Ori­gen, edu­ca­ción y for­ma­ción de Ol­me­do

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Jo­sé Joa­quín Ol­me­do na­ció en Gua­ya­quil el 19 de mar­zo de 1780, hi­jo del ca­pi­tán Mi­guel de Ol­me­do y Troyano, ma­la­gue­ño lle­ga­do a Amé­ri­ca (Pa­na­má) en 1757, quien ba­jo la tu­to­ría de un tío su­yo pros­pe­ró y una vez in­de­pen­di­za­do de su tu­te­la­je al­can­zó a re­unir una bue­na for­tu­na. En 1764 se tras­la­dó a Gua­ya­quil, don­de con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Ana Fran­cis­ca de Ma­ru­ri y Sa­la­va­rría, gua­ya­qui­le­ña de ilus­tre pro­sa­pia, de cu­ya unión na­cie­ron Magdalena y dos años más tar­de, Jo­sé Joa­quín. Una vez cons­ti­tui­da su pe­que­ña fa­mi­lia, Mi­guel de Ol­me­do se es­ta­ble­ció de­fi­ni­ti­va­men­te en Gua­ya­quil.

En 1789 el pe­que­ño ni­ño de 8 años de edad fue en­via­do a Qui­to e in­gre­sa­do al co­le­gio y con­vic­to­rio de San Fer­nan­do, re­gen­ta­do por los frailes do­mi­ni­cos. Allí en­ta­bló amis­tad con Jo­sé Me­jía y Le­que­ri­ca, cu­yos pa­dres te­nían muy bue­nas re­la­cio­nes. Años más tar­de pro­fun­di­za­ron tal re­la­ción cuan­do asis­tie­ron co­mo dipu­tados a las Cor­tes en Cá­diz. Her­nán Ro­drí­guez Cas­te­lo, en su obra Ol­me­do el hom­bre y el es­cri­tor, asu­me que en ra­zón de la re­la­ción que Me­jía tu­vo con Eu­ge­nio Es­pe­jo, Ol­me­do de­be ha­ber co­no­ci­do y tra­ta­do a Es­pe­jo, quien sien­do un “li­te­ra­to de gran­de eru­di­ción, des­cu­brió el in­ge­nio de am­bos jó­ve­nes y los es­ti­mu­la­ba al es­tu­dio pre­sen­tán­do­les con her­mo­sos coloridos la be­lle­za de las le­tras y las cien­cias” (Pa­blo He­rre­ra, Apun­tes bio­grá­fi­cos de D. Jo­sé Joa­quín Ol­me­do, Qui­to, Im­pren­ta de Juan P. Sanz, 1887, p. 1).

Ape­nas has­ta cum­plir sus do­ce años de edad se man­tu­vo co­mo alumno del co­le­gio San Fer­nan­do, don­de fue ins­trui­do en gra­má­ti­ca la­ti­na y cas­te­lla­na, pues de­bió mo­vi­li­zar­se a Gua­ya­quil por­que su fa­mi­lia te­nía la es­pe­ran­za de en­viar­lo a Li­ma para ac­ce­der a un apren­di­za­je más avan­za­do. Fi­nal­men­te, en 1794, por la in­fluen­cia de don Jo­sé Sil­va y Ola­ve, chan­tre de la ca­te­dral li­me­ña, un per­so­na­je em­pa­ren­ta­do, via­jó a esa ciu­dad y ba­jo su tu­to­ría in­gre­só y es­tu­dió fi­lo­so­fía y ma­te­má­ti­cas en el co­le­gio de San Car­los, de cu­yo Real Con­vic­to­rio el chan­tre era vi­ce­rrec­tor. Gra­dua­do en ta­les ma­te­rias pa­só a com­ple­tar sus es­tu­dios en la uni­ver­si­dad de San Mar­cos.

