Con­tro­ver­sias so­bre la va­li­dez de LAS COR­TES DE CÁ­DIZ

Memorias Porteñas - - Mp -

El co­no­ci­mien­to del re­torno del rey Fer­nan­do VII pro­vo­có bas­tan­te más que ale­gría en el pue­blo es­pa­ñol, pe­rro pre­ve­ni­do por sus par­cia­les con­tra los ddipu­tados de las Cor­tes que lo es­pe­ra­ban pa­ra for­zar­lo a fir­mar sin con­di­cio­nes, cam­bió la ru­ta ini­cial y se di­ri­gió a Va­len­cia, don­de re­ci­bió “pe­ti­cio­nes del pue­blo, del ejér­ci­to y de un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de dipu­tados pa­ra que die­ra por nu­la la Cons­ti­tu­ción. Los mis­mos par­cia­les de ella ha­bían da­do las ar­mas en su con­tra, pues el de­cre­to del rey se fun­dó en que la Cons­ti­tu­ción se ha­bía he­cho con mu­chos dipu­tados que no te­nían le­gí­ti­mos po­de­res. En ee­fec­to, en Cá­diz fue­ron ele­gi­dos al­gu­nos de po­bla­cio­nes ocu­pa­das por el enemi­go y aun de al­gu­nos pun­tos de Amé­ri­ca re­si­den­tes en Cá­diz y “al­guno de ellos fue elec­to dipu­tado por so­lo cua­tro in­di­vi­duos” (Adol­fo de Cas­tro, His­to­ria de Cá­diz. (784).

Com­pa­ran­do con lo ocu­rri­do du­ran­te la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, que los re­vo­lu­cio­na­rios le pre­sen­ta­ron a Luis XVIII una Car­ta Cons­ti­tu­cio­nal que no era con­mi­na­to­ria ni lo po­nía en la dis­yun­ti­va de acep­tar­la a ojos ce­rra­dos o re­nun­ciar al trono, sino dán­do­le la op­ción de pro­po­ner al­gu­nas rec­ti­fi­ca­cio­nes, a Fer­nan­do VII se le ne­gó to­do re­cur­so, pues al cru­zar la fron­te­ra lo es­pe­ra­ban las mal dis­fra­za­das ca­de­nas que lo obli­ga­rían a que la ju­ra­se to­da an­te el mis­te­rio­so libro de la Cons­ti­tu­ción, o se vol­vie­se a men­di­gar a Fran­cia. No ha­bía me­di­das más mo­de­ra­das a las cua­les re­cu­rrir, era to­do o na­da. En es­tas con­di­cio­nes era im­po­si­ble que el rey hu­bie­se ac­ce­di­do a en­trar en tra­tos con las Cor­tes y por eso cam­bió su vía de en­tra­da.

El 4 de mayo de 1814, en una Es­pa­ña que re­so­na­ba con ame­na­zas es­par­ci­das por los que se lla­ma­ban li­be­ra­les, Fer­nan­do VII se vio obli­ga­do a sus­pen­der la Cons­ti­tu­ción de 1812, di­sol­ver las Cor­tes, de­ro­gar su obra le­gis­la­ti­va y per­se­guir a los más re­cal­ci­tran­tes dipu­tados em­pe­ña­dos en im­po­ner­le una ca­mi­sa de fuer­za. Ac­to se­gui­do, al mar­gen de la le­ga­li­dad, el rey de­sig­nó una co­mi­sión pa­ra juz­gar su­ma­ria­men­te a los acu­sa­dos co­mo reos de Es­ta­do. Ol­me­do, que has­ta en­ton­ces re­si­día en Ma­drid en la ca­lle Bar­qui­llos 2, me­dian­te una car­ta re­la­ta el acon­te­ci­mien­to a su her­ma­na y cu­ña­do. Ma­drid, mayo 27 de 1814. Mis muy que­ri­dos her­ma­nos y com­pa- dres Mag­da­le­ni­ta Pa­re­des: por acá es­ta­mos lle­nos de mu­chas y muy gran­des co­sas. Bo­na­par­te ha si­do ya des­tro­na­do y des­te­rra­do a una is­la. Luis XVIII rei­na en Fran­cia, y Fer­nan­do VII es­tá ya so­bre su trono, y la paz ge­ne­ral en to­da la Eu­ro­pa.

