LAS 2 PRI­ME­RAS RA­DIO­DI­FU­SO­RAS

QUE FUN­CIO­NA­RON EN EL PUER­TO

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

LAS RAÍ­CES HISTÓRICAS DE NUES­TRA RA­DIO­DI­FU­SIÓN.

En 1933 fun­cio­nó en Gua­ya­quil la es­ta­ción ra­dial cul­tu­ral de­no­mi­na­da Ra­dio Quin­ta Piedad, con una pro­gra­ma­ción de mar­ca­da ín­do­le cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca. Su pro­pie­ta­rio fue el doc­tor Roberto Leví Hoff­man, ciu­da­dano ale­mán, de pro­fe­sión quí­mi­co. Tam­bién, y por esa mis­ma épo­ca, fue crea­da la es­ta­ción de ra­dio Pa­rís, de pro­pie­dad del doc­tor Fran­cis­co An­dra­de Ar­baí­za, con una pro­gra­ma­ción tam­bién de ses­go cul­tu­ral, para una au­dien­cia pro­ce­den­te de las fa­mi­lias pu­dien­tes, in­tere­sa­das por la mú­si­ca clá­si­ca, la pro­gra­ma­ción ar­tís­ti­ca y, en ge­ne­ral una cul­ta te­má­ti­ca re­la­cio­na­da con la ex­pli­ca­ción y aná­li­sis de los he­chos his­tó­ri­cos, acon­te­ci­mien­tos de con­te­ni­do cí­vi­co y de real­ce de las cos­tum­bres pro­pias de una éli­te asen­ta­da en la en­ton­ces in­ci­pien­te ciu­dad.

CÓ­MO ERA EL GUA­YA­QUIL DE ESA ÉPO­CA

Gua­ya­quil en esos años era una ciu­dad de apro­xi­ma­da­men­te 150.000 ha­bi­tan­tes, ubi­ca­dos en lo que hoy es su mi­cro­cen­tro. Era un ám­bi­to en el que se al­ter­na­ban es­pa­cios po­bla­dos, gran­des po­tre­ros y una am­plia red de bra­zos de mar, en lo que hoy son va­rias gran­des ave­ni­das, ca­lles y par­ques. Se­ña­le­mos co­mo ejem­plo la ave­ni­da Ol­me­do, que en­ton­ces era un an­cho y ex­ten­so es­te­ro; la zo­na don­de es­tá ubi­ca­do hoy el Gua­ya­quil Tenis Club y la ca­lle Tun­gu­rahua, para se­ña­lar so­lo al­gu­nos de los pun­tos de asen­ta­mien­to ac­tual que eran áreas la­cus­tres. Al nor­te de la ciu­dad se ubi­ca­ban pe­que­ñas quin­tas y ha­cien­das. Ahí es­ta­ban la Quin­ta Pa­re­ja, la Quin­ta Medina, la Quin­ta Jo­se­fi­na, la Quin­ta Piedad, etc. En es­ta úl­ti­ma es­tu­vo pre­ci­sa­men­te ubi­ca­da la emi­so­ra Ra­dio Quin­ta Piedad, cu­ya de­no­mi­na­ción se acom­pa­ña­ba con la cla­ve HC2RL.

LA “EN­TRE­GA TO­TAL” DE ES­TA EMI­SO­RA

Ra­dio Quin­ta Piedad trans­mi­tió pro­gra­mas que per­se­guían aten­der las ne­ce­si­da­des cul­tu­ra­les de un pú­bli­co in­tere­sa­do, que se in­cre­men­ta­ba a me­di­da que se am­plia­ba su sin­to­nía. El con­te­ni­do de aque­llos to­ca­ba una am­plia te­má­ti­ca, di­fun­di­da me­dian­te en­tre­gas re­la­cio­na­das con el tea­tro, la di­fu­sión de la poe­sía a tra­vés de la de­cla­ma­ción, el can­to, la ópe­ra. La po­bla­ción que sin­to­ni­za­ba el dial de esa emi­so­ra po­día re­em­pla­zar su ne­ce­si­dad de asis­tir a las re­pre­sen­ta­cio­nes en los po­cos tea­tros que en­ton­ces fun­cio­na­ron en la ciu­dad. En ellos se pre­sen­ta­ban re­vis­tas cul­tu­ra­les y mu­si­ca­les in­ter­pre­ta­das por com­pa­ñías ex­tran­je­ras que arri­ba­ban a Gua­ya­quil o que se fue­ron ar­man­do con per­so­nas de la lo­ca­li­dad, aman­tes del ar­te, la cul­tu­ra y la mú­si­ca. No to­da la co­lec­ti­vi­dad es­ta­ba en con­di­cio­nes de asis­tir a los tea­tros y esa ex­pec­ta­ti­va por es­cu­char la dra­ma­ti­za­ción y la in­ter­pre­ta­ción mu­si­cal fue sus­ti­tui­da por la in­tere­san­te pro­gra­ma­ción trans­mi­ti­da a tra­vés de las en­tre­gas de Ra­dio Quin­ta Piedad.

