PRI­ME­ROS TRA­TA­DOS CO­MER­CIA­LES

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Con la in­de­pen­den­cia de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la sur­gie­ron re­pú­bli­cas co­no­ci­das co­mo Amé­ri­ca La­ti­na. Su pro­duc­to in­terno bru­to era al­re­de­dor de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res cuan­do el de Es­ta­dos Uni­dos su­ma­ba 12.000 mil mi­llo­nes, la di­fe­ren­cia se atri­buía a ma­yor po­bla­ción en nues­tra re­gión; el in­gre­so por ha­bi­tan­te: 670 y 1.300 dó­la­res res­pec­ti­va­men­te, pe­ro en 1600 ha­bía si­do in­fe­rior, EE. UU. lo igua­ló en 1700 y do­bló en las pri­me­ras dé­ca­das del XIX. Por la po­lí­ti­ca de la Co­ro­na es­pa­ño­la de ais­lar a sus co­lo­nias ame­ri­ca­nas, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos co­no­cían po­co del ta­ma­ño del mer­ca­do y ca­pa­ci­dad de com­pra de sus ha­bi­tan­tes, sin em­bar­go los con­si­de­ra­ban po­ten­cia­les con­su­mi­do­res de sus bie­nes. Por ex­pe­rien­cias y pa­sar de años, los co­mer­cian­tes in­gle­ses y eu­ro­peos se die­ron cuen­ta de que no se­ría un mer­ca­do fá­cil de­bi­do a ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, atra­so en edu­ca­ción, in­fra­es­truc­tu­ra, etc., de la re­gión. A pe­sar de ello hi­cie­ron cuan­tio­sas in­ver­sio­nes en Chi­le y Ar­gen­ti­na. En el no­roes­te de Su­da­mé­ri­ca vie­ron que Gua­ya­quil era una ciu­dad muy di­ná­mi­ca y la más im­por­tan­te de Ecua­dor. Fue allí don­de con­cen­tra­ron sus es­fuer­zos co­mer­cia­les. Ya des­de los pri­me­ros de­ce­nios de la era re­pu­bli­ca­na, la eco­no­mía gua­ya­qui­le­ña re­pre­sen­ta­ba más de 60 % de la del país. In­gla­te­rra es­ta­ba en ven­ta­ja por­que te­nía ma­yor va­rie­dad de pro­duc­tos, de me­jor ca­li­dad y ma­yor ca­pa­ci­dad de com­pra. Al mis­mo tiem­po las nue­vas re­pú­bli­cas es­ta­ble­cían re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre ellas; has­ta 1826 Gran Co­lom­bia fir­mó tra­ta­dos con Pe­rú, Mé­xi­co, Chi­le, Cen­troa­mé­ri­ca y Río de la Pla­ta. Con los gran­des paí­ses bus­ca­ba su pro­tec­ción pa­ra de­fen­der­los de Es­pa­ña, en ca­so de que qui­sie­ran re­con­quis­tar sus an­ti­guas co­lo­nias. Agen­tes de Si­món Bo­lí­var ha­bían ad­qui­ri­do ar­mas y fi­nan­cia­ción en In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos, y crea­do una red de con­tac­tos; tam­bién go­le­tas es­ta­dou­ni­den­ses na­ve­ga­ban por el océano Pa­cí­fi­co ven­dien­do mer­ca­de­ría en di­fe­ren­tes puer­tos. EE. UU. te­nía pues­ta la vis­ta en sus ve­ci­nos, le in­tere­sa­ba re­em­pla­zar al reino es­pa­ñol. Sus in­tere­ses iban más allá del co­mer­cial, tam­bién se in­tere­sa­ba en el con­trol de las áreas es­tra­té­gi­cas y po­lí­ti­cas. La Doc­tri­na del pre­si­den­te Mon­roe es la ma­ni­fes­ta­ción de lo que bus­ca­ba en la Amé­ri­ca La­ti­na. In­gla­te­rra no que­ría que­dar­se atrás y los gran­des co­mer­cian­tes pre­sio­na­ban a la Co­ro­na pa­ra no per­der ese mer­ca­do.