Lue­go que el rey lle­gó, di­sol­vió la Cor­tes; ya por con­si­guien­te los dipu­tados cum­plie­ron su co­mi­sión. Co­mo al­gu­nos es­tán pre­sos, no se sa­be la suer­te que ten­drán. Los que es­tán li­bres, es­pe­ran que el Go­bierno to­me las pro­vi­den­cias opor­tu­nas pa­ra que se vuel­va a sus pro­vin­cias.

El día de ver­nos pa­re­ce que se acer­ca, y ya me pa­re­ce que es­toy en los preparativ­os de mi via­je. Yo na­da te­mo sino el mar, pe­ro las ora­cio­nes de us­te­des to­do lo ven­ce­rán (mas, con la no­ti­cia de la crea­ción de ta­les co­mi­sio­nes, de­bió ocul­tar­se en­tre sus ami­gos ma­so­nes y li­be­ra­les).

Di­suel­tas la Cor­tes, Fer­nan­do VII du­ran­te del pri­mer lus­tro de su rei­na­do res­ta­ble­ció el ab­so­lu­tis­mo an­te­rior al pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal. Du­ran­te es­te lap­so, la si­tua­ción ge­ne­ral en Es­pa­ña y las pro­vin­cias ul­tra­ma­ri­nas era ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja, por lo que se vio obli­ga­do a no des­cui­dar la du­ra ta­rea que las cir­cuns­tan­cias exi­gían. Es­fuer­zo que de­bió desa­rro­llar so­lo, pues no con­ta­ba con un equi­po lo su­fi­cien­te­men­te ca­paz pa­ra po­ner or­den en un país de­vas­ta­do por seis años de gue­rra. La ines­ta­bi­li­dad del go­bierno fue cons­tan­te, y los fra­ca­sos a la ho­ra de re­sol­ver ade­cua­da­men­te los pro­ble­mas de­ter­mi­na­ron los con­ti­nuos cam­bios mi­nis­te­ria­les.

Fue un pe­rio­do de per­se­cu­ción a los dipu­tados li­be­ra­les, los cua­les, apo­ya­dos por par­te del Ejér­ci­to, la bur­gue­sía y or­ga­ni­za­cio­nes se­cre­tas co­mo la ma­so­ne­ría, in­ten­ta­ron su­ble­var­se va­rias ve­ces pa­ra res­ta­ble­cer la Cons­ti­tu­ción. En es­te pe­rio­do des­apa­re­cie­ron la pren­sa li­bre, las dipu­tacio­nes y ayun­ta­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les y se ce­rra­ron las uni­ver­si­da­des. Se res­ta­ble­ció la or­ga­ni­za­ción gre­mial, se de­vol­vie­ron las atri­bu­cio­nes al Tri­bu­nal de la In­qui­si­ción y las pro­pie­da­des con­fis­ca­das a la Igle­sia.

La in­for­ma­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des desa­rro­lla­das por Ol­me­do, las reunio­nes se­cre­tas que de­bió te­ner con sus ami­gos y pro­tec­to­res, los ava­ta­res de su vi­da dia­ria y en ge­ne­ral so­bre los dipu­tados per­se­gui­dos, real­men­te son un mis­te­rio que en la ac­tua­li­dad es­toy in­da­gan­do, ayu­da­do por una in­ves­ti­ga­do­ra re­si­den­te en Ma­drid. Pues es un te­ma que re­quie­re ser des­cu­bier­to por­que en­tra­ña un si­len­cio in­con-

Tri­bu­nas de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.