OL­ME­DO EL PRE­CUR­SOR

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Ados años de pro­mul­ga­da la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa (1791), lle­gó a ma­nos del pró­cer de la in­de­pen­den­cia co­lom­bia­na An­to­nio Na­ri­ño, el ter­cer to­mo de la His­to­ria de la Re­vo­lu­ción de 1789 y del es­ta­ble­ci­mien­to de una Cons­ti­tu­ción en Fran­cia. Al leer­lo, en­con­tró los die­ci­sie­te ar­tícu­los co­rres­pon­dien­tes a la De­cla­ra­ción de los De­re­chos del Hom­bre.

Su tra­duc­ción, que en­tró a circular en di­ciem­bre de 1793, le tra­jo per­se­cu­cio­nes. Sin em­bar­go, fun­dó en Bogotá la pri­me­ra lo­gia lla­ma­da El Ar­cano Su­bli­me de la Fi­lan­tro­pía. Es en ella don­de los pa­trio­tas neo­gra­na­di­nos se com­pe­ne­tran con el pen­sa­mien­to li­be­ral y flo­re­ce en ese te­rri­to­rio la ac­ción es­tre­cha­men­te li­ga­da a la lu­cha in­de­pen­den­tis­ta.

La se­gun­da en es­ta­ble­cer­se en es­te la­do de Amé­ri­ca, si­guien­do el man­da­to de Mi­ran­da y de la Gran Lo­gia His­pa­noa­me­ri­ca­na, fue la lo­gia Es­tre­lla de Guayaquil, fun­da­da en es­ta ciu­dad por Jo­sé Ma­ría de la Con­cep­ción An­te­pa­ra y Are­na­za (el viejo, pues el jo­ven mu­rió en Hua­chi), se­cre­ta­rio de Mi­ran­da en Mé­xi­co en 1810, en la cual mi­li­tó lo más gra­na­do de la so­cie­dad por­te­ña, co­mo el co­ro­nel Ja­cin­to Be­ja­rano, Fran­cis­co Ma­ría Roca, Fran­cis­co Mar­cos, Fran­cis­co de Pau­la La­va­yen, Lorenzo de Ga­rai­coa, Jo­sé de Villamil, Ra­fael Xi­me­na y Luis Fer­nan­do Vi­ve­ro. Es­tos se con­vir­tie­ron en la van­guar­dia del pen­sa­mien­to li­bre, y en­ro­la­dos en la lu­cha por la li­ber­tad en­fren­ta­ron a la in­to­le­ran­cia mo­nár­qui­ca y re­li­gio­sa.

Ol­me­do y Ro­ca­fuer­te, com­pro­me­ti­dos con la in­de­pen­den­cia de Guayaquil y la im­plan­ta­ción de un sistema re­pu­bli­cano de go­bierno, no eran mi­li­ta­res ni mi­li­ta­ris­tas. Su ilus­tra­ción re­pu­bli­ca­na, for­ma­ción in­te­lec­tual, y con­di­ción de li­be­ra­les ma­so­nes, los ha­bían ar­ma­do pa­ra la di­fu­sión de las ideas, pa­ra la orien­ta­ción po­lí­ti­ca, la pro­pues­ta de trans­for­ma­cio­nes so­cia­les y la con­cep­ción de es­tra­te­gias re­vo­lu­cio­na­rias.

Una vez pro­mul­ga­da la Cons­ti­tu­ción li­be­ral es­pa­ño­la (19 de mar­zo de 1812), se es­ta­ble­ció la so­be­ra­nía de la na­ción, la mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal, la se­pa­ra­ción de po­de­res (que li­mi­ta­ba los del rey), el su­fra­gio uni­ver­sal mas­cu­lino in­di­rec­to, la li­ber­tad de im­pren­ta, la li­ber­tad de in­dus­tria, el de­re­cho de pro­pie­dad, que abo­lía los se­ño­ríos, etc. To­do ello, pro­duc­to de la ilus­tra­ción re­pu­bli­ca­na en que se for­jó Ol­me­do, es­tá re­fle­ja­do en su cé­le­bre dis­cur­so an­te las Cor­tes Ge­ne­ra­les es­pa­ño­las, pro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.