BLOM­BERG, EXPLORADOR Y FO­TÓ­GRA­FO.

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Na­ció en Es­to­col­mo, Sue­cia, en 1912 y des­de muy jo­ven de­mos­tró un gran amor ha­cia la na­tu­ra­le­za y los ani­ma­les. Re­co­lec­ta­ba in­sec­tos y plan­tas que ate­so­ra­ba en fras­cos y en jau­las, cu­rio­so por en­ten­der có­mo fun­cio­na la vi­da.

A los ca­tor­ce años de edad re­co­rrió el Me­di­te­rrá­neo con su ma­dre y her­mano. Fue su pri­mer via­je lar­go. Le en­tu­sias­mó pa­ra siem­pre la idea de co­no­cer el mun­do y apren­dió no­cio­nes de ta­xi­der­mia en el Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de su lu­gar na­tal, mien­tras su pa­dre lo obli­ga­ba a to­mar cur­sos de con­ta­bi­li­dad y me­ca­no­gra­fía pa­ra que tu­vie­ra la po­si­bi­li­dad de ga­nar­se la vi­da en un fu­tu­ro cer­cano. A los die­ci­sie­te co­no­ció las cos­tas del círcu­lo po­lar ár­ti­co, em­bar­ca­do en un car­gue­ro co­mo gru­me­te.

En 1934 arri­bó por pri­me­ra oca­sión al Ecua­dor, lo hi­zo por Gua­ya­quil, un día de car­na­val, en­con­tran­do que el cli­ma era cá­li­do y la gen­te ama­ble. Vino en un car­gue­ro pa­ra aven­tu­rar­se en ese mun­do mis­te­rio­so y ca­si des­co­no­ci­do que eran las is­las Ga­lá­pa­gos, so­bre las que te­nía po­cas no­ti­cias a más de las re­ci­bi­das du­ran­te una con­fe­ren­cia que pro­nun­cia­ra un explorador no­rue­go. Allí en­con­tró un há­bi­tat to­tal­men­te di­fe­ren­te, don­de los hu­ma- nos y ani­ma­les con­vi­vían man­te­nien­do una re­la­ción ín­ti­ma, por cer­ca­na, tan di­fe­ren­te a la del Vie­jo Mun­do que aca­ba­ba de aban­do­nar. Su mi­sión con­sis­tía en re­co­lec­tar es­pe­cies exó­ti­cas pa­ra el Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de Es­to­col­mo. Re­co­rrió las is­las en el va­por Di­na­mi­ta, hi­zo su pri­me­ra pe­lí­cu­la y fue el pri­mer cronista en dar a co­no­cer la tra­ge­dia ocu­rri­da en las is­las con la ba­ro­ne­sa Eloí­sa Wag­ner de Bous­quet y sus com­pa­ñe­ros. Fi­na­li­za­da su mi­sión se aden­tró por el orien­te, si­guien­do la ru­ta de Ore­lla­na y tras nu­me­ro­sas aven­tu­ras pu­do fi­nal­men­te sa­lir al Atlán­ti­co, a la al­tu­ra de Pa­rá, en el Bra­sil.

En cuan­to a nues­tro país, por en­ton­ces bas­tan­te atra­sa­do y ca­si sin vías de ca­mino, Blom­berg lo re­tra­tó ás­pe­ro y du­ro, muy agres­te. Los gru­pos orien­ta­les es­ta­ban ca­si in­to­ca­dos por la ci­vi­li­za­ción, da­do su ale­ja­mien­to de los cen­tros po­bla­dos por el hom­bre oc­ci­den­tal.

Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial vi­vió en In­do­ne­sia seis años, co­mo co­rres­pon­sal de gue­rra y miem­bro de la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal, y tra­tó a los pri­sio­ne­ros de las tro­pas ja­po­ne­sas. Ter­mi­na­do el con­flic­to y tras es­cri­bir y di­bu­jar un li­bro de ca­ri­ca­tu­ras cu­yo per­so­na­je cen­tral se lla­ma pro­fe­sor Lui­si­dor Pup­puh­lund, vol­vió a Qui­to.

Al sa­lir de In­do­ne­sia en­con­tró a bor­do de un tras­atlán­ti­co a Víc­tor Has­sel­blad, quien le ob­se­quió la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca que has­ta aho­ra lle­va su nom­bre, con la cual Blom­berg tra­ba­ja­ría por mu­chos años.

