GUA­YA­QUIL ABRE EL CA­MINO A BO­LÍ­VAR

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE

La im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca de Gua­ya­quil pa­ra el desa­rro­llo de las cam­pa­ñas bé­li­cas li­ber­ta­rias era tan ob­via que re­sul­ta ocio­so des­ta­car cual­quie­ra de los fac­to­res que así lo de­mues­tran. Bas­ta re­mi­tir­se a la aren­ga que el ca­pi­tán León de Fe­bres Cor­de­ro de­bió pro­nun­ciar an­te la úni­ca ma­ni­fes­ta­ción de du­da que se pro­du­jo en Jo­sé Ma­ría Vi­lla­mil la noche del 7 de oc­tu­bre de 1820, y que pos­te­rior­men­te él mis­mo re­la­ta, pues en­cie­rra una ver­dad in­con­tro­ver­ti­ble: “¿cuál el mé­ri­to, di­jo, que con­trae­re­mos no­so­tros, con aso­ciar­nos a la re­vo­lu­ción, des­pués del triun­fo de los ge­ne­ra­les Bo­lí­var y San Mar­tín? Aho­ra que es­tán com­pro­me­ti­dos, o nun­ca: un rol tan se­cun­da­rio en la in­de­pen­den­cia es in­digno de no­so­tros. De la re­vo­lu­ción de es­ta im­por­tan­te pro­vin­cia pue­de de­pen­der el éxi­to de am­bos ge­ne­ra­les, en ra­zón al efec­to mo­ral que pro­du­ci­rá, aun­que na­da más pro­du­je­ra. El ejér­ci­to de Chi­le co­no­ce­rá que no vie­ne a país enemi­go y que en ca­so de al­gún con­tras­te tie­ne un puer­to a so­ta­ven­to que po­de­mos con­ver­tir en un Gi­bral­tar. El ge­ne­ral Bo­lí­var nos man­da­rá sol­da­dos acos­tum­bra­dos a ven­cer; y de aquí le abri­re­mos las puer­tas de Pas­to, que le se­rá muy di­fí­cil abrir ata­can­do por el nor­te (...). Pas­to es in­abor­da­ble por el nor­te, y que más ne­ce­sa­rio se ha­ce la in­me­dia­ta re­vo­lu­ción de Gua­ya­quil, pa­ra abor­dar­lo por el sud”. En es­ta cla­ra vi­sión de es­tra­te­ga mi­li­tar, Fe­bres Cor­de­ro ma­ni­fies­ta tres fac­to­res de­ci­si­vos con que apor­ta­rían los gua­ya­qui­le­ños me­dian­te aquel cé­le­bre oc­tu­bre: a) “co­no­ce­rá que no vie­ne a país enemi­go”, b) “en ca­so de al­gún con­tras­te tie­ne un puer­to a so­ta­ven­to”, y c) “le abri­re­mos la puer­tas de Pas­to (...) Pas­to es in­abor­da­ble por el nor­te”.

Es la pre­sen­cia de las tro­pas triun­fa­do­ras de Pi­chin­cha, crea­das, en­via­das y fi­nan­cia­das des­de Gua­ya­quil, pa­ra abrir­le a Bo­lí­var las puer­tas de Pas­to, la que lo­gra que el co­ro­nel Gar­cía y los pas­tu­sos se rin­dan, per­mi­tién­do­le sa­lir del en­tram­pa­mien­to en que se ha­lla­ba: “A po­co de ha­ber re­ci­bi­do en Pas­to el co­ro­nel Ba­si­lio Gar­cía la in­ti­ma­ción de Bo­lí­var, su­po de la des­gra­cia­da ba­ta­lla de Pi­chin­cha y la ca­pi­tu­la­ción del ge­ne­ral Mel­chor Ay­me­rich, pre­si­den­te de la Au­dien­cia de Qui­to. Vién­do­se ro­dea­do de enemi­gos a quie­nes no po­día re­sis­tir, con­tes­tó al Li­ber­ta­dor que se ha­lla­ba dis­pues­to a ca­pi­tu­lar con arre­glo a las ba­ses pro­pues­tas” (Jo­sé Ma­nuel Res­tre­po, His­to­ria de la Re­vo­lu­ción de Co­lom­bia).

En­ton­ces, Bo­lí­var, tra­tan­do de mi­ni­mi­zar a Su­cre, se di­ri­ge ali­via­do a San­tan­der: “Es­te se­ñor se ha por­ta­do muy bien en es­ta úl­ti­ma cir­cuns­tan­cia, y le de­be­mos gra­ti­tud por­que Pas­to era un se­pul­cro na­to pa­ra to­das nues­tras tro­pas. Yo es­ta­ba de­ses­pe­ra­do de triun­far y so­lo por ho­nor he vuel­to a la cam­pa­ña. Ten­ga Vd. en­ten­di­do que mi in­ti­ma­ción fue la que pro­du­jo el efec­to, pues aquí no se sa­bía na­da de la ba­ta­lla de Su­cre (la de Pi­chin­cha), ni se ha sa­bi­do has­ta el 1º (de ju­nio). Por lo mis­mo no quie­ro que atri­bu­yan a Su­cre el su­ce­so de mi ca­pi­tu­la­ción: pri­me­ro por que bas­tan­te glo­ria le que­da, y se­gun­do, por­que es ver­dad y muy ver­dad que es­ta­ban re­suel­tos a ca­pi­tu­lar sin sa­ber na­da de Su­cre”.

Es­tá pin­ta­do el ego del Li­ber­ta­dor: se apro­pió del éxi­to de la jor­na­da, no re­co­no­ció que Pas­to le ce­rra­ba el pa­so ni que sa­lió del ato­lla­de­ro gra­cias al mé­ri­to mi­li­tar de los ge­ne­ra­les Su­cre y San­ta Cruz. “El ge­ne­ral Su­cre, el día de la ac­ción, no sa­có más ven­ta­jas que yo, y su ca­pi­tu­la­ción (la de Ay­me­rich) no le ha da­do mu­cha más ven­ta­ja que a mí, por­que, a de­cir ver­dad, no­so­tros he­mos to­ma­do el va­luar­te del sur y él se ha co­gi­do la Ca­púa de nues­tras con­quis­tas (se re­fie­re al más gran­de triun­fo de Aní­bal en su in­va­sión al Im­pe­rio Ro­mano). Yo creo que con un po­co de de­li­ca­de­za se le pue­de ha­cer mu­cho ho­nor a la Guar­dia sin de­pri­mir la di­vi­sión de Su­cre”.

Y por su­pues­to, ja­más ad­mi­ti­ría que fue la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil la que dio pa­so a la ba­ta­lla del Pi­chin­cha, que le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.