Una ol­vi­da­da poe­ta gua­ya­qui­le­ña

Memorias Porteñas - - Portada - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

No he po­di­do en­con­trar un re­tra­to de la gua­ya­qui­le­ña Ca­ro­li­na Fe­bres-Cor­de­ro y Fran­co, na­ci­da en 1864, y que mu­rió en su ca­sa en Gua­ya­quil, el lu­nes 30 de mar­zo de 1936, de 72 años de edad, y fue en­te­rra­da al día si­guien­te.

El cro­nis­ta vi­ta­li­cio de Gua­ya­quil, Ro­dol­fo Pé­rez Pi­men­tel, en el to­mo 9 de su Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co del Ecua­dor, nos re­la­ta que a po­cos años fue lle­va­da a Lo­ja, don­de vi­vió una tem­po­ra­da, co­mo se des­pren­de de su poe­sía El adiós, cuan­do fa­lle­ció en Lo­ja su ami­ga pre­di­lec­ta, Ger­tru­dis.

“Y des­pués de ese adiós, Ger­tru­dis mía, /can­do­ro­sa pa­lo­ma, el vue­lo al­zas­te; en ins­tan­te fu­gaz, sin ago­nía, /es­te mí­se­ro mun­do aban­do­nas­te.

Aho­gán­do­me el to­rren­te de mis pe­nas /bro­tar no pue­do llan­to de mis ojos

cuan­do cu­brí con blan­cas azu­ce­nas /y con ve­lo vir­gí­neo tus des­po­jos.”

Na­da más se co­no­ce has­ta que a los 19 años, en 1883, re­ci­tó una poe­sía a Gua­ya­quil en los ac­tos pro­gra­ma­dos para con­me­mo­rar el cen­te­na­rio de Ol­me­do, en el tea­tro de su nom­bre.

En un cua­derno de re­cor­tes de don J. Gabriel Pino Ro­ca, en­con­tré un poe­ma pu­bli­ca­do en Gua­ya­quil en 1889 de Ca­ro­li­na Fe­bres-Cor­de­ro: A Bo­lí­var “No en him­nos be­llos me pi­dáis que can­te /al hé­roe magno, de va­lor por­ten­to;

que de tan­ta gran­de­za al sen­ti­mien­to /tiem­bla y calla mi nu­men va­ci­lan­te.

Y ¿qué a esa glo­ria má­gi­ca y bri­llan­te /pres­ta­rá de una li­ra el tris­te acen­to?

Tu eterno amor, el so­lo mo­nu­men­to /digno se­rá del ada­lid triun­fan­te;

¡Oh pue­blo al que tor­nó gran­de y glo­rio­so /de Bo­lí­var la dies­tra re­den­to­ra!

Por él mi­ras mag­ní­fi­co y ra­dio­so /el Sol de li­ber­tad que tu al­ma ado­ra,

¡Loor in­mor­tal al genio po­de­ro­so /que hi­zo bri­llar la ce­les­tial au­ro­ra!”

En 1892 con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el doc­tor Emi­lio Aré­va­lo, abo­ga­do cuen­cano, miem­bro del par­ti­do Ra­di­cal y Se­na­dor por la pro­vin­cia de Es­me­ral­das. Ese año la Aca­de­mia de la Len­gua en Qui­to pu­bli­có una de sus poesías en la An­to­lo­gía ecua­to­ria­na.

En 1904 Emi­lio Aré­va­lo ini­ció una se­rie de pu­bli­ca­cio­nes con­tra Li­zar­do Gar­cía por la pren­sa, acu­sán­do­lo de inep­ti­tud o trai­ción en el ma­ne­jo de la Deu­da In­gle­sa y du­ran­te su cor­ta pre­si­den­cia se man­tu­vo en la opo­si­ción. En enero de 1906 se su­mó en Gua­ya­quil a la re­vo­lu­ción al­fa­ris­ta. El día 19 tu­vo en sus ma­nos to­dos los po­de­res co­mo je­fe ci­vil y mi­li­tar de la pro­vin­cia del Gua­yas, sien­do ese año de­sig­na­do Mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio en el Bra­sil, via­jan­do con Ca­ro­li­na y Car­los He­lí.