Pe­dro Gual, di­plo­má­ti­co y can­ci­ller de Gran Co­lom­bia, ju­gó un rol muy im­por­tan­te en la fir­ma de los pri­me­ros tra­ta­dos. Su go­bierno pre­fi­rió las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos que con In­gla­te­rra y en 1824 fir­mó el Tra­ta­do de Paz, Amis­tad, Na­ve­ga­ción y Co­mer­cio. El pri­me­ro en fir­mar­se en Amé­ri­ca fue el de 1794 en­tre EE. UU. y Gran Bre­ta­ña. En él se es­ta­ble­ció la crea­ción de tres co­mi­sio­nes mix­tas, con igual nú­me­ro de nor­te­ame­ri­ca­nos y bri­tá­ni­cos, con el fin de arre­glar te­mas que am­bos paí­ses no ha­bían po­di­do re­sol­ver me­dian­te ne­go­cia­ción. Las ci­ta­das co­mi­sio­nes no po­dían dic­tar sen­ten­cia, es­tric­ta­men­te ha­blan­do, pe­ro co­men­za­ron a fun­cio­nar co­mo tri­bu­na­les. El pac­to en men­ción se lla­mó Tra­ta­do An­der­son-Gual. Fue el pri­me­ro bi­la­te­ral de EE. UU. con una re­pú­bli­ca ame­ri­ca­na. Se fir­mó en Bo­go­tá con el di­plo­má­ti­co Ri­chard An­der­son; fue ra­ti­fi­ca­do en 1825. La ma­yo­ría de los tra­ta­dos se ini­cia­ban men­cio­nan­do a Dios co­mo au­tor y le­gis­la­dor del uni­ver­so. El con­si­de­ran­do lee: “La Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia ( fre­cuen­te­men­te en los do­cu­men­tos en in­glés de la épo­ca se omi­te Gran, por la tra­duc­ción que­da Co­lom­bia) y los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, desean­do ha­cer du­ra­de­ra y fir­me la amis­tad y bue­na in­te­li­gen­cia que fe­liz­men­te exis­te en­tre am­bas po­ten­cias, han re­suel­to fi­jar de una ma­ne­ra cla­ra, dis­tin­ta y po­si­ti­va las re­glas que de­ben ob­ser­var re­li­gio­sa­men­te en lo ve­ni­de­ro, por me­dio de un Tra­ta­do ó Con­ven­ción ge­ne­ral de paz, amis­tad, co­mer­cio y na­ve­ga­ción”. El do­cu­men­to es cor­to, tie­ne tres pá­gi­nas y ape­nas cua­tro ar­tícu­los. Los ar­tícu­los se re­fie­ren a man­te­ner una paz du­ra­de­ra en­tre las dos na­cio­nes y li­ber­tad de re­si­dir en la ciu­dad que el ciu­da­dano desee e in­ter­cam­biar bie­nes en­tre ellos, no pa­gar más im­pues­tos, de­re­chos u otros, que las na­cio­nes más fa­vo­re­ci­das. Gual no que­dó muy sa­tis­fe­cho por­que que­ría que la Doc­tri­na Mon­roe se tra­du­je­ra en ac­ción fir­man­do un tra­ta­do que in­cluía la de­fen­sa. Mon­roe no acep­tó, si­guien­do el con­se­jo de Geor­ge Washington de no en­re­dar­se con nin­gún país eu­ro­peo. Fue una ac­ti­tud con­tra­dic­to­ria ya que el es­pí­ri­tu de la Doc­tri­na Mon­roe fue la de­fen­sa de las Amé­ri­cas con­tra el co­lo­nia­lis­mo eu­ro­peo. Cuan­do el tra­ta­do to­da­vía no ha­bía si­do ra­ti­fi­ca­do, el 16 de ju­nio de 1824, Es­ta­dos Uni­dos nom­bró a Wi­lliam Wheelw­right cón­sul en Gua­ya­quil, pri­mer nom­bra­mien­to en Amé­ri­ca del Sur y

