LOS BAR­COS A VA­POR EN EL PAÍS

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ P.

En pa­la­bras de Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru, los va­po­res flu­via­les de Jai­me Puig Mir fue­ron los más her­mo­sos del país a fi­na­les del si­glo XIX. Eran an­da­do­res y com­pe­tían con el Chim­bo­ra­zo y el Bo­lí­var de la Em­pre­sa In­da­bu­ru mano a mano, pe­ro les su­pe­ra­ban por sus ca­tor­ce pies de es­lo­ra y su ca­pa­ci­dad de car­ga, que era ma­yor en un cua­ren­ta por cien­to, en ra­zón tam­bién de su me­jor pun­tal. Cu­brían ex­clu­si­va­men­te la ru­ta a Ba­baho­yo y si­tios ri­be­re­ños y ale­da­ños.

La flo­ta se com­po­nía del Puig Mir, el San Pa­blo, el Rá­pi­do y el Pam­pe­ro, pe­ro nin­guno de ellos po­seía qui­lla, de ma­ne­ra que ja­más sa­lie­ron a mar abier­ta por­que hu­bie­ran nau­fra­ga­do con la fuerza del cho­que de las olas del mar, sim­ple­men­te eran trans­por­tes flu­via­les, pe­ro te­nían po­ten­tes má­qui­nas a va­por, que al mo­ver las as­pas de sus rue­das los ha­cía fuer­tes y an­da­do­res. Cons­trui­dos en el as­ti­lle­ro que po­seía la em­pre­sa en la ori­lla de la ría y Ca­li­cu­chi­ma, don­de se les da­ba man­te­ni­mien­to de vez en cuan­do y has­ta los ca­re­na­ban, sus ma­qui­na­rias se mo­vían a va­por usan­do car­bón o le­ña para su com­bus­tión. Eran de fa­bri­ca­ción in­gle­sa, im­por­ta­das de Sout­ham­pton en la dé­ca­da de 1880.

Apar­te del trans­por­te de per­so­nas y mer­ca­de­rías a Ba­baho­yo, se acep­ta­ban fle­tes a con­sig­na­ción para ser co­bra­dos en el lu­gar de des­tino. Al re­tor­nar a Gua­ya­quil era cos­tum­bre ir en­tre­gan­do las mer­ca­de­rías en los di­fe­ren­tes mue­lles o puer­ta a puer­ta.

La aten­ción a los pa­sa­je­ros era pul­cra y es­me­ra­da. Un nu­tri­do per­so­nal de car­ga­do­res subía y ba­ja­ba los bul­tos. Los mo­zos de ser­vi­cio lim­pia­ban los ca­ma­ro­tes y aten­dían a la clien­te­la en el bar y dos co­me­do­res. La bue­na pre­sen­cia y dis­tin­ción de los ca­pi­ta­nes era otro atrac­ti­vo para ha­cer más lle­va­de­ras las can­sa­das tra­ve­sías. En cu­bier­ta se per­mi­tía el juego de da­dos y car­tas. El am­plio sa­lón del pi­so su­pe­rior da­ba al co­me­dor y ha­cía de pis­ta de bai­le. Otean­do la in­fi­ni­ta flo­res­ta tro­pi­cal se po­día dis­fru­tar des­de allí de la brisa y del pai­sa­je siem­pre cam­bian­te de las ha­cien­das, cu­yas ri­be­ras se pa­sa­ban.

El bar era ali­men­ta­do con fi­nos li­co­res eu­ro­peos, se lle­va­ban mar­que­tas de hie­lo para ser­vir frías las be­bi­das. Los al­muer­zos y me­rien­das eran de man­tel lar­go, aten­dién­do­se por ri­gu­ro­so turno. El ca­pi­tán pre­si­día la pri­me­ra me­sa, la segunda co­rría a car­go de su ayu­dan­te, por es­tric­to or­den pro­to­co­la­rio.

La va­ji­lla de uso dia­rio era de por­ce­la­na eu­ro­pea en pri­me­ra cla­se y de lo­za en segunda. La de pri­me­ra te­nía el mo­no­gra­ma de la em­pre­sa, los cu­bier­tos de pla­qué y las co­pas de cris­tal. Ser­vi­lle­tas del más fino lino in­glés, es­pe­cial­men­te gran­des, co­mo para cu­brir el pe­cho, da­ban el to­que fi­nal de ele­gan­cia. Siem­pre lim­pí­si­mas y al­mi­do­na­das.

La Em­pre­sa de Va­po­res Nue­vos aten­día en sus ofi­ci­nas prin­ci­pa­les en los ba­jos de la ca­sa Bo­nin, ca­lle Co­lón en­tre Pi­chin­cha y Pe­dro Car­bo, don­de se reunían las mer­ca­de­rías y ven­dían los pa­sa­jes. Tam­bién po­seía un mue­lle a la mis­ma al­tu­ra del ma­le­cón, con asien­tos de ma­de­ra có­mo­dos para que el pú­bli­co que se con­gre­ga­ba an­tes de la ho­ra de la par­ti­da go­za­ra de con­fort y es­co­gie­ra el si­tio más con­ve­nien­te en el va­por. Los ho­ra­rios se anun­cia­ban en to­da la ciu­dad y por los dia­rios.

