opi­na igual pues si lee­mos con de­te­ni­mien­to la crónica Un pa­be­llón in­sur­gen­te, ve­re­mos que en ella se di­ce que el al­mi­ran­te Brown es­tan­do cer­ca del for­tín co­no­ci­do co­mo Pun­ta de Pie­dra, avis­tó una pe­que­ña na­ve que sa­lía por la ría con des­tino a Pa­na­má, en la que iban Villamil y su fa­mi­lia.

Al ver es­to, Brown dis­pu­so de in­me­dia­to sa­lir en su per­se­cu­ción al Tri­ni­dad, na­ve que ca­pi­ta­nea­ba, y a una go­le­ta que ha­bía se­cues­tra­do en su ca­mino a Gua­ya­quil. Villamil por su par­te, al ver la ma­nio­bra del bar­co enemi­go man­dó a dos de sus hom­bres a Pun­ta de Pie­dra, con el fin de que abrie­sen fue­go en su con­tra, y así po­der to­mar ven­ta­ja y lle­gar a Gua­ya- quil pa­ra dar par­te del pe­li­gro que se cer­nía so­bre la ciu­dad. Es­tan­do a es­te ni­vel del re­la­to, em­pa­te­mos con su ini­cio y ve­re­mos que lo úni­co que en bue­na lid ga­nó Brown fue el Fuer­te de Pun­ta de Pie­dra y que el sec­tor sa­quea­do por sus hom­bres fue el ba­rrio en el que ha­bi­ta­ban los obre­ros que la­bo­ra­ban en los as­ti­lle­ros al sur de Gua­ya­quil. Mal pue­de sos­te­ner­se el he­cho de que es­tu­vie­ran a pun­to de ven­cer la pla­za y que lo hu­bie­ran lo­gra­do de no me­diar la ba­jan­te en la que que­da­rían las na­ves a mer­ced de los ban­cos de are­na, pro­vo­can­do una ma­nio­bra que hi­zo que el Tri­ni­dad va­re y que los ata­can­tes pier­dan la opor­tu­ni­dad de ha­cer­se con Gua­ya­quil y lo­grar su co­me­ti­do, sa­queán­do­la y apre­san­do a sus au­to­ri­da­des.

El co­man­dan­te Jo­sé Car­bo y Un­zue­ta (pa­dre del que lle­ga­ría a ser Ilus­tre pa­tri­cio gua­ya­qui­le­ño, Pe­dro Car­bo No­boa), se­ría jun­to a Jo­sé de Villamil, Ja­cin­to Rodríguez de Be­ja­rano y Ma­tías Tirapeguí, uno de los res­pon­sa­bles de la de­fen­sa de Gua­ya­quil...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.