IL EN 1930 alo Ore­lla­na

Memorias Porteñas - - Mp -

da bi­blio­gra­fía na­cio­nal. Es­ta bi­blio­te­ca y el mu­seo de la pro­pia de­pen­den­cia es­tán en un pa­la­cio es­pe­cial cu­ya fo­to­gra­fía in­clui­mos ade­lan­te. El ser­vi­cio al pú­bli­co es es­me­ra­do.

La vi­da so­cial en Guayaquil con­ser­va sus ca­rac­te­rís­ti­cas aris­to­crá­ti­cas: en los ‘clubs’ lla­ma­dos «Unión» y «Me­tro­po­li­tano», se da ge­ne­ral­men­te ci­ta la éli­te de la so­cie­dad por­te­ña, pa­ra ame­ni­zar la vi­da des­pués de las fae­nas dia­rias de la­bor in­te­lec­tual e in­dus­trial.

Tam­bién se re­gis­tra can­ti­dad de tea­tros, de va­ria­da ca­te­go­ría, en don­de es po­si­ble el des­can­so y di­ver­sión es­pi­ri­tual por las no­ches; la ciu­dad pre­sen­ta gran ani­ma­ción has­ta pa­sa­das las 12 p. m., en que fun­cio­nan sus ci­ne­mas, ‘res­to­rants’, sa­lo­nes de re­fec­ción, to­dos con bue­na mú­si­ca y más atrac­cio­nes.

El mo­vi­mien­to ma­rí­ti­mo y flu­vial es enor­me y de lo más có­mo­do y di­ver­ti­do. Las bahías de San­ta Ele­na, Pu­ná, Mo­rro, Po­sor­ja, Dau­le, Bal­zar, etc., son lu­ga­res a don­de in­cur­sio­na el tu­ris­ta na­ti­vo o ex­tran­je­ro que re­si­de en Guayaquil. En San­ta Ele­na que­da la ba­se pe­tro­le­ra en gran ex­plo­ta­ción, lla­ma­da An­cón, que es una ver­da­de­ra ciu­da­de­la a la mo­da in­gle­sa.

Pa­ra ter­mi­nar es­ta breve re­fe­ren­cia de Guayaquil, te­ne­mos el agra­do de re­pro­du­cir los si­guien­tes con­cep­tos to­ma­dos del «Ál­bum-Guía de Guayaquil» edi­ta­do por el Mu­ni­ci­pio de la pro­pia ciu­dad:

Guayaquil mo­derno. - La ac­ti­vi­dad del pro­gre­so de es­te im­por­tan­te puer­to de la cos­ta de la Amé­ri­ca del Sur pue­de de­cir­se que da­ta de trein­ta años a es­ta pai­re, sin ol­vi­dar la la­bor efi­ca­cí­si­ma que se ha ve­ni­do desa­rro­llan­do des­de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca y que acre­di­tó a es­ta ciu­dad co­mo me­tró­po­li del co­mer­cio ecua­to­riano, por la in­ten­si­dad de su vi­da in­dus­trial, que ha cons­ti­tui­do el ma­yor nú­cleo de la vi­da eco­nó­mi­ca del país, pues­to que sus pro­duc­tos de ex­por­ta­ción han si­do la ma­yor ba­se ren­tís­ti­ca del Es­ta­do, co­mo la im­por­ta­ción que se ha he­cho por es­te puer­to ecua­to­riano, que se pue­de cal­cu­lar en las tres cuar­tas par­tes del vo­lu­men to­tal en es­te as­pec­to mer­can­til.

Es­ta po­si­ción eco­nó­mi­ca, así co­mo la que le ha to­ca­do ocu­par en la vi­da po­lí­ti­ca del Ecua­dor, por la im­por­tan­cia de sus ins­ti­tu­cio­nes y sus hom­bres, que han des­co­lla­do en los más im­por­tan­tes ra­mos so­cia­les y ad­mi­nis­tra­ti­vos, co­mo son la edu­ca­ción pú­bli­ca, las ar­tes, las cien­cias, las in­dus­trias, etc., le han con­quis­ta­do a Guayaquil uno de los pri­me­ros pues­tos en­tre las pro­vin­cias ecua­to­ria­nas y le han va­li­do, des­de tiem­pos atrás, la fa­ma de uno de los puer­tos de ma­yor por­ve­nir en­tre los de la cos­ta pa­cí­fi­ca”.

La Em­pre­sa Eléc­tri­ca del Ecua­dor Inc., ori­gi­na­ria de los Es­ta­dos Uni­dos, se es­ta­ble­ció en es­ta ciu­dad, ad­qui­rien­do las pro­pie­da­des de la an­ti­gua Em­pre­sa de Luz y Fuer­za Eléc­tri­ca, im­por­tan­do con es­te mo­ti­vo un fuer­te ca­pi­tal con el que pro­pen­de al desa­rro­llo de la elec­tri­ci­dad, tan­to en Guayaquil co­mo en Rio­bam­ba, ciu­dad en la cual tie­ne es­ta­ble­ci­da tam­bién una di­vi­sión. Es­te fuer­te ca­pi­tal im­por­ta­do en una épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo la que atra­ve­sa­ba Guayaquil y la Re­pú­bli­ca en­te­ra, des­pués de la Re­vo­lu­ción del 9 de Ju­lio, fue un ali­vio pa­ra cen­te­na­res de hom­bres que en­con­tra­ron tra­ba­jo en las obras de re­cons­truc­ción que ve­ri­fi­ca­ba la em­pre­sa en aque­llos tiem­pos, y el me­jor clien­te pa­ra el co­mer­cio, ca­si com­ple­ta­men­te pa­ra­li­za­do.

La Em­pre­sa Eléc­tri­ca del Ecua­dor Inc., ge­ne­ra co­rrien­te al­ter­na y la dis­tri­bu­ye a las ca­sas a 110/220 vol­tios con fre­cuen­cia de 60 ci­clos, su­mi­nis­tran­do ener­gía eléc­tri­ca pa­ra di­ver­sos usos: alum­bra­do par­ti­cu­lar re­si­den­cial, co­mer­cial, pa­ra alum­bra­do pú­bli­co, pa­ra fuer­za mo­triz, pa­ra mo­to­res in­dus­tria­les, pa­ra ca­le­fac­ción, re­fri­ge­ra­ción, etc. y otras di­ver­sas apli­ca­cio­nes.

La Em­pre­sa Eléc­tri­ca del Ecua­dor Inc. en su or­ga­nis­mo es­tá di­vi­di­da en de­par­ta­men­tos, y es­tos, se sub­di­vi­den en sec­cio­nes. Ca­da de­par­ta­men­to tie­ne su ra­dio de ac­ción, den­tro del cual cum­ple con la la­bor a él en­co­men­da­da; pue­den con­si­de­rar­se ca­si co­mo au­tó­no­mos. Asi­mis­mo, ca­da de­par­ta­men­to tie­ne su je­fe de­par­ta­men­tal, que es quien con­tro­la la mar­cha de él y quien es res­pon­sa­ble del tra­ba­jo que en ese de­par­ta­men­to se efec­túe.

10 DE AGOS­TO Y PICHINCHA. BA­RRIO VILLAMIL DECADA DEL 30.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.