EL BO­LE­RO EN GUA­YA­QUIL: UN GÉ­NE­RO QUE SE IN­TER­PRE­TÓ Y CREÓ EN NUES­TRO PUER­TO

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

LEl al­ma del bo­le­ro es­tá en su le­tra. En ella se con­den­sa to­da la sen­ti­men­ta­li­dad po­pu­lar que arran­ca del cho­que en­tre el in­di­vi­duo y una nue­va reali­dad ur­ba­na. En ca­da bo­le­ro se en­cuen­tran pre­sen­tes las ex­pe­rien­cias exis­ten­cia­les que de­ri­van de ese acon­te­ci­mien­to. Es­tán el amor, la de­silu­sión, la de­s­es­pe­ran­za, la an­gus­tia, la im­po­si­bi­li­dad de lo­grar la di­cha, el inal­can­za­ble co­ra­zón de la esquiva mu­jer. En Per­fi­dia im­pe­ra el va­cío sen­ti­men­tal del in­com­pren­di­do (“…Na­die com­pren­de lo que su­fro yo/can­to pues ya no pue­do so­llo­zar/so­lo tem­blan­do de an­sie­dad es­toy/to­dos me mi­ran y se van…”.) y, par­tir de él, el arri­bo al can­to, el en­trar a la mú­si­ca co­mo úni­ca for­ma de sal­va­ción fren­te al su­fri­mien­to del im­po­si­ble amor y del aban­dono de to­dos. En Amar y vi­vir, de la in­com­pa­ra­ble Con­sue­lo Ve­lás­quez, el llan­to, co­mo con­se­cuen­cia del des­pre­cio amo­ro­so re­co­rre to­da la com­po­si­ción. Una de­cla­ra­ción de ese pro­fun­do sen­ti­mien­to es­pi­ri­tual es se­gui­da por el llan­to y las lá­gri­mas del per­de­dor aman­te: “…Por qué no han de sa­ber/que te amo vi­da mía/por qué no he de de­cir­lo/si fun­des tu al­ma/con el al­ma mía/…/no im­por­ta si des­pués/me ven llo­ran­do un día/si aca­so me pre­gun­tan/di­ré que te quie­ro/mu­cho to­da­vía…”.

LA PO­PU­LA­RI­DAD DE ES­TE GÉ­NE­RO MU­SI­CAL UR­BANO VIE­NE DE INI­CIOS DEL SI­GLO XX, CUAN­DO LA ME­LO­DÍA LLE­GA­DA DE EU­RO­PA AD­QUI­RIÓ TO­NA­LI­DA­DES MUY PRO­PIAS DE LO CA­RI­BE­ÑO.

“…Bo­le­ro -di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra de Puer­to Ri­co Iris Za­va­la-…que es de­cir amor, ce­los, y amor quie­re de­cir bo­le­ro. Un si­glo de “te quie­ro” y “ol­ví­da­me”, y “es­cu­cha”: es el amor que na­ce con el mi­le­nio. Es el li­bro in­fi­ni­to, el ro­llo cir­cu­lar cu­yo pe­rí­me­tro es in­cal­cu­la­ble y su lec­tu­ra inaca­ba­ble…”. Y cla­ro, el bo­le­ro se con­so­li­dó co­mo gé­ne­ro ur­bano con los ini­cios del si­glo XX. Ha­cia él, y pa­ra dar­le for­ma, con­flu­ye­ron Áfri­ca, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, en una fu­sión y mez­cla que se des­pla­za­rá, asu­mien­do cuer­pos car­ga­dos de sen­ti­mien­to pro­fun­do, de con­tra­dic­cio­nes, de cho­ques psi­co­ló­gi­cos y has­ta de jus­ti­fi­ca­ti­vos pa­ra pres­cin­dir de la vi­da. En el tra­yec­to de su vi­da his­tó­ri­ca, el bo­le­ro tie­ne, co­mo ele­men­to ca­si in­sus­ti­tui­ble, al ero­tis­mo. La mu­jer en él, a más de ser al­ma -eté­rea y ce­les­tial- es tam­bién cuer­po, de­seo y lu­ju­ria, a tal ex­tre­mo que, co­mo opi­na el es­pa­ñol An­to­nio Ga­la, el bo­le­ro lle­ga a pin­tar in­clu­so la exis­ten­cia de una co­mu­ni­dad, de “una pa­re­ja de tres”.