EN 1856 NUE­VA GRA­NA­DA Y ECUA­DOR FIR­MA­RON EL TRA­TA­DO DE AMIS­TAD, CO­MER­CIO Y NA­VE­GA­CIÓN

fue con­fir­ma­do por el Se­na­do de ese país el 10 de enero de 1825. ¿Có­mo pu­do ha­ber es­te nom­bra­mien­to? Di­fí­cil de en­ten­der se­gún las nor­mas di­plo­má­ti­cas ac­tua­les. Gua­ya­quil for­ma­ba par­te de Gran Co­lom­bia y el nom­bra­mien­to de­bió ca­na­li­zar­se a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Wheelw­right no era di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra, es­ta no exis­tía en esa épo­ca. Era un es­ta­dou­ni­den­se que via­ja­ba en un bar­co el cual en­ca­lló en el río Mar del Pla­ta, vi­vió en Ar­gen­ti­na y Ecua­dor. Se­gu­ra­men­te co­no­cien­do que Gua­ya­quil era un puer­to muy ac­ti­vo, Es­ta­dos Uni­dos bus­ca­ba a un es­ta­dou­ni­den­se re­si­den­te allí pa­ra nom­brar­lo cón­sul. Du­ran­te al­gu­nas dé­ca­das del si­glo XIX fue muy in­for­mal el nom­bra­mien­to. Gual, de­cep­cio­na­do del tra­ta­do di­ri­gió su es­fuer­zo a In­gla­te­rra pa­ra lo­grar un tra­ta­do más ven­ta­jo­so pa­ra Gran Co­lom­bia; el es­fuer­zo dio re­sul­ta­do, en 1825 se fir­mó el Tra­ta­do de Amis­tad Co­mer­cio y Na­ve­ga­ción con In­gla­te­rra e Irlanda, de 16 pá­gi­nas, 15 ar­tícu­los, es­cri­to en in­glés y es­pa­ñol. El con­si­de­ran­do lee: “Ha­bién­do­se es­ta­ble­ci­do ex­ten­sas re­la­cio­nes co­mer­cia­les por una se­rie de años, en­tre va­rias pro­vin­cias o paí­ses de Amé­ri­ca, que uni­dos aho­ra cons­ti­tu­yen la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, y los do­mi­nios de su Ma­jes­tad el rey del Reino Uni­do de la Gran Bre­ta­ña e Irlanda, ha pa­re­ci­do con­ve­nien­te, así pa­ra la se­gu­ri­dad y fo­men­to de aque­lla co­rres­pon­den­cia co­mer­cial, co­mo pa­ra man­te­ner la bue­na in­te­li­gen­cia en­tre su di­cha Ma­jes­tad, y la di­cha Re­pú­bli­ca, que las re­la­cio­nes que aho­ra sub­sis­ten en­tre am­bas, sean re­gu­lar­men­te co­no­ci­das, y con­fir­ma­das por me­dio de un tra­ta­do de amis­tad, co­mer­cio y na­ve­ga­ción”. El tra­ta­do cu­brió: li­ber­tad de co­mer­cio re­cí­pro­ca, in­clu­yen­do per­so­nas, bar­cos y car­ga; re­ci­pro­ci­dad en aran­ce­les y no prohi­bi­ción de im­por­ta­ción; de­fi­ni­ción de lo que es un bar­co co­lom­biano y bri­tá­ni­co pa­ra evi­tar prohi­bi­cio­nes y aran­ce­les adi­cio­na­les en la car­ga que trans­por­tan; li­ber­tad pa­ra los co­mer­cian­tes de ven­der di­rec­ta­men­te sus pro­duc­tos o con­fiar­los a quie­nes más co­no­cen, li­ber­tad de con­cien­cia, en­tre otros te­mas. Co­mo da­to cu­rio­so, la fir­ma in­gle­sa Gibbs, Craw­ley & Co. abrió una su­cur­sal en Gua­ya­quil, 1823, an­tes de fir­mar­se el men­cio­na­do tra­ta­do. Ope­ró cer­ca de dos dé­ca­das, im­por­tó, ex­por­tó y fi­nan­ció a co­mer­cian­tes en ge­ne­ral. Pa­ra la em­pre­sa, Gua­ya­quil era más im­por­tan­te que Chi­le; la su­cur­sal de Val­pa­raí­so se abrió en 1826.

