Cri­sis po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na

Memorias Porteñas - - Mp -

Con la fi­na­li­dad de ano­tar al­gu­nos he­chos pre­ce­den­tes del fe­nó­meno ocu­rri­do en mayo de 1944, ha­ga­mos un breve re­co­rri­do por el es­ce­na­rio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del Ecua­dor des­de la dé­ca­da del 30.

A me­dia­dos de 1930 la eco­no­mía del país atra­ve­só por una si­tua­ción muy crí­ti­ca. La im­por­tan­cia de la ex­plo­ta­ción ca­cao­te­ra en reali­dad no fue ma­yor­men­te afec­ta­da, sin em­bar­go, hu­bo un ba­jón en el pre­cio del ca­fé (de 70 su­cres el quin­tal en 1929 a 25, po­cos me­ses des­pués). Dis­mi­nu­yó tam­bién, aun­que no de esa ma­ne­ra, el pre­cio del arroz y otros pro­duc­tos con cu­yo co­mer­cio se sus­ten­ta­ban los in­gre­sos na­cio­na­les y la di­ná­mi­ca de los ne­go­cios. En­tre 1931 y 1932 el fe­nó­meno se agu­di­zó. Así, mien­tras en 1928 el Ecua­dor ex­por­tó el equi­va­len­te a 15’000.000 de dó­la­res, en 1931 ba­jó a 7’000.000 y al año si­guien­te no se lle­gó ni si­quie­ra a 5. Esa reali­dad, pro­duc­to tam­bién de la cri­sis eco­nó­mi­ca que afec­ta­ba al ca­pi­ta­lis­mo mun­dial, y cu­yos efec­tos re­ca­ye­ron so­bre las eco­no­mías de­pen­dien­tes co­mo la nues­tra, tu­vo con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas. La Re­vo­lu­ción Ju­lia­na (un acon­te­ci­mien­to en­mar­ca­do en ob­je­ti­vos de desa­rro­llo in­de­pen­dien­te y de ma­yor pre­sen­cia del Es­ta­do co­mo en­te re­gu­la­dor del fun­cio­na­mien­to in­te­gral de la so­cie­dad), por ejem­plo, su­frió una pér­di­da real de su le­gi­ti­mi­dad al ver­se afec­ta­da por una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del pre­su­pues­to fis­cal y no po­der res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas que ha­bía ge­ne­ra­do, es­pe­cial­men­te en­tre los gru­pos de más ba­jos in­gre­sos y las cla­ses me­dias. Es co­no­ci­do el he­cho de que la cú­pu­la del go­bierno “ju­liano”, an­te esa ca­tás­tro­fe, de­bió acu­dir a la mis­ma ban­ca gua­ya­qui­le­ña a la que com­ba­tió al ini­cio de su ges­tión, en pos de au­xi­lio pa­ra cum­plir has­ta con el pa­go de la bu­ro­cra­cia es­ta­tal.

A es­tos even­tos se su­ma­ron otros, y el es­ce­na­rio co­bró una di­men­sión de di­fi­cul­ta­des con­ti­nuas y de in­cues­tio­na­ble ines­ta­bi­li­dad. En 1931, Isi­dro Ayo­ra, que ha­bía asu­mi­do la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca de ma­nos de la mis­ma cú­pu­la mi­li­tar y de los círcu­los eco­nó­mi­cos se­rra­nos, fue des­ti­tui­do y re­em­pla­za­do por el co­ro­nel Luis La­rrea Al­ba. Mien­tras ello ocu­rría, las fuer­zas se­rra­nas apun­ta­la­das en el po­der de la Igle­sia co­mo ins­tru­men­to ideo­ló­gi­co y po­lí­ti­co pe­ro con as­pi­ra­cio­nes de en­trar en la di­ná­mi­ca de la ban­ca y la in­dus­tria, se agru­pa­ron al­re­de­dor de lo que se de­no­mi­nó Com­pac­ta­ción Obre­ra Na­cio­nal, que ser­vi­ría de me­ca­nis­mo de ma­sas pa­ra que el con­ser­va­du­ris­mo pos­tu­le y ga­ne la pre­si­den­cia con el te­rra­te­nien­te Nep­ta­lí Bo­ni­faz. La “mo­vi­da” le­gis­la­ti­va, im­pul­sa­da por sec­to­res opues­tos a la fi­gu­ra de es­te, im­pi­dió su po­se­sión, y la res­pues­ta vino de las agru­pa­cio­nes con­tro­la­das por la Com­pac­ta­ción, desatán­do­se una vio­len­ta con­fron­ta­ción ar­ma­da, co­no­ci­da co­mo la Gue­rra de los cua­tro días. La sa­li­da a esa fa­se de quie­bra po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal se dio con la de­sig­na­ción del gua­ya­qui­le­ño Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez co­mo pre­si­den­te, con el du­do­so triun­fo elec­to­ral del can­di­da­to li­be­ral Juan de Dios Mar­tí­nez Me­ra (que ha­bía ocu­pa­do las fun­cio­nes de ge­ren­te ge­ne­ral de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Es­tan­cos del Li­to­ral, em­pre­sa mal vis­ta por una gran par­te de la ciu­da­da­nía) y con el ad­ve­ni­mien­to de un nue­vo fe­nó­meno que, des­de en­ton­ces, y de ma­ne­ra sos­te­ni­da, ocu­pó gran par­te de nues­tra vi­da po­lí­ti­ca: el po­pu­lis­mo.

EL GOL­PE SUBVERSIVO QUE TRIUN­FÓ EN GUAYAQUIL UNIÓ A LOS PAR­TI­DOS DE IZ­QUIER­DA Y DE­RE­CHA PA­RA DE­RRO­TAR AL GO­BIERNO ARROYISTA, COM­PRO­ME­TI­DO CON EL ÍRRITO PRO­TO­CO­LO DE RÍO.

El “va­cío” en la le­gi­ti­mi­dad del pre­si­den­te Mar­tí­nez Me­ra, sien­do una si­tua­ción que arran­ca­ba de la mis­ma for­ma de su de­sig­na­ción, se agu­di­zó an­te la po­si­ción ofi­cial de no in­ter­ve­nir a fa­vor de Co­lom­bia a pro­pó­si­to de la dispu­ta que es­te país sos­te­nía con el Pe­rú so­bre el con­trol del te­rri­to­rio orien­tal de “Le­ti­cia” y las reite­ra­das de­nun­cias de frau­de en la elec­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.