PRO­YEC­TO RE­VO­LU­CIO­NA­RIO

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE

El hom­bre a lo lar­go del tiem­po, en su eter­na bús­que­da de lo in­mu­ta­ble y de la ver­dad, ape­ló pri­me­ro a lo so­bre­na­tu­ral, a lo mí­ti­co. Más tar­de, con­for­me se trans­for­mó en gre­ga­rio, desa­rro­lló la tra­di­ción, la me­mo­ria his­tó­ri­ca y el sen­ti­do de lo per­ma­nen­te. Es a tra­vés de la vi­da en co­mu­ni­dad que em­pie­za a des­cu­brir que su re­la­ción con sus con­gé­ne­res ya no es so­la­men­te en­tre in­di­vi­duos que bus­can la for­ta­le­za del gru­po, sino que hay al­go más: pro­ge­ni­to­res, her­ma­nos, hi­jos, etc., que for­man un gru­po de per­so­nas vin­cu­la­das por la­zos de ín­do­le afec­ti­va. De es­te con­tac­to na­ce el re­co­no­ci­mien­to de los an­ces­tros y el in­te­rés por las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das. Es­ta re­la­ción de clan que se man­tie­ne inal­te­ra­ble a lo lar­go del tiem­po es­ti­mu­la al in­di­vi­duo a es­tu­diar cau­sas y orí­ge­nes, prác­ti­ca que lo lle­va a en­ten­der que una vez ex­pli­ca­das y com­pren­di­das, le sir­ven pa­ra desa­rro­llar su pro­pia vi­da. Así sur­gen la fa­mi­lia, la tri­bu, la na­ción. Es­ta ex­pe­rien­cia, des­de su ori­gen, ha­ce del hom­bre un ser his­tó­ri­co sin igual, sin alias. Tie­ne una iden­ti­fi­ca­ción ex­clu­si­va de su pro­pie­dad, in­trans­fe­ri­ble, pe­ro que res­pon­de a la re­mi­nis­cen­cia de per­so­na­jes y he­chos que se han desa­rro­lla­do en un mis­mo te­rri­to­rio. Es de­cir, se iden­ti­fi­ca con su et­nia y ám­bi­to.

Mas, si la so­cie­dad se de­sen­tien­de de la his­to­ria de es­te hom­bre hi­po­té­ti­co, de di­men­sión y es­pa­cio den­tro de su re­gión na­tal o adop­ta­da, es im­po­si­ble que se lle­gue a com­pren­der­lo. Es­to ha ocu­rri­do en nues­tro país, es lo que han he­cho la gran ma­yo­ría de los his­to­ria­do­res y edu­ca­do­res ecua­to­ria­nos con el hom­bre li­to­ra­len­se. La his­to­ria es una cien­cia vi­tal pa­ra la com­pren­sión to­tal del hom­bre y su so­cie­dad. En nues­tro ca­so par­ti­cu­lar se la ha dis­tor­sio­na­do, ¿in­ten­cio­nal­men­te?, en un tor­pe in­ten­to de in­cluir­nos a to­dos en una so­la si­mi­li­tud. En otras pa­la­bras, se ha “pon­cho­ni­za­do” no so­lo la po­bre­za sino nues­tra iden­ti­dad. El es­tu­dio de nues­tra his­to­ria de­be ser con­du­ci­do sin si­len­cios ni ses­gos, en­ton­ces ve­re­mos que es­te es el más ex­pe­di­to ca­mino pa­ra re­co­no­cer­nos en nues­tra di­ver­si­dad, en­ten­der­nos y al­can­zar la su­pe­ra­ción de es­te co­lo­ri­do mo­sai­co hu­mano, cos­tum­bris­ta y pai­sa­jís­ti­co que es el Ecua­dor.

Es­te cons­tan­te tra­ba­jo por ha­cer hin­ca­pié en nues­tras di­fe­ren­cias pa­ra res­ca­tar las afi­ni­da­des, res­ta­ble­cer los sen­ti­mien­tos cí­vi­cos que siem­pre han hon­ra­do a li­to­ra­len­ses y se­rra­nos, re­cu­pe­rar la me­mo­ria his­tó­ri­ca de Gua­ya­quil y del li­to­ral, mos­trar e in­cul­car a la ju­ven­tud nues­tros símbolos de iden­ti­dad me­dian- te el es­tu­dio de la his­to­ria, etc., son un em­pe­ño y po­si­ción in­de­cli­na­bles por par­te de quie­nes tra­ba­ja­mos en esa di­rec­ción. Gua­ya­quil ob­tu­vo su li­ber­tad no por una ex­plo­sión emo­ti­va o reac­ción de un mo­men­to. La al­can­zó co­mo re­sul­ta­do de una me­ticu­losa pla­ni­fi­ca­ción con­ce­bi­da des­de mu­cho tiem­po atrás, en el seno de la so­cie­dad por­te­ña y en es­tre­cha vin­cu­la­ción con los idea­les de la in­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, la Ilus­tra­ción, la Re­vo­lu­ción In­dus­trial in­gle­sa, la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa y de los ges­to­res de la li­ber­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na. La éli­te gua­ya­qui­le­ña, que bien la po­dría­mos iden­ti­fi­car co­mo lo que hoy se co­no­ce co­mo sus fuer­zas vivas, a tra­vés de li­be­ra­les re­pu­bli­ca­nos y pen­sa­do­res ilus­tra­dos co­mo Ro­ca­fuer­te, Ro­ca, Vi­ve- ro y es­pe­cial­men­te Ol­me­do co­mo lí­der de la li­ber­tad gua­ya­qui­le­ña y eman­ci­pa­ción ecua­to­ria­na, se man­tu­vo en per­ma­nen­te con­tac­to con idea­les, lí­de­res y so­cie­da­des se­cre­tas in­ter­na­cio­na­les, en las cua­les se apo­ya­ron y com­ple­men­ta­ron el idea­rio de la re­vo­lu­ción. “En­ton­ces la ideo­lo­gía del en­ci­clo­pe­dis­mo, fru­to de los más pre­cla­ros ma­so­nes y fi­ló­so­fos fran­ce­ses, abrió am­plias pers­pec­ti­vas a los sen­ti­mien­tos em­brio­na­rios de los ame­ri­ca­nos. El prin­ci­pio de so­be­ra­nía ema­na­do del pue­blo, tra­jo por con­se­cuen­cia el des­pres­ti­gio del ca­rác­ter di­vino de la mo­nar­quía” (Jor­ge Nú­ñez, 1997). De ellas par­tie­ron las ac­ti­vi­da­des de los hom­bres que se es­for­za­ron por ani­qui­lar al im­pe­rio es­pa­ñol en Amé­ri­ca. En­tre los fun­da­do­res de las ra­mi­fi­ca-

JO­SÉ JOA­QUÍN DE OL­ME­DO, PRÓCER, PO­LÍ­TI­CO, LE­GIS­LA­DOR Y POE­TA, FUE EL GRAN LÍ­DER DEL PEN­SA­MIEN­TO IN­TE­LEC­TUAL Y RE­VO­LU­CIO­NA­RIO QUE NOS LLE­VÓ FI­NAL­MEN­TE A LA IN­DE­PEN­DEN­CIA

Igle­sia de San­to Do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.