Ca­da via­je era un acon­te­ci­mien­to ci­ta­dino y las re­ser­va­cio­nes se ha­cían con va­rios días de an­ti­ci­pa­ción. Exis­tían pa­sa­jes de pri­me­ra cu­yo va­lor era más ca­ro que los de segunda. La di­fe­ren­cia con­sis­tía en que los pa­sa­je­ros de segunda iban en la par­te ba­ja, aun­que po­dían cir­cu­lar por to­do el va­por, ex­cep­to a las ho­ras de las co­mi­das, cuan­do de­bían per­ma­ne­cer en el co­me­dor de segunda, igual en to­do al de pri­me­ra. Las vian­das que se ser­vían eran las mis­mas, co­mo es fá­cil com­pren­der pues exis­tía una so­la cocina.

El bar de segunda no ven­día li­co­res fi­nos pe­ro no por ello de­ja­ba de es­tar bien ape­ra­do. Per­so­nas que uti­li­za­ron los va­po­res me re­la­ta­ron a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do que en segunda era co­mún be­ber anisa­dos o ma­yor­cas, ro­nes y mis­te­las de co­lo­res y que en pri­me­ra nun­ca fal­ta­ba al­gún ha­cen­da­do ri­ca­chón de esos via­ja­dos a Pa­rís y lla­ma­dos del Gran Ca­cao, que in­vi­ta­ba a las da­mi­tas con una copa de “cham­pag­ne” o al­gu­na cer­ve­za ru­bia y bien he­la­da, que en­ton­ces era con­si­de­ra­do un ali­men­to nu­tri­ti­vo más que un re­fres­co fuer­te.

Los ca­ba­lle­ros pre­fe­rían los bran­dis, co­ñacs y vi­nos. El whisky era casi des­co­no­ci­do y be­ber­lo cos­tum­bre de grin­gos.

La ca­rre­ra de Ba­baho­yo no de­ja­ba de te­ner sus pro­ble­mas, so­bre to­do du­ran­te la épo­ca in­ver­nal, cuan­do por efec­to de las llu­vias en las cor­di­lle­ras se hin­cha­ba el cau­ce de los ríos y era di­fí­cil se­guir sus cur­sos, dán­do­se el pin­to­res­co ca­so de que por las no­ches los va­po­res en­tra­ban a los po­tre­ros sin que el prác­ti­co pi­lo­to se die­ra cuen­ta, por­que las sa­ba­nas eran espejos de agua. Allí ve­nía el lío de có­mo sa­car­lo, por­que al día si­guien­te, al ba­jar las aguas, se en­con­tra­ban los pa­sa­je­ros ro­dea­dos de va­cas.

Re­flo­tar el va­por era obra de in­ge­nio, pa­cien­cia y no po­co gas­to. Pri­me­ro se con­se­guía un trans­por­te para ali­ge­rar a la na­ve de las per­so­nas y car­ga. Lue­go ve­nía un re­mol­ca­dor y se co­lo­ca­ban tron­cos a ma­ne­ra de des­li­za­do­res para pre­ser­var la in­te­gri- dad del cas­co. Fi­nal­men­te, li­bre el va­por de su in­có­mo­da po­si­ción, to­do era alegría y con­ten­ta­mien­to, de­mos­trán­do­se una vez más que la in­te­li­gen­cia es su­pe­rior a las ase­chan­zas de la na­tu­ra­le­za bra­vía y tro­pi­cal.

En­tre 1900 y 1909 fun­cio­na­ban en Gua­ya­quil so­la­men­te tres em­pre­sas na­vie­ras para la aten­ción de pa­sa­je­ros y car­ga, la de He­re­de­ros de don Pa­blo In­da­bu­ru, los Va­po­res Nue­vos de Jai­me Puig Mir y la de José Cam­ba. Es­te úl­ti­mo año, con la inau­gu­ra­ción del fe­rro­ca­rril a la sierra dis­mi­nu­yó en mu­cho el trá­fi­co flu­vial de mer­ca­de­rías, no así el de per­so­nas, que se­guían mo­vi­li­zán­do­se ha­cia las po­bla­cio­nes de la cuen­ca del Gua­yas a tra­vés de los ríos del li­to­ral. Mas, con la cons­truc­ción de las ca­rre­te­ras des­de 1946 en ade­lan­te, las em­pre­sas flu­via­les de­ja­ron de exis­tir por con­sun­ción, bien es ver­dad que ya los va­po­res ha­bían de­ja­do de ser nue­vos mu­chos años an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.