En 1799 de­fen­dió en la uni­ver­si­dad un ac­to pú­bli­co de Fi­lo­so­fía y Ma­te­má­ti­cas. Y en 1800, me­dian­te un con­cur­so de opo­si­ción ga­nó la asig­na­ción de la cá­te­dra de Fi­lo­so­fía. En 1802, co­mo un tri­bu­to en el día de su bo­da a una pa­re­ja ami­ga es­cri­bió Epi­ta­la­mio. En 1803, el poe­ma Mi re­tra­to, y a con­di­ción que ella es­cri­bie­se al pie: “Amó cuan­to era ama­ble, amó cuan­to era be­llo”. En ju­nio de 1805 se gra­duó co­mo doc­tor en Ju­ris­pru­den­cia, y se en­tre­gó a la en­se­ñan­za del De­re­cho Ci­vil en el co­le­gio de San Car­los. En ju­lio 8 de 1806, des­de Li­ma es­cri­bió: Mi ve­ne­ra­do pa­dre y to­do mi

amor: “ya me fal­tan so­lo dos ac­tos para con­cluir mi cur­so de Fi­lo­so­fía; pe­ro tam­bién ya he em­pe­za­do a en­se­ñar Le­yes, es­tu­dio que me con­vie­ne más… y se des­pi­de: su hu­mil­de y aman­te hi­jo”. (Biblioteca Ecua­to­ria­na Clá­si­ca, Epis­to­la­rio, Pág. 59). Esos dos ac­tos, que pre­si­dió ese mis­mo 1806, le va­lie­ron el tí­tu­lo de “in­ris utrius­que ma­gís­ter” -maes­tro en am­bos De­re­chos; es de­cir, el ci­vil y el ca­nó­ni­co y es­cri­bió sus poe­mas Ma­te­má­ti­cas y Loa al vi­rrey. En 1807 pu­bli­có En la muer­te de do­ña Ma­ría An­to­nia de Bor­bón, prin­ce­sa de As­tu­rias.

En 1808, lue­go de cua­tro años de práctica, al­can­zó el gra­do de abo­ga­do y se in­cor­po­ró al Co­le­gio de Abo­ga­dos en Li­ma y en la uni­ver­si­dad de San Mar­cos asu­mió la cá­te­dra de Di­ges­to. Pen­sa­mos que una tan bri­llan­te ca­rre­ra as­cen­den­te de le­yes de­no­ta una ex­cep­cio­nal in­te­li­gen­cia que siem­pre se hi­zo evi­den­te a lo lar­go de su vi­da.

Al po­co tiem­po fue lla­ma­do a Gua­ya­quil por es­tar su pa­dre gra­ve­men­te en­fer­mo. A prin­ci­pios de agos­to de ese año des­em­bar­có en el puer­to, ha­llan­do a su pa­dre su­ma­men­te de­li­ca­do de sa­lud, de quien in­me­dia­ta­men­te re­ci­bió el en­car­go de al­ba­cea de sus bie­nes y el rue­go de ve­lar por la ve­jez y sus­ten­to de su “ama­da ma­dre”, de­seos que cum­plió has­ta su muer­te ocu­rri­da en 1811. Mi­guel Agus­tín de Ol­me­do fa­lle­ció el 8 de agos­to de 1808.

LOS PRI­ME­ROS VIEN­TOS DE FRONDA

Le­van­ta­mien­tos fue­ron ali­men­ta­dos por la ce­gue­ra de las au­to­ri­da­des pe­nin­su­la­res, im­pe­di­das de in­ter­pre­tar la com­ple­ja reali­dad de una so­cie­dad mul­ti­ét­ni­ca y va­rio­pin­ta, di­se­mi­na­da en un enor­me con­ti­nen­te con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias en ca­da re­gión. No les fue po­si­ble com­pren­der que era im­po­si­ble en­ca­si­llar­la con los mis­mos cri­te­rios y peor aún, co­mo se pre­ten­dió, apli­car­los en ale­ja­dos y di­sí­mi­les rin­co­nes del es­pa­cio ame­ri­cano.

“En 1730, se da el pri­mer gri­to de in­su­rrec­ción con­tra el do­mi­nio es­pa­ñol lan­za­do en Co­cha­bam­ba (Bo­li­via), en­ca­be­za­do por Ale­jo Calatayud, quien trai­cio­na­do, fue eje­cu­ta­do y sus miem­bros col­ga­dos en el ce­rro San Sebastián y otros si­tios para es­car­mien­to de la po­bla­ción” (Ger­mán Ar­ci­nie­gas).

En sep­tiem­bre de 1780, Jo­sé Gabriel Tú­pac Ama­ru, lue­go de ahor­car al co­rre­gi­dor de El Cuz­co, se le­van­tó con nu­me­ro­so ejér­ci­to (60.000 hom­bres se­ña­lan al­gu­nos his­to­ria­do­res), y man­tu­vo en vi­lo al Vi­rrei­na­to del Pe­rú, has­ta que fue cap­tu­ra­do y eje­cu­ta­do.

