El te­ma se­xual en la poe­sía ecua­to­ria­na

ES­TE POE­MA DE­DI­CA­DO A UNA FA­MO­SA COR­TE­SA­NA QUE VIVÌA EN QUI­TO NO CONSTÒ EN LOS LI­BROS ANTOLÒGICO­S DEL GRAN POE­TA CA­PI­TA­LINO DEL POSTMODERN­ISMO, POR SU AU­DA­CIA Y CRU­DE­ZA.

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

MADEMOISEL­LE SATÁN. EL POE­MA ES­CON­DI­DO.

En 1927 se dio en Qui­to un ma­yúscu­lo es­cán­da­lo cuan­do apa­re­ció en la re­vis­ta Fí­ga­ro, de Car­los H. En­da­ra, un ra­ro y ex­qui­si­to poe­ma ti­tu­la­do Mademoisel­le Satán, con cru­das des­crip­cio­nes se­xua­les, de­di­ca­do así: “Para ti, Lo­la”, que los lec­to­res die­ron en adi­vi­nar que se tra­ta­ba de Lo­la Vi­nue­za Es­té­vez, una her­mo­sa qui­te­ña, que ha­bien­do re­si­di­do en Pa­rís ha­bía traí­do al­gu­nas no­ve­da­des li­cen­cio­sas po­co co­no­ci­das.

Lo­la era ami­ga de los jó­ve­nes in­te­lec­tua­les y te­nía cos­tum­bres ra­ras, pues de vez en cuan­do y so­lo para no abu­rrir­se, so­lía azo­tar a sus aman­tes des­nu­dos y rea­li­zar bromas con ellos, co­mo dis­fra­zar­los de mu­jer para las fies­tas de di­ciem­bre o para los bai­les de car­na­val.

El poe­ma apa­re­ció con el nom­bre del au­tor, el jo­ven de vein­te y cua­tro años Jorge Ca­rre­ra An­dra­de, quien ja­más ima­gi­nó que lo da­ría su ami­go En­da­ra a la pu­bli­ci­dad y para col­mos, acom­pa­ña­do de un re­tra­to con al­gún pa­re­ci­do a cier­ta es­tam­pa re­li­gio­sa de la Vir­gen Ma­ría.

El bom­ba­zo fue te­rri­ble: las bea­tas se es­can­da­li­za­ban, las mu­cha­chas se ru­bo­ri­za­ban, el poe­ta fue ex­pul­sa­do del ho­gar pa­terno por in­mo­ral y tu­vo que dis­cul­par­se an­te la opi­nión pú­bli­ca me­dian­te car­ta apa­re­ci­da en dia­rio El Co­mer­cio, pues ha­bía ro­to por pri­me­ra oca­sión en el país el ta­bú exis­ten­te so­bre el se­xo.

De­más es­tá de­cir que di­cha com­po­si­ción fue sis­te­má­ti­ca­men­te ex­clui­da de las an­to­lo­gías que des­pués

sal­drían de la obra de Ca­rre­ra An­dra­de, de ma­ne­ra que su pu­bli­ca­ción, aun hoy -a ca­si un si­glo de su apa­ri­ción­cons­ti­tu­ye no­ve­dad y has­ta ma­te­rial po­lé­mi­co. MADEMOISEL­LE SATÁN (PARA TI, LO­LA)

