LA BÓ­VE­DA NO. 338 del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Ape­sar de la te­nue llo­viz­na caí­da esa nu­bla­da ma­ña­na del mar­tes 17 de mar­zo de 1953, nos man­te­nía­mos fir­mes los que con­for­má­ba­mos el co­mi­té es­me­ral­de­ño 20 de Mar­zo, fren­te a la bó­ve­da No. 338 del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de Gua­ya­quil, crip­ta que con­te­nía los res­tos mor­ta­les de quien en vi­da fue el co­ro­nel Luis Var­gas Torres, már­tir por la cau­sa li­be­ral, cuer­po que fue aco­gi­do en es­te me­mo­ra­ble pan­teón gua­ya­qui­le­ño y al que le ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ser tras­la­da­do a su te­rru­ño na­tal, Es­me­ral­das. La ad­mi­nis­tra­ción del ce­men­te­rio ha­bía co­lo­ca­do al pie de la bó­ve­da un arre­glo flo­ral, una co­ro­na y una tar­je­ta don­de se da­ba cuen­ta del tri­bu­to que se rea­li­za­ba en esos mo­men­tos. Lue­go de la exhumación co­lo­ca­ron los res­tos en una ur­na que el pue­blo es­me­ral­de­ño es­pe­cial­men­te man­dó a cons­truir pa­ra el hé­roe re­vo­lu­cio­na­rio. El fé­re­tro cons­ta­ba de dos par­tes: un com­par­ti­mien­to de bron­ce pa­ra el de­pó­si­to de los res­tos, el cual la vez des­can­sa­ba den­tro de un cofre en for­ma de co­ra­zón ta­lla­do en ébano, ador­na­do con ra­mas de lau­rel y co­ro­na­do con una tea, si­mu­lan­do la lla­ma en­cen­di­da de la li­ber­tad, de­bién­do­se des­ta­car la pla­ca de bron­ce co­lo­ca­da a un cos­ta­do del ar­ca, que te­nía la si­guien­te ins­crip­ción “Quie­ra Dios que el ca­lor de mi san­gre, que se de­rra­ma­rá en el pa­tí­bu­lo, inun­de el co­ra­zón de los bue­nos ciu­da­da­nos y sal­ven nues­tro pue­blo”, acer­ta­da ex­cla­ma­ción de quien iba a ser in­jus­ta­men­te fu­si­la­do el do­min­go 20 de mar­zo de 1887 en la Pla­za Ma­yor de la ca­te­dral, en la ciu­dad de Cuen­ca. Es­te tra­ba­jo ar­tís­ti­co, rea­li­za­do por Sr. Ale­jan­dro Proa­ño, fue eje­cu­ta­do a un cos­to de 10.000 su­cres, im­por­te que fue pa­ga­do gra­cias a las do­na­cio­nes de to­dos los co­te­rrá­neos, tan­to de las pa­rro­quias co­mo de la ca­pi­tal, co­lec­ta pú­bli­ca que se efec­tuó du­ran­te la se­ma­na de Var­gas Torres, des­de el 1 al 7 de mar­zo del mis­mo año. En­tre la mul­ti­tud agol­pa­da e in­vi­ta­dos a es­te me­mo­ra­ble su­ce­so se en­con­tra­ban por la Jun­ta Li­be­ral Ra­di­cal, el Sr. Je­ró­ni­mo Avi­lés Al­fa­ro. El Cen­tro de Mi­li­ta­res y Ma­ri­nos Re­ti­ra­dos ha­bían en­via­do co­mo de­le­ga­dos al co­man­dan­te Was­hing­ton Zavala y al ca­pi­tán Carlos Díaz Po­lo, así co­mo tam­bién a los doc­to­res Hum­ber­to Sán­chez Vera, Was­hing­ton Gar­cía Mo­reno, se­ño­res Mar­tín Yca­za Pé­rez, Ale­jan­dro Gan­go­te­na Con­cha, do­ña Te­re­sa Con­cha Torres de Pé­rez, fa­mi­lia­res y des­cen­dien­tes del co­ro­nel Var­gas Torres. En­tre enar­de­ci­das pro­cla­mas y al com­pás de una mar­cha