“BATIMANÍA”

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Ha­ce 60 años, la ru­ti­na dia­ria de los gua­ya­qui­le­ños cam­bió con el im­pac­to de dos íco­nos del na­cien­te Ca­nal 2 de te­le­vi­sión (Ecua­vi­sa). Fue­ron los dos pri­me­ros gol­pes pu­bli­ci­ta­rios en el mer­ca­do de la te­le­vi­sión y que im­pul­sa­ron una in­tere­san­te com­pe­ten­cia con el ya es­ta­ble­ci­do Ca­nal 4 (RTS), a la que se su­mó en po­cos años más Ca­nal 10 (TC Mi Ca­nal). No se usa­ba en­ton­ces la palabra “marketing”, sim­ple­men­te se lla­ma­ban cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, pe­ro el efec­to iba más allá de au­men­tar la ven­ta mo­men­tá­nea de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos, sino de crear imagen.

Em­pe­zó así por la exis­ten­cia de com­pe­ten­cia, el “marketing” o mer­ca­deo al­re­de­dor de la te­le­vi­sión. La palabra, hoy co­rrien­te en el mun­do co­mer­cial y de la pu­bli­ci­dad, era prác­ti­ca­men­te desconocid­a den el me­dio. Y sin ne­ce­si­dad de de­no­mi­nar­se así, tal vez sin un es­tu­dio pro­fun­do de mer­ca­do, pe­ro si con vi­sión e in­tui­ción, por la ac­ción que gi­ró en torno a la pan­ta­lla chi­ca de la te­le­vi­sión cam­bia­ron las in­vi­si­bles re­glas del mer­ca­do pu­bli­ci­ta­rio en el Ecua­dor de los años se­sen­ta, épo­ca pre­pe­tro­le­ra y con un país que ini­cia­ba un ca­mino de desa­rro­llo in­dus­trial y co­mer­cial.

Dos re­fe­ren­tes de aque­llos tiem­pos fue­ron la “batimanía” y el sur­gi­mien­to de las mo­de­los de te­le­vi­sión, re­pre­sen­ta­das en ese mo­men­to por Mer­ce­des Lo­zano, la ‘Chi­ca Co­ca Co­la’.

En 1939, Bob Ka­ne y Bill Fin­ger crea­ron un per­so­na­je ima­gi­na­rio para una re­vis­ta de his­to­rie­tas (có­mics), que se lla­mó “Bat­man” o el ‘Hom­bre Mur­cié­la­go’ en es­pa­ñol, el cual tu­vo gran im­pac­to en el pú­bli­co. Has­ta en­ton­ces los hé­roes de las his­to­rie­tas eran Su­per­hé­roes, se­res do­ta­dos de po­de­res es­pe­cia­les que les per­mi­tían cum­plir ha­za­ñas in­ve­ro­sí­mi­les, sien­do el más em­ble­má­ti­co Su­per­man, co­no­ci­do en es­pa­ñol tam­bién co­mo el ‘Hom­bre de Ace­ro’. Bat­man era la iden­ti­dad se­cre­ta de Bru­ce Way­ne o Bruno Díaz en los paí­ses la­ti­nos, un mul­ti­mi­llo­na­rio so­li­ta­rio que vi­vía en Ciu­dad Gó­ti­ca, una ciu­dad de fic­ción que po­dría ser Nue­va York o Chica­go. En su ni­ñez ha­bía vis­to co­mo sus pa­dres mo­rían ase­si­na­dos por una ban­da de de­lin­cuen­tes al ser asal­ta­dos. Allí ju­ró com­ba­tir al mal cuan­do fue­ra adul­to. Para ello reali­zó es­tu­dios es­pe­cia­les, con­vir­tién­do­se en un ex­per­to cien­tí­fi­co que apli­ca­ba tec­no­lo­gía avan­za­da en su lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do. Ba­jo su iden­ti­dad se­cre­ta sa­lía por las noche de su ba­ti­cue­va, un es­con­di­te en el só­tano de su man­sión en las afue­ras de Ciu­dad Gó­ti­ca. Por eso usa­ba un dis­fraz de mur­cié­la­go hu­mano, uti­li­zan­do un so­fis­ti­ca­do vehícu­lo co­no­ci­do co­mo el ba­ti­mó­vil.

En 1940, al per­so­na­je se le unió un ayu­dan­te: Dick Gray­son (o Ri­car­do Ta­pia), un ni­ño de 12 años, hi­jo de unos acró­ba­tas de cir­co que mue­ren por ac­ción de un cri­mi­nal que sa­bo­teó sus tra­pe­cios. Su ori­gen era pues, si­mi­lar al de Bat­man. Sien­do un ado­les­cen­te Ri­car­do Ta­pia, es adop­ta­do le­gal­men­te por Bruno Díaz, quien lo en­tre­na para con­ver­tir­lo su ayu­dan­te se­cre­to, que to­ma el nom­bre de Ro­bin.