UN IN­TERE­SAN­TE APOR­TE DE IN­VES­TI­GA­CIÓN HIS­TÓ­RI­CA

Don Hugo Del­ga­do Ce­pe­da ha es­tu­dia­do es­te fe­nó­meno y nos en­tre­ga un re­la­to su­ma­men­te in­tere­san­te de sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Se­ña­la, por ejem­plo, que el es­fuer­zo del doc­tor Roberto Leví Hoff­man fue apo­ya­do in­con­di­cio­nal­men­te por su es­po­sa, la poe­ti­sa gua­ya­qui­le­ña Piedad Cas­ti­llo de Leví. Jun­tos em­pren­die­ron la du­ra ta­rea de po­si­cio­nar en el me­dio una pro­gra­ma­ción que lle­gó a ser dis­fru­ta­da por una co­mu­ni­dad cre­cien­te de ve­ci­nos. Don Hugo Del­ga­do ha re­vi­sa­do do­cu­men­ta­ción en el Archivo del Sin­di­ca­to de Far­ma­céu­ti­cos y Dro­gue­rías del Ecua­dor y ha des­cu­bier­to co­pias de car­tas en­via­das por el doc­tor Leví a la Ca­sa Co­llins Ra­dio Ma­nu­fac­tu­ring Com­pany, del es­ta­do de Io­wa en Es­ta­dos Uni­dos, que le ser­vi­rían de me­ca­nis­mo para ob­te­ner los equi­pos de 6.668 ki­lo­ci­clos, e ins­ta­lar con ellos la ra­dio­di­fu­so­ra de 45 me­tros, cu­ya inau­gu­ra­ción ten­dría lu­gar el 28 de fe­bre­ro de 1933. Uno de los as­pec­tos des­ta­ca­bles de la ta­rea em­pren­di­da por el pro­fe­sio­nal ale­mán fue que su emi­so­ra nun­ca per­si­guió un ré­di­to co­mer­cial, sino que se pro­yec­tó co­mo ta­rea em­pren­di­da, no con el ob­je­ti­vo de con­se­guir be­ne­fi­cios en di­ne­ro, sino en au­dien­cia. La ac­ti­vi­dad de la emi­so­ra ja­más tu­vo un cos­to, fue gra­tui­ta y de ser­vi­cio co­lec­ti­vo.

LA TÉC­NI­CA AL SER­VI­CIO DE LA INI­CIA­TI­VA EN LA RA­DIO

El doc­tor Roberto Leví Hoff­man pu- so to­da su ener­gía y no es­ca­ti­mó es­fuer­zos para avan­zar en la tec­ni­fi­ca­ción de su emi­so­ra. En abril de 1933 tra­jo a un ex­per­to nor­tea­me­ri­cano, el in­ge­nie­ro Joe Ma­gen, para que se hi­cie­ra car­go de la ad­mi­nis­tra­ción téc­ni­ca de aque­lla y para que pu­sie­ra al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad su pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia en la re­pa­ra­ción de los po­co ra­dio­rre­cep­to­res que ha­bía en el me­dio. El in­ge­nie­ro Ma­gen se ha­bía des­ta­ca­do co­mo co­no­ce­dor de la tec­no­lo­gía de los re­cep­to­res Ga­le­na des­de 1923 en su país, me­dian­te la uti­li­za­ción de un dis­po­si­ti­vo ela­bo­ra­do a par­tir de la pie­dra de sul­fa­to de plo­mo que ser­vía co­mo de­tec­tor. El co­no­ci­mien­to de es­te pro­fe­sio­nal, na­ci­do en New Ha­ven, Con­nec­ti­cut, lo ha­bía lle­va­do a par­ti­ci­par co­mo ra­dio­pe­ra­dor en em­bar­ca­cio­nes de la Ma­ri­na de Es­ta­dos Uni­dos. Ya en Gua­ya­quil, Ma­gen lo­gró desem­pe­ñar­se ade­más, y en los años si­guien­tes, co­mo ge­ren­te de la na­cien­te in­dus­tria dis­que­ra lo­cal Ife­sa, ase­sor para las per­so­nas que se ha­bían de­di­ca­do a la atractiva ac­ti­vi­dad de la ra­dio­fo­nía, y ex­per­to en el arre­glo y man­te­ni­mien­to de los equi­pos de trans­mi­sión de la com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na Ame­ri­can Tra­ding Com­pany, con ofi­ci­nas en Gua­ya­quil.