En Río de Ja­nei­ro Ca­ro­li­na Fe­bres-Cor­de­ro hi­zo amis­tad con la hi­ja del can­ci­ller, Hor­ten­sia do Río Bran­co, a quien de­di­có el 1 de enero de 1907 un poe­ma de cor­te ro­mán­ti­co:

De esa épo­ca son sus co­la­bo­ra­cio­nes para la re­vis­ta La on­di­na del Gua­yas.

De vuel­ta a Gua­ya­quil en 1910, su es­po­so re­abrió su es­tu­dio pro­fe­sio­nal. Su hi­jo pro­si­guió los es­tu­dios se­cun­da­rios y to­do pa­re­cía gra­to al es­pí­ri­tu, pe­ro ocu­rrió el fa­lle­ci­mien­to re­pen­tino del pre­si­den­te Emi­lio Es­tra­da, sur­gie­ron nue­va­men­te avi­va­das las pa­sio­nes, lo que ter­mi­nó con la ocu­pa­ción del Puer­to Prin­ci­pal por par­te de las fuer­zas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas de los ge­ne­ra­les Leo­ni­das Pla­za y Ju­lio An­dra­de. Lue­go vino el ase­si­na­to del ge­ne­ral Pe­dro J. Mon­te­ro, el arras­tre de los Al­fa­ro y la es­ci­sión de­fi­ni­ti­va del par­ti­do Li­be­ral Ra­di­cal ecua­to­riano.

En 1912 Emi­lio Aré­va­lo fue apre­sa­do y con­fi­na­do por cau­sas po­lí­ti­cas y, a raíz de la re­vo­lu­ción de Con­cha tu­vo que sa­lir exi­lia­do a Li­ma. Ca­ro­li­na, ca­ren­te de me­dios, to­mó a car­go el ma­ne­jo de la pe­que­ña ha­cien­da Trans­vaal, en Na­ran­jal, sub­sis­tien­do con su Car­los He­lí, que en 1914 se gra­duó en el Vicente Ro­ca­fuer­te.

El doc­tor Aré­va­lo via­jó a Pa­na­má, qui­zá para es­tar más cer­ca de los acon­te­ci­mien­tos de Es­me­ral­das, pe­ro fa­lle­ció el 15 de ju­nio de 1915.

Ro­dol­fo Pé­rez Pi­men­tel ano­ta que su plu­ma al­zó el vue­lo y es­cri­bió A la muer­te de mi que­ri­do es­po­so, que pu­bli­có en Gua­ya­quil y sa­lió re­pro­du­ci­da en la Pan Ame­ri­can Re­view de Nue­va Or­leáns:

“¡Oh Dios! ¿Y fue­ron mis cla­mo­res va­nos? /En la au­sen­cia del due­ño que me dis­te, ha­cia ti al­za­ba sin ce­sar mis ma­nos, /pi­dién­do­te piedad, y no me oís­te.

Tres años de tor­men­to ine­na­rra­ble, /y tras ese tor­men­to, ho­rri­ble día, que tra­yén­do­me due­lo per­du­ra­ble, /con­vir­tió mi exis­ten­cia en ago­nía”.

En 1917 de­di­có una loa a su ami­ga Do­lo­res Su­cre en su so­lem­ne apo­teo­sis. Asi­mis­mo es­cri­bió fá­bu­las, co­mo El mas­tín y los tor­dos, Las abe­jas, el chin­cho­rro y el pi­ca­flor, La azu­ce­na y el gi­ra­sol, así co­mo poesías de te­mas va­ria­dos. En 1927 es­cri­bió la tra­gi­co­me­dia en cua­tro ac­tos y en pro­sa La pro­ce­sión de las áni­mas.

LA ES­CRI­TO­RA GUA­YA­QUI­LE­ÑA ES­CRI­BIÓ NO SO­LA­MEN­TE VER­SOS SINO TAM­BIÉN FÁ­BU­LAS Y PIE­ZAS DE TEA­TRO QUE FUE­RON MUY CE­LE­BRA­DAS EN EL PA­SA­DO SI­GLO.

Gua­ya­quil y su re­cons­truc­ción des­pués del in­cen­dio gran­de.

El Tea­tro Ol­me­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.