Des­pués se fue­ron in­cor­po­ran­do otros per­so­na­jes per­ma­nen­tes en la se­rie, uno de ellos, Ga­tú­be­la, enig­má­ti­ca mu­jer que se dis­fra­za­ba de ga­ta. En un tiem­po apa­re­ció co­mo ri­val de Bat­man, en otras co­mo ayu­dan­te, y siem­pre era el amor se­cre­to de Bat­man. Tam­bién ha­bía ri­va­les per­ma­nen­tes co­mo los de­lin­cuen­tes el Gua­són y el Pin­güino, ri­va­les que siem­pre es­ta­ban a pun­to de ven­cer a Bat­man, pe­ro que ter­mi­na­ban es­ca­pan­do cuan­do es­te des­cu­bría sus fe­cho­rías. El ins­pec­tor de po­li­cía y el ma­yor­do­mo d e la man­sión de Bruno Díaz eran sus con­fi­den­tes.

La his­to­ria de las re­vis­tas de his­to­rie­tas pa­só a la te­le­vi­sión en 1949 en los Es­ta­dos Uni­dos. En 1989 se fil­mó una pe­lí­cu­la que ini­ció una sa­ga de ro­tun­do éxi­to ta­qui­lle­ro.

Se lla­mó batimanía a una ac­ti­tud del pú­bli­co de mos­trar una iden­ti­fi­ca­ción ex­tre­ma con Bat­man y su en­torno. A la gen­te le gus­ta­ba iden­ti­fi­car­se con el per­so­na­je, con su man­sión, su cueva, con la Ciu­dad Gó­ti­ca, con su vehícu­lo, con su uni­for­me, etc. Por su­pues­to que en un mo­men­to da­do tam­bién se dio la ba­ti­fo­bia co­mo res­pues­ta. Pe­ro con al­ti­ba­jos, sin du­da más al­tos que ba­jos, la po­pu­la­ri­dad de Bat­man se acer­ca ya a 80 años de exis­ten­cia.

En Gua­ya­quil, la se­rie de Ca- nal 2 se pa­só por pri­me­ra ocasión el vier­nes 3 de mar­zo. Aun­que su­pues­ta­men­te era una se­rie para ni­ños y ado­les­cen­tes, los adul­tos tam­bién la veían.

Pe­ro jun­to con las se­ries te­le­vi­si­vas, tam­bién se hi­cie­ron fa­mo­sas las mo­de­los de te­le­vi­sión. Chi­cas gua­pas que pro­mo­cio­na­ban mar­cas y pro­duc­tos. La se­rie de Bat­man en la te­le­vi­sión fue aus­pi­cia­da en los pri­me­ros tiem­pos en nues­tra ciu­dad por Gua­ya­quil Bottling Com­pany, la dis­tri­bui­do­ra de las be­bi­das ga­seo­sas Co­ca Co­la, Spri­te y Tab. La imagen de una her­mo­sa mu­cha­cha vein­tea­ñe­ra, Mer­ce­des Lo­zano, se hi­zo tan po­pu­lar co­mo la se­rie en­tre los gua­ya­qui­le­ños. Se la co­no­ció co­mo la ‘Chi­ca Co­ca Co­la’ y aque­llas per­so­nas que pa­san los 55 o 60 años de edad, no pue­den ol­vi­dar­la. Su sim­pa­tía ayu­dó a que esta be­bi­da ga­seo­sa se con­vir­tie­ra en la más po­pu­lar en el mer­ca­do lo­cal, don­de por al­gu­nos años ha­bía pre­do­mi­na­do su com­pe­ti­do­ra, la Pep­si Co­la, al­go que no se da­ba en otros mer­ca­dos. Por su­pues­to que no fue­ron ex­clu­si­va­men­te la se­rie de Bat­man y la mo­de­lo Mer­ce­des Lo­zano las que in­cli­na­ron la pre­fe­ren­cia del pú­bli­co, pe­ro sí con­tri­bu­ye­ron en mu­cho. Hoy, con los cam­bios de há­bi­tos y las ofer­tas al­ter­na­ti­vas, co­mo el con­su­mo de aguas na­tu­ra­les em­bo­te­lla­das, las be­bi­das ga­seo­sas no tie­nen el im­pac­to co­mer­cial de esos años.

1. PRO­MO­CIÓN DE LA SE­RIE DE BAT­MAN. Se pa­sa­ba los días vier­nes y sá­ba­do a las 7:30 pm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.