El con­cur­so de es­te ex­per­to grin­go y la incansable de­di­ca­ción del doc­tor Leví Hoff­man die­ron re­sul­ta­dos. Ra­dio Quin­ta Piedad al­can­zó sin­to­nía con­ti­nen­tal y mun­dial. El acu­cio­so pe­rio­dis­ta e in­ves­ti­ga­dor, don Hugo Del­ga­do Ce­pe­da, que en­tre­vis­tó al quí­mi­co ale­mán en

la clí­ni­ca en que se en­con­tra­ba in­ter­na­do, nos re­la­ta: “…El doc­tor Leví re­cor­dó con agra­do, en su ca­ma de en­fer­mo, en pre­sen­cia de es­te pe­rio­dis­ta, el con­cur­so in­ter­na­cio­nal que él reali­zó para pre­miar con un fino som­bre­ro Mon­te­cris­ti, la car­ta nú­me­ro 10.000 que le en­via­ran re­por­tan­do ha­ber es­cu­cha­do sus trans­mi­sio­nes. Lo ga­nó la señorita Elsy Ric­key, de Chica­go. Igual co­sa su­ce­dió con el pú­bli­co de la ciu­dad. Se aco­mo­da­ba en el am­plio pa­tio ro­dea­do de fron­do­sos ár­bo­les de la Quin­ta Piedad, en las ca­lles To­más Mar­tí­nez, en­tre ave­ni­da Ro­ca­fuer­te y Ge­ne­ral Cór­do­va, para es­cu­char ópe­ras, ope­re­tas, sin­fo­nías, re­ci­ta­cio­nes y con­fe­ren­cias, es­tas úl­ti­mas sus­ten­ta­das por maes­tros co­mo los doc­to­res Jo­sé Vicente Tru­ji­llo, Car­los Alberto Arro­yo del Río, Abel Gil­bert, Jorge Wag­ner Gil­bert, Ar­man­do Pa­re­ja Co­ro­nel, etc. La es­ta­ción de­jó de fun­cio­nar ha­ce al­gu­nos años, sien­do es­to muy la­men­ta­do por los gua­ya­qui­le­ños…”.

EL TRA­BA­JO DEL DOC­TOR LEVÍ EN BE­NE­FI­CIO DE LA CUL­TU­RA POR­TE­ÑA

No ca­be du­da que el pa­pel cum­pli­do por Ra­dio Quin­ta Piedad tu­vo un im­por­tan­te im­pac­to en el me­jo­ra­mien­to del ni­vel ar­tís­ti­co y cul­tu­ral de la ciu­dad. La mú­si­ca de los gran­des crea­do­res y maes­tros lo­gró ser es­cu­cha­da y apre­cia­da ya no so­lo por una ex­clu­si­va éli­te so­cial, sino por los am­plios sec­to­res me­dios y por mu­chos ho­ga­res hu­mil­des. La po­bla­ción gua­ya­qui­le­ña, gra­cias a los pro­gra­mas di­fun­di­dos por es­ta emi­so­ra, es­cu­chó las me­lo­días de Beet­ho­ven, Bach, Schu­bert, De­bussy, Cho­pin, los val­ses de Johann Strauss, las in­ter­pre­ta­cio­nes de las or­ques­tas sin­fó­ni­cas, los con­jun­tos de cuer­da, las fi­lar­mó­ni­cas, los cuar­te­tos, so­lis­tas, te­no­res, ba­rí­to­nos, so­pra­nos y más ex­po­si­to­res de la “be­lla mú­si­ca” sur­gi­da en la “Vie­ja Eu­ro­pa”. En el pe­que­ño tea­tro de la emi­so­ra ac­tuó el pia­nis­ta crio­llo Jo­sé ‘Pe­pe’ Lu­ces, su es­po­sa Olga, bri­llan­te so­prano, y va­rios gua­ya­qui­le­ños que ha­bían cul­ti­va­do el ar­te in­ter­pre­ta­ti­vo del vio­lín, la vio­la, el ba­jo, etc.