Des­apa­re­ci­da Gran Co­lom­bia se creó Ecua­dor, pa­sa­rían mu­chos años has­ta 1839 pa­ra Es­ta­dos Uni­dos fir­mar el Tra­ta­do Amis­tad, Co­mer­cio y Na­ve­ga­ción con nues­tro país. El do­cu­men­to de 12 pá­gi­nas te­nía 35 ar­tícu­los, fue el más com­ple­to a esa fe­cha. El con­si­de­ran­do lee: …desean­do ha­cer du­ra­de­ra y fir­me la amis­tad y bue­na in­te­li­gen­cia que fe­liz­men­te exis­te en­tre am­bas po­ten­cias, han re­suel­to fi­jar de una ma­ne­ra cla­ra, dis­tin­ta y po­si­ti­va, las re­glas que de­ben ob­ser­var re­li­gio­sa­men­te en lo ve­ni­de­ro, por me­dio de un tra­ta­do…”. In­clu­ye to­dos los ar­tícu­los que es­ta­ban en el tra­ta­do An­der­son-Gual con nue­vas de­fi­ni­cio- nes y te­mas. No se li­mi­ta a re­ci­pro­ci­dad, la am­plía a “…li­be­ra­les ba­ses de per­fec­ta igual­dad y re­ci­pro­ci­dad…”. En­tre los nue­vos ar­tícu­los se re­fie­re a la prohi­bi­ción de em­bar­gar o con­fis­car bie­nes sin ser in­dem­ni­za­dos, en even­tos po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res o de in­te­rés pú­bli­co; hay ar­tícu­los so­bre pro­tec­ción pa­ra bar­cos que en­ca­llan o son abor­da­dos por pi­ra­tas; li­ber­tad de dis­po­ner de bie­nes per­so­na­les, pa­gan­do los mis­mos im­pues­tos que pa­gan los na­cio­na­les, en­tre otros. ¿Có­mo fun­cio­na­ron las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre es­tos dos paí­ses des­de el fin de Gran Co­lom­bia, 1830 has­ta 1839? Ese país re­cién re­co­no­ció a Ecua­dor có­mo re­pú­bli­ca en 1832, pe­ro los cón­su­les es­ta­dou­ni­den­ses en Gua­ya­quil con­ti­nua­ron fun­cio­nan­do. Ro­bert Scot es­tu­vo en esos dos años y pos­te­rior­men­te, Jo­sé Villamil y Seth Sweet­zer has­ta 1839. A fal­ta de tra­ta­do con Ecua­dor es po­si­ble que las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre nues­tro país y EE. UU. se ba­sa­ran en el tra­ta­do fir­ma­do a 1824 con Gran Co­lom­bia, es­te ex­pi­ra­ba en 1837. Por fal­ta de in­for­ma­ción, no hay otra ex­pli­ca­ción.

Ter­mi­na­da la In­de­pen­den­cia de Ecua­dor se rom­pió re­la­cio­nes con Es­pa­ña, prin­ci­pal mer­ca­do pa­ra el ca­cao, pri­me­ra fuente de di­vi­sas del país. Los pro­duc­to­res de­bie­ron ha­ber pre­sio­na­do a los go­bier­nos a re­ini­ciar re­la­cio­nes. Es­fuer­zos exi­to­sos con la fir­ma del Tra­ta­do de Co­mer­cio y Na­ve­ga­ción con Es­pa­ña de 1840; tie­ne dos pá­gi­nas y 20 ar­tícu­los. El con­si­de­ran­do lee: “Los gra­tos e irre­sis­ti­bles afec­tos de un co­mún ori­gen y la me­mo­ria siem­pre vi­va de los fra­ter­na­les la­zos que por tan­to tiem­po unie­ron a los súb­di­tos es­pa­ño­les de la Pe­nín­su­la con los ha­bi­tan­tes del te­rri­to­rio ame­ri­cano de Quito, co­no­ci­do hoy ba­jo el nom­bre del Ecua­dor, exi­gían im­pe­rio­sa­men­te que una me­di­da con­ci­lia­to­ria pu­sie­se tér­mino cuan­to an­tes a la in­co­mu­ni­ca­ción que des­gra­cia­da­men­te exis­te en­tre am­bos paí­ses, con me­nos­ca­bo de sus pro­pios in­tere­ses y co­mer­cio”. Al ha­ber si­do co­lo­nia hay ar­tícu­los que no exis­ten en otros tra­ta­dos, co­mo el re­co­no­ci­mien­to de Ecua­dor de ser li­bre, so­be­rano e in­de­pen­dien­te o la am­nis­tía a to­dos los es­pa­ño­les que vi­vían en Ecua­dor y de­vo­lu­ción de bie­nes con­fis­ca­dos. Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te se la­men­tó de que di­cho tra­ta­do no ha­ya con­si­de­ra­do a los bu­ques es­pa­ño­les co­mo ecua­to­ria­nos y vi­ce­ver­sa, co­mo él lo ha­bía pro­pues­to: “...si lo hu­bie­ran ad­mi­ti­do co­mo yo lo di, nues­tro ca­cao pa­ga­ría muy po­cos de­re­chos en los puer­tos de Es­pa­ña y ga­na­ría­mos mu­chos con ese co­mer­cio”. En años pos­te­rio­res Ecua­dor con­ti­nuó fir­man­do tra­ta­dos con otros paí­ses.

1. Tra­ta­do Co­mer­cial en­tre Ecua­dor y Es­ta­dos Uni­dos.19392. Tra­ta­do en­tre Gran Co­lom­bia y Gran Bre­ta­ña e Irlanda.1825

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.