El 16 de mar­zo de 1781, 20.000 co­mu­ne­ros del So­co­rro en Co­lom­bia, en fe­roz aso­na­da, has­ta sep­tiem­bre de 1782 que ter­mi­nó, de­ja­ron un ras­tro san­grien­to de sa­queos, asal­tos a ha­cien­das y eje­cu­cio­nes.

EL SI­GLO DE LAS LU­CES

La Ilus­tra­ción, es el mo­vi­mien­to fi­lo­só­fi­co, po­lí­ti­co, li­te­ra­rio y cien­tí­fi­co que se desa­rro­lló en Eu­ro­pa a lo lar­go del si­glo XVIII. Fue una gran mo­der­ni­za­ción cul- tu­ral co­mo re­sul­ta­do del pro­gre­so y de la di­fu­sión de las nue­vas “Ideas” y de los nue­vos co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos, que in­ten­tó trans­for­mar las ca­du­cas es­truc­tu­ras del An­ti­guo Ré­gi­men. La Re­vo­lu­ción In­dus­trial, que cons­ti­tu­yó la ma­yor trans­for­ma­ción so­cial que se ha pro­du­ci­do en los úl­ti­mos si­glos, cu­ya pri­me­ra gran eta­pa ocu­rrió en­tre 1760 y 1870, fue jun­to con la di­fu­sión de la masonería, la in­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos y la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa en 1786, los ele­men­tos que im­pul­sa­ron a los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos a bus­car su in­de­pen­den­cia.

Por lo que al lle­gar el si­glo XIX, la quie­bra del po­der es­pa­ñol se hi­zo más crí­ti­ca y os­ten­si­ble. La cri­sis que vi­vía la Pe­nín­su­la de­bi­do a la in­va­sión fran­ce­sa, el res­que­bra­ja­mien­to de la au­to­ri­dad real, el avan­za­do pen­sa­mien­to li­be­ral y de mo­der­ni­dad ema­na­dos de las Cor­tes de Cá­diz, in­ci­ta­ron a las éli­tes ame­ri­ca­nas a pro­yec­tar su in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña. En enero de 1804 se cons­ti­tu­yó la Re­pú­bli­ca (ne­gra) de Hai­tí, en ju­lio de 1809 es­ta­lló en La Paz y Chu­qui­sa­ca un po­de­ro­so mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, y fi­nal­men­te, los pa­trio­tas mes­ti­zos de Qui­to, el 10 de agos­to de ese año, pro­ta­go­ni­za­ron una úl­ti­ma re­vuel­ta en es­te la­do del Pa­cí­fi­co.

Has­ta 1809, des­de la con­quis­ta es­pa­ño­la del Nue­vo Mun­do, ha­bía trans­cu­rri­do al­go más de tres si­glos y en la úl­ti­ma cen­tu­ria su do­mi­nio se ha­lla­ba se­ria­men­te cues­tio­na­do. En los si­guien­tes quin­ce años, des­pués de un lar­go y pe­no­so pro­ce­so evo­lu­ti­vo, to­da Amé­ri­ca, ex­cep­to Cu­ba y Puer­to Ri­co, al­can­za­ría su to­tal in­de­pen­den­cia.

Mu­chos li­bros se ha­bían prohi­bi­do “por con­te­ner doc­tri­nas erró­neas, he­ré­ti­cas, im­pías, in­ju­rio­sas a la re­li­gión ca­tó­li­ca”. Sin em­bar­go, pe­se al in­ten­to de coar­tar la di­fu­sión de sus con­te­ni­dos, al fi­na­li­zar el si­glo XVIII, cir­cu­la­ban so­te­rra­da­men­te nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas con ideas li­be­ra­les, pa­tro­ci­na­das en su ma­yo­ría por las so­cie­da­des lo­ca­les de Ami­gos del País, en­tre ellas las de Li­ma (1787), Qui­to (1791), y Bo­go­tá (1801).

