GER­MÁN LIN­CE Y SUS VI­SIO­NES

Memorias Porteñas - - News - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Quie­nes ama­mos nues­tra ciu­dad y nos in­tere­sa­mos en co­no­cer de­ta­lles de su pa­sa­do es­ta­mos siem­pre es­cu­dri­ñan­do vie­jos do­cu­men­tos, li­bros o re­vis­tas que nos lle­ven a ese tiem­po en el que Gua­ya­quil aún era una jo­ven po­bla­ción que lu­cha­ba con la ad­ver­si­dad, para abrir­se pa­so ha­cia un me­jor fu­tu­ro.

De es­te mo­do se han he­cho mu­chos ha­llaz­gos, que ge­ne­ral­men­te no son de do­mi­nio pú­bli­co y que, co­mo el que hoy te trai­go que­ri­do lec­tor, nos hacen re­pen­sar cues­tio­nes co­mo las que Ju­lio Ver­ne pro­vo­có en sus lec­to­res cuan­do es­cri­bió las vi­sio­na­rias no­ve­las que apre­sa­ron la aten­ción del mun­do y que, ca­si en su ma­yo­ría, se cris­ta­li­za­ron en realidades, co­mo si es­te es­tu­vie­ra do­ta­do del don de la pro­fe­cía.

En nues­tro ca­so, el Ju­lio Ver­ne guayaquile­ño se lla­ma Ger­mán Lin­ce. Y la pro­pues­ta que per­mi­tió es­ta com­pa­ra­ción se­rá el mo­ti­vo de es­te es­cri­to.

Ha­ce cin­co años, mientras rea­li­za­ba la in­ves­ti­ga­ción que ter­mi­na­ría con la pu­bli­ca­ción de mi obra 1880-1920, his­to­ria de una ge­ne­ra­ción inol­vi­da­ble, me to­pé con una no­ti­cia pu­bli­ca­da en 1907 en la re­vis­ta Gua­ya­quil Ar­tís­ti­co, en la que, ba­jo el tí­tu­lo Gua­ya­quil re­for­ma­do se da­ba a co­no­cer la apro­ba­ción a un pro­yec­to presentado por el Dr. Ger­mán Lin­ce, ilus­tre y res­pe­ta­do guayaquile­ño, que cu­bría para ese en­ton­ces el car­go de con­ce­jal del can­tón.

El pro­yec­to de Lin­ce, na­da or­to­do­xo por cier­to, pro­po­nía un cam­bio tan gi­gan­tes­ca­men­te tras­cen­den­tal que más pa­re­cía una vi­sión del fu­tu­ro que un pro­yec­to de po­si­ble rea­li­za­ción.

La no­ve­dad de la pro­pues­ta con­sis­tía en pro­lon­gar el mu­ro del ma­le­cón 60 me­tros ha­cia el in­te­rior del río, a fin de eli­mi­nar los pla­yo­nes que la ma­rea ba­ja de­ja­ba al des­cu­bier­to y con ello re­ubi­car las bal­sas y los mue­lles que de ma­ne­ra per­ma­nen­te obs­truían el trá­fi­co fluvial.

La im­ple­men­ta­ción del pro­yec­to se­ría en ex­tre­mo re­vo­lu­cio­na­ria pues, si con­si­de­ra­mos que para ese en­ton­ces Gua­ya­quil te­nía más de 25 mue­lles, ve­re­mos que no se­ría na­da fá­cil ha­cer reali­dad es­ta ex­tra­or­di­na­ria obra.

Una de las for­ta­le­zas pro­mo­cio­na­das por el crea­dor del pro­yec­to era el ca­rác­ter re­crea­ti­vo que te­nía, amén del im­por­tan­te in­cre­men­to de área que su­ma­ría a la ciu­dad, una vez que es­tu­vie­se ter­mi­na­do.

El cos­to de la obra as­cen­día a la as­tro­nó­mi­ca su­ma de 4’766.000 su­cres y el pro­duc­to que da­ría con el pa­so de los años se­ría de 6’060.000 su­cres, lo que de­ja­ría al ayun­ta­mien­to una ga­nan­cia de 1’000.000 de su­cres.

Pe­ro para que te ubi­ques con las ci­fras que­ri­do lec­tor, déjame de­cir­te que para ese en­ton­ces el ban­co más gran­de de la na­ción, que era el Ban­co del Ecua­dor, te­nía co­mo ca­pi­tal y re­ser­va 4’500.000 su­cres, o sea 266.000 su­cres me­nos de lo que cos­ta­ba el fa­raó­ni­co pro­yec­to.

¿De dón­de sal­dría el di­ne­ro para ha­cer­lo reali­dad…?

Pe­ro no avan­ce­mos por es­te ca­mino y si­ga­mos co­no­cien­do los por­me­no­res de la pro­pues­ta le­yen­do, para el efec­to, lo que el Dr. Lin­ce ex­pu­so an­te el pleno del Con­ce­jo:

“Lar­go tiem­po ha si­do para mí ob­je­to de cons­tan­te me­di­ta­ción, la ne­ce­si­dad ca­da día más im­pe­rio­sa de sal­var la ciu­dad del ho­rri­ble fo­co de in­fec­ción si­tua­do en la ori­lla de la ría; de­bi­do es­to al rá­pi­do em­ban­ca­mien­to de ella y te­nien­do por cau­sa prin­ci­pal el cam­bio de la co­rrien­te del río Gran­de (el Ba­baho­yo), lo que ha­ce que el río Dau­le se apar­te de la ori­lla de Las Pe­ñas; es­ta fal­ta de co­rrien­te per­mi­te la acu­mu­la­ción de las ma­te­rias que arras­tra el río, así co­mo su li­mo y to­dos los des­per­di­cios arro­ja­dos de las em­bar­ca­cio­nes allí es­ta­cio­na­das. Cau­sa es tam­bién de es­te em­ban­ca­mien­to, la su­ce­sión

ES­TE ILUS­TRE GUAYAQUILE­ÑO PRO­PON­DRÍA HA­CE MÁS DE CIEN AÑOS LA IM­PLE­MEN­TA­CIÓN DE UN PRO­YEC­TO DE TÚ­NEL BA­JO EL SAN­TA ANA, JUN­TO A OTRO QUE CON­TEM­PLA­BA LA AM­PLIA­CIÓN DEL MA­LE­CÓN Y LA INS­TA­LA­CIÓN DE UN FU­NI­CU­LAR QUE SUBIE­RA AL CE­RRO; PRO­YEC­TOS MUY SI­MI­LA­RES A LOS QUE, PAR­CIAL­MEN­TE, FUE­RAN CONS­TRUI­DOS EN NUES­TRA CIU­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.