Fren­te al mi­cró­fono, la voz del doc­tor Roberto Leví Hoff­man anun­cia­ba la pro­gra­ma­ción para Gua­ya­quil y el mun­do. Lo ha­cía en es­pa­ñol y en in­glés, y ex­pli­ca­ba el desem­pe­ño dia­rio de la emi­so­ra y el ape­go de ella al ob­je­ti­vo de di­fun­dir en­tre­te­ni­mien­to ar­tís­ti­co y mu­si­cal. Con ello, la la­bor de Ra­dio Quin­ta Piedad se po­nía a tono con la co­rrien­te mun­dial de la ra­dio­di­fu­sión, que ven­dría a re­vo­lu­cio­nar la co­mu­ni­ca­ción e in­tro­du­cir un in­va­lo­ra­ble ins­tru­men­to de cul­tu­ra y co­no­ci­mien­to. Siem­pre el doc­tor Leví es­tu­vo acom­pa­ña­do por su cul­ta y ex­qui­si­ta es­po­sa, do­ña Piedad Cas­ti­llo de Leví. La gra­cia de es­ta da­ma gua­ya­qui­le­ña en el de­cir, su fa­ci­li­dad para ex­pre­sar­se an­te la au­dien­cia, su for­ma li­te­ra­ria de ex­po­ner ca­da uno de sus par­la­men­tos, con­tri­bu­ye­ron a que la emi­so­ra pe­ne­tra­ra en un cre­cien­te nú­me­ro de ho­ga­res gua­ya­qui­le­ños y la sin­tie­ran co­mo par­te de su ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na. Su pro­gra­ma­ción com­bi­nó la mú­si­ca y la di­fu­sión cul­tu­ral con un am­plio con­te­ni­do de men­sa­jes ex­pli­ca­dos de mo­do sen­ci­llo y llano, a fin de que fue­ra com­pren­di­do y dis­fru­ta­do por to­dos los re­cep­to­res aten­tos a su pro­gra­ma­ción. En el equi­po ra­dial, en for­ma vo­lun­ta­ria y sin emo­lu­men­to al­guno, par­ti­ci­pa­ron pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas.

RA­DIO QUIN­TA PIEDAD, ES­CE­NA­RIO DE LOS PER­SO­NA­JES MÁS IM­POR­TAN­TES DE EN­TON­CES

Por sus ins­ta­la­cio­nes pa­sa­ron va­rias per­so­na­li­da­des del ám­bi­to mu­si­cal, ar­tís­ti­co y po­lí­ti­co. Es­tu­vo, en los pri­me­ros me­ses del año 1934, el can­di­da­to presidenci­al triun­fan­te en las elec­cio­nes con­vo­ca­das por el doc­tor Abe­lar­do Mon­tal­vo, doc­tor Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, quien por los mi­cró­fo­nos de la emi­so­ra se di­ri­gió a la ciu­da­da­nía con su acos­tum­bra­da re­tó­ri­ca, su fo­go­so tono y su atrac­ti­vo dis­cur­so. La pre­sen­cia de es­te in­tere­san­te po­lí­ti­co tu­vo la com­pa­ñía de las da­mas gua­ya­qui­le­ñas Ma­ría Piedad Are­llano, Car­me­la Cas­ti­llo, Piedad Leví, Lo­la Drouet de Rey­na, Ma­ría An­dra­de Ar­baí­za; por los ca­ba­lle­ros En­ri­que Rei­na Drouet, doc­tor An­to­nio Pa­rra Ve­las­co, doc­tor Car­los Puig Vi­la­zar (quien es­cri­bi­ría tiem­po des­pués con el pseu­dó­ni­mo de ‘Cho­lo Hon­ra­do’), Luis Agui­rre Lu­que, doc­tor Fran­cis­co An­dra­de Ar­baí­za, pionero tam­bién en la ac­ti­vi­dad de la ra­dio­di­fu­sión por­te­ña. Por la Ra­dio Quin­ta Piedad pa­só una plé­ya­de de cul­to­res de la mú­si­ca, co­mo los pia­nis­tas En­ri­que Fer­nán­dez Usu­bi­lla­ga, Bo­lí­var Are­llano y Jo­sé Vicente Bla­cio; el acor­deo­nis­ta Jorge Ma­din­yá, el te­nor Al­fon­so Calero Be­ní­tez, los vio­li­nis­tas Mi­lo Bla­cio, Ra­món Ace­ve­do, en­tre mu­chas de las fi­gu­ras que des­co­lla­ban ya en la in­ter­pre­ta­ción mu­si­cal en nues­tro me­dio.

1. Bo­ti­ca del Co­mer­cio del Dr. Roberto Le­vi.2. Gua­ya­quil en los años 30.3. Ma­ría Piedad Cas­ti­llo de Le­vi.4. Quin­ta Piedad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.