fú­ne­bre en­to­na­da por la ban­da de mú­si­cos del Ejér­ci­to, los se­ño­res Jor­ge Pé­rez Con­cha, Jo­sé Luis Ta­ma­yo Con­cha, Si­món Pla­ta Torres (al­cal­de de Es­me­ral­das) y Ro­dol­fo Pé­rez Con­cha, es­col­ta­ron el cofre mor­tuo­rio has­ta las in­me­dia­cio­nes del Tem­plo de la Lo­gia Ma­só­ni­ca, ubi­ca­do en Fran­cis­co P. La­va­yen 222, lu­gar don­de se reali­zó la te­ni­da fú­ne­bre en ho­nor al ex­tin­to li­be­ral e ilus­tre franc­ma­són, co­ro­nel Luis Var­gas Torres. Tu­vo el even­to ex­ce­len­tí­si­mos dis­cur­san­tes, ta­les co­mo el Lc­do. Víc­tor Hu­go L. Ro­di­ti, Sr. Gui­ller­mo Ga­llar­do C., Dr. Carlos A. Ro­lan­do, dán­do­se lec­tu­ra de la Car­ta a la Ma­dre, por par­te del R. H. Jo­sé Luis Ta­ma­yo Con­cha; des­pués se reali­zó el Re­co­rri­do de los Sa­cos de Be­ne­fi­cen­cia. Con­clui­do el ac­to el Gran Maes­tro dio por clau­su­ra­da la reunión. Lue­go el cor­te­jo se en­ca­mi­nó al Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, don­de su per­so­ne­ro prin­ci­pal, el Dr. Ra­fael Men­do­za Avi­lés, ha­bía man­da­do a le­van­tar una ca­pi­lla ar­dien­te, pla­ta­for­ma fo­rra­da de ne­gro, y so­bre es­ta un pe­des­tal don­de se apo­ya­ba el ca­ta­fal­co, cus­to­dia­do por las ban­de­ras de Gua­ya­quil y del Ecua­dor, pues­tas co­ro­na y her­mo­sas guir­nal­das de flo­res na­tu­ra­les, obra del ar­tis­ta gua­ya­qui­le­ño Se­gun­do Es­pi­nel. El Sr. Ró­mu­lo Sa­las Paz­mi­ño, dipu­tado por la Pro­vin­cia de Es­me­ral­das hi­zo uso de la pa­la­bra; lue­go el se­cre­ta­rio del Con­ce­jo, Dr. Ju­lio Pi­men­tel Car­bo, pro­nun­ció una elo­cuen­te pie­za ora­to­ria, en la que re­sal­tó los va­lo­res cí­vi­cos, po­lí­ti­cos y pa­trió­ti­cos del más ex­cel­so hom­bre, que mu­rió lu­chan­do por su ideal. De in­me­dia­to el al­cal­de de la ciu­dad pro­ce­dió a la for­mal en­tre­ga a su par de Es­me­ral­das del sar­có­fa­go que con­te­nía las ce­ni­zas del már­tir, in­mo­la­do en el des­pó­ti­co go­bierno del Dr. Jo­sé María Plá­ci­do Caa­ma­ño. En mar­cha fú­ne­bre a las 10 de la ma­ña­na del miér­co­les, los mi­li­ta­res es­me­ral­de­ños: sub­te­nien­te Al­ber­to Per­do­mo, ca­pi­tán Ar­ge­lio Qui­ñó­nez, los al­fé­re­ces Edi­son Del­ga­do y Pe­dro Mos­que­ra, con­du­cían en hom­bros la ur­na has­ta la pla­za del Centenario, don­de re­ci­bió el úl­ti­mo ho­me­na­je del pue­blo. Lue­go, a pa­so len­to por la av. 9 de Oc­tu­bre, el cor­te­jo arri­bó al ma­le­cón de la ría, en don­de fue em­bar­ca­do en el pa­tru­lle­ro El Oro de la Ar­ma­da Nacional, na­ve que zar­pó cer­ca del me­dio­día, con rumbo a Es­me­ral­das, lle­van­do los res­tos a su des­can­so eterno.

EN SO­LEM­NE CE­RE­MO­NIA, CON PRE­SEN­CIA DE AU­TO­RI­DA­DES, LI­BE­RA­LES, FRANCMASON­ES Y FA­MI­LIA­RES, LE DIE­RON EL ADIÓS A LOS RES­TOS DE VAR­GAS TORRES, EN­VIA­DOS A SU TIE­RRA NA­TAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.