“//Mademoisel­le Satán ra­ra or­quí­dea del vi­cio. / ¿Por qué me hi­cis­te, di, de tu cuer­po, re­ga­lo? / La se­ñal de tus dien­tes lle­vo co­mo un si­li­cio/ en mi car­ne po­se­sa del enemi­go ma­lo. // ¿Por qué pro­bó mi len­gua el sa­bor de tu se­xo?/ / ¿Y el vino que en la no­che des­ti­lan tus pe­zo­nes? / ¿Por qué el ve­llo que na­ce de tu vien­tre con­ve­xo / se eri­zó para mí con nue­vas ten­ta­cio­nes? // ¿Por qué se ha hun­di­do en mis la­bios tu len­gua ve­ne­no­sa / y se ho­lla­ron tus ojos con lú­bri­co signo? / Y cuan­do ha­ces vibrvi­brar tu des­nu­dez le­cho­sa /pien­so que de­bes­bes ser la hem­bra del­del mma­ligno. // Yo la he vis­to des­nu­da Se­ñor,ñor, sí, yo la he vis­to / tem­bló y que­do­se el al­ma eter­na­men­te­te mu­da. /Pre­fie­ro a ese re­cuer­do los tres cla­vos de Cris­to, / la cruz, an­tes que verl­ver­la en mis no­ches, des­nu­da. // Señorita Satán, tú que to­do lo pue­des, / tus hom­bros, tu ca­de­ra que re­cla­ma el in­cien­so / tus sua­ves pies, tus bra­zos, son otras tan­tas redes / ten­di­da­ten­di­das ha­cia el po­bre co­ra­zón in­de­fen­so. // Me dis­te el dul­ce zum­zu­mo de tu bo­ca, el tur­ban­te mar­ti­rio de tus­tus mus­los,mus­los, ce­ñis­te aa mmi cin­tu­ra / y cuan­do fui­mos pre­sos del es­pas­mo ex­te­nuan­te / tu enor­me be­so fue co­mo una que­ma­du­ra.du­ra. // Eres la hemb­hem­bra úni­ca, lo mis­mo en el re­po­so / que en el se­xual com­ba­te­com­ba­te. // San­ta or­quí­dea del vi­cio / has­ta cuan­do tor­tu­ras con ttu cuer­po olo­ro­so /no hay pla­cer en el mun­do que igui­gua­le a aquel su­pli­cio. // Satán, mu­jer que tie­nes uun ru­bí en ca­da pe­cho, / tus ver­des ojos lú­bri­cos son siem­pre una ace­chan­za, / tu des­nu­dez que vie­ne las no­ches a mi le­cho, / pa­ra­ra­ra mi­mi cie­go ol­vi­do es tu me­jo­ri ven­gan­za.//”.

Ma­de­moi­se­lleMSa­tán vi­vía en la ca­sa es­ques­qui­ne­ra de la Gua­ya­quil y Cal­das, en el ba­rri­ba­rrio San Blas. Era exó­ti­ca, be­lla, im­pul­si­va,si­va, gus­ta­ba re­ci­tar poe­mas sen­ti­men­ta­les,les, lleer li­bros pres­ta­dos que lue­go des­truía­truía sin acor­dar­se que eran aje­nos y que de­bía de­vol­ver­los. Una vez fla­ge­ló dia­bó­li­cam­li­ca­men­te al jo­ven y lar­gui­ru­cho poe­ta Ca­rreCa­rre­ra An­dra­de so­lo por­que sí, por­que te­nía ca­ra de vir­gi­nal inocen­tón y en efec­te­fec­to lo era; fi­nal­men­te se le en­tre­gó vo­lup­tu­lup­tuo­sa­men­te... y am­bos go­za­ron de lo lin­do­lin­do, ella en­se­ñan­do y él apren­dien­do.

TrT­ras la for­za­da ex­pli­ca­ción apa­re­ci­da en la­las pá­gi­nas de El Co­mer­cio, el jo­ven Ca­rreCa­rre­ra An­dra­de via­jó por cor­ta tem­po­ra­da­da aa GGua­ya­quil, hu­yen­do de la acri­mo­nia le­van­le­van­ta­da en Qui­to, don­de su so­la pre­sen­cia­cia ca­cau­sa­ba un in­te­rés porno en­tre las da­mi­tas­mi­tas de so­cie­dad y tam­bién en­tre las del pueb­pue­blo llano, que se ima­gi­na­ban de pa­re­ja­ja con el jo­ven­cí­si­mo y lar­go “va­te se­xual”, co­mo al­gu­nos chus­cos die­ron en lla­mar­le,le, so­bre­nom­bre­so que al­can­zó gran no­to­rie­da­drie­da y le du­ró mu­chí­si­mo tiem­po.

A finales de la dé­ca­da de los años 1960 y da­da­dad la bo­nan­za ba­na­ne­ra, Lo­la re­si­día enen Ma­cha­la,M tra­ba­ja­ba en un bur­del pro­pio­pio y de gran ex­clu­si­vi­dad. Juan Cas­tro y Ve­lás­quez,Ve­lás que la co­no­ció du­ran­te una vi­si­ta­si­ta in­te­lec­tua­li a la ca­pi­tal orense, acom­pa­ñan­do­pa­ña a su tío Abel Romeo Cas­ti­llo, ha con­ta­do­con­ta que Lo­la aún no lle­ga­ba a los se­sen­ta­sen­ta años, ha­bla­ba con acen­to cuen­cano, con­ver­sa­ba­conv ex­qui­si­ta­men­te, aten­día con cham­pán­cham a sus in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, so­bre to­do si eran in­te­lec­tua­les, y era una cor­te­sa­na­sa­na er­gui­da, ele­gan­te, de gra­ta con­ver­sa­ción­ción y de pre­sen­cia ma­jes­tuo­sa y be­lla.

Jorge Ca­rre­ra An­dra­de (1903-1978)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.