El 48, for­man­do par­te de un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res fol­cló­ri­cos, vi­si­tó en va­rias oca­sio­nes a la tri­bu de los in­dios co­lo­ra­dos con las her­ma­nas Li­liam y Em­ma Ro­bin­son. A es­ta úl­ti­ma la co­no­cía des­de sus años de In­do­ne­sia, cuan­do ella es­ta­ba pri­sio­ne­ra en un cam­po de con­cen­tra­ción. Tam­bién los acom­pa­ña­ba Os­wal­do Gua­ya­sa­mín, quien te­nía in­te­rés de to­mar no­tas pa­ra un mu­ral que es­ta­ba pin­tan­do en la Ca­sa de la Cul­tu­ra en Qui­to, etc. Me­ses más tar­de con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Em­ma Ro­bin­son y pro­creó dos hi­jos: An­ders y Marcela. Tam­bién fue de ese año su li­bro Los au­cas des­nu­dos, pro­duc­to de una ex­pe­di­ción rea­li­za­da con el co­lom­biano Es­co­bar, Ro­bin­son y un mi­sio­ne­ro nor­te­ame­ri­cano, David Coo­per. El en­cuen­tro no fue agra­da­ble pues los huaho­ra­nis los re­ci­bie­ron con una an­da­na­da de lan­zas y tu­vie­ron que dis­pa­rar va­rias ve­ces pa­ra ahu­yen­tar­los.

El 49 fil­mó una pe­lí­cu­la so­bre Qui­to, ciu­dad de con­tras­tes, que apa­re­ce ale­tar­ga­da y en­claus­tra­da por cen­te­na­rias tra­di­cio­nes pe­ro que len­ta­men­te va des­per­tan­do ha­cia los tiem­pos mo­der­nos.

El 50 se aven­tu­ró en las sel­vas co­lom­bia­nas y des­cu­brió una es­pe- cie des­co­no­ci­da de an­fi­bios, con­si­de­ra­da la más gran­de del mun­do, que de­no­mi­nó Bu­fo Blom­berg. En esos años hi­zo seis in­gre­sos a las mis­te­rio­sas mon­ta­ñas de los Llan­ga­na­tes pe­ro no en­con­tró el le­gen­da­rio te­so­ro del in­ca Atahual­pa, que se di­ce es­tá en­te­rra­do en al­gún lu­gar de esa zo­na. Es­tas ex­pe­rien­cias le die­ron el ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra un nue­vo li­bro de aven­tu­ras, es­cri­to en in­glés.

El 52 fo­to­gra­fió a la po­bla­ción au­tóc­to­na de la is­la Pu­ná en la cos­ta ecua­to­ria­na, fa­lle­ció su es­po­sa de cán­cer y fue con­de­co­ra­do por el pre­si­den­te Ga­lo Pla­za. El 55 con­tra­jo su ter­cer ma­tri­mo­nio con la no­ta­ble pin­to­ra gua­ya­qui­le­ña Ara­celly Gil­bert Eli­zal­de y des­de en­ton­ces to­ma­ron la cos­tum­bre de di­vi­dir su tiem­po en­tre Qui­to y Es­to­col­mo, don­de tu­vie­ron una ca­si­ta en el cam­po cer­cano a la ciu­dad, ador­na­da con los ob­je­tos que Rolf re­co­lec­ta­ba en sus ex­pe­di­cio­nes.

El 56 mer­ced a sus nu­me­ro­sos con­tac­tos eu­ro­peos, ob­te­ni­dos a tra­vés de múl­ti­ples ex­po­si­cio­nes, via­jó a Tan­za­nia, es­cri­bien­do una cró­ni­ca de via­je ma­ti­za­da de fo­to­gra­fía, pa­ra ex­pre­sar las be­lle­zas de esos mun­dos po­co co­no­ci­dos.

El 59 vi­si­tó va­rios me­ses las Ga­lá­pa­gos y tu­vo la opor­tu­ni­dad de es­tre­char su amis­tad con los An­ger­me­yer, a quie­nes ha­bía tra­ta­do el 34. En 1969 reali­zó un lar­go­me­tra­je de de­nun­cia so­bre la in­jus­ti­cia so­cial exis­ten­te en el Ecua­dor, que ti­tu­ló ¿Los in­dí­ge­nas son per­so­nas?, don­de re­tra­tó co­mo mi­ra­da de hu­ma­nis­ta la du­ra exis­ten­cia de esa par­te de la po­bla­ción.

El 2000 su hi­ja Marcela creó el Ar­chi­vo Blom­berg con su le­ga­do fo­to­grá­fi­co, al­go que de­be­rá pre­ser­var­se por par­te del Go­bierno na­cio­nal, co­mo ho­me­na­je a un hom­bre que amó la aven­tu­ra y con­ser­vó mu­chos de esos mo­men­tos pa­ra la his­to­ria grá­fi­ca de la hu­ma­ni­dad, pues con­tie­ne mi­les de ne­ga­ti­vos, do­ce­na de pe­lí­cu­las di­ri­gi­das por él, nu­me­ro­sí­si­mos li­bros y 30.000 fo­to­gra­fías.

ES­TE IN­VES­TI­GA­DOR SUE­CO TAM­BIÉN REALI­ZÓ PE­LÍ­CU­LAS SO­BRE NUES­TRA REALI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.