Di­ver­sos au­to­res eran tra­du­ci­dos, ci­ta­dos y leí­dos en ter­tu­lias de po­lí­ti­cos ilus­tra­dos jun­to a co­mer­cian­tes, pro­fe­sio­na­les, per­so­nas edu­ca­das, to­dos ellos apa­sio­na­dos in­de­pen­den­tis­tas que pro­pi­cia­ban la re­vo­lu­ción, y los uni­ver­si­ta­rios crio­llos gra­dua­dos en las dé­ca­das com­pren­di­das en­tre 1780 y 1800, que do­mi­na­ban el más di­ver­so re­per­to­rio de te­mas cien­tí­fi­cos y po­lí­ti­cos. De ma­ne­ra que al es­ta­ble­cer­se en sus ciu­da­des y con­ver­ti­dos en maes­tros, mo­di­fi­ca­ron y mo­der­ni­za­ron el pen­sa­mien­to de sus alum­nos, sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al uso de li­bros con te­mas ve­da­dos por la In­qui­si­ción.

En la dé­ca­da de 1780, la Co­ro­na en un es­fuer­zo por desa­rro­llar las cien­cias mo­der­nas e im­pul­sar la ilus­tra­ción en­vió nu­me­ro­sos cien­tí­fi­cos y sa­bios. “La lle­ga­da de los eu­ro­peos no so­lo tra­jo al Nue­vo Mun­do los mé­to­dos cien­tí­fi­cos más mo­der­nos sino que tam­bién es­ti­mu­ló el in­ter­cam­bio in­te­lec­tual en­tre los sa­bios ame­ri­ca­nos y es­pa­ño­les (…). Para su cons­ter­na­ción, los ame­ri­ca­nos des­cu­brie­ron que los es­pa­ño­les ilus­tra­dos te­nían nu­me­ro­sos pre­jui­cios acer­ca del Nue­vo Mun­do y en con­se­cuen­cia, el in­ter­cam­bio cien­tí­fi­co de­jó im­pre­so en los ame­ri­ca­nos la ne­ce­si­dad de guar­dar una ac­ti­tud in­de­pen­dien­te y crí­ti­ca. Aun más, re­cal­có el he­cho de que eran los pa­res in­te­lec­tua­les de los eu­ro­peos. Dar­se cuen­ta de lo an­te­rior no so­lo los lle­nó de or­gu­llo por sus lo­gros sino que con­tri­bu­yó tam­bién a su cre­cien­te con­vic­ción de que de­bían al­can­zar la igual­dad po­lí­ti­ca” (Jai­me E. Ro­drí­guez O.).

Los crio­llos ilus­tra­dos sa­bían que cul­tu­ral­men­te eran su­pe­rio­res al co­mún de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, sin em­bar­go, eran mar­gi­na­dos de la par­ti­ci­pa­ción pú­bli­ca. Los co­mer­cian­tes, es­pe­cial­men­te los ex­por­ta­do­res, no po­dían ser due­ños de sus ac­ti­vi­da­des, pues es­ta­ban su­je­tos al mo­no­po­lio es­ta­ble­ci­do por la Co­ro­na, acu­mu­lan­do un pe­li­gro­so des­con­ten­to. To­do es­to desa­rro­lló en ellos la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de ser los ar­tí­fi­ces y ár­bi­tros de su des­tino.

Fi­nal­men­te, en el decenio de 1810, se re­co­no­ció en la Pe­nín­su­la la ne­ce­si­dad de sa­tis­fa­cer el de­seo de los crio­llos de ser par­tí­ci­pes de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, y una vez crea­da la Jun­ta Su­pre­ma Cen­tral y Gu­ber­na­men­tal de Es­pa­ña e In­dias, se in­cre­men­tó el nú­me­ro de sus miem­bros con re­pre­sen­tan­tes ame­ri­ca­nos. Aun­que ya era muy tar­de para la mo­nar­quía, pues fue­ron lo­gros in­com­ple­tos que pe­se a la sa­tis­fac­ción por al­can­zar­los, siem­pre de­ja­ban un sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo.

HI­JO DE UN ES­PA­ÑOL QUE HI­ZO FOR­TU­NA EN NUES­TRA CIU­DAD, ES­TU­DIÓ EN QUI­TO Y LUE­GO HI­ZO SUS CUR­SOS UNI­VER­SI­TA­RIOS EN LI­MA, GRADUÁNDOS­E EN LA UNIVERSIDD­A DE SAN MAR­COS.

Jo­se Sil­va y Ola­ve.

Jo­ven Ol­me­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.