El amor, en el bo­le­ro, no so­lo es la ex­pre­sión de una re­la­ción hom­bre­mu­jer. En va­rias de las com­po­si­cio­nes de es­te gé­ne­ro, al­gu­nos es­tu­dio­sos creen en­con­trar una di­men­sión li­be­ra­da de las clá­si­cas exi­gen­cias de esa re­la­ción sen­ti­men­tal. Se ha ha­bla­do, por ejem­plo, de Tú me acos­tum­bras­te, bo­le­ro com­pues­to por el cu­bano Frank Do­mín­guez, de la ge­ne­ra­ción cin­cuen­te­ra del fi­lin, (“…Tú me acos­tum­bras­te/a to­das esas co­sas/y tú me en­se­ñas­te/que son ma­ra­vi­llo­sas/…/yo no com­pren­día/có­mo se que­ría/en tu mundo ra­ro/y por ti apren­dí…”), co­mo de un re­pre­sen­ta­ti­vo gi­ro de la con­cep­ción del amor en es­ta mú­si­ca (más bien, en es­ta poe­sía).

El bo­le­ro tam­bién es una mues­tra de la pa­sión neu­ró­ti­ca. Pa­ra el per­so­na­je, en mu­chas de es­tas can­cio­nes, el re­cur­so del dolor se con­vier­te en ele­men­to con­ti­nuo y pe­ren­ne de su can­to de que­ja. En Amor cie­go, del bo­ri­cua Ra­fael Hernández, el rue­go an­te la in­mi­nen­cia del aban­dono se con­vier­te en un pró­lo­go de la muer­te: “…No, no me de­jes so­lo/mi­ra que me mue­ro si no es­tás con­mi­go/no, no me de­jes so­lo/hoy que ne­ce­si­to/mu­cho más de ti/…ven/que aun­que yo no pue­da/ni mi­rar tus ojos/ni be­sar tu bo­ca/tú, le da­rás con­sue­lo/a es­te amor tan cie­go/co­mo lo es mi amor...”. Ahí ve­mos una ex­tre­ma de­pen­den­cia del hom­bre (per­de­dor) fren­te a la mu­jer, ele­va­da a la nu­be, y per­do­na­da por su so­la de­ci­sión de no ir­se, aun­que la per­ma­nen­cia de la re­la­ción sig­ni­fi­que un sa­cri­fi­cio sin sa­li­da pa­ra el aman­te que im­plo­ra y se con­for­ma con tan po­co.

El sue­ño del amor, re­fe­ren­te fun­da­men­tal del bo­le­ro, es un inal­can­za­ble pa­raí­so, una lu­cha men­tal, in­sis­ten­te y bur­la­da, por la reali­dad del irre­nun­cia­ble des­pre­cio. En Amor per­di­do, Sa­bor de en­ga­ño, Per­fi­dia, Des­dén, Pa­la­bras de mu­jer, pa­ra so­lo se­ña­lar al­gu­nos, es­tá pre­sen­te el cons­tan­te com­ba­te en­tre la ilu­sión y el des­pre­cio, la pu­re­za del co­ra­zón de quien rue­ga, y la men­ti­ra vi­lla­na de la se­duc­to­ra. Se tra­ta, en reali­dad, de un cú­mu­lo de con­te­ni­dos exis­ten­cia­les de la ex­pe­rien­cia del ser hu­mano fren­te a una des­co­no­ci­da di­men­sión de vi­da ur­ba­na, car­ga­da de sor­pre­sas, for­mas de com­por­ta­mien­to so­cial y emo­ti­vi­da­des. Na­ci­do en Cuba y Puer­to Ri­co y, tem­pra­na­men­te arri­ba­do a Mé­xi­co, el bo­le­ro co­pa la aten­ción de un pú­bli­co ca­da vez más am­plio que se asien­ta y cre­ce en las ciu­da­des. Es una for­ma de irrup­ción ro­mán­ti­ca que per­mi­te can­tar to­dos los do­ble­ces del amor, los im­po­si­bles y la reali­dad, los modos de vi­vir del cuer­po (del cuer­po aman­te y del cuer­po ama­do) y los sen­ti­dos. Es una acua­re­la que ba­ña de in­ter­pre­ta­ción al ser desea­do, que ha­bla en gris de su in­no­ble co­ra­zón, pe­ro al mis­mo tiem­po se de­tie­ne pa­ra im­pri­mir su tex­tu­ra en la sua­vi­dad de las ma­nos fe­me­ni­nas, en el co­lor de los ojos y en la ter­su­ra de la piel. En Piel ca­ne­la, del puer­to­rri­que­ño Bobby Ca­pó, se con­den­san al me­nos dos de esos ele­men­tos: “…Que se que­de el in­fi­ni­to sin es­tre­llas/o que pier­da el an­cho mar su in­men­si­dad/pe­ro el ne­gro de tus ojos que no mue­ra/y el aro­ma de tu piel se que­de igual/…”.

El bo­le­ro ha si­do in­ter­pre­ta­do y can­ta­do por mu­chos ar­tis­tas de Amé­ri­ca y el mundo. So­lo se­ña­le­mos al­gu­nos (can­tan­tes, ya que re­fe­rir­nos a los com­po­si­to­res nos lle­va­ría de­ma­sia­do es­pa­cio), pro­ce­den­tes de Cuba, Puer­to Ri­co, Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.