Gua­ya­quil co­mo cen­tro de cons­pi­ra­ción de po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res ex­tran­je­ros

Memorias Porteñas - - Mp -

San­ta Cruz no fue el úni­co que usó el Puer­to co­mo lu­gar de reunión pa­ra or­ga­ni­zar re­vo­lu­cio­nes y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes en sus res­pec­ti­vos paí­ses. Agus­tín Ga­ma­rra, ex­pre­si­den­te de Pe­rú, fue otro cau­di­llo que vi­vió en el Puer­to y ciu­da­des de la cos­ta; co­me­tió mu­chos ac­tos que aten­ta­ron con­tra la seguridad del país y el Go­bierno tra­tó de atra­par­lo. Vino con el fin de con­se­guir apo­yo pa­ra to­mar el po­der; in­ten­tó lo mis­mo en Chile, con el cual Pe­rú se en­fren­tó du­ran­te va­rios de­ce­nios del si­glo XIX. So­bre Ga­ma­rra La Gaceta de Puer­to Ri­co en la edi­ción del 31-8-1837, ci­ta a Eco del Pro­tec­to­ra­do, dia­rio li­me­ño del 7-1-1837, no­ti­cia con va­rios me­ses de atra­so por ser la épo­ca que no ha­bía el ca­ble sub­ma­rino: “Pre­sen­to­se en Gua­ya­quil, don­de pa­re­ce que su pre­sen­cia re­sul­tó y alar­mó con­si­de­ra­ble­men­te los áni­mos. El Go­bierno le hi­zo bus­car por to­das par­tes pa­ra pren­der­le y su­ma­riar­le, pe­ro lo­gró es­ca­par y se cree que se em­bar­có con di­rec­ción a Chile o a los bu­ques chi­le­nos de la Pu­na. Es­tos [de­be re­fe­rir­se a Ga­ma­rra y acom­pa­ñan­tes] se en­tre­tie­nen en sa­quear los bar­qui­tos pe­que­ños y las bal­sas de Se­chu­ra, lo que ha oca­sio­na­do que el Go­bierno del Ecua­dor les ha­ya in­ti­ma­do que se abs­ten­gan de ejer­cer en el mar li­to­ral de aquel Es­ta­do […]. En­tre tan­to ellos han ar­ma­do un bu­que pe­que­ño con el que re­co­rren los puer­tos del nor­te, don­de han to­ma­do el ber­gan­tín Sal­mon, […] te­nía ban­de­ra ecua­to­ria­na, aun­que la pro­pie­dad es pe­rua­na. Pos­te­rior­men­te han sor­pren­di­do en Mon­te­cris­ti la go­le­ta Atahual­pa, que te­nía pa­sa­van­te del Ecua­dor, de mo­do que en reali­dad el puer­to de Gua­ya­quil es­tá en es­ta­do de blo­queo, por cu­ya ra­zón la en­tra­da de bu­ques dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te”. Asom­bra leer es­tas no­ti­cias. ¿Có­mo pu­do ser po­si­ble que Ro­ca­fuer­te no or­de­na­ra la de­ten­ción de Ga­ma­rra y ca­ma­ri­lla, y si lo hi­zo por qué si­guie­ron abier­ta­men­te cau­san­do enor­mes per­jui­cios eco­nó­mi­cos? Tam­bién se des­co­no­ce qué ha­cían las na­ves chi­le­nas an­cla­das en Pu­ná. No pu­die­ron apo­yar a los de­lin­cuen­tes ya que el mis­mo pe­rió­di­co agre­ga: “Los re­cur­sos pe­cu­nia­rios de la es­cua­dra chi­le­na son tan mez­qui­nos, que el al­mi­ran­te tu­vo que pe­dir 3.000 pe­sos pres­ta­dos de una ca­sa ri­ca de Gua­ya­quil. Los bu­ques que es­tán en la Pu­na se ha­llan en el ma­yor des­or­den, y tie­ne mu­cha de­ser­ción. Cuan­do sa­lie­ron de Gua­ya­quil la Val­pa­raí­so y el Aqui­les, no te­nían ví­ve­res pa­ra un mes…”.

La no­ti­cia ori­gi­na­ria de Li­ma men­cio­na que el 6 de enero, el Go­bierno pe­ruano ha­bía re­ci­bi­do el Tra­ta­do de Paz y Alian­za ne­go­cia­do por el gran ma­ris­cal Gui­ller­mo Mi­ller con el Go­bierno ecua­to­riano. El pe­rió­di­co fe­li­ci­ta­ba a Ro­ca­fuer­te por el a c uer d o : “Aquel dist i ngui­do ma­gis­tra­do acre­di­ta su ex­ce­len­te tac­to po­lí­ti­co, y sus pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos en la si­tua­ción y ne­ce­si­da­des de es­tos paí­ses, apre­su­rán­do­se a li­gar­se con el Go­bierno pro­tec­to­ral, en víncu­los de ga­ran­tía y seguridad, que opon­gan un di­que in­con­tras­ta­ble al peor de to­dos los ma­les que pue­den so­bre­ve­nir a la Amé­ri­ca”. Co­mo Ro­ca­fuer­te des­co­no­cía si Ga­ma­rra ten­dría éxi­to en to­mar el po­der en Pe­rú, op­tó por acre­di­tar un re­pre­sen­tan­te de Ecua­dor en Chile, enemi­go na­tu­ral de Pe­rú du­ran­te el si­glo XIX. Un año des­pués Ga­ma­rra to­mó el po­der. Amé­ri­ca La­ti­na en el si­glo XIX fue con­vul­sio­na­da por re­cu­rren­tes cam­bios de go­ber­nan­tes, muer­tes en com­ba­te y des­tino equi­vo­ca­do de los fon­dos pú­bli­cos usa­dos pa­ra pa­gar ejér­ci­tos y ar­mas pa­ra los go­ber­nan­tes man­te­ner­se en el po­der. Ecua­dor ter­mi­na­ba su pri­me­ra dé­ca­da co­mo re­pú­bli­ca y era po­co lo que ha­bía pro­gre­sa­do. Los an­te­rio­res ocho años, co­mo Gran Co­lom­bia su­ce­dió al­go si­mi­lar, Gua­ya­quil lle­vó el pe­so al fi­nan­ciar a Bo­lí­var la In­de­pen­den­cia de la Au­dien­cia de Qui­to.

Agus­tín Ga­ma­rra M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.