1959.

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

EL HA­CI­NA­MIEN­TO DE PRE­SOS Y CON­DI­CIO­NES DE LA PRI­SIÓN PER­MI­TIE­RON LA FU­GA DE PE­LI­GRO­SOS DE­LIN­CUEN­TES, UNO DE LOS CUA­LES FUE RECAPTURAD­O AL IN­TEN­TAR OTRO RO­BO

Mi­guel Es­pi­no­za Zam­brano (a) el Mon­tu­vio, fi­ní­si­mo pun­gue­ro, era un su­je­to que rea­li­za­ba su tra­ba­jo en las di­fe­ren­tes lan­chas que ve­nían a es­te puerto. Pe­ro en la ac­tua­li­dad es­ta­ba re­clui­do en la cár­cel pú­bli­ca mu­ni­ci­pal, en la cel­da # 34, jun­to a Ge­rar­do Es­pa­ña Pa­vón, pe­li­gro­so la­drón es­cu­rri­di­zo fu­ga­do del pan­óp­ti­co García Mo­reno de la ca­pi­tal; de es­ta pri­sión mu­ni­ci­pal ya lo ha­bía he­cho an­te­rior­men­te por tres oca­sio­nes. Am­bos eran los pla­ni­fi­ca­do­res de una fu­ga ma­si­va que de­bía rea­li­zar­se la no­che del jue­ves 9 de ju­lio 1959. La si­tua­ción del re­clu­so­rio en esa épo­ca era ca­la­mi­to­sa. So­lo con­ta­ba con nue­ve guar­dias pa­ra con­tro­lar a seis­cien­tos in­co­rre­gi­bles re­clu­sos; las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas es­ta­ban en pé­si­mas con­di­cio­nes, de­bién­do­se pa­sar el ma­yor tiem­po en pe­num­bras; las ca­ñe­rías de agua da­ña­das. Fal­ta­ban es­co­bas y to­do ma­te­rial pa­ra rea­li­zar el aseo de la pri­sión. El di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción, Sr. En­ri­que Sie­rra, opor­tu­na­men­te ha­bía di­ri­gi­do va­rios ofi­cios al Lic. Luis Eduar­do Ro­bles Pla­za, al­cal­de de la ciu­dad, elec­to por vo­ta­ción po­pu­lar y lle­va­do a ocu­par el Si­llón de Ol­me­do aus­pi­cia­do por el par­ti­do po­lí­ti­co CFP (Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res), po­nién­do­lo al tan­to de to­das es­tas pe­no­sas no­ve­da­des pa­ra que sean me­jo­ra­das. Si bien era cier­to que el pre­si­den­te del Ayun­ta­mien­to aten­día con ra­pi­dez, dan­do las de­bi­das ór­de­nes pa­ra que se co­rri­ja es­ta si­tua­ción, de­bi­do a la par­si­mo­nio­sa bu­ro­cra­cia, nunca se cum­plían. La cel­da # 34 es­ta­ba ubi­ca­da en la par­te su­r­es­te de la plan­ta al­ta del pre­si­dio, edi­fi­cio que co­men­zó a cons­truir­se en 1903 y que fue inau­gu­ra­do en 1905. En es­tas cua­tro pa­re­des es­ta­ban ha­ci­na­dos vein­ti­sie­te pre­sos, sien­do su ca­pa­ci­dad so­lo pa­ra ocho, tur­nán­do­se ca­da uno, por or­den del Mon­tu­vio y Es­pa­ña, a ras­par la pa­red de la­dri­llo con el man­go de una cu­cha­ra que pre­via­men­te ha­bía si­do afi­la­da a ma­ne­ra de pun­zón, pa­ra abrir un bo­que­te que les per­mi­tie­ra sa­lir del en­cie­rro. Los con­ju­ra­dos en el es­ca­pe es­pe­ra­ban las som­bras de la no­che pa­ra la eje­cu­ción del plan. Por cul­pa de un so­plón tu­vie­ron que rea­li­zar­lo a las 10 de la ma­ña­na, en pleno día y con abun­dan­te sol. Un gru­po de con­de­na­dos ubi­ca­dos en la par­te nor­te co­men­za­ron a gol­pear fuer­te­men­te los ba­rro­tes y pa­re­des de las cel­das, lo­gran­do atraer la aten­ción del guar­dia de la ga­ri­ta si­tua­da en­ci­ma de la cel­da. Es­te, de­jan­do su pues­to bo­ta­do, acu­dió pre­su­ro­so a ver lo que ocu­rría, sien­do es­tos mo­men­tos apro­ve­cha­dos por los fa­ci­ne­ro­sos pa­sa sa­lir por el hue­co, uti­li­zan­do sá­ba­nas, ca­mi­sas y pan­ta­lo­nes anu­da­dos, for­man­do una im­pro­vi­sa­da so­ga y ba­jan­do de es­ta ma­ne­ra has­ta el pi­so de la ca­lle. Des­de allí em­pren­die­ron ve­loz ca­rre­ra. Cuan­do los guar­dias se per­ca­ta­ron de la fu­ga ya era tar­de. Cau­só alar­ma ge­ne­ral en la ciu­da­da­nía el es­ca­pe de tan­to de­lin­cuen­te, en­tre los que se con­ta­ban Mo­des­to Cai­ce­do, sen­ten­cia­do por el juez sex­to del Cri­men, por el ase­si­na­to de Na­ti­vo to­rres; Gui­ller­mo Alar­cón, pre­so por el afa­ma­do ro­bo en la jo­ye­ría Na­vas; el cuen­te­ro Vi­cen­te Za­ras­te Fuen­tes (a) Gua­güi­to, quien des­pués em­bau­ca­ría a la po­bla­ción de Dau­le ha­cién­do­se lla­mar el Milagroso; Ge­rar­do Es­pa­ña, de­te­ni­do por ro­bo a Luis San Mi­guel; Da­niel Bianchi, por aten­tar con­tra el pu­dor a una me­nor de edad y (a) el Mon­tu­vio, Mi­guel Es­pi­no­za, cu­ya es­pe­cia­li­dad era ser “lan­za”. El di­rec­tor de la cár­cel fue lla­ma­do an­te la au­to­ri­dad edi­li­cia pa­ra que ex­pli­que lo su­ce­di­do. Ofi­cio en mano de­mos­tró ha­ber so­li­ci­ta­do un ma­yor nú­me­ro de guar­dias; pre­sen­tó un co­mu­ni­ca­do di­ri­gi­do al je­fe de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, a fin que pon­ga a sus ór­de­nes 16 hom­bres jó­ve­nes pa­ra re­em­pla­zar a los ve­te­ra­nos a pun­to ya de ju­bi­lar­se. De­bi­do al atra­so en el pa­go de los suel­dos, mu­chos po­li­cías mu­ni­ci­pa­les pre­fe­rían la­bo­rar en los mer­ca­dos. “Con tan po­co per­so­nal era im­po­si­ble con­tro­lar a más de seis­cien­tos re­clu­sos. La fal­ta de uni­for­mes pa­ra los cen­ti­ne­las los lle­va­ba a rea­li­zar su tra­ba­jo ves­ti­dos de ci­vil, con­fun­dién­do­se con los reos. El Fon­do Ro­ta­ti­vo del Mu­ni­ci­pio des­ti­na­do pa­ra el man­te­ni­mien­to de la cár­cel, des­de el mes de agos­to del año pa­sa­do ya no exis­tía; aun así, con to­das las di­fi­cul­ta­des con­ti­nua­mos con nues­tra sa­cri­fi­ca­da la­bor”. El go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, Dr. Eduar­do Or­te­ga Mo­rei­ra, y el in­ten­den­te del Gua­yas, Mi­guel Ala­ve­dra y Ta­ma, or­de­na­ron la bús­que­da y cap­tu­ra de los reos. A los dos días el de­lin­cuen­te (a) el Mon­tu­vio fue recapturad­o por agen­tes de la Ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad Provincial, cuan­do in­ten­ta­ba asal­tar al Sr. Jor­ge Ba­que­ri­zo Ave­llán, te­so­re­ro de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, ini­cián­do­se te­naz per­se­cu­ción. El ban­di­do tra­tó de es­ca­par re­fu­gián­do­se en el za­guán de una vi­vien­da de las ca­lles Aya­cu­cho y Juan Pío Mon­tú­far, de don­de fue sa­ca­do y lle­va­do de­te­ni­do, mien­tras se bus­ca­ban a los de­más pró­fu­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.