GUA­YA­QUIL EN 1930,

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

LSus ofi­ci­nas se en­cuen­tran ins­ta­la­das ba­jo un sis­te­ma mo­derno, es­tan­do do­ta­das de to­do el equi­po de es­cri­to­rios y ar­chi­va­do­res de ace­ro, con má­qui­nas cal­cu­la­do­ras y má­qui­nas pa­ra fac­tu­ra­ción. El ser­vi­cio hi­gié­ni­co es el más per­fec­to, con­ta­do con un equi­po mo­derno de la­va­bos y ser­vi­cios hi­gié­ni­cos.

Tie­ne un de­par­ta­men­to de ven­tas de ar­tícu­los eléc­tri­cos, con­te­nien­do to­das las úl­ti­mas pro­duc­cio­nes en es­te ra­mo, ta­les co­mo: co­ci­nas con hor­nos au­to­má­ti­cos, tan­ques ca­len­ta­do­res de agua, má­qui­nas re­fri­ge­ra­do­ras, mo­to­res, la­va­do­ras de ro­pa, plan­cha­do­ras de ro­pa, pe­que­ños mo­li­nos pa­ra ca­fé, tos­ta­do­ras, es­tu­fas, al­moha­di­llas, en­ce­ra­do­ras de pi­so, y otros di­ver­sos apa­ra­tos eléc­tri­cos cu­yo uso es­tá ge­ne­ra­li­zan­do tan­to en Gua­ya­quil co­mo en Rio­bam­ba, con­for­tan­do de es­ta ma­ne­ra los ho­ga­res y des­te­rran­do un sin­nú­me­ro de uten­si­lios an­ti­guos y fas­ti­dio­sos en su ma­ne­jo. Su sis­te­ma de ven­tas es al con­ta­do y a pla­zo. So­bre to­do el úl­ti­mo lo ha ge­ne­ra­li­za­do enor­me­men­te, fa­ci­li­tan­do así a sus clien­tes la ma­ne­ra de ad­qui­rir apa­ra­tos eléc­tri­cos, los más cos­to­sos, pa­gan­do so­lo có­mo­das men­sua­li­da­des que se in­clu­yen en las pla­ni­llas de alum­bra­do. Es de no­tar que me­dian­te es­te sis­te­ma se ha lo­gra­do ge­ne­ra­li­zar el uso de mu­chos apa­ra­tos eléc­tri­cos que an­te­rior­men­te no se co­no­cían.

La an­ti­gua plan­ta eléc­tri­ca que exis­tía con ma­qui­na­rias a va­por ha si­do sus­ti­tui­da con una nue­va plan­ta mo­der­na, de ace­ro, con mo­to­res die­sel mo­der­nos, con una ca­pa­ci­dad to­tal de 5.500 Hp, di­vi­di­da así: un mo­tor de 3.000 Hp; un mo­tor de 500 Hp y 5 mo­to­res de 400 Hp. Ade­más, es­tá pre­pa­ra­da y lis­ta la ba­se pa­ra po­der­se mon­tar un oc­ta­vo mo­tor, con una ca­pa­ci­dad de 3.000 Hp, en el fu­tu­ro. El per­so­nal de ofi­ci­na de la plan­ta, así co­mo el de las ma­qui­na­rias es el más efi­cien­te y or­ga­ni­za­do de­bi­da­men­te, man­te­nien­do tan­to el ser­vi­cio pú­bli­co de alum­bra­do co­mo el que se pres­ta a sus­crip­to­res par­ti­cu­la­res, sin in­te­rrup­ción de nin­gu­na cla­se.

La re­cons­truc­ción que se efec­tuó en las lí­neas de dis­tri­bu­ción de la ciu­dad ha si­do to­tal. Se sus­ti­tu­ye­ron to­dos los an­ti­guos pos­tes de ma­de­ra por nue­vos de ace­ro, tu­bu­la­do­res y pos­tes de ce­lo­sías pa­ra so­por­tar las lí­neas más grue­sas y pri­ma­rias de dis­tri­bu­ción. La ins­ta­la­ción de trans­for­ma­do­res con­ve­nien­te­men­te ins­ta­la­dos en kios­cos de ace­ro de­bi­da­men­te pro­te­gi­dos. Tan­tos los pos­tes co­mo los kios­cos se en­cuen­tran per­fec­ta­men­te pin­ta­dos y asea­dos, man­te­nién­do­se­los cons­tan­te­men­te en ese es­ta­do. La Su­pe­rin­ten­den­cia de la plan­ta cui­da siem­pre que el ser­vi­cio de dis­tri­bu­ción de la ciu­dad se en­cuen­tre siem­pre bien, evi­tan­do o com­po­nien­do des­per­fec­tos.

El per­so­nal de em­plea­dos es uno de los me­jo­res re­mu­ne­ra­dos de cuan­tas in­dus­trias exis­ten en la Re­pú­bli­ca, y ade­más de ello se lo tie­ne en­tre­ga­do en fa­vor de ca­da uno de ellos y por cuen­ta de la em­pre­sa, un se­gu­ro de vi­da, cu­yo va­lor va­ría de acuer­do con el tiem­po de tra­ba­jo que tie­ne el em­plea­do en la em­pre­sa, y no por ca­te­go­ría. To­dos los em­plea­dos son de­bi­da­men­te aten­di­dos en los ca­sos de en­fer­me­dad, per­ci­bien­do siem­pre una par­te de su suel­do.

La Em­pre­sa Eléc­tri­ca del Ecua­dor Inc. no so­la­men­te se preo­cu­pa de su ne­go­cio, sino que tam­bién, con ahín­co, a sus ex­pen­sas, fo­men­ta el “sport” en­tre, sus em­plea­dos, preo­cu­pán­do­se del desa­rro­llo fí­si­co. Así, cuen­ta con di­ver­sos te­mas, co­mo por ejem­plo, de fút­bol, de bás­quet­bol y úl­ti­ma­men­te es­tá ter­mi­nan­do de cons­truir una gran­de y cos­to­sa pis­ci­na pa­ra el de­por­te de na­ta­ción en­tre sus em­plea­dos. Desea la em­pre­sa el bie­nes­tar ge­ne­ral de to­dos sus em­plea­dos.

To­das las me­jo­ras e in­no­va­cio­nes efec­tua­das des­de el es­ta­ble­ci­mien­to de la Em­pre­sa Eléc­tri­ca del Ecua­dor Inc. se de­ben al vi­ce­pre­si­den­te y ge­ren­te ge­ne­ral, se­ñor H. S. Fo­ley, quien úl­ti­ma­men­te se ha au­sen­ta­do al ex­te­rior pa­ra ir a desem­pe­ñar igual car­go en otra com­pa­ñía, que­dan­do en su lu­gar igual- men­te el cul­to ca­ba­lle­ro se­ñor My­ron G. Reed, quien ha te­ni­do la ex­pe­rien­cia del ma­ne­jo de com­pa­ñías eléc­tri­cas en otros paí­ses y cu­yo pro­pó­si­to es tan am­plio que ac­ti­va­men­te se preo­cu­pa de la ter­mi­na­ción de mu­chas obras y ha prin­ci­pia­do ya su pro­gra­ma la­bo­rio­so.

LA DO­TA­CIÓN DE SER­VI­CIOS BÁ­SI­COS, CONCRETADO­S EN LA DÉ­CA­DA DEL ‘20, PER­MI­TI­RÍA A GUA­YA­QUIL PRE­SEN­TAR UNA NUE­VA IMA­GEN DE CIU­DAD PRÓS­PE­RA Y PU­JAN­TE A LOS OJOS DE AMÉ­RI­CA Y EL MUN­DO.

Co­rres­pon­de al Go­bierno Pro­vi­sio­nal de 1927 la ce­le­bra­ción del con­tra­to de­fi­ni­ti­vo con la pres­ti­gio­sa fir­ma de ju­ris­dic­ción in­gle­sa « J. G. Whi­te and Com­pany Li­mi­ted » pa­ra la di­rec­ción y eje­cu­ción de las tras­cen­den­ta­les obras de abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble, en ca­li­dad y can­ti­dad per­fec­tas pa­ra el ser­vi­cio de Gua­ya­quil, to­mán­do­las en una sec­ción de la pa­rro­quia Eli­zal­de (pro­vin­cia del Gua­yas), dis­tan­cia 87 ki­ló­me­tros, en am­plia tu­be­ría de ace­ro, de los ríos lla­ma­dos

Blanco y Ma­ya­guán y de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.