GUA­YA­QUIL an­tes de la luz eléc­tri­ca

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Es­ta se­ma­na que­ri­do lec­tor ter­mi­na­ré de con­tar­te có­mo se ilu­mi­na­ban las no­ches de nues­tros an­te­pa­sa­dos y la ma­ne­ra en que irrum­pió el gas co­mo nue­vo com­bus­ti­ble pa­ra el alum­bra­do ur­bano.

l 4 de di­ciem­bre de 1853 el ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, au­to­ri­zó a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil a con­tra­tar con el se­ñor Ju­lio Bour­cier en París (o con cual­quier otro pro­vee­dor que hi­cie­ra me­jor ofer­ta), la ins­ta­la­ción del alum­bra­do de gas, en la se­gu­ri­dad de que el no­ve­do­so sis­te­ma per­fec­cio­na­ría es­te ser­vi­cio en el Puer­to Prin­ci­pal.

El in­ven­to no era nue­vo, pues en Mé­xi­co se uti­li­za­ba des­de 1820 gra­cias a un pro­ce­so es­pe­cial me­dian­te el cual se que­ma­ba acei­te pa­ra ob­te­ner hi­dró­geno.

La ilu­mi­na­ción era mu­cho más in­ten­sa y aun cuan­do los vi­drios de los fa­ro­les se en­su­cia­ban más a me­nu­do, el es­fuer­zo de lim­piar­los se jus­ti­fi­ca­ba por el me­jo­ra­mien­to que ex­pe­ri­men­ta­ba la ca­li­dad del ser­vi­cio.

Pa­ra ha­cer más via­ble el pro­yec­to fue li­be­ra­da de im­pues­tos la im­por­ta­ción de to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to del sis­te­ma.

Sin em­bar­go de las fa­ci­li­da­des pres­ta­das, pa­sa­rían más de sie­te años pa­ra po­der rea­li­zar las ins­ta­la­cio­nes, por lo que en 1860 se en­co­men­dó al ge­ne­ral Jo­sé de Vi­lla­mil con­se­guir en Es­ta­dos Uni­dos los in­ver­sio­nis­tas que es­tu­vie­sen in­tere­sa­dos en el pro­yec­to.

En ma­yo de di­cho año el ge­ne­ral en­vió una mi­si­va al go­bierno lo­cal, dán­do­le a co­no­cer que la fir­ma E. R. Spra­gue se ha­bía in­tere­sa­do en el asun­to y que si no apa­re­cían pro­ble­mas de úl­ti­ma ho­ra, es­ta ini­cia­ría los tra­ba­jos en nues­tra ciu­dad en el mes de sep­tiem­bre.

Des­gra­cia­da­men­te el asun­to no era tan fá­cil, pues los tra­ba­jos de la em­pre­sa no in­cluían la ins­ta­la­ción de los pos­tes es­pe­cia­les re­que­ri­dos pa­ra ins­ta­lar el sis­te­ma.

La cons­truc­ción de di­chos pos­tes con los es­ca­sos re­cur­sos que tenía el Ca­bil­do ya era “otro can­tar”, con­vir­tién­do­se la so­lu­ción del pro­ble­ma en una mi­sión im­po­si­ble.

Sin em­bar­go, los es­fuer­zos rea­li­za­dos por las au­to­ri­da­des y el irres­tric­to apo­yo de la so­cie­dad ci­vil per­mi­ti­rían que a ini­cios de 1861 la em­pre­sa con­tra­ta­da em­pie­ce los tra­ba­jos a me­di­da que el Ayun­ta­mien­to iba co­lo­can­do los pos­tes.

Nue­vos y di­fe­ren­tes pro­ble­mas ha­rían su apa­ri­ción con el nue­vo sis­te­ma pe­ro el que más com­pli­ca­ba las co­sas era el de la fluc­tua­ción del cos­to del ser­vi­cio, pues es­ta­ba con­di­cio­na­do a los cam­bios del pre­cio del car­bón, com­bus­ti­ble que se uti­li­za­ba pa­ra la ob­ten­ción del gas que los can­di­les que­ma­ban.

El al­to pre­cio del ser­vi­cio y el cos­to de los nue­vos pos­tes obli­ga­rían al Ca­bil­do a man­te­ner mu­chas vías con el vie­jo sis­te­ma de ilu­mi­na­ción.

Así, so­lo las ca­lles prin­ci­pa­les, en­tre las que se con­ta­ban les tres pri­me­ras pa­ra­le­las al río, go­za­ban pa­ra 1863 del ser­vi­cio a gas.

Muy len­ta­men­te es­te iría cre­cien­do has­ta que en 1865, año en el que Qui­to lo­gró tam­bién adop­tar el sis­te­ma, Gua­ya­quil con­ta­ba con 208 fa­ro­les de gas, cu­yo man­te­ni­mien­to cos­ta­ba a nues­tra ciu­dad la bi­co­ca de 16.000 pe­sos anua­les (mu­cho di­ne­ro pa­ra aquel en­ton­ces).

El res­to de Gua­ya­quil man­te­nía sin em­bar­go, el sis­te­ma an­ti­guo alum­bra­do que usa­ba acei­te de ba­lle­na.

Cua­tro años des­pués, es­te fue re­em­pla­za­do por el ke­ro­se­ne, y aun cuan­do la de­ci­sión fue muy bien re­ci­bi­da (pues el olor que es­ta com­bus­tión ge­ne­ra­ba no era ni de cer­ca lo pes­ti­len­te que la del acei­te de ba­lle­na), el sis-

Ima­gen que pre­sen­ta­ba pa­ra 1910 la fá­bri­ca de gas que abas­te­cía de com­bus­ti­ble a ca­si to­do el alum­bra­